Violante de Hungría. Una princesa húngara para un rey Conquistador.

Decidado con cariño a Isabel Balensiya, la Violante de Valentia Mediaevalis

 

Tras alegar razones de parentesco para anular su matrimonio con Leonor de Castilla, con quien contrajo matrimonio en febrero de 1221 en Ágreda,  Jaime I se hallaba ya, después de varios años de nulidad matrimonial (recordemos que dicha nulidad  le fue concedida por sentencia papal el 29 de abril de 1229), con  la necesidad de encontrar una nueva esposa, una necesidad ya no solo natural, sino una necesidad política y también por llamarla de alguna manera, Real.  

Quizás uno de los más interesados en encontrar esa deseada esposa, a parte del propio Jaime I claro está, fue el papa Gregorio IX, quien atendiendo también a su propio  interés , y así al de Roma,  intervino de forma muy activa en la búsqueda de candidatas para el joven rey.

Dos fueron las pretendientes propuestas por Gregorio IX. La primera de ellas era doña Violante, hija de Andrés II de Hungría, de la dinastía Árpad y de su segunda mujer, Violante de Courtenay, quien era hija de Pedro II de Courtenay, emperador latino de Constantinopla entre los años 1217 y 1219. La segunda de ellas era la hija de Federico II,  quien fue duque de Austria y de Estiria entre los años 1230 y 1246.

Pero estas dos candidatas de ninguno de los modos fueron elegidas al azar, por el contrario, todo estuvo bien estudiado y premeditado. Ugolino de Segni, que es así como se llamaba Gregorio IX, quería evitar a toda costa cualquier alianza nupcial que beneficiara la posición que la Corona de Aragón  tenía en Occitania, por lo que decidió buscarle a Jaime I dos pretendientes que alejaran cualquier posible intrusión del monarca en el norte de los Pirineos, lejos de los territorios por los que  anteriormente  había campeado su padre Pedro el Católico.

La iglesia necesitaba de reinos fuertes y leales, y en la Península Ibérica Gregorio IX seguía de cerca y con suma atención el crecimiento y expansión tanto de Castilla como de Aragón. Al igual que estaba a punto de hacer  ahora Gregorio IX con Jaime I, anteriormente ya lo había hecho el papa Honorio III con Fernando III de Castilla, a quien ofreció en matrimonio a la princesa de Suabia.

Con las mismas intenciones, Gregorio IX había unido también en matrimonio a Luis IX de Francia con Margarita de Provenza, hija de Ramón  Berenguer V, conde de Provenza, y a la sazón, primo de Jaime I, con quien compartió su niñez en el castillo de Monzón bajo la tutela de Guillem de Montredon, maestre de la Orden del Temple en Aragón. Mediante esta forma de actuar, los pontífices conseguían para Roma no solo reinos fuertes y leales, sino que mediante estos enlaces matrimoniales, conseguían unir y acercar  linajes que desde hacía años habían tenido intereses contrapuestos y habían estado enfrentados. Por otra parte Gregorio IX sabía del carácter enérgico y esforzado  de Jaime I, y posiblemente sabía ya de antemano que Jaime I se decantaría sin duda alguna por la princesa húngara antes que por la hija de Federico II.

De este hecho, de la participación de Gregorio IX, considerado para algunos como el tutor de todas las princesas de Europa, y de la elección de doña Violante, nos hablaba el propio Jaime I en su crónica real:

 

Nos no hauem muyler, e parlen nos la fiyla del Rey Dongria, e el duch Doltalrich, e parla ho Lapostoli. E nos hauem hauda fiyla de Rey dels pus honrats del mon: e iassia quens uuylan donar la fiyla del duch Dostalrich, ab mes hauer no la pendrem, que mes amam la fiyla del Rey Dongria, que quant nos no ualiem tant nos donaren la fiyla del Rey de Castela don Alfonso, ben es rao que ara quan ualem mes que prengam fiyla de Rey.

 Nos no tenemos esposa, y por medio del papa se negocia con la hija del rey de Hungría y la del  duque de Austria, ,Y Nos ya hemos desposado a la hija de un rey de los más honorables del mundo. Y aunque quieran ofrecernos la hija del duque de Austria con más dote, no la tomaremos, pues más amamos a la hija del rey de Hungría. Pues si cuando Nos no valíamos tanto, nos entregaron a la hija de don Alfonso, rey de Castilla. Es muy lógico que ahora, que valemos más, desposemos a una hija de Rey.

 


Gregorio IX recibe las Decretales de mano de S. Raimundo de Peñafort. Estancia de la Signatura. Ciudad del Vaticano. Rafael Sanzio Raffaello. Detalle.

 

Queda del todo patente pues el interés de Jaime I por  Violante de Hungría.  El rey, quien ya había sido esposo de una hija de rey, no podía de ninguna de las maneras aceptar a la hija de un duque como esposa, ni aún sabiendo que la dote de esta fuera mucho mayor.

Jaime I necesitaba pues de una esposa para seguir adelante con sus conquistas. Una esposa que le apoyara y le ayudara en la toma de decisiones,  tal y como hizo Violante.  Esto quedaba de manifiesto en la crónica real, cuando el monarca afirmaba ante sus nobles y caballeros que cuando conquistara Burriana, farem hi uenir la Reyna nostra muyler, per tal que entenen les gents que major cor hi hauem destar, es decir, haría ir  a Burriana  a la reina , su mujer, para que de este modo todas las gentes comprendieran cuan firme era su propósito de permanecer allí. Finalmente Jaime I no pudo cumplir lo dicho, ya que  Burriana fue tomada en el año 1233, dos años antes de que se casara con Violante, pero esto nos da una clara idea de la necesidad que tenía Jaime I de contraer matrimonio para poder seguir con sus conquistas.

De las negociaciones y de la venida de la comitiva húngara para ultimar los detalles de la boda real daba buena cuenta Jerónimo Zurita en sus Anales de las Corona de Aragón (1562-1580):

 

Vinieron a Barcelona para concluirlo deste matrimonio del Rey, don Bartholome, Obispo de Cincoiglesias, y un señor principal de Hungría, que llamaba el Conde Beraldo: y señaláronle en dote con ella doce mil marcos de plata, y todos los derechos que le pertenecían: que según solemnemente lo juraron ente el Rey y su corte, eran diez mil marcos de plata que se debían a la Infanta por el dote de la Reina su madre: y doscientos marcos de oro que le debía el Duque de Austria, y cierta parte del Condado de Nemurs en Flandes, y el estado que fue de sus progenitores en Francia, y las tierras que tenía en el reino de Hungría, y las que su madre le dejó en Borgoña. Concluyóse este casamiento en Barcelona, a veinte del mes de febrero del año de la navidad de 1234 y fue preferido este matrimonio al de la hija del Duque de Austria: aun que se daba con ella al Rey muy mayor dote, como se escribe en su historia.

 

Don Bartolomé era obispo de Cinco Iglesias, la actual ciudad de Pécs, actualmente una de las cinco ciudades más grandes de Hungría, situada en los montes Mecsek. De origen borgoñés, el obispo Bartolomé era pariente de la reina Violante, madre de nuestra princesa. Hasta en cuatro ocasiones viajó a la ciudad condal de Barcelona para ultimar los preparativos del casamiento de la princesa húngara con el rey Conquistador. Junto a él intervino como embajador el conde Beraldo, quien aparece en algunas  crónicas con el nombre de Bernardo. Estas reuniones para concertar y  ultimar la boda real debieron tener lugar entre los años 1229-1230 y 1235, siendo el 20 de febrero del año 1233 cuando el obispo de Cinco Iglesias y el conde Beraldo  ofrecieron finalmente la dote de la princesa al rey Jaime I.

 

Dote de la reina Violante de Hungría. 20 de febrero de 1233. Barcelona. Archivo de la Corona de Aragón. Pergaminos de Jaime I, pergamino  número 513.

Pateat universis quod Nos Bartholomeus…. et nos Bernardus Comes in Hungria cum plena scriptura confitemus…… illustri Regi Aragonensis quod jura domne Yoles domicelle filie ilustris Andre Regis Hungarie que sibi competunt verum dotem in aliis cartis assignatam sunt hec: In primis decem mille marchas argenti quas debet habere et recuperare pro dote domne matris sue. Et ducentas marchas auri quas ei debet dux Austrie: Item partem suam Comitatus Nemorensis in Flandria: Item terram que fuit generatorum suorum in Francia: item joias quas habet en Hungriam et quas mater sua dimisit ei in Burgundia et si qua alia jura competunt ei aliqua ratione. Datum Barchinone X kalendas marcii Anno domini MºCCºXXXIII huius rei testes sun Berengarius episcopus B……… P. de Scintillis sacrista Barchinone Peregrinus de Bolais.

 

El historiador Joaquim Miret i Sans situaba, sin embargo,  la fecha de este documento en el 23 de febrero del año 1234, basándose para ello en el cálculo e interpretación de fechas del calendario medieval cristiano.

Lo cierto es que en Barcelona Jaime I recibía a los emisarios húngaros, siendo el encargado de pactar la dote de doña Violante el obispo de Gerona.

Las negociaciones y acuerdos debieron de ser gratos para Jaime I, ya que tras la última visita de los embajadores húngaros, el rey envió a dos de sus caballeros para confirmar el acuerdo de matrimonio y ofrecer su dote, nomine ipsius regis Aragonum in Ungaria destinatis, omnes penitus tricesime nostre titulo duodecim milium marcarum argenti duximos ad tempus obligandos.  Estos caballeros fueron Assalit de Gudal, y Peregrinus de Bolas (Archivo de la Corona de Aragón, Pergaminos de Jaime I, pergamino número 635).

En principio, y tal y como vimos tanto en la crónica de Zurita como en el pergamino 513 del Archivo de la Corona de Aragón, ,  junto a los 10.000 marcos de plata provenientes de la prebenda de Violante de Courtenay, madre de la novia, a Jaime I se le concedía como dote el derecho del recobro de los 200 marcos de oro que Federico II, duque de Austria, adeudaba al rey  Andrés II de Hungría. Además recibía la parte correspondiente que la esposa del rey húngaro poseía en Namur (Flandes), y en la Borgoña (Francia), así como el condado húngaro de Pozsony (actual Bratislava). A todo esto se le añadían las joyas que la reina tenía tanto en Hungría como en Borgoña.

Finalmente los 200 marcos de oro adeudados por el duque de Austria fueron suprimidos de la dote, siendo estos sustituidos  por otros 2.000 marcos de plata, por lo que Jaime I recibiría un total de 12.000 marcos de oro. Cantidad que finalmente y tal y como apuntaba doña Violante en su testamento, Jaime I nunca llegó a recibir.

Por su parte Jaime I entregaba como dote a Violante la ciudad de Montpellier junto con el condado de Millau,  condado situado en el actual departamento de Aveyron, en la región Mediodía-Pirineos, en Francia.  Esto lo confirmaba el monarca en documento fechado en Barcelona el 11 de diciembre del año 1235,  Datum apud Barchinonam III idus decembris anno Dominni MCCXXX quinto, donde además otorgaba a Violante, dilecte uxori nostre Yoles, nuestra amada esposa Violante, 12.000 marcos de plata,  dejándole también el principado del Rosellón en caso de que quedara viuda,  prometiéndole asimismo que sus hijos recibirían en tal caso  el reino de Mallorca y la isla de Menorca, así como todos los territorios conquistados a los musulmanes en el reino de Valencia. Fueron testigos de esta dote, entre otros, el arzobispo electo de Tarragona, el obispo de Barcelona, Guillem de Montcada, Pere de Montcada, B. de Puigvert, Bernat Guillem, B. de Ça Portella, Guillem de Cardona, y Assalit de Gudal.

 

Donación y dote para la reina Violante de Hungría por su matrimonio con Jaime I, rey de Aragón. 11 de diciembre de 1235. Barcelona. Archivo de la Corona de Aragón. Pergaminos de Jaime I, pergamino número 659.

Manifestum sit omnibus quod Nos Jacobus Dei gracia  Rex Aragonum et Regni Maioricarum comes Barchinone et Urgelli et dominus Montispesulani cum presente scripto nostro donamus et assignamus tibi dilecte uxori nostre Yoles quantum in facie Eclesie duximus legitime in uxorem et villam Montispesulani cum omnibus appendiciis et cum toto dominio et districtu suo racione tui sponsalicie sive donacionis propter nupcias: addimus tibi ad preces Bartholomei Dei gracia quinquecleciensis episcopi in tuo sponsalicio comitatum de Amilavo cum omnibus suis pertinentiis et cum toto dominio et districtu. Quam donacionem habeas est possideas integre per te vel per alios quoscunque volueris toto tempore vite tue. Preterea damus et assignamus  et proli ex nostro matrimonio concedente domino nasciture Regnum Maioricarum cum insulis Minoricarum et Evice et quidquid jam acquisivimus dictis nostri et acquirituri sumus a sarracenis in Regno Valencie  et alias unacumque domino concedente damus eciam insuper eidem proli Montempesulanum comitatum Rosilionis et comitatum  de Amalivo. Que omnia et singula habeant in hereditatem cum omnibus suis pertinenciis necnon et cum toto et pleno dominio et jure integre eorumdem. Addimus insuper quod si nos priusquam te mori contingerit habeas obligatum pro duodecim milibus marcarum argenti de quibus pro dote nobis est satisfactum comitatum Rossilionis cum omnibus suis pertinenciis et cum toto et pleno dominio et jure integre eorundem. Que omnia et singula supradicta teneas possideas per te vel per alios quoscunque volueris toto tempore vite tue pacifice et quiete. Volumus………. heredades nostri teneantur ad predicta tibi reddenda libera et ab omni debito ab………. preterea volumus et  co………. te mori contingerit habeas protestatem obligandi villam Montispesulani cum omnibus suis pertinenciis necnom et omne redditum seu proventum ex inde provenientes pro tribus milibus marcarum argenti pro eius helemosinis faciendis  pro tua voluntate alias ut tibi placuerit  facienda. Datum apud Barchinonam IIIº idus decembri anno domini MºCCºXXXº quinto.

Sig+num jacobi Dei gracia Regis Aragonum et Regni Maioricarum comitis Barchinone et Urgelli et domine Montispesulani.

Testes huius rei sunt: G. electus Tarrachone; B. episcopus Barchinone; G. de Montecatano; P. de Montecatano; B. de Podioviridi; Bernardus Guillelmi; B. de Ça Portella; G. de Cardona; Assalitus de Gudal……….

Sig+num Petri Johannis scriptoris qui mandato domini Regis pro G. de Sala mandato suo hoc scripsit hora die et anno prefixis.

