¿Una inscripción árabe en el Santo Cáliz de Valencia?

 

Corría el año 1437, cuando el rey Alfonso el Magnánimo hacía entrega a la Catedral de Valencia del Santo Cáliz, la reliquia más venerada de toda la cristiandad.

Desde luego la entrega del Santo Cáliz debió de ser un hecho extraordinario y emotivo, y como no, lleno de fe y devoción para todo el pueblo valenciano, aunque bien es cierto que el motivo de la entrega de esta preciada joya a la ciudad de Valencia no fue una donación hecha ni por fe, ni por devoción, sino el de servir de garantía frente al préstamo hecho al Magnánimo por nada menos que la suma de 136.430 sueldos para así poder sufragar los gastos de la guerra en Nápoles.


Santo Cáliz de la Catedral de Valencia.

Ante la imposibilidad de hacer frente a la devolución del préstamo, las reliquias que habían quedado en custodia en el Palacio Real pasaron a manos catedralicias.

Todos sabemos de las connotaciones religiosas de esta preciada reliquia, pero, ¿Cómo es el Santo Cáliz? ¿De cuantas partes se compone?

En el documento de donación fechado el 18 de marzo de ese mismo año, 1437, y que se encuentra en el Archivo de la Catedral (volumen 3.532, fol. 36v), se describía este cáliz de la siguiente manera:

“El Cáliz en que Jesucristo consagró la Sangre el Jueves de la Cena, hecho con dos asas de oro, cuyo pie, del mismo color que el Cáliz, está guarnecido alrededor de oro con dos rubíes y dos esmeraldas en el pie, y con veintiocho perlas, comparadas al grueso de un guisante, alrededor del pie de dicho Cáliz”.

Constructivamente el Cáliz se divide en tres partes bien diferenciadas:

La primera de ellas es el vaso en sí, labrado en calcedonia, en una de sus variedades conocidas como cornalina, de color rojo cereza. Los análisis científicos realizados lo datan entre los siglos IV a.c. y el I d.c. y determinan un origen oriental, probablemente del taller de Heliópolis, en Egipto.

La segunda de ellas es la llamada “vara de unión”, la cual une el vaso con el pie. Está compuesto por las asas, el nudo y por la orfebrería, elementos todos de factura gótica y fechados a finales del siglo XIII. Llama la atención la belleza y trabajo de los dibujos llamados de “nielado”, una técnica ornamental obtenida mediante la incrustación en plata y otros metales de un esmalte generalmente hecho de plata y plomo fundidos con azufre.


Detalle del nielado del Santo Cáliz. Diseño en 3D.

La última de las partes es el pie. Un vaso ovalado invertido del mismo color que la copa, y que se encuentra protegido por una armadura de oro, adornada hoy en día con dos rubíes, dos esmeraldas y veintiséis perlas, ya que se han perdido dos de las veintiocho originales.


El Santo Cáliz divido en sus tres partes constructivas.

Y es precisamente este pie el que ahora mismo más nos interesa, ya que alberga un pequeño secreto que pasa normalmente desapercibido al visitante. En una de las vertientes del pie, en el lado izquierdo, aparece grabada una inscripción, teóricamente árabe, en caracteres cúficos.


Inscripción en el pie del Santo Cáliz.

Pero, ¿Qué son estos caracteres? ¿Qué representan? ¿Realmente son árabes?
Quizás el primero en estudiar esta curiosa inscripción fue el Catedrático de Arqueología de la Universidad de Zaragoza Antonio Beltrán, elegido durante el Congreso Eucarístico de 1952 para realizar un estudio científico del Santo Cáliz.

Una vez realizados los estudios y exámenes pertinentes, el profesor Beltrán encontró en el pie del Cáliz, y casi paralela al eje menor de este, una inscripción de poco más de 1,5 cms. en caracteres cúficos.

Estos caracteres podrían leerse como “lilzáhira”, “para la más floreciente”, y sería la tesis más defendida hasta el momento por los arabistas, dando un origen tal vez fatimita al pie o naveta del Cáliz, habiendo sido realizado en los talleres cordobeses, y fechando esta parte entre los siglos X al XIII . Esta inscripción haría referencia a la ciudad de “Medina Alzahira”, la “Villa Floreciente”, Ciudad cercana a Córdoba, situada en el margen izquierdo del río Guadalquivir, y fundada por Almanzor en el siglo X.

Otra hipótesis lanzada por el profesor Beltran, traducía esta inscripción como “lilzahirati”, “para el que reluce”, o “para el que brilla”, lo que haría una clara alusión a Dios, algo nada descabellado si nos fijamos en la forma ovalada del pie del vaso, ya que podría haber sido utilizado como”naveta” para el incienso, por lo que nos hallaríamos ante una copa de carácter litúrgico, aunque no variaría para nada la fecha del montaje del conjunto, es decir, entre los siglos XII y XIII.

