Inter Deum et Diabolum semper Musica Est. Juglares en el Repartiment de Valencia.

 

Dedicado con cariño a  Emilio Villalba, Sara Marina, Clara Campos  y  Susana  Alegre Raso.

Gracias por ser los juglares y juglaresas del siglo XXI.  Gracias por transportarnos con vuestra música a tiempos pasados.

Gracias por hacernos soñar.

 

 

 

 

 

 

 

 

En el año 1993 el grupo alemán Corvus Corax, sacaba a luz un magnífico disco que llevaba por titulo Inter Deum et Diabolum semper Musica est, un magnífico trabajo formado por once temas que desde luego a nadie dejaron  indiferente.

Y es que como bien decían estos alemanes, entre Dios y el Diablo, efectivamente siempre ha estado, está, y estará,  la música.

Frente a la música celestial y angelical, la música que ensalzaba, alababa y cantaba a Dios,  en el siglo XIII resurgía de nuevo con fuerza e ímpetu una música que desde siempre,  había sido considerada como mensajera del diablo y del pecado , una música que el clero consideraba dañina y peligrosa, ya que  escapaba de su control,  y una música que, en palabras de la historiadora Candela Perpiñá García,  la Iglesia veía con la suficiente  capacidad para crear desarmonía y con suficiente poder para alentar las bajas pasiones humanas a través de los sentidos (La música del Diablo y el Diablo en la música. Sobre el poder corruptor del arte musical en el imaginario cristiano