 

El 9 de agosto del año 1235,  desde Perusa, el propio papa Gregorio IX confirmaba a Jaime I  la dote de 12.000 marcos de plata que el ya difundo padre de doña Violante (muerto el 7 de marzo de ese mismo año) se había comprometido a entregarle, siempre con la condición de que dicha cantidad se pagaría en diversos términos.

También  ratificaba la donación hecha por Jaime I a doña Violante de la ciudad y término de Montpellier y del condado  de Millau, donación que confirmaría el rey mediante documento el 11 de diciembre.

 

Confirmación de las dotes de Jaime I y doña Violante de Hungría por parte del papa Gregorio IX. 9 de agosto de 1235. Perusa. Archivo de la Corona de Aragón. Real Cancillería, Bulas. Legajo número 6, documento número 14.

Gregorius (IX) episcopus servus servorum dei. Carissimo in Christo  filio … illustri regi Aragonum salutem et apostolicam benedictionem. Quia matrimonium cuius fuit dominus institutor tamquam magnum in ecclesia sacramentum specialiter confovere debemus, ea que sunt   in favorem copule coniugalis apostolico convenit presidio stabiliri.  Ex litteris siquidem tuis et carissimi in Christo filii nostri … illustris  regis Ungarie intelleximus, quod matrimonio inter te ac dilectam in  Christo filiam Ioles natam suam contracto legitime, idem tibi pro  dote duodecim miliummarcarum argenti, quam pro ipsa constituit,  quosdam redditus obligavit, qui tricesima vulgariter appellantur, tam  diu a te percipiendos donec ex eis predictam summam integre fueris  assecutus. Tu vero e converso eidem uxori tue villam Montis Pesulani  cum dominio et districtu suo et comitatum de Amillavo cum eius pertinentiis in donationem, quam sibi fecisti propter nuptias, assignasti. Nos igitur tuis et ipsius regis precibus inclinati, quod super hiis  factum est, sicut in predictis litteris continetur, auctoritate apostolica  confirmamus et presentis scripti patrocinio communimus. Nulli ergo  omnino hominum liceat hanc paginam nostre confirmationis infringere vel ei ausu temerario contraire. Siquis autem hoc attemptare presumpserit, indignationem omnipotentis dei et beatorum Petri et  Pauli apostolorum eius se noverit incursurum.

Dat. Perusii, V Idus Augusti, pontificatus nostri anno Nono.

 

Dos días después, el 11 de agosto, el papa comunicaba a doña Violante que tras la muerte de su padre, Andrés II, y por instancia de su madre,  la acogía bajo la protección y tutela de la Santa Sede Apostólica.

 


Andrés II de Hungría. Miniatura de la Chronica Hungarorum (johannes de Thurocz. Siglo XVI).

 

Documento de acogida y protección por parte de la Santa Sede Apostólica de doña Violante de Hungría. 11 de agosto de 1235. Perusa. Archivo de la Corona de Aragón. Real Cancillería. Bulas, legajo 6, documento número 15.

Gregorius (IX) episcopus servus servorum dei. Dilecte in Christo filie I(ole) regine nate carissimi in Christo filii nostri .. illustris regis Ungarie salutem et apostolicam benedictionem. Sincera devotio filiorum merito in se corroborat matris affectum et digne meretur, ut favorem quem ipsi ab illa postulant consequantur. Cum itaque sicut exhibite nobis tue littere continebant, clare memorie .. genitrix tua regina Ungarie desideraverit in sedem apostolicam, quam pio venerabatur affectu matrem semper et dominam reputares, sicut etiam tibi precepit dum ageret in extremis, tuque mandatum huiusmodi reverenter amplectens ecclesie Romane tamquam matris cupias presidio communiri, nos tuis supplicationibus annuentes personam tuam sub beati Petri et nostra protectione ac tutela suscipimus et presentis scripti patrocinio communimus. Nulli ergo omnino hominum liceat hanc paginam nostre protectionis infringere vel ei ausu temerario contraire. Siquis autem hoc attemptare presumpserit, indignationem omnipotentis dei et beatorum Petri et Pauli apostolorum eius se noverit incursurum.

 Dat. Perusii, III Idus Augusti, pontificatus nostri anno Nono.

 

El 23 de diciembre, Jaime I redactaba también dese Barcelona otro documento a favor de Doña Violante, a quien esta vez se refería ya de modo más íntimo y entrañable, como karissime conjugi mee domne Yoles Regina Aragonis, haciéndola ya reina de Aragón, Yoles Regina Aragonis.

En este documento, el rey otorgaba a su esposa el condado de  Cerdeña, Comitatum Ceritanie,  junto con Conflent, Vallespir, y Colliure, et Confluentis et vallem de Aspir et Castrum et villam de Cauquolibero , en el sur de Francia.

En esta ocasión los testigos fueron Bernat Guillem, Assalit de Gudal, Ferrer de Sant Martí, Guillem de Montclus, Bernat de Centelles, P. Ximen de Valtarra, Ferran Pérez de Pina, y R. Gomez.

 

Nueva donación para la reina Violante. 23 de diciembre de 1235. Barcelona. Archivo de la Corona de Aragón. Pergaminos de Jaime I, pergamino 661.

Manifestum sit omnibus quod Nos Jacobus Dei gracia  Rex Aragonum et Regni Maioricarum comes Barchinone et Urgelli et dominus Montispesulani cum presenti carta donamus concedimus   et addimus vobis karissime conjugi mee domne Yoles Regina Aragonis nomine et racione vestre dotis et sponsalicium propter nupcias Comitatum Ceritanie et Confluentis et vallem de Aspir et Castrum et villam de Cauquolibero ut hec omnia habeatis vos et proles quam de nobis susceperitis in illa eademcondicione et forma quam habetis Comitatum Rossilionis sicut continetur in aliis cartis inde facis et supradicta omnia habeatis cum suis pertinenciis universis.

Datum apud Barchinonam X kalendas Januari anno domini Millesimo CCXXX quinto.

Sign+um Jacobi Dei gracia regis Aragonis et Regni Maioricarum Comitis Barchinoni et Urgelli et domini Montispesulani.

Huius rey testes sun: Bernardus Guillemi; Assalitus de Gudal; Ferrarius de Sancto Martino; Guilemus  de Monte  cluso; Bernardus de Scintilles; P. Eximinus de Valterra; F. de Periç de Pina; Roig Gomiç.

Sig+num Guillelmi scribe qui mandato domini Regis pro domino Berengario Barchinone episcopo cancelario suo hanc cartam scripsit loco die et anno prefixis.

 

En cuanto a como y cuando realizó doña Violante el viaje hasta Barcelona para su casamiento con Jaime I, los datos son ciertamente escasos. Violante tuvo que recorrer cerca de 2.000 kilómetros  desde su ciudad natal,  Esztergom (Estrigonia), hasta Barcelona.

La mayoría de historiadores e investigadores coinciden al afirmar la posibilidad de que el viaje se realizara a través de Italia, tuviera una duración de algo más de dos meses, y que viajara durante el verano, para de este modo estar ya en el mes de septiembre en Barcelona.

Lo único que sí sabemos con certeza es que Violante se detuvo en la ciudad de Perpignan para descansar y para disfrutar de las fiestas y homenajes que Nuño Sánchez, tío segundo de Jaime I, había preparado en su honor.

 


 

Nuño Sánchez durante la conquista de Mallorca. Detalle de una pintura mural del salón del Tinell, en el Palacio Real Mayor de Barcelona.

 

Por otro lado, es más que evidente que doña Violante no viajó sola. Junto a ella, viajaba un séquito formado por criadas, cocineros, cazadores, tesoreros, médicos, tropas de escolta…

Gracias al Llibre del Repartiment de Valencia conocemos el nombre de algunos de  los personajes más cercanos que acompañaron a la princesa en su viaje Hasta Barcelona, y que tras la  toma de la ciudad en el año 1238, Jaime I premió con casas y tierras.

El primero de los personajes que acompañaron a Violante fue uno de los grandes de Hungría, el conde Dionís, pariente suyo, y  quién  se casó con Margarita de Cabrera. Jaime I le donaba tras la toma de Valencia loca que vocatur Beo et Ayn in perpetuum cum furnis et molendinis sine omni retentione, es decir, los lugares llamados Veo y Ayn, a perpetuidad, incluyendo hornos y molinos sin ninguna retención.

Gracias a un asiento mediante el cual  Jaime I otorgaba varias casas  a Domingo Bardoxí, sabemos que el conde Dionís tuvo también casas en Játiva, ya que las posesiones otorgadas a Bardoxí se encontraban in Xativa juxta domos comitis Dionisii, en Játiva junto a las casas del conde Dionís.

Unos años después, Jaime I como concambio de los castillos y valles de Veo y de Ayn, donaba al Comiti Dionisio de Ungaria, la alquería y torre de Canals y de Crespins y las casas que Bernat Guillem poseía en Játiva, además de varias casas en Valencia situadas delante de las casas del obispo Andrés de Albalat: Comiti Dionisio de Ungaria, in concambium castrorum et vallium de Beho et de Ayn, turrim sive alcheriam de Canals et de Crespin et domos in Xátiva quas tenebat G. Bernardi et domos in Valentia, ante domos episcopi Valentie, per hereditatem francham.

También le acompañó  don Guido, medicus domine regine, médico de la señora Reina, a quién Jaime I donó las casas, heredades, y huertos de Mahomad Huardaganama: Magister Guidus medicus domine regine, domos et hereditatem et ortos de Mahomad Huardaganama.

Guido debió  viajar al menos con su hija Jacomete, a quien el rey le donaba unas casas en Játiva junto a varias tierras y viñas: Jacomete, filie magistri Guidonis medici regine, domos in Xativa; et III jovatas terre et I jovatam vinearum. Con ellos viajaban el monje cisterciense Nicolás, y los pajes reales Gregorio y Archimbaldo.

Otro de los personajes que compartió viaje con doña Violante fue Juan de Hungría, a quien el rey le donó las casas y huertos de Aly Alcanet Muçafi  y el huerto de Amet Alcontanci, además de varias tierras en Beneferri: J. de Ongria domine regine , quasdam domos et realem sive ortum et hereditatem  de Aly Alcanet Muçafi, et ortum de Amet Alcontanci, scilicet, in quo hospitabatur Eximinus de Albero, et III jovades in Beniferre.

Andrea, Ungarus, recibía por su parte varias casas y tierras en Cinquairos.

Igualmente Tenio, coqus domine regini,  cocinero de la señora Reina, acompañó a Violante en su viaje a Barcelona. Tenio recibió de Jaime I varias casas en Valencia, así como dos yugadas de tierra y treinta peonadas de viñas, junto con el huerto de Mahomat Atorri en Alcudia: Terrio, coqus domine regine, domos, in Valencia, de Amet Santamarini et duas jovatas in termino Valentie et XXX peonatas vinee et ortum in Alcudia de Mahomat Atorri.

Adam, portero de la reina, junto con su mujer Thiha, recibían las casas de Abhamer Abennaçir junto a su campo, campo donde acamparon los caballeros hospitalarios: Adam, portarius regine, et Thiha, uxor eius, domos de Abhamer Abennaçir et illum campum predicti sarraceni in quo posuit tentoria sua Hospitale, mientras que Bonencontre, mayor domine regine, mayordomo de la señora Reina, recibía las casas propiedad de Abiger.

También le acompañaron su nodriza Eva, nutricis Yolantis regine, quien recibió un rahal en Ruzafa y quien viajaba con su marido sire García, su hijo, y un escudero. También viajó junto a ellos doña Jordana, también nodriza de Violante, y  quien casó con Bernardo de Peñafort, quien años más tarde sería alcaide de los castillos de Alcalá y Gallinera.

Rama, domine regine, recibía las casas propiedad de Alí Abihariz,  y Berenguer Parafrugell, Provençala domine regine, las casas de Alí Albanne.

Del mismo modo su capellán Pere Ferrer, Capellanus domine regine, recibía las casas de Mahomat Alcutendi, al igual que Raol, también capelanus regine, recibía varias casas en el barrio de Zaragoza.

Guillalmin, quien aparece como supercoc domine regine, recibía las casas de la mujer de Jafar Açaquem, mientras que Prima, domine regine, recibía las casas de Mahomat Atuteli. También el ortolanus regine, es decir, el hortelano de la reina, recibía las casas de Mahomat Anhaz.

Bartolomeo, Simón Alamán, Perrín, Enric, Dolça, Benet, incluso un tinturero regine del que desconocemos su nombre, todos ellos, recibían casas y tierras en la recién conquistada ciudad de Valencia.

 



 

Uno de los personajes que según la tradición húngara acompañó a doña Violante fue Jakab Csezneky, escudero de la reina y sobrino del conde Dionís, quien estuvo presente en la toma de Valencia y que según cuenta la leyenda, después peregrinó a Santiago de Compostela. En el año 1241 se encontraba de nuevo en Hungría, luchando esta vez contra los mongoles. Este escudero llegó a ser el portador de la espada real del rey Bela IV, y al rededor del año 1260 mandó construir el castillo de Cseszenk.

Pero si poco sabemos sobre como  y cuando realizó doña Violante el viaje hasta Barcelona, menos o nada sabemos sobre como se realizó tan regia ceremonia. Llama la atención que ni tan siquiera este acontecimiento fuera recordado en la crónica real.

De este modo tan escueto recogía Zúrita en sus Anales de la Corona de Aragón tal acontecimiento:

 

“Este año vino la reina doña Violante hija del rey de Hungría a Barcelona, y ce!ebráronse en aquella ciudad las bodas, en la fiesta de la Natividad de Nuestra Señora del mes de septiembre deste año. Vinieron con la Reina el Obispo de Cinco iglesias, que había concluido este matrimonio, y un señor muy principal de Hungría que se llamó el Conde Dionisio, muy deudo de la Reina que quedó en su servicio: y el rey le dio estado en estos reinos, cuyos hijos fueron Amor Dionis, y Gabriel Donis, de quien en estos Anales se hace mención. Fue esta Reina tan excelente Princesa, y de tanto valor, que el Rey siendo uno de los valerosos Príncipes que vio jamás, y de gran seso y prudencia y muy preciado caballero, gobernó las cosas de su estado todo el tiempo que vivió, principalmente con su consejo, así en paz como en guerra.”

 

Incluso sobre la fecha del enlace planea la duda y la indecisión. Como vemos en la crónica de Zurita, el acontecimiento debió de  tener lugar en la fiesta de la Natividad de Nuestra Señora del mes de septiembre deste año, es decir, el 8 de septiembre del año 1235, fecha aceptada por gran parte de historiadores e investigadores.

Sin embargo si atendemos a la conclusiones de otros como el historiador húngaro Ferenc Oliver Brachfeld, quien escribió una magnífica biografía sobre Violante en el año 1940 titulada Árpád-házi Jolánta, Aragónia Királynéja (Violante de Hungría, reina de Aragón),  la fecha de la boda debió de producirse el 10 de diciembre de ese mismo año.