Hace un tiempo, la prensa se hacía eco del trabajo de investigación del Catedrático de la Universidad Politécnica de Valencia Gabriel Songel, trabajo que sin embargo ya fue publicado en el mes  de abril del 2016  en el número 13 de la “Revista de Bellas Artes” de la Universidad de la Laguna (Tenerife).


El profesor Songel con el patrón de diseño del Santo Cáliz.

En dicho trabajo, el profesor Songel afirma haber dado con el patrón de diseño del Santo Cáliz, basándose para ello en la superposición de la copa en varias “retículas” o modelos geométricos utilizados en el medievo por escultores, arquitectos y maestros canteros, y mostrando los puntos en común, demostrando con ello que el diseño del Santo Cáliz no fue hecho al azar, sino que una vez más, seguía las proporciones y pautas marcadas durante el medievo.

Pero quizás el dato más interesante que aporta en cuanto al tema que ahora nos ocupa, es el de lanzar la hipótesis de que la inscripción de la naveta del Cáliz no sería árabe, sino hebrea.

Partiendo de las investigaciones hechas por el profesor Beltrán, quien como vimos afirmaba que la naveta podría haber sido realmente un incensario, y que por tanto la inscripción tuvo que realizarse de arriba a abajo, Songel realiza un juego de simetrías sobre ella, es decir, invierte la escritura según el eje vertical imaginario del Cáliz, dando como resultado otro tipo de caracteres, caracteres que por sus lineas rectas deduce serían hebreas, en contra de lo que hasta ahora se creía.

Aunque Songel afirma que “no son letras fácilmente identificables”, desarrolla esta inscripción hasta llegar a traducir el texto como “Yoshua Yahwev”, “Jesús es Dios”, sugiriendo que el autor pudo ser un “orfebre judío conocedor de las incipientes persecuciones de los cristianos hacia los judíos del siglo XIII, que prefirió plasmar la inscripción pareciendo árabe y darle el valor de tesoro arrebatado al enemigo árabe”, y que pudo trabajar en la corte aragonesa o en el monasterio de San Juan de la Peña, donde como afirma el profesor Beltrán, se montó el Cáliz tal y como lo conocemos en la antigüedad.


Secuencia y desarrollo de la inscripción del Santo Cáliz. Grabiel Songel.

Un buen trabajo el realizado por el profesor Songel, aunque algo denso y complicado para los profanos en la materia, dejándonos abierta una nueva linea de investigación sobre esta inscripción del Santo Cáliz de la Catedral de Valencia, que esperemos pronto nos de nuevas hipótesis y resultados.


2 opiniones en “¿Una inscripción árabe en el Santo Cáliz de Valencia?”

  1. Demasiado rollo, pero no explican quienes donaron las joyas que adornan el vaso; ni qué orfebres realizaron el trabajo. En el santo cáliz de León, todos estos datos si están explicados… y sinceramente, si no fuera por las visitas del papa a Valencia, jamás sería el santo cáliz en detrimento del de León… la verdad es que fueron más cazurros y ratas que los valencianos.
    https://es.wikipedia.org/wiki/C%C3%A1liz_de_do%C3%B1a_Urraca
    – “lilzáhira” en éste cáliz…
    – la Universidad de Al Azhar… en el cáliz de León.

    1. No debería plantearse una disputa entre el de Valencia y el de León.
      Si nos atenemos a las visiones de Catalina Emerick —cuya increíble precisión se ha constatado en varias ocasiones, como fue la búsqueda y encuentro de la casa de la Santa Virgen en Éfeso gracias a las indicaciones que ella dio tras su visión— no fue una sola copa el santo Grial sino varias.
      La leyenda del de Valencia está basada y documentada en la historia de San Lorenzo (nacido en Huesca) y custodio de los bienes de la Iglesia en Roma. Él lo envió a su familia en Huesca para que los protegiera. Al llegar el Islam se guardó en lugares recónditos del Pirineo. Al poco de crearse el reino de Aragón se guardó en un extraordinario lugar, posiblemente construido para él: El Monasterio de San Juan de la Peña.
      Hay bastantes indicios de que Alfonso I de Aragón (el Batallador) estuvo muy relacionado con el nacimiento de los romances sobre el Grial. Parece ser que incluso tenía en su corte un caballero llamado Percival o Parsifal. Incluso sus difíciles amores y matrimonio con la reina Urraca de Castilla y León podrían tener que ver con la leyenda del Rey Arturo. Y en esa unión podría finalmente perfilarse un misterioso vínculo entre el de León y el de Valencia.
      No olvidemos que el Santo sudario de la catedral de Oviedo estaba encima de la Santa Faz y coinciden perfectamente las manchas. Una cosa no excluye la otra, como esos dos griales.
      España era un lugar rico en reliquias y elementos sagrados. Recordemos el Pilar de Zaragoza y que uno de los lignum crucis mayores del mundo está en Caspe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.