 

Retrato de Jerónimo Zurita, autor de los Anales de la Corona de Aragón.

 

Oliver Brachfeld debió basarse para ello en el documento anteriormente visto, el pergamino número 659 del Archivo de la Corona de Aragón, documento fechado el 11 de diciembre de 1235 en Barcelona, y mediante el cual Jaime I donaba a doña Violante entre otros lugares, Montpellier.  En este documento, firmaban como testigos entre otros, Berenguer de Palou II, obispo de Barcelona, y Guillermo de Montgrí,  arzobispo electo de Tarragona.


Árpád-házi Jolánta, Aragónia Királynéja (Violante de Hungría, reina de Aragón). Ferenc Oliver Brachfeld. Año 1940.

 

Todavía aparece en escena otra  posible fecha más para la boda de Jaime I y Violante de Hungría: el 8 de febrero de 1235, tal y como asegura el historiador José Hinojosa Montalvo en su Diccionario de historia medieval del Reino de Valencia, aunque es posible que se trate tan solo de un error.

 


Pintura del Salón de Baile del Palacio del Marqués de Dosaguas. Salustiano Asenjo. Año 1866.

 

Si seguimos el itinerario de Jaime I propuesto por Joaquim Miret i Sans (Itinerari de Jaume I “el Conqueridor”), podemos ver como el monarca se encontraba el 25 de junio de ese año, VII calendas julii era MCCLXX tercia, en el asedio al castillo de Torres de Foyos, obsidione Turris de Foyos. Según apunta Miret i Sans, no  volvemos a encontrar documentalmente a Jaime I hasta el 21 de octubre, XII calendas novembris anno Domini MCCXXXV, en Lérida, sin embargo en el Archivo Histórico Nacional, encontramos un documento fechado a V kalendas septembris anno Domini  Millesimo CCXXX quinto, esto es, el 28 de agosto, en la ciudad de Tortosa.  Allí permaneció al menos hasta el 27 de octubre, VI calendas novembris anno Domini MCCXXX quinto. Nuevamente desaparece documentalmente el monarca hasta ya el día 11 de diciembre, cuando hace donación propier nupcies  a Violante de Hungría. Sabemos que debió de permanecer en Barcelona hasta al menos el 19 de enero. De ello tenemos constancia a varios documentos fechados en esta ciudad los días 13 y 23 de diciembre de 1235, y los días 17 y 19 de enero de 1236.

Ciertamente no sabemos como fue ni como se realizó tan magno acontecimiento, pero desde luego debió de ser una ceremonia a la alturas de los contrayentes, y no cabe duda de que fue un hecho sonado y conocido en todo el Occidente del siglo XIII, tanto, que hasta  el monje cisterciense Alberico de Trois-Fontaines recogía el acontecimiento de la boda entre Jaime I y Violante de Hungría  en su Chronica Alberici Monachi Trium Fontium:

 

Chronica Albrici monachi Trium Fontium.  Volumen 23. Monumenta Germaniae Historica.

Rex Arragonum quoddam nobilissimum castrum super sarracenos hoc anno recuperavit unde maximum incurrerunt detrimentum; uxorem suam Alienor, de que filium genuit, causa tercii gradus consanguinitatis dimisit et filiam  regis Hungarie Hyolenz nomine, duxit…

 

Menos aún sabemos como era el aspecto físico de la princesa húngara. Tan solo contamos con una muy escueta y breve descripción realizada por el historiador y cronista Bernat Desclot, quien vivió en la segunda mitad del siglo XIII, y que de esta forma, hablaba de Violante en el capítulo XLVIII  del Libre del Rey en Pere d’Aragó e dels seus antecessors passats:

 

La filla del rei d’Hongria que hac nom Iolant; e fo regina d’Aragó, molt bella dona e agradable a Déu e a son Poble. E de aquella dona hac tres fills e quatre filles, ço a saber: l’infant En Pere, qui fo rey de Arago e de Cecilia; e l’enfant En Jaume, qui fo rey de Mallorques e de les ylles entorn de aquella; e En Sancho, qui fo lo menor, arquebisbe de Toledo.

La una germana fo regina de Castella del rey N’Amfos; e l’altra germana fon muller d’En Manuel, germa del rey de Castella; e l’altra fo regina de França, muller del rei Felip; e l’altra filla, qui havia nom dona Maria, mori sens marit; e era molt bella donna e gran, e agradable a tota gent, e de molt bona vida.

 

La hija del rey de Hungría, que tiene por nombre Violant;  fue reina de Aragón, muy bella y agradable a Dios y  a su pueblo. Y aquella mujer tuvo tres hijos y cuatro hijas, a saber: el infante Pedro, que fue rey de Aragón y de Sicilia; el Infante Jaime, que fue rey de Mallorca y de las islas de alrededor de esta; y Sancho, el menor, y que fue arzobispo de Toledo.

Una hermana fue reina de Castilla del rey Alfonso, y la otra fue mujerde Manuel, hermano del rey de Castilla; la otra fue reina de Francia, mujer del rey Felipe; y la otra hija, que tenía por nombre María, murió sin marido; y era una mujer muy bella y grande, y agradable para toda la gente, y de muy buena vida.

 




Doña Violante de Hungría. Escultura en granito. Interior de la Catedral de Santiago de Compostela. Oronoz/Album. Image number: 4409-10049.

 

Sin embargo Desclot, sí hacía una descripción mucho más detallada de Jaime I, tal y como podemos ver en el capítulo XII de su crónica:

 

Aquest  rey de Arago En Jaume fo lo pus bell hom del mon; que era major que altre hom hun palm, e era molt be format e complit de tots sos membres; que ell havia molt gran cara  e vermella e flamencha, e lo nas llonch e molt dret, e gran bocha e ben feyta, e grans dens e molt blanques que semblaven perles, e los ulls negres, e los cabells rosos, semblant a fil d’or, e gran spalles, e llonch cos e delgat, y los braços groços e ben fets, e belles mans, e llonchs dits, y les cuxes grosses e ben fetes, e les carnes longues e dretes e groses per lurs mesures, e los peus llonchs e ben feyts e gint calsats. E fon molt ardit e prous de ses armes; e fo valent e larch de donar, e agradable a tota gent, e molt misericordios; e hac tot son cor e sa voluntat de guerrejar ab Serrayns.

 

Según la descripción de Desclot, no encontramos con un rey, que es de los hombres más bellos del mundo, un palmo más alto que el resto,  y bien formado.  Sus dientes eran blancos como las perlas, sus ojos negros, y los cabellos tan rubios que parecían hilos de oro. Tenía grandes espaldas, alto y delgado, con brazos fuertes y bien formados. Valiente, agradable y misericordioso, y con un corazón con la suficiente voluntad para guerrear a los sarracenos.

Por lo tanto y a ojos del cronista Desclot, nos encontramos ante la pareja ideal, bellos y atractivos, agradables y atrayentes, misericordiosos y de gran corazón, piadosos y generosos, dos auténticos adalides de la Cristiandad. No debemos olvidar que Jaime I fue educado en su infancia por los caballeros de la Orden del Temple, mientras que doña Violante, a pesar de recibir  una educación francesa, fue preparada dentro del espíritu de la Orden del Cister, sin tampoco olvidar que su hermanastra Isabel de Hungría, hija de Andrés II y de Gertrudis de Merania, fue canonizada el 1 de junio del año 1235 por el papa Gregorio IX, convirtiéndose de este modo por sus obras y hechos en  emblema de la piedad cristiana para todo Occidente.

 


 

 

Lámina al acero representando a Santa Isabel de Hungría. Comte Calix & Burdet. Año 1852. Impreso por la imprenta de Chardon ainé et fils. Hautefeuille, París. Título original de la obra: STE. ÉLISABETH DE HONGRIE.

 

De hecho, Jofré de Loaysa, (quien fue  junto a su esposa Jacomete, quien educó a la princesa Violante y la acompañó a Castilla para su enlace con el infante Alfonso), se refería cuando hablaba de doña Violante de Hungría como sororis beate Helisabet, es decir, hermana de la beata Isabel.

Pero además de todo esto, doña Violante fue una mujer fértil, algo muy importante en la Europa del siglo XIII. Hasta nueve hijos le dio la reina consorte de Aragón a Jaime I:

 

-Violante (1236-1301), quien fue infanta de Aragón y reina consorte de Castilla  al casarse con Alfonso X el Sabio el 26 de diciembre de 1246 en la Colegiata de Valladolid.

-Constanza (1238-1275), infanta de Aragón. Casó con el infante Manuel de Castilla en el año 1256.

-Pedro (1240-1285), quien fue rey de Aragón, de Valencia, de  Sicilia, y conde de Barcelona tras suceder a su padre en el año 1276.

-Jaime (1243-1311), heredero del reino de Mallorca y de los condados del Rosellón y de la Cerdeña, así como del señorío de Montpellier, el vizcondado de Carladés, y la baronía de Omeladés.

-Fernando (1245-1250), quien murió con tan solo 5 años.

-Sancha (1246-1275), quien decidió los últimos años de su vida abandonar lujos y riquezas y dirigirse a Tierra Santa para asistir a los peregrinos. Allí fue donde murió.

-María (1247-1267), fue monja en el monasterio de Sigena, y murió joven sin contraer matrimonio, a pesar de los intentos de Roma por unirla con Carlos de Anjou.

-Isabel (1248-1271), reina consorte de Francia al casarse el 28 de mayo del año 1262 en Clermont (Francia), con Felipe III de Francia.

-Sancho (1250-1275), arzobispo de Toledo. Antes de ello fue arcediano de Belchite y abad en Valladolid. Murió a los veinticinco años ejecutado en Torredonjimeno (Jaén) al ser capturado por los musulmanes.

 

Tras la boda real, encontramos documentalmente a doña Violante el 20 de mayo del año 1236 en Calatayud, apud Calataiub XIII calendas junii anno Domini MCCXXX sexto.  Desde allí, Jaime I mandaba al infante Pedro de Portugal que rindiera homenaje a doña Violante en el reino de Mallorca y en las islas de Menorca e Ibica, super regno Maioricarum et insulis Minorice et Evice (Archivo de la Corona de Aragón. Cancillería Real. Pergamino 676.

No volvemos a tener noticia de la reina hasta el 21 de mayo del año siguiente, 1237, cuando desde huesca, arrendaba a Abnalfaxí, por siete años, la explotación de las salinas de Nabal.

Violante de Hungría tuvo un papel importante y decisivo en los logros conseguidos por Jaime I. La reina participaba de sus preocupaciones y desasosiegos. Le acompañaba en tiempos de guerra, compartiendo tienda y sirviendo de apoyo en todo momento a su esposo, incluso tomaba decisiones en su ausencia.

Un buen ejemplo de ello lo podemos encontrar en el Llibre dels Fets,  crónica donde Jaime I contaba de primera mano como la reina participada de forma activa en la toma de decisiones, y como le aconsejaba para ello.

Durante el asedio a Valencia desde el Puig a mediados de enero de 1238, Jaime I se reunía con sus barones . Después de arengarlos y decirles que se encontraban allí convocados  per seruir Deus e Nos, “Para servir a Dios y a Nos”, y tras comunicarles que la noche anterior fray Pere de Lleida le había comunicado que gran parte de ellos  quería marchar y abandonar el Puig sí el rey lo hacía. Jaime I les prometió a ellos, a Dios, y al altar que es de su Madre, que no pasaría Teruel ni el río Ulldecona, hasta que Valencia hubiera sido conquistada: Nos prometem aqui a Deu, e a aquest altar que es de la sua mare, que nos no passarem Terol nel riu Duyldecona, tro que Ualencia haiam presa.

Jaime I añadía después que enuiarem per la Regina nostra muyler, e per nostra fiyla que es ara Regina de Castela, que uinguen, perço que entenats que major uolentat hinc hauem de aturar e de conquerre aquest Regne, que sia a seruici de Deus. Jaime I mandaba venir a la reina Violante, su mujer, y a su hija ( que ahora reina de Castilla) al Puig para que todos sus caballeros comprendiesen lo firme de su voluntad en permanecer allí y conquistar el reino de Valencia. Jaime I de nuevo se apoyaba en su mujer para dar confianza a sus caballeros y nobles. Un dato importante en esta parte del relato es la mención que hace de su hija Violante,  que es ara Regina de Castela, es decir, “que es ahora reina de Castilla”. Doña Violante dio a luz a su hija en 1236, esta no se casó con Alfonso X hasta el año 1246, y Alfonso no fue rey de Castilla hasta el año 1252, por lo que esta parte de la crónica real no debió ser escrita hasta después de ese año.

Tras la conversación con sus barones, Jaime I mandaba a sus mensajeros para avisar a doña  Violante  para que acudiera a Tortosa junto con su tío don Fernando: enuiam sempre nostres missatges a la Regina que uingues a Tortosa, e a don Fferrando nostre oncle que uingues ab ella.

A finales de enero Jaime I acudía a Tortosa al encuentro de Violante, sin embargo, la crecida del río Ulldecona impidió a la reina llegar hasta la villa. Jaime I entonces les pidió que se esforzasen para poder llegar hasta Peñíscola, ya que de ninguna de las maneras podía romper la promesa hecha a sus caballeros de cruzar el Ebro. Finalmente el rey fue al encuentro de doña Violante a Ulldecona.

Una vez allí, el rey explicó a Violante y a su tío la decisión y promesa hecha a sus hombres de no abandonar el Puig hasta haber sido conquistada Valencia. Esta vez la reina se mostraba contraria a la decisión tomada por Jaime I, al igual que se mostraba contrario su tío, según explica el rey, car ab ·II· seren acordats pel cami que aixi ho dixessen, es decir, porque los dos se habían puesto de acuerdo por el camino en decir lo mismo.

Jaime I hizo caso omiso de los reproches de la reina y de su tío, y  tras cruzar Ulldecona, en dos días llegaron a Burriana, donde doña Violante se instaló, mientras el rey volvía de nuevo al Puig.

En el mes de febrero sabemos que Jaime I viajó a Burriana para encontrarse con Violante, y de allí, marchó a Almenara para fijar los términos y condiciones de rendición de su castillo. Finalmente la plaza de Almenara capitula a mediados del mes de marzo.

Tras la toma de Almenara, Jaime I mandó dos caballeros a Doña Violante para pedirle que se trasladase desde Burriana a Almenara, ya que mils estaria ali lo castell d’Almenara, que a Burriana. Según la crónica real esto ocurrió en la Cuaresma. Violante estuvo en Almenara hasta la Pascua, cuando Jaime I acudió allí a celebrar esa fecha con ella. Tras las fiestas, juntos regresaron al Puig.

Estando en el Puig, varios mensajeros llegaron para comunicarle al rey que tanto las villas y castillos de Paterna, Bétera, y Bofilla tenían la intención de rendirse, por lo que al cuarto día después de Pascua, el rey, junto con doña Violante, y cien caballeros, partieron del Puig para tomar estas plazas. La primera de las plazas donde acudieron fue Paterna. Allí Jaime I entró con sus huestes, dejando fuera a doña Violante con diez caballeros de escolta.

Pero quizás la mención y el papel más importante de doña Violante en el Llibre dels Feyts ocurre durante los contactos entre Jaime I y Alí al-baqa primero, y el arrayaz Abulhamelec después, para rendir la ciudad de Valencia, contactos que comenzaron a tener lugar el 20 de septiembre de 1238.

Tras esa primera reunión con Alí al-baqa , Jaime I entró en la tienda de la reina Violante para transmitirle lo que este la había propuesto y la decisión que tenía pensado tomar, preguntándole si le parecía bien, y pidiéndole que por favor que nadie del campamento lo supiese excepto ellos: E entram a la Reyna, e dixem li aqueles paraules que Ali Albaca nos hauia dites, e que aixi era nostre pensament si a ella bo li semblaua, e que la pregauem e li manauem que a nuyl hom de la ost nou sabes sino tan solament nos e ella, e el missatge que era trujama.

Doña Violante agradeció las noticias que Jaime I le daba dándole su beneplácito, “pues en nuestro honor y nuestro bien nadie participaba tanto como ella, y, si Dios nos amaba y nos honraba, ella se lo agradecía, pues la esperanza de su propio bien estaba completo en Nos”: E ela  dix que li playen molt les paraules que nos li mostrauem: que en la nostra honor e el nostre be nuyla re noy hauia tan gran part con ela: e si Deus nos honraua ens amaua, que li ho grahia, car la esperança del seu be tota era en nos, e que tenia per bo que nuyl hom no cabes en aquestes paraules per tal que negu noy pogues re destorbar.

Doña Violante estaba de acuerdo con el rey en que nadie más entrara en esa negociación, ya que ella misma había sido testigo de como en otras ocasiones los nobles y caballeros del rey habían intentado apropiarse de castillos y villas antes que cedérselos a él.

Esto demuestra la confianza y complicidad que Jaime I y doña Violante tenían entre sí. Pero por si aún quedara alguna duda, el propio Jaime I insistía días después ante el arrayaz Abulhamelec, quien había sido designado por Zayyán para tratar la capitulación de la ciudad, para que doña Violante estuviese presente en la reunión que iban a mantener: E sobre aço dixem li que teniem per bo quey fos la Regina, e que no uoliem que altre hom del mon ho sabes sino nos, e ella, e el qui parlaua aqueles paraules. E el dix nos que aquestes eren dues coses que el nos grahia molt, la vna, que de la Regina mes ne cuydariem ualer, e mes ne prefarien lo pleyt: laltra, quels playa molt queu tenguessem secret, e a ells ualia mes e a nos,  car els sabien be que de molt hom nos hauiem a guardar, que no uolien nostre prou en aço ni en als.

Según la crónica, doña Violante estuvo presente en todas las negociaciones realizas para la rendición de la ciudad a petición del propio Jaime I, deliberando luego ambos sobre la conveniencia de la rendición de Valencia: “Y nos quedamos solos con la reina, y le preguntamos qué le parecía. Y ella dijo que, si a Nos nos parecía bien, que aceptásemos ese acuerdo, pues ella lo tenía por bueno, porque quien podía tener Valencia de un día a otro, no la debía arriesgar. Y Nos consideramos que ella nos aconsejaba bien”. E romanguem nos ab la Regina, e dixem li que lin semblaua? E ela dix que si a nos semblaua que prefessem aquel pleyt, que bel tenia ela per bo, car Ualencia no la deuia hom auenturar qui hauer la podia de ·I· dia a altre. E nos entenem que ella nos conseylaua be…

Sin embargo, en la crónica no se cita a doña Violante en la firma de la rendición de Valencia el 28 de septiembre de 1238, ni aparece como firmante en el documento de capitulación que se encuentra signado con el número 734 de la Cancillería Real del Archivo de la Corona de Aragón, aunque es lógico pensar que estuvo en todo momento junto al rey.

Según asegura la tradición, los mazapanes representando frutas y hortalizas confitadas que forman parte del regalo típico en la conocida como  Mocadorà de Sant Donís,  fiesta celebrada todos los años en Valencia como conmemoración de la toma de la ciudad, tiene su origen en las frutas y hortalizas que los musulmanes ofrecieron a Jaime I y a doña Violante cuando les rindieron Valencia.

No tenemos nuevas noticias de doña Violante hasta el 20 de febrero del año 1240 en Calatayud, Datum apud Calataiubium Xº kalendas marcii  anno domini a Nativitate MºCCºXL,º gracias a un pergamino signado con el número 119 que se encuentra en el Archivo Histórico Nacional, en el Cartoral Magno de la Castellanía de Amposta, códice 471.

En este documento, nos Iacobus dei gratia rex Aragonum, Maioricarum et Valencie, comes Barchinone et Urgelli et dominus Montispessulani et nos Yoles eadem regina, comitissa et domina, reconocen haber recibido de los templarios de Monzón las joyas que les habían entregado en custodia.

Nuevamente  encontramos a doña Violante junto al rey el 24 de julio de 1240 en Valencia,  el 17 de febrero del año 1241 en Gerona… no cabe ninguna duda que doña Violante era una figura importante para el rey, con capacidad de de decisión y arbitraje.

También desde Gerona, Gerunde VI idus marcii anno Nativitatis Domini MCCXLI, esto es el 10 de marzo del año 1242, la reina Violante recibía bajo su protección a la casa de Santa María de Cerviá, Quod nos, Yoles Dei gracia Regina Aragonum … recipimus sub nostra speciali proteccione et custodia atque  securo ducatu domus Sancte Marie de Cervitano et omnes honores suos…

En mayo del año 1243, nacía en Montpellier el segundo hijo de Jaime I y de doña Violante, también de nombre Jaime, tal y como se puede leer en la conocida como Crónica Romana: Dominus rex Jacobus et domina Regina eius uxor fuerunt in Montempessulanum et fuit natus Jacobus, traducción que nos ofrecía Miret i Sans en su Itinerario de Jaime I: En el año M e CC e XLIII, la vigilia de Pentecostés, nació en Montpellier Jaime el buen rey….

El 5 de enero de 1232,  y en virtud del llamado convenio de Calatayud, Blasco de Alagón tomaba por sus propios medios y sin ayuda real la ciudad de Morella. Jaime I que se encontraba en aquellas fechas en Teruel, partió de inmediato con la intención de reclamar la villa de Morella para la Corona, a lo cual el noble accedió, aunque le fue devuelto en el año 1235 como propiedad perpetua hasta su muerte. Sin embargo, el rey entregaba a doña Violante la dehesa de Vallivana y de Salvasoria, situadas dentro del término de la villa.

Unos años más tarde, el 10 de enero del año 1241, la reina doña Violante cedía dichos lugares de nuevo a la villa de Morella. En palabras de José Segura Barreda, la reina quiso manifestar el aprecio que les tenía, renunciando en su favor la grande dehesa de Vallivana y Salvasoria, para que sirviese de baldío para los de Morella y aldeas de su jurisdicción.

Continua diciendo Barreda que como este documento no es de mucha extensión y está expuesto a perderse, nos parece copiarlo íntegro en su mismo idioma. Dice así:

 

Manifestum sit omnibus, quod Ioles, Regina Aragonum, Majoricarum et Valentiae, Cometida Barchinonae et Urgeli, et Domina Montispesulani, damus concedimus et laudamus vobis populatoribus de Morella et de termino ipsius, presentibus et futuris, pro vedato seu dehesa totum illum montem, qui vocatur Vallivana et Salvasorria, situm afrontatum, ex prima parte cum termino de Catin, et ex secunda cum termino de Aras, et ex tertia parte cum serra Ballibona, et ex cuarta parte sicut aquae labuntur circa dictum terminum. Predictum utrumque montem, cum suis introtibus et egresibus et regresibus, agueis, paseis, vanationibus et pertinentibus universis, damus et concedimus vobis, dictis populatoribus, liberum et franchum ad vestras vestrumque propias voluntates. Mandamus igitur firmiter et stricte, quod nullus homo praeter vos dictos populatores, audeat vel presumat incidere ligna, cremare, venare vel pascere in dicta dehesa vel termino ejus, sicut in praedictis affrontiationibus continetur.

Dat.  Barchinon. IV idus januarii anno Dmni. MCCXLI.

Hujus rei testes sunt dominus Arnaldus Corella, Dom. Joaenes Pet, de Tarracona, Dom. Fortunjus Goya, Dom. Santius de Fraga; et ego Mag. Guido, qui mandato dominae Reginae hoc scribi feci, loco, die et anno prefixo.

 

Morella y sus aldeas. Corografía, Estadística, Historia, Tradiciones, Costumbres, Industria, Varones Ilustres, etc. de esta antigua población y de las que fueron sus aldeas. Tomo I páginas 418-421. José Segura Barreda. Año 1868.

 

Realmente no sabemos si esta donación o renuncia de Vallivana y Salvasoria se realizó de tan buena fe por parte de doña Violante, o por el contrario recibió a cambio alguna otra heredad en compensación por dicha donación.

Lo cierto es que la mayoría de historiadores e investigadores cuando se adentran en la vida  doña Violante, hablan de ella como una reina cercana al pueblo y a su día a día, una reina justa, mediadora y reconciliadora.

Lo que sí es cierto es que el rey pedía siempre opinión a doña Violante, la escuchaba, y en la gran mayoría de casos seguía su consejo.

Ese mismo año, el 17 de enero, el papa Gregorio desde Roma enviaba a doña Violante la bula Gratum gerimus, donde  ensalzaba el propósito que tenía de fundar un monasterio para las hijas pobres del monasterio de Santa Isabel,  damianitas, en Lérida, exhortándola además a que continuara asistiéndolas. De hecho la reina dejó en su testamento 50 maravedíes al monasterio de las dueñas de San Damián de Lérida.

 

Bula Gratum gerimus en la que Gregorio IX felicita a doña Violante por la construcción de un monasterio de la orden de San Damián en Lérida. 17 de enero de 1241. Roma. Archivo de la Corona de Aragón. Real Cancillería. Bulas. Legajo 6, documento número 25.

 Gregorius (IX) episcopus servus servorum dei. Carissime in Christo

filie .. illustri regine Aragonum salutem et apostolicam benedictionem.

Gratum gerimus et acceptum devotionis tue fervorem dignis in domino laudibus commendantes ac prosequentes actionibus gratiarum, quod sicut ex parte dilectarum in Christo filiarum pauperum inclusarum monasterii sancte Elisabet Ilerdensis ordinis sancti Damiani fuit propositum coram nobis […] locum ad construendum monasterium de proprio pietatis intuitu concessisti. Licet igitur easdem debere fovere ac diligere te credamus, ut tamen nostris excitata precibus ad amorem et favorem ipsarum fortius accendatis excellentiam tuam rogandam duximus et monendam, quatinus ob divinam reverentiam et apostolice sedis ac nostram easdem habetis propensius commendatas ipsas favore benivolo prosequaris illis prout incepisti laudabiliter in suis necessitatibus assistendo.

 Dat. Laterani, XVI Kalendas Februarii, pontificatus nostri anno Quintodecimo.

 

Pero como vimos anteriormente, la reina doña Violante se encontraba bajo la protección y manto de Roma. Unos años antes, el 8 de enero del año 1239, el papa Gregorio IX concedía a la reina de Aragón el privilegio de que nadie pudiera dictar en su contra sentencia de excomunión contra ella, si no era por mandamiento expreso y manifiesto de la Santa Sede.

 

Bula de Gregorio IX para que nadie pueda excomulgar sin permiso de la Santa Sede a doña Violante de Hungría. 8 de enero de 1239. Roma. Archivo de la Corona de Aragón. Real Cancillería. Bulas. Legajo 6, documento número 20.

 

Gregorio (IX) episcopus servus servorum dei. Carissime in  Christo filie Yole illustri regine Arag[onum] salutem et apostolicam benedictionem. Excellentie tue auctoritate presentium indulgemus [ut nu]llus [in] personam tuam excommunicationis sententiam promu[lgare  valeat] absque mandato sedis apostolice speciali expressam faciente de hac indulgentia mentionem. Nulli ergo omnino hominum liceat hanc paginam nostre concessionis infringere vel ei ausu temerario contraire. Siquis autem hoc attemptare presumpserit, indignationem omnipotentis dei et beatorum Petri et Pauli apostolorum eius se noverit incursurum.

Dat. Laterani, VI Idus Ianuarii, pontificatus nostri anno Duodecimo.

 

Un año antes de la bula Gratum gerimus, el 5 de julio del año 1240 y desde Roma, Gregorio IX otorgaba potestad a doña Violante para entrar junto a su hija, acompañada de dos damas honestas, y tres veces al año, al monasterio de clausura de San Antonio de Barcelona, de la Orden de San Damián.

 

Potestad otorgada por el papa Gregorio IX a Violante de Hungría para poder visitar tres veces al año el monasterio de clausura de San Antonio de Barcelona. 5 de julio de 1240. Roma. Archivo del Monasterio de San Benet de Montserrat. Fondos del Monasterio de Santa Clara de Barcelona. Documento número 254.

 

Gregorius (IX) episcopus servus servorum dei. Carissime in Christo filie … illustri regine Aragonum salutem et apostolicam benedictionem.

Tuis devotis precibus inclinati, ut tibi et filiabus tuis monasterium monialium inclusarum sancti Antonini Barchinonense ordinis sancti Damiani cum duabus honestis mulieribus ter in anno liceat causa devotionis intrare auctoritate tibi presentium concedimus facultatem.

Nulli ergo omnino hominum liceat hanc paginam nostre concessionis infringere vel ei ausu temerario contraire. Siquis autem hoc attemptare presumpserit, indignationem omnipotentis dei et beatorum Petri et Pauli apostolorum eius se noverit incursurum.

Dat. Laterani, III Nonas Iulii, pontificatus nostri anno Quartodecimo.

 

A principios del año 1244, el infante Alfonso de Castilla se plantaba con sus tropas frente a la plaza de Játiva, plaza que había estado sitiada desde noviembre del año anterior por  el rey aragonés. El infante castellano haciendo uso y amparado por el tratado de Cazorla,  anteriormente había ocupado las plazas de Enguera y Mogente, mientras que Jaime I había hecho lo propio con las plazas castellanas de Villena, Sax, Caudete y Bugarra:

 

Habia transcurrido ya un mes desde aquel suceso , cuando supimos que Enguera se habia rendido al infante don Alfonso ; y nos maravillámos mucho de que dicho infante se apoderase de ningun pueblo perteneciente á la jurisdiccion de Játiva , tocando como tocaba á nuestra conquista , y mayormente estando casado con nuestra hija. Sin embargo , para certificarnos del hecho , nos en caminámos á aquel pueblo ; y habiendo dicho á los sarracenos que nos lo entregasen , contestáronnos que lo habian puesto ya bajo el señorío del infante don Alfonso, quien tenia allí su alcaide. Con esto conocimos que era cierto cuanto se nos habia dicho acerca de la tienda , y no nos quedó duda ninguna de que el infante , así como no tenia dificultad en apoderarse de castillos que eran dependencias de Játiva , tampoco repararia en hacerse señor de esta misma plaza , si se la entregaban los moros.

 

Tras enterarse Jaime I de tal afrenta, mandó a sus huestes a que prepararan una emboscada contra los de Enguera. El resultado fue de diecisiete prisioneros, los cuales presentó ante la villa, amenazando con ajusticiarlos si no le entregaban la villa, cosa que los castellanos no hicieron:  y así mandámos decapitar á la mitad de los prisioneros, y ahorcar la otra mitad, volviéndonos en seguida á nuestro campamento delante de Játiva.

Quince días después el infante don Alfonso  enviaba un mensajero a Jaime I solicitándole una reunión:

 

Al cabo de unos quince dias recibímos un mensaje del infante don Alfonso , diciéndonos que deseaba avistarse con Nos , y suplicándonos que con tal objeto tuviésemos á bien salir hasta Algecira : á lo que le contestámos , que él habia faltado con Nos, y que si estaba pronto á enmendar su falta , no tendríamos inconveniente en acudir á aquella entrevista. Mientras esperábamos que el infante nos enviase otra vez su respuesta , nos convenímos con un freile de Calatrava , cuya era Villena , que nos entregaria aquel pueblo y el de Saix ; al mismo tiempo que los moros , por su parte , pusieron á nuestra disposicion los de Capdets y Bugarra ; de modo que cuando don Alfonso fué para apoderarse de aquellos cuatro castillos , no quisieron allí acogerlo , porque estaban todos ya bajo nuestro dominio. Enviónos entonces un nuevo mensaje, rogándonos que fuésemos á la entrevista; y así dejando en la hueste á doscientos caballeros y á todos los infantes , nos encaminámos allá con En Guillermo de Moncada , el maestre del Hospital, don Gimeno Perez de Arenós, En Carroz y parte de nuestra compañía. Iba el infante acompañado del maestre del Templo , del de Uclés , de don Diego de Vizcaya y de algunos otros ricoshombres de Castilla y Galicia, cuyos nombres no recordamos.

 

El propio infante, tal y como cuenta Jaime I en su crónica, quiso llegar hasta nuestro campamento, para ver tambien á nuestra esposa la reina. La propia doña Violante fue, según la crónica, la que pidió a Jaime I estar presente en las negociaciones entre el rey y el infante don Alfonso, para contribuir por su parte á que se transigiese la cuestion que teníamos con nuestro yerno.

Una vez más volvemos a ver a una doña Violante preocupada y dispuesta a  colaborar en  los asuntos  regios,  intentando  solucionar los problemas entre aragoneses y castellanos, e intentando que las negociaciones llegaran a buen puerto.

 


Ilustración de Serny en un artículo sobre Violante de Castilla publicado por Sancho Sánchez en la revista Blanco y Negro. Año 1959.

 


El motivo esgrimido por el infante castellano para pedir para sí la ciudad de Játiva, no era otro que el compromiso de matrimonio con su hija Violante ( Ioles conigi Alfonsi, primogeniti illustris regis Castellae):

 

Cuando al dia siguiente , despues de haber oido misa , volvió don Alfonso á ver á la reina , le preguntamos porqué había querido tener aquella entrevista con Nos; y entonces nos contestaron á nombre suyo el maestre de Uclés y don Diego de Vizcaya , que el infante habia venido á donde estábamos, porque habiéndose casado con nuestra hija , la cual , á su entender , con nadie del mundo podia haber hecho mejor casamiento, creia que le hubiéramos dado en dote alguna parte de nuestra tierra ; y que por lo mismo pedia á la sazon que le diésemos la plaza de Jativa , segun se lo habíamos ofrecido por medio de Ovieto García, que fue el tratador de la boda.

Respondimos Nos á esto, que despues de haberlo pensado , les haríamos saber lo que resolviésemos ; y habiendo luego consultado el negocio con la reina y con los ricoshombres que nos acompañaban, enviámos á buscar otra vez al maestre y á don Diego para darles nuestra contestacion.

Cuando estuvieron delante de Nos , les dijimos : — Es muy cierto, que tanto Nos como la reina sabemos que casámos muy bien á nuestra hija ; pero no lo es que Nos dijésemos á Ovieto García ni á nadie del mundo las palabras que se nos atribuyen , de que le daríamos por dote Jativa ni ningun otro lugar. ¿ Acaso cuando nuestro matrimonio con la tia del infante , la reina doña Leonor, se nos dió con ella algun territorio , algun honor ó algun caudal ? y á fé que no creemos que tengamos  Nos que dar á ningun rey con nuestra hija mas de lo que se nos dió á Nos con nuestra primera esposa. Decid . pues , al infante que no lleve á mal nuestra negativa, porque Játiva pertenece á nuestra conquista y á nadie queremos cederla : bastanle tiene él de lo suyo , para que haya de codiciar lo nuestro. Rogadle de parte de Nos que no le pese ; pues no puede ser otra nuestra resolucion.

 

Historia del Rey de Aragón. Don Jaime I, el conquistador Escrita en lemosín por el mismo monarca; traducida al castellano y anotada por Mariano Flotats y Antonio de Bofarull. Valencia. Librería de Doña Rosa López. Año 1848.

 

De nuevo Jaime I consultaba y pedía consejo a doña Violante antes de tomar una decisión en cuanto a la petición del entonces infante de Castilla, futuro Alfonso X.

Finalmente las negociaciones entre aragoneses y castellanos no parecían llegar a buen puerto en cuanto a la plaza de Játiva se refiere, sentenciando el propio Jaime I a los castellanos: Pues si otra cosa no hay , ningun temor tenemos de que nadie nos la quite. Ni el alcaide osará entregarla, ni nadie se atreverá á tomarla : pues tened entendido que por encima de Nos habrá de pasar cualquiera que pretenda entrar en Játiva ; que aunque vosotros los castellanos pensais espantar á todos con vuestras amenazas , ponedlas por obra , y vereis cuán poco las estimamos. Decid , pues , si algo mas teneis que manifestar, y no se hable mas de tal asunto : Nos seguirémos nuestro camino ; haced vosotros lo que podais.

Dispuesto estaba ya Jaime I a levantar el campamento dadas por terminadas las negociaciones, cuando prorumpió la reina en llanto, diciendo que en mala hora habia nacido , puesto que habiendo venido para ponernos en paz y amistad con su yerno , tan mal resultado habian de tener sus buenos oficios.

 La profesora titular de Historia Medieval de la Universidad Carlos III de Madrid, María Jesús Fuente Pérez, en su trabajo Tres Violantes: las mujeres de una familia en el poder a lo largo del siglo XIII, hablaba muy acertadamente de  la intercesión y de la  mediación como tarea política de las reinas medievales, diferenciando dos términos que normalmente suelen confundirse:

 

Estas dos formas de intervención política suelen entenderse como una misma cosa, se funden o se confunden, sin embargo, hay matices diferenciadores en ambos cometidos. Interceder es hablar en favor de alguien para conseguirle un bien o librarlo de un mal (Diccionario de la Real Academia Española), o intervenir con una persona para que no castigue o trate mal a otra o para que acceda a algo pedido por ésta (Diccionario de uso del español de María Moliner); mediar tiene otro matiz: interponerse entre dos o más que riñen o contienden, procurando reconciliarlos y unirlos en amistad (Diccionario de la Real Academia Española), sentido complementado en el Diccionario de uso del español de María Moliner que define mediar como intervenir en el arreglo de un trato o de una diferencia o riña entre otros.

 

Como podemos ver en este caso, doña Violante utiliza una tercera intervención política, la súplica, implorando, incluso llorando, para de algún modo intentar solucionar lo que no había podido arreglar mediante la intercesión ni la mediación.

Por fortuna para ambas partes, antes de que Jaime I marchase, el maestre de Uclés y don Diego de Vizcaya regresaron de nuevo para hablar con Jaime I, dirigiéndose después  a doña Violante: Señora, hablad á vuestro esposo, y decidle que no se enoje en tanto grado, que modere sus arrebatos; pues Nos volverémos á ver á don Alfonso , y todo podrá conciliarse sin necesidad de este rompimiento.

Nuevamente la reina utiliza la súplica ante Jaime I para intentar arreglar lo que parecía ya roto: La reina nos suplicó entonces con el llanto en los ojos , que no llevásemos tanta prisa ni quisiésemos cabalgar en seguida , porque los mensajeros irian á ver otra vez al infante , y procurarian que se redondease el negocio quedando don Alfonso y Nos en buena amistad.

 

Puesto que vos y ellos, todos nos lo pedis , dijimos á la reina , sea en hora buena ; pero ved que nos traigan presto su contestacion. — Volvieron los mensajeros á ver al infante , y acordaron entonces no insistir en reclamarnos la plaza de Játiva , sino que, partiendo las tierras entre los dos , conforme estaban divididos ya el reino de Murcia y el de Valencia , le cederíamos Nos Villena , Saix , Capdets y Bugarra ; y él nos entregaria en cambio Enguera y Muxert. Conforme el repartimiento de las tierras que quedó entonces acordado , tocaron al infante Almansa , Sarazull y el rio de Cabriol; y nos correspondieron á Nos Castalla, Biar, Sexona, Alarch, Finestrat , Torres , Polop, la Mola cerca de Aynés , Altea , Tormos, y todo lo que se hallaba comprendido en sus términos. Estendiéronse en seguida las correspondientes escrituras entre Nos y el infante don Alfonso, pusimos en ellas nuestros sellos, y nos separamos amigos , restituyendo cada uno al otro lo que de él tenia. Terminado ya este asunto , volvímonos á la hueste delante de Játiva , donde permanecimos mas de once meses , sin que los sitiados tratasen de capitular.

 

Historia del Rey de Aragón. Don Jaime I, el conquistador Escrita en lemosín por el mismo monarca; traducida al castellano y anotada por Mariano Flotats y Antonio de Bofarull. Valencia. Librería de Doña Rosa López. Año 1848.

 

Gracias a la intercesión, mediación, y súplica de doña Violante, el 26 de marzo del año 1244, Jaime I  y el infante don Alfonso, futuro Alfonso X, firmaban el conocido como tratado de Almizra, un convenio de amistad y ayuda mutua, fijando de esta manera los límites entre Castilla y el Reino de Valencia.

Pero doña Violante no solo intercedió, medió, y suplicó al rey don Jaime. Doña Violante tomó decisiones y medidas siempre y cuando fue necesario, interviniendo políticamente siempre que fuera preciso en nombre del rey.  El 17 de julio de 1245, el papa Inocencio IV ordenaba a Ramón de Siscar, obispo de Lérida, que confirmara la autorización para asignar el reino de Mallorca y las tierras por conquistar en el Reino de Valencia  a los hijos de los reyes de Aragón. Este madamiento lo hacía el pontífice a ruego de la reina doña Violante, y en el nombre del rey.

 

Mandamiento del papa Inocencio IV al obispo de Lérida para que confirme la asignación del reino de Mallorca y de los territorios a conquistar a los hijos de los reyes de Aragón, Jaime I y doña Violante. 17 de julio de 1245.Lión. Archivo de la Corona de Aragón. Real Cancillería. Bulas. Legajo 8, documento número 11.

 

Innocentius (IV) episcopus servus servorum dei. Venerabili fratri … episcopo Ilerdensi salutem et apostolicam benedictionem. Cum sicut ex parte carissime in Christo filie .. Aragonum regine illustris nobis extitit intimatum, carissimus in Christo filius noster .. Aragonum rex illustris vir suus tempore contracti matrimonii inter eos totum regnum Maioricarum totamque conquistam Sarracenorum filiis quos ex ipsa susciperet dederat et concesserit, prout in litteris inde confectis dicitur contineri et felicis recordationis Gregorius papa predecessor noster donationem et concessionem huiusmodi per suas litteras confirmarit, presentium tibi auctoritate mandamus, quatinus litterarum ipsarum inspecto tenore, si inveneris ita esse, ad instar eiusdem predecessoris donationem et concessionem predictas auctoritate nostra confirmes.

 Dat. Lugduni, XVI Kalendas Augusti, pontificatus nostri anno Tertio.

 

Al día siguiente, el 18 de julio, el pontífice escribía a doña Violante rogándole  que evitara tener cualquier tipo de trato con Federico II, quien había sido excomulgado y  a quien había perdido  todo el honor y dignidad. Resulta curioso que Inocencio IV escribiera antes a doña Violante, que al propio Jaime I, a quien escribió para el mismo asunto dos días más tarde.

 

Carta de Inocencio IV rogando a doña Violante que no tuviera trato con Federico II. 18 de julio de 1245. Lión. Archivo de la Corna de Aragón. Real Cancillería. Bulas. Legajo 8, documento número 12.

 

Innocentius IV episcopus servus servorum dei. Carissime in Christo  filie … illustri regine Aragonum salutem et apostolicam benedictionem.

Fidei puritas devotionis fervor et constantie firmitas, quibus apud deum amabilis, penes apostolicam sedem accepta et apud homines magne laudis preconio commendabilis redderis, sic te divine maiestatis gratia sedis eiusdem favore ac clare fame prerogativa dignam efficiunt, ut habeas regem regum sicut speramus firmiter speciali opitulatione propitium, Romanam ecclesiam prompto patrocinio assistricem et in terris precipue commendationis extollentia nomen grande. Unde nos de tam fideli devota et constanti matris ecclesie filia ingenti gaudio exultantes in domino, attentis insistimus supplicationibus apud eum, ut repulso cuiuslibet adversitatis eventu prosperitas tibi semper votiva succedat nobisque tribuat  exalto virtutem, ut tui honoris augmentum procurare iuxta nostri desiderii plenitudinem valeamus. Sane dilectus filius nobilis vir Ensiminus Petri, quem carissimus in Christo filius noster Aragonum rex illustris et tu ad concilium quod prospere suffragante nobis divina bonitatis clementia celebravimus, destinastis, diligenter provide ac prudenter que sibi a nobis commissa fuerant, nobis referre curavit vestre sinceritatis affectum ad nos et predictam sedem perseveranter habitum exponens fideliter et ad ecclesie obsequia ex parte vestra totaliter offerens potentie vestre vires. Super hiis igitur regalem excellentiam dignis in domino laudibus multipliciter efferentes, serenitatem tuam monemus hortamur et affectuose rogamus, quatinus erga celestem regem et ecclesiam matrem tuam solite devotionis ardore succensa, que ipsi regi sunt placita semper efficere studeas, eiusdem honorem ecclesie sollicite procurando, ut si hactenus fides tua lucidis operibus splenduit, clarioribus de cetero elucescat. Porro cum Fredericum quondam imperatorem Romanorum ac Ierusalem et Sicilie regem deliberatione prehabita super pluribus et gravissimis eius excessibus cum fratribus nostris et sacro concilio diligenti, abiectum propter suas iniquitates a domino et omni honore et dignitate privatum ostenderimus denuntiaverimus ac nichilominus sententiando privaverimus, omnes qui ei iuramentum fidelitatis tenebantur astricti, a iuramento huiusmodi perpetuo absolventes auctoritate apostolica, ne quisquam de cetero sibi tanquam imperatori vel regi pareret vel intenderet, firmiter inhibendo et decernendo quodlibet qui deinceps ei velut imperatori aut regi prestarent consilium auxilium seu favorem, ipso facto excommunicationis vinculo subiacere, prout in sententia quam tibi per eundem transmitimus nobilem plenius continetur, ac insuper ipsum anathematis vinculo duxerimus innodandum, provideat celsitudinis regie circumspectio ut nullatenus predicto Frederico comunicet, set omnino ipsum studeat evitare.

 Dat. Lugduni, XV Kalendas Augusti, pontificatus nostri anno Tertio.

 

Once años después del enlace, en febrero del año 1246, Jaime  I entregaba a doña Violante, una vez más pro arris sponsaliciis, una nueva serie de territorios que incluían Prades, Montalbán, Cervera, Tamarit, San Esteban, Barbastro, Pina, Épila, Uncastillo, Daroca, y Ariza (pergamino número 1024 del Archivo de la Corona de Aragón).

Curiosamente, todas estas villas y castillos, exceptuando Ariza, fueron los que Jaime I entregó en su día a su esposa doña Leonor de Castilla, a quien entregó además la villa de Siruana. A la muerte de doña Violante, todos estos territorios debían ser devueltos a la Corona de Aragón.

Dos años más tarde, el 4 de abril de 1248, nuevamente podemos documentar a doña Violante ejerciendo su peso político frente a Guillermo de Tours, arzobispo de Besançon. En esta ocasión, y una vez más a petición de la reina doña Violante, el papa Inocencio IV le ordenaba a que obligara al noble Ot de Marqués a que cumpliera la voluntad de su madre con los 8.000 marcos de plata que había depositado en las arcas de los templarios de Dijón, los cuales debían de ser entregados, la mitad, a Violante de Hungría, y la otra mitad, a Bartolomé, arzobispo de Pécs, para el sufragio y salvación de su alma (Arvhivo de la Corona de Aragón. Cancillería Real. Bulas. Legajo 9, documento número 35).

No cabe ninguna duda del amor mútuo entre doña Violante y Roma, y entre Roma y doña Violante. Esto lo podemos ver reflejado en la misiva que el 18 de marzo de 1250 enviaba el papa Inocencio IV a la reina Violante de Hungría. En esta carta, el pontífice le expresaba su sentimiento y mal estar por los daños y molestias que algunas gentes le estaban causando, a ella y a su reino, prometiéndole interponerse ante ellos para evitarlo.

Es muy posible que entre las gentes a las que se refería el pontífice se encontrara entre otros, Fernando III de Castilla y el propio infante Alfonso de Castilla, su yerno.

 

Inocencio IV expresa su sentimiento por las molestias que algunas gentes están causando a doña Violante de Hungría. 18 de marzo del año 1250. Lión. Archivo de la Corona de Aragón. Cancillería Real. Bulas. Legajo 11, documento número 52.

 

Innocentius (IV) episcopus servus servorum dei. Carissime in Christo filie .. Aragonum regine illustri salutem et apostolicam benedictionem. Illum ad personam tuam gerimus sinceritatis affectum ut ipsam inter alias orbis reginas efferri honoris augmento ferventi desiderio cupientes, ea que tuam exaltationem tuique utilitatem regni respiciant specialiter procurare et nichil sustinere penitus, quantum in nobis est, quod tibi debeat displicere aut eidem regno detrimentum afferre valeat intendamus. Sane quia sicut ex tenore litterarum tuarum accepimus, tibi et regno tuo a nonnullis multa gravamina inferuntur, de quo dolemus quamplurimum et movemur, serenitatem regiam tenore presentium scire volumus quod non permittemus excellentiam tuam et regnum prefatum, quantum in nobis fuerit, ab aliquibus indebite molestari.

 Dat. Lugduni, XV Kalendas Aprilis, pontificatus nostri anno Septimo.

 

Tras la sublevación y  revuelta de Al-Azraq en la comarca de la Marina, y para evitar nuevos alzamientos y revueltas, Jaime I decidía desterrar a todos los moriscos del término de Castellón, Burriana, Murviedro, Segorbe y Almenara a la Sierra de Espadán, con el objetivo de tener cubierta su retaguardia y temiendo que estos se sublevaran igual que habían hecho los alicantinos.

 


Busto de Al-Azraq en la Vall de Alcalà.

 

Sin embargo esta expulsión y destierro no fue visto con buenos ojos por el infante don Pedro, tío del rey y dueño de la villa y sus alquerías, quien no solo protestó por el destierro de sus colonos, sino que intentó alentar una nueva rebelión contra el monarca.

Aquí fue la reina Violante y no el rey, quien el 24 de febrero del año 1249,  actum est hoc VI kalendas martii Anno domini M.CC.XL, octavo,  dictaba arbitraje con el consejo de Pedro de Albalat, obispo de Tarragona, Andrés de Albalat, obispo de Valencia,  y de Ximén Pérez de Arenós, concediendo al infante de Portugal la cantidad de 10.000 sueltos así como la tenencia de los castillos de Murviedro, Segorbe y Almenara, mientras que don Pedro debía de reconocer y admitir la repoblación hecha por Jaime I en los lugares donde los moriscos habían sido desterrados, dum presens guerra sarracenorum locorum circunstacium Murum veterum, Segorbium et Almenaram duraverit, teneatur dominus rex in expensis suis custodire frontarias  predictorum castrorum et providere in castro de Muro veteri XLV hominibus… quos dictus infans de sua familia vel aliun de ad predictorum castrorum custodiam duxerit estatuendos

 

Sentencia arbitral dictadda por la reina Violante para solucionar las diferencias entre Jaime I y el infannte don Pedro de Portugal. 24 de febrero de 1249. Archivo de la Corona de Aragón. Cancillería Real. Pergaminos de Jaime I, documento número 1146.

 

Controversia vertebatur inter dominum Jacobum, Dei gracia regem Aragonum, et dominum Petrum infantem Portugalie, super expulsionem sarracenorum de Muroveteri, et de Almenara, et de Sogorb, et de Castellione Burriane, et super populacionem dictorum locorum, ac super quodam summa pecunie quam dictus infans repetebat occasione predictorum castrorum ab ipso domino rege; tandem compromisserunt in dominam Yoles, illustrem reginam Aragonum, promittentes stare dicto et voluntati eiusdem, super questionibus memoratis.

Nos itaque, domina Yoles regina Aragonum, auditis racionibus utriusque partis, de voluntate parcium et asensu, habito consilio venerabilium Petri, archiepiscopo Terrachone, et fratre A. Valentino episcopi, et Eximini Petri, et aliorum sapientium, dicimus quod dominus rex donet infanti predicto decem milia solidorum regalium; et quod dum presens guerra sarracenorum locorum circunstancium Murumveterem, Segorbium et Almenaram duraverit, teneatur dominus rex in expensis suis custodire frontarias predictorum castrorum, et providere in castro de Muroveteri XLV hominibus, et in castro de Almenara XXXV hominibus, et in castro de Sogorb XXXV hominibus, et in castro de Castellione V hominibus, quos dictus infans de sua familia vel aliunde ad predictorum castrorum custodiam duxerit statuentos.

Item, dicimus quod non obstante quod in instrumentis concambii que sunt inter dominum regem et infantem contineatur, quod ipse infans possit disponere et ordinare de possessionibus ipsorum castrorum, predictus infans observet et ratum habeat populacionem quam dominus rex fecit in predictis locis, et instrumenta inde confecta firmet vel alia de novo faciat, si fuerit requisitus, nisi aliqua essent facta in ipsa populacione que digna essent retractacione, et talia si essent, dicimus quod dictus infans revocare ea possit de nostro consilio et assensu.

Instrumenta tamen que sunt inter dominum regem et ipsum infantem, alias in sua perpetuo firmitate permaneant, ita quod ex hiis que acta sunt eisdem instrumentis in aliquo nullatenus derogetur.

 Item, dicimus quod dictus infans non teneatur servire domino regi per annum istum, pro eo quod pro ipso tenet in campo vel in civitate Terrachone.

 Actum est hoc VI kalendas marcii anno Domini M. CC. XL. octavo.

Presentibus archiepiscopo, episcopo, et Eximino Petri, supradictis. Et Petro Cornelii, et Guillelmo de Montecateno, et Stephano Petri, et Eximeno Petri de Pinna, Petro Nuniz, et Guillermo Scribe, et Guillelmo de Bello Loco, notario domini regis.

 

Gracias al Llibre del Repartiment conocemos las donaciones que el monarca realizó durante ese año a los nuevos repobladores de Castellonis Burriane, Castellón de Burriana.

El 5 de enero de 1249 Guillem Mulner y Pere de Jullach  recibían de manos del monarca varias casas en la alquería de Binarabe, en el término de Castellón, así como tierras en Benihayrem.  Ese mismo día Bartomeu Gil y su hermano recibían también casas y tierras en las mismas alquerías. El 25 de mayo los receptores eran Pere de Barberá, Pere de Pedrinyá, y Ramón de Benviure. El 5 de julio Peretó de Fraga recibía casas en Castellón y tierras en la alquería de Benaayren. El 31 de agosto el receptor era Bernat Sa Reyal, mientras que el 1 de septiembre el receptor de tierras y casas era Esteve de Barberá. La donación más extensa se realizaba el día 2 de septiembre, cuando recibían casas y tierras Ferran de Pons, Demenec Monfort, Guillem Oller, Berenguer Oller, Bernat Rondener, Pere Torró, Bonet de Valle, Alegre de Sa Massana, Esteve de Sa Massana, Pere de Altet, Martorell, Gener de Pallerols, Carbonell, Bernat Catalá, Pere Alegret, Terrasol, Guillem de Bauserens, Arnau Cogot, Bernat Guitard, y Ferran Desclot. Todos ellos recibían tierras y casas tanto en Benimarva como en Binarave.

El 8 de agosto del año 1250, doña Violante aparecía como testigo y como firmante de un documento fechado en huesca, apud Oscam, VI idus augusti, anno Domini M.CC quinquagesimo, en el cual varios nobles rendían vasallaje a Jaime I y a la reina, Noverit universi quod nos Iacobus Dei gracia rex … et nos Yoles, eadem, regina uxor eius…. … Signum X Iacobi… Signum XYoles, Dei gracia regine…

Pero es precisamente en el lugar antes visto, Castellón, donde el afecto y el agradecimiento a la reina doña Violante se hace más patente y donde a perdurado a través del paso del tiempo, celebrando todos los años desde el tercer sábado de cuaresma hasta el cuarto domingo de la misma las tradicionales fiestas de la Magdalena, fiestas que conmemoran los orígenes de la ciudad de Castellón de la Plana, y el traslado de la ciudad desde el cerro de la Magdalena hasta el litoral, zona mucho más fértil  y productiva.

El 8 de septiembre del año 1251, desde Lérida, Jaime I daba licencia a su lugarteniente en el Reino de Valencia,  Eiximén Pérez de Arenós, para que pudiera cambiar el emplazamiento de la villa de Castellón de Burriana.

 

Permsio de traslado de la villa de Castellón otorgado por Jaime I a Eiximén Pérez de Arenós. Lérida, 8 de septiembre de 1251. Archivo Histórico Nacional. Clero, carpeta 2222, pergamino número 3.

 

Noverint universi quod nos, Jacobus, Dei gratia rex Aragonum, Maioricarum et Valencie, comes Barchinone et Urgelli et dominus Montispesulani; per nos et nostros damus licentiam et integram potestatem vobis, dilecto nostro dompno Eximino Petri de Arenoso, tenenti locum nostrum in regno Valencie, quod possitis mutare villam Castellionis de Burriana in quocumque loco videbitur vobis, infra terminum ipsius castri Castellionis.

Concedentes quod omnes populatores qui in dicta villa habitaverint vel in ea domos et ortos habuerint, habeant ipsi et eorum successores, imperpetuum, franchos et liberos, sine omni censu, tributo, usatico, servicio, et qualibet alia exactione quam nobis vel nostris vel alicui persone pro ipsis domibus et ortis nunquam facere teneantur.

Datum Ilerde VI idus septembris anno Domini Mº CCº Lº primo.

Sig+num Jacobi, Dei gratia regis Aragonum, Maioricarum et Valencie, comitis Barchinone et Urgelli et domini Montispesulani.

Testes sunt:  G. de Montecatheno.  Carrocius, R. de Timor. G. de Aquilone. J. de Rocabertino.

Sig+num Guillermi de Rocha, qui mandato domini Regis pro G. Scriba, notario suo, hec scribi fecit, loco die et anno prefixis.

 

Una vez más fue la reina doña Violante la que pidió a Jaime I que autorizara este traslado por el bien de la población, dando su consentimiento y beneplácito para que se siguiera conservando la ermita de la Magdalena.

Unos meses antes, el 11 de febrero, Inocencio IV otorgaba potestad a doña Violante para que eligiera sepultura en el lugar que ella quisiera.

 

Potestad otorgada a doña Violante por Inocencio IV para que eligiera sepultura donde ella quisiera. 11 de febrero de 1251. Lión. Archivo de la Corona de Aragón. Canceillería Real. Bulas. Legajo 12, documento número 59.

 

Innocentius IV episcopus servus servorum dei. Carissime in Christo filie … regine Aragonum illustri salutem et apostolicam benedictionem.

Personam tuam inter alias personas illustres sincera diligentes in domino caritate, libenter petitionibus tuis benignum accomodamus auditum easque liberaliter, quantum cum deo possumus, exaudimus.

Hinc est quod nos tuis supplicationibus inclinati eligendi tibi sepulturam ubicumque volueris, instrumento publico et promissione quibuscumque personis vel domibus locorum religiosorum cuiuscumque ordinis existant super hoc factis nequaquam obstantibus, auctoritate tibi presentium liberam concedimus facultatem.

 Dat. Lugduni, III Idus Februarii, pontificatus nostri anno Octavo.

 

El lugar elejido tal y como dejó por escrito en su testamento fue el monasterio cisterciense de Vallbona …eligo sepulturam meam in monasterio Vallis bone ordinis cisterciensis et volo, ut fiat mihi sepultura plana ante altare Beate Virginis …

 Sin embargo, y lo que no mucha gente sabe, es que antes de que Inocencio IV le concediera tal gracia a doña Violante, la reina ya había elegido el lugar donde yacería su cuerpo tras su muerte: el monasterio de Santa María de Benifassà, monasterio cisterciense mandado construir por el propio Jaime I en el año 1233 bajo la advocación de Santa María.

En el trabajo llamado “Jaime I (1208-2008) Arquitectura año cero”,  trabajo coordinado y comisionado por Arturo Zaragozá Catalán, éste arquitecto e Historiador del Arte afirmaba en una de sus notas  que “en el lado de la Epístola  de presbiterio del monasterio de Santa María de Benifassà existe un arcosolio que conserva columnillas de elegante diseño de un jaspe ajeno a la zona. El lado del ábside  en el que se ubica el arcosolio es de mayor longitud que los que conformarían el habitual semidecágono  de la cabecera. Esta mayor longitud del lado, forzada por el arcosolio, rompe la exacta geometría del ábside. Es evidente que el arcosolio fue proyectado para construir un sepulcro de una persona de altísima calidad”.

 ¿Y que persona de más calidad que doña Violante?  Vicente  Domènech Querol, transcribía un documento del Archivo de la Corona de Aragón, documento que Arturo Zaragozá reproducía en su trabajo y venía a corraborar su afirmación, y documento en el cual doña Violante manifestaba su deseo de ser enterrada en el monasterio de Santa María de Benifassá.

 

La reina Violante de Hungría concede privilegio y elige sepultura en el monasterio de Santa María de Benifassá. 11 de enero de 1237. Tarrragona.Archivo Histórico Nacional. Clero. Benifassá. Pergaminos. Carpeta 420, documento número 1.

 

Manifestum sit omnibus, quod nos domina Yoles, Dei gratia regina Aragonum et regni Maioricarum, conitisse Barchinone et Urgelli / et domina Montispesullani.  Attendentes que nemo in carne positus, posit evadere quin persovat carnis debitum universe, hac igitur son./sideratione inducte, elegimus nostri corporis sepultua, quandocumque et ubicumque nos mori contingerit, in monasterio de Benyfa-/ça, quod dominus rex Jacobus, vir noster, fundavit pariter et construxit. Quam sepulturam ibi eligimus ab salutem anime nostre/mquia credimus ibi domino Deo et gloriose Genitricis eius, die noctuque perpetuo famulari. Nec inde unquam nostram mutabimus volun-/tatem.

 Datum apud Terrachonam, III idus januarii, anno Domini Mº CCº XXXº sexto.

Sig+num Yoles, Dei gratia regine Aragonum et regni Maioricarum, comitisse Barchinone et Urgelli et Domina Montispesullani.

Huius rei testes sunt Raimundus Fulconis, vicedomitis Cardonensis; B. Guillelmi.

Guillemus de Cardona; G. de Mediona; Assalitus de Gudal;

vicecomitis Biterrensis; F. Petri de Pina; Rodericus Gomis de Sesse.

Sig+num Petri Joannis, qui mandato domine regine pro Gerardo, notario suo, hanc cartam scripsit loco die / et anno prefixis.

 

Pero doña Violante además de esposa, amante, confidente, consejera, y reina, fue madre, y como tal,  actuó siempre en beneficio de sus hijos, intentanto dejarles tras su muerte en la mejor posición posible.

En su testamento, el cual fue confirmado el 12 de octubre por Jaime I en Huesca, la reina dejaba a Constanza, Sancha, María e Isabel, todas sus joyas y alhajas. Quedaba excluida de esta donación su hija Violante, ya que su parte correspondiente le fue entregada el día de su boda con el infante Alfonso de Castilla el 26 de diciembre de 1246 en la Colegiata de Valladolid: dejo mis joyas que tengo en gardeny y en cualquier otro lugar y las pidras preciosas a mis hijas  Constanza, Sancha, María e Isabel, que se han de dividir entre ellas según arbitrio del señor rey. Y hay que notar que a mi hija Ioles, mujer de don Alfonso, promogénito del rey de Castilla, ya le di mis joyas…

En cuanto a sus hijos, los infantes Jaime, Pedro y Sancho, doña Violante les dejaba todas sus posesiones en Hungría …Item dimirtofiliis meis … domitatum de Posone, quem tenet rex Ungarie frater meus, quem dimisit mii mater mea.

Por otro lado, la reina tampoco podía olvidar su amor a Dios y su misericordia con los más desfavorecidos. Así, en su testamento, rogaba a Jaime I que en su memoria se vistieran a mil pobres, y que se les repartiera comida a otros treinta mil. Sus ropas, en posesión hasta ese momento del rey, debían de ser repartidas entre los diferentes monasterios y conventos. Además, dejaba 1000 maravedíes al monasterio de Vallbona, y otras sumas inferiores a los conventos de Pedregal, les Franqueses, Vallverd, y Casbas. También dejaba al monasterio de san Damian de Valencia 200 maravedíes,  al igual que hacía otras donaciones a la iglesia de San Vicente de la misma ciudad.

 

Testamento de doña Violante de Hungría. 12 de octubre de 1251. Huesca. Archivo de la Corona de Aragón. Pergaminos de Jaime I. Documento número 1264.

 

Vanitatem vanitatum vanis mortalibus derelinquens et ad vilam vivencium in secula permansuram spe certa et in domino meo Jesu-Christo defixa pertransiens : Ego Yoles Dei gracia Regina Aragone Maioricarum et Valencie Comitissa Barchinone et Urgelli et Montispessulani facio disposicionem meam ultimam in qua in primis eligo sepulturam meam in Monasterio Vallis bone ordinis Cisterciensis et volo ut fiat mihii sepultura plana ante altare Beate Virginis. De inde mando quod omnia débita mea solvantur et injurie restituantur super quo rogo Dominum meum et maritum Jacobum Dei gracia Regem Aragone ut ea solvat et restituat et insuper legala infra scripta persolvat. Item comendo Domino meo Regi specialiter filios meos et filias et Comitem Dionisium de Ungria et Comitissam uxorcm ejus et omnes dominas domus mee et domicellas et Gregoriun et Archimbaldum et Magistrum Guidonem Phisicum qui mihi et filiis meis multum servivit et Nicholaum Capellanum meum et domicellos et scutiferos et omnem aliam familiam meam rogans ipsum Dominum Regem quatinus donet eis consilium et auxilium sicut ipse noverit justum esse taliler ut ipsi semper benedicant anime mee et regracientur ei bonum quod ipse faciet eis amore mei. Item dimito filiis meis Petro Jacobo Sancio comitatum de Posane quem tenet Rex Ungarie frater meus quem dimissit mii mater mea et ipsi solvant debita et restituant in jurias que michi mandavit mater mea solvenda et restituenda sicut scit ea Episcopus Quinque Eeclesiensis. Item dimilto joyas meas quas habeo in Cardenio et ubicumque alibi et lapides preciosos filiabus meis Constancie Sancie Marie Helisabet dividendas inter eas ad arvitrium Domini Regis. Et est sciendum quod filie mee Yoles uxori domini Alfonsi primogeniti Regis Castelle jam dedi partem joyis meis. Item instituo in Monaslerio Vallis bone apud quod elegi sepulturam meam quinque Capellanos qui semper celebrent missarum solemnia et orent pro anima mea et Domini Regis. Item dimitto eidem Monasterio mille morabetinos et Monasterio Petregale centum morabetinos et Monasterio Fran-quesiano cenium morabetinos et Monasterio Vallis viridis triginta morabetinos et Monasterio Domnarnm Sancti Damiani in Valencia ducentos morabetinos et Monasterio Dompnarum Sancti Damiani in Illerde quinquaginta morabetinos. Item rogo quod dominus Rex donet vestes mille pauperibus. Item det civaria triginta milibus pauperum. Ilem dimitto fratribus Minoribus Montispesulani Perpiniani Barchinone Maioricarum Terrachone Illerde Cesar Auguste Valencie cuilibet domui istarum centum morabetinos. Item fratribus predicatoribus cuilibet domui in eisdem locis centum morabetinos. Item fratribus minoribus Osce quin quaginta morabetinos Item Ecclesie Sancte Marie de Sales de Oscha quinquaginta morabetinos de quibus fiant casule et frontalia altaris gloriose Virginis. Item Monasterio Sexene centum morabetinos pro caimisiis ap opus donnarum. Item Monasterio de Casues quinquaginta morabetinos. Item dimitto mantellum meum de serico cum scutis signi Regalis et superlunicale ejusdem pannifratribus predicatoribus Ilerde ut fiat inde casula. Item alium mantellum meum de amoret violat et supertunicale ejusdem panni Monasterio domnarum Sancli Damiani in Valencia: penne vero predictorum mantellorum et supertunicalium vendantur et de precio vestiantur pauperes. Item mantellum meum et superlunicale de pers dimitto Ermengaude uxori Petri Martini. Item mantellum meum et supertunicale de scarlelo dimitto alicui domne pauperi verecunde cui ea dare voluerit dominus Rex. Item duos mantellos de seda qui fuerint Domini Regis dimitto Ecclesie Sancti Vincencii de Valencia cui eos reservabam. Item dimitto Magistro Gerando Phisico Lombardo tria millia solidorum Jaccensium. Item rogo Dominum regem quatenus servet indempnem Bernardum scriptorem de denariis quos michi mutavit et assignavi sibi super bajuliam de Pratis. Et Nos Jacobus Dei gracia Rei Aragonum Maioricarum et Valencie Comes Barchinone et Urgelli et Dominus Montispesulani promiltimus vobis domna Yoles uxori nostre dilecte et in qua plurimum confidebamus quod faciemus que poslulatis et debita vestra solvemus et injurias veslras restituemus et legata predicta dabimus et insuper promittimus vobis quod davimus duo millia marcharum argenti pro anima vestra de illis duodecim millibus marcharum que Rex Ungarie frater vester promissit nobis in dolem pro vobis si ea poterimus ab ipso habere : et propter preces vestras recipimus omnes personas quas superius nominastis in nosrtram custodiam et defenssionem et in spem beneficii quod eis faciemus taliter quod semper possint benedicere Deo et anime vestre et nostre de comenda quam facitis nobis de ipsis.

Actum est hoc in Oscha quarto Idus octobris anno Domini millessimo ducentessimo quinquagessimo primo. — Sig+num Yoles Dei gracia Regine Aragonum Maioricarum et Valencie Comitisse Barchinone et Urgelli et Domine Montispesulani = Sig+num Jacobi Dei gratia Regis Aragonum Maioricarum et Valencie Comitis Barchinone et Urgelli et Domini Montispesulani qui predicta omnia et singula laudamus concedimus approbamus et per omnia confirmamus. = Testes sunt Sancius de Antillo = Bertrandus de Aones = Marlinus Petri Justicia Aragone = Martinus de Ruiles = Eximiuus Almoravit — SigXinum Guillelmi Scribe Domini Régis nostri qui mandato Domine Regine et Domini Regis hec scribi fecit loco die et anno prefixis.

 

Jaime I dictaba su primer testamento desde Tarragona el 6 de mayo del año 1232.  A pesar de que la nulidad de su matrimonio con  Leonor de Castilla si hiciera efectiva en el año 1229, el rey  hacía a su único hijo, el infante Alfonso, su heredero universal…in regno meo Aragonum et regno Maioricarum et in comitatibus Barchinone et Urgelli et in Montepesulano et seniorivo ipsius et in omnibus aliis terris et bonis meis habitis et habendis, mandando por si hubiera alguna duda a todos sus nobles, caballeros y religiosos, que sirvieran y honraran al infante como su señor natural tras su fallecimiento.

Sin embargo, el nacimiento el infante Pedro, hizo que el rey tuviera que dictar un segundo testamento, testamento que dictó el 1 de enero del año 1242.  Al infante Alfonso se le entregaría a la muerte de Jaime I el condado de Urgel, Ribagorza, Arán, Pallars, y todo el reino de Aragón junto a Cataluña.

Por su parte al infante Pedro se le entregarían tras la muerte de su padre los lugares del Rosellón, Cerdeña, Vallespír y Conflent, junto con los reinos de Valencia y de Mallorca, así como todos los lugares y villas procedentes de la herencia de la madre del rey en Occitania.

Sin embargo, en mayo del año 1243, la reina Violante daba a luz a su segundo varón, de nombre Jaime. Esto obligaba  al rey a efectuar algunos arreglos en su testamento. Según afirmaba el historiador valenciano Álvaro Santamaría Arández en su trabajo Creación de la Corona de Mallorca: las disposiciones testamentarias de Jaime I, trabajo publicado en la revista de la Universidad de Mallorca Mayurqa; revista del Departamentde Ciencies HistOriques i Teoria de les Arts (1978-80), estos ajustes testamentarios daban como resultado el siguiente repartición: el infante Alfonso recibía el reino de Aragón. Al infante Pedro se le asignaba Cataluña, y al recién nacido Jaime los reinos de  Valencia y Mallorca, aunque bien es cierto que hasta el momento este teórico reparto, tal y como afirmaba la profesora titular de Historia Medieval de la Universidad de Zaragoza, María Luz Rodrigo Estevan, en su trabajo Los testamentos de Jaime I: repartos territoriales y Turbulencias políticas (centro de Estudios de Monzón y Cinca Medio. Cuadernos. Número 35. Año 2009), no se ha podido demostrar documentalmente.

Este trabajo de la profesora Rodrigo Estevan, es un trabajo de lectura imprescindible para entender y comprender el porqué de los cambios testamentarios de Jaime I, el motivo de como se produjeron, y cuales fueron sus consecuencias.

Es evidente como antes apuntamos, y por otra parte lógico, que doña Violante intentara desde un primer momento beneficiar a sus hijos frente al infante Alfonso, hijo del anterior matrimonio de Jaime I con Leonor de Castilla, obligando o forzando de alguna manera al rey para que cambiara sus reparticiones y testamentos, aunque en más de una ocasión le costara al monarca enfrentamientos con los aragoneses y con el propio infante don Alfonso.

Estos enfrentamientos ocrurrieron sin ir más lejos tras la redacción en Barcelona el 21 de enero del año 1243 de varios documentos ajustando de nuevo los límites de sus territorios y los repartimentos a sus herederos. 

El nacimiento de nuevos hijos en el matrimonio hizo una vez más que desde Valencia, Jaime I tuviera que realizar nuevos ajustes y nuevas reparticiones entre ellos. Así pues, tras las nuevas disposiciones redactadas el 19 de enero de 1248, las heredades de los infantes quedaban de la siguiente manera: el infante don Alfonso se quedaba con Aragón desde Ariza hasta el Cinca. el infante don Pedro heredaba Mallorca, Ribagorza y Cataluña desde el Cinca hasta el mar. Por su parte el infante Jaime se quedaba con Valencia, y en cuanto al menor, el infante Fernando, lo hacía con Montpellier, Cerdeña, Conflent, Vallespír y el Rosellón.

Pero la prematura muerte del infante don Fernando con tan solo cinco años, cambiaba de nuevo todas las fichas del tablero.

Afirmaba en su trabajo la historiadora María Luz Rodrigo Estevan, que en esta ocasión es bien sabido que la reina Violante trató infructuosamente de imponer su voluntad con ayuda del papado a fin de que su esposo dispusiese el reino de Valencia en favor del infante Pedro, circunstancia de la que Zurita se hace eco describiendo y valorando la actuación del rey y de la reina del siguiente modo:

 Lo que el rey procuraba: el desheredamiento del infante don Alfonso.

De Zaragoza se fue el rey a la ciudad de Huesca por el mes de agosto; y traía juntamente con la reina doña Violante grandes tratos con los ricos hombres de su opinión, para que los hijos de la reina fuesen favorecidos y mejorados, por el odio que al infante don Alonso había concebido cuyo desheredamiento procuraban por muy perjudiciales medios.

(Zurita, Anales, Libro m, cap. XLV).

 

Efectivamente hasta en  al menos dos ocasiones intentó con la ayuda de la Santa Sede el intentar favorecer a sus hijos frente al infante Alfonso. De esta manera, desde Lión, el papa Inocencio IV exhortaba y pedía a Jaime I que honrara y estimara a la reina  y a sus hijos, rogamus et hortamur attente, quatinus huiusmodi laudabili studio semper intendens, reginam ipsam quo convenit affectu diligere ac honorare multipliciter non omittas, prolem ex ipsa susceptam paternis fulciendo favoribus et beneficiis regalibus attollendo,  recordándole que doña Violante era in Christo  filiam nostram.

 


Inocencio IV.

 

Inocencio IV exhorta y ruega a Jaime I a estimar y honrar a la reina Violante y a los hijos habidos en su matrimonio. 20 de febrero de 1251. Lión. Archivo de la Corona de Aragon. Cancillería Real. Bulas. Legajo 12, documento número 62.

 

Innocentius (IV) episcopus servus servorum dei. Carissimo in  Christo filio nostro … illustri regi Aragonum salutem et apostolicam benedictionem. Deo valde gratum et apud homines nimis laudabile fore dinoscitur, cum vir et uxor sic sibi ad invicem sub observando matrimonii vinculo affectus exhibeant coniugales, quod maritalis fidei debito per omnia custodito student salubri coherentes copula servare legitimi coniugii honestatem, hoc utique salutare studium te fili carissime diligere ac colere intelleximus, cum carissimam in Christo  filiam nostram … Aragonum reginam illustrem coniugem tuam debita honorificentia prosequi et congrua, sicut decet, affectione tractare  dicaris. Super quo regalem providentiam dignis in domino laudibus commendantes, excellentiam tuam rogamus et hortamur attente, quatinus huiusmodi laudabili studio semper intendens, reginam ipsam quo convenit affectu diligere ac honorare multipliciter non omittas, prolem ex ipsa susceptam paternis fulciendo favoribus et beneficiis regalibus attollendo. Ex hoc enim apud regem celestem premium tibi  non modicum comparabis ac acquires penes homines multam laudem.

 Dat. Lugduni, X Kalendas Martii, pontificatus nostri anno Octavo.

 

Varias fueron las veces que la reina doña Violante debió de acudir a Inocencio IV con respecto a las herencias de sus hijos. De este modo, el 5 de marzo de 1251, el pontífice exhortaba a la reina por la súplica que en su nombre le había hecho el arcediano de Barcelona, sobre la nueva partición que Jaime I pretendía hacer entre sus hijos, adjudicando al infante Alfonso el reino de Valencia, y rompiendo de esta manera el juramento de honor y fidelidad que la ciudad de Valencia le había hecho al infante don Pedro, a quien según la reina, le correspondía por derecho este reino según el acuerdo de donación  firmado en diciembre de 1235 y confirmado por el papa Gregorio IX.

El pontífice le comunicaba a la reina que esta vez pensaba que era mejor que se mantuviera al margen, no interviniendo en el asunto debido a la discordia entre el rey y el infante don Alfonso, disputa que seguía todavía viva, prometiéndole sin embargo que haría justicia cuando el enfrentamiento entre ambos hubiera llegado a su fin.

 


Reconstrucción del escudo del infante don Alfonso, hijo de Jaime I y Leonor de Castilla.

 

Inocencio IV exhorta a la reina de Aragón por la súplica hecha por su emisario el arcediano de Barcelona. 5 de marzo de 1251. Lión. Archivo de la Corona de Aragón. Cancillería Real. Bulas. Legajo 12, documento 63.

 

Innocentius (IV) episcopus servus servorum dei. Carissime in Christo filie … illustri regine Aragonum salutem et apostolicam benedictionem. Dilectus filius … archidiaconus Barchinonensis ad nostram accedens presentiam ex parte tua nobis humiliter supplicavit, ut cum carissimus in Christo filius noster … Aragonum rex illustris vir tuus promiserit, quod omnes terras quas de novo acquireret cultui christiano, tuis filiis largiretur, et felicis recordationis Gregorius papa predecessor noster promissionem huiusmodi confirmarit, et postmodum rex ipse regnum Valentie acquisierit, quod in redditibus et proventibus comitatum Barchinonensem multum excedit, et dilecto filio nobili viro P(etro) nato tuo in recompensationem eiusdem regni dictum contulerit comitatum, confirmare collationem huiusmodi, presertim cum iam nobiles et potentes ac civitates comitatus ipsius homagia et iuramenta fidelitatis prestiterint ipsi nato, de benignitate apostolica curaremus. Nos autem quia inter eundem regem et nobilem virum Alfonsum primogenitum suum gravis super hiis et aliis exorta est controversia, distulimus super supplicatione huiusmodi providere donec quod inter eos circa controversiam ipsam ordinatum fuerit plenius anoscamus, quia notabile forsitan videretur si eadem pendente controversia in premissis aliquid ageremus. Ideoque celsitudinem tuam rogamus et hortamur attente, quatinus nullatenus movearis, si adpresens tue supplicationi non duximus annuendum, cum in tali dilatione tuum consideraverimus commodum et honorem, nam sive inter predictos regem et primogenitum concordia proveniat sive non,  nos tandem super hiis auctore domino quod iustum fuerit et deo erit placidum ac Romanam decebit ecclesiam et tuo et natorum tuorum honori expediet faciemus.

 Dat. Lugduni, III Nonas Martii, pontificatus nostri anno Octavo.

 

En palabras de María Luz Rodrigo Estevan, el tesón, el empeño, y la insistencia de doña Violante por dejar a sus hijos en una buena posición fue todo un éxito, pues Violante, la hija mayor, fue reina de Castilla por su matrimonio con Alfonso X el Sabio; Pedro, el primogénito, reinaría en la Corona de Aragón como Pedro III; Jaime alcanzó el título de rey de Mallorca; e Isabel de Aragón fue reina consorte de Francia por su casamiento con Felipe III el Atrevido. De sus otros dos hijos varones, Sancho se dedicó a iglesia y llegó a ser arzobispo de Toledo y Fernando murió a los cinco años de edad; del resto de hijas, Constanza contrajo un buen matrimonio, con el infante don Manuel, hermano de Alfonso X de Castilla, Sancha muere joven en una peregrinación a Jerusalén y María tomó los hábitos religiosos.

Doña Violante de Hungría, la reina de Jaime I, moría en Huesca  entre el 8  y el 12 de octubre del año 1251, según cuentan algunos cronistas, tras dictar su testamento.  Al parecer la causa de la muerte fueron  unas fuertes fiebres. De todos modos es muy posible que la reina ya se encontrara enferma unos meses antes.

El 18 de febrero de ese mismo año, 1251, el propio papa Inocencio IV recomendaba a doña Violante al magistrum Girardum dictum de Ungaria phisicum civem Parmensem, es decir, al maestro Guerau de Hungría, médico de Parma, hermano del maestro Alberto, notario de la Santa Sede, quien iba a visitarla. Inocencio se lo recomendaba por la atención de los servicios prestados a Coloman, hermano de la reina, al igual que por los servicios realizados anteriormente ha su padre Andrés.

 

Inocencio IV recomienda a la reina Violante de Hungría al maestro Guerau de Hungría, médico de Parma. 18 de febrero de 1251. Lión. Archivo de la Corona de Aragón. Cancillería Real. Bulas. Legajo 12, documento número 61.

 

Innocentius IV episcopus servus servorum dei. Carissime in Christo  filie … illustri regine Aragonum salutem et apostolicam benedictionem.  Dilectum filium magistrum Girardum dictum de Ungaria phisicum  civem Parmensem fratrem dilecti filii magistri Alberti notarii nostri  ad presentiam tuam personaliter accedentem magnitudini tue propensius commendamus, serenitatem regiam attente rogantes, quatinus attendens benignitatis affectum, quo clare memorie Colomannus rex Ruthenorum illustris frater tuus postquam idem G. ipsius ac recolende memorie A(ndree) patris et postmodum B(ele) fratris tui Ungarie regum illustrium se deputavit obsequiis, extitit prosecutus, propter quod dignum videtur et congruum, ut te propitiam sentiat et benignam, cum pro nostra et apostolice sedis reverentia et consideratione predicti notarii, qui honoris et glorie tue zelatur augmentum, necnon et ob recolendam memoriam regis eiusdem magnificentie tue dextera, prout regalem decet excellentiam, dignis favoribus prosequaris, taliter autem preces nostras in hac parte studeas exaudire, ut idem obtatum fructum ex eis se retulisse letetur ac manifestis inditiis pateat te prefati patris ymaginem, dum quos ipse dilexit fovere curaveris tuis affectibus inextricabiliter imprexisse, nosque id gratum habentes, tue devotionis zelum exinde merito commendemus.

 Dat. Lugduni, XII Kalendas Martii, pontificatus nostri anno Octavo.

 

Cuando murió, doña Violante se encontraba en el santuario de Nuestra Señora de Salas, donde fue de manera provisional amortajada.

Su traslado a Vallbona se realizó tal y como indica la inscripción latina de su sarcófago en el año 1275. Junto a los despojos de la reina, también viajaron a Vallbona cinco monjes cistercienses, los cuales se encargarían desde ese momento de rezar por el alma de doña Violante.

Puede que nos llame  poderosamente la atención la  simplicidad de su sepulcro, pero tal y como vimos antes, doña Violante fue educada en el espíritu y alma de la orden del Cister, y esta orden monástica estuvo presente en su vida hasta el día de su muerte. Por tanto La austeridad y la sencillez cisterciense, evitando lo superfluo y lo recargado está presente en su sepultura.

El sepulcro, de piedra rojiza y cubierta de piedra blanca a dos vertientes, se encuentra soportado por pilastras decoradas cada una de ellas con una simple cruz patté policromada en rojo sobre un pequeño circulo negro. Esta misma cruz la encontramos también sin policromía sobre la cubierta del sepulcro. Sobre la rojiza piedra del sepulcro tan solo un escudo real de Aragón y una breve inscripción latina nos recuerda que estamos ante el sepulcro de la reina doña Violante:

 

Fuit translata donna / Violans regina /

Aragonum /anno 1275

 


Sepulcro de doña Violante de Hungría.

 

De esta forma tan doliente, narraba Fernec Oliver Bracfeld la muerte de doña Violante de Hungría:

 

Una noche negra y lluviosa de aquel mes de octubre de 1251 una comitiva fúnebre se paraba ante las puertas del monasterio de Vallbona. La abadesa, cuarta en la dignidad abacial, tan frecuente en los apellidos célebres, N’Eldiardis d’Anglesola, descendiente de la familia de los fundadores, bajaba a recibir a los recién llegados.

 Quedaba parada al reconocer en medio del séquito al rey Jaime, al Justicia Mayor de Aragón y a unos cuantos altos dignatarios del reino alrededor del féretro. La abadesa no pudo sino ahogarse en un   grito sordo. No le había costado nada saber de quien eran los despojos contenidos en el ataud, ya que la reina había manifestado en varias ocasiones que quería ser enterrada en el monasterio de Vallbona. Al día siguiente tuvo lugar la ceremonia fúnebre…

Fernec Oliver Bracfeld.

Árpád-házi Jolánta, Aragónia Királynéja (Violante de Hungría, reina de Aragón).

 




Detalle del escudo en el sepulcro de doña Violante de Hungría.

 

La doctora Zsuzsanna Komlódi de la  Escuela Superior de Comercio Exterior de Budapest, en la conferencia dada en el año 1997 en el XXXIII Congreso Internacional de la Asociación Europea de Profesores de Español, terminaba su expléndida exposición sobre doña Violante con la siguiente frase:  ¿Cómo terminar esta breve ponencia sobre doña Violante? Quizá de la misma manera como lo hizo en su libro Oliver Brachfeld: generalmente se escriben las biografías para que los virtudes y los defectos de los personajes del pasado sirvan para la instrucción de las generaciones de nuestros días. Desde este punto de vista la vida de doña Violante es ejemplar. En el español hay un verbo, “cumplir”, que pocos idiomas pueden expresar con una sola palabra lo mismo. La hija del rey húngaro, Andrés II, esposa de Jaime El Conquistador, madre preocupada de sus hijos, doña Violante de Hungría fue capaz de cumplir a plenitud con todas y cada una de estos nobles designios.

Acertado colofón para tan mágnifica exposición. Sin embargo, todo lo que conlleva la definición del verbo “cumplir” tal y como lo exponía y entendía Zsuzsanna Komlódi , no hubiera sido de ningún modo posible sin el amor, la pasión y el cariño que doña Violante profesaba por su Rey, sin la complicidad entre ambos, y sin su confianza, amistad y aprecio mútuo.

Por todo ello, a mi me gustaría terminar este artículo con las palabras pronunciadas por la propia doña Violante y  recogidas en el Llibre dels Fets, palabras que resumen a la perfección ese amor y cariño entre los reyes de Aragón, de Valencia y de Mallorca:

 

“Haced en buena hora lo que decis, mas una cosa os suplico, y es, que ya que vos marchais, me lleveis a mi tambien, porque á donde vos vayais, quiero ir yo con vos.”

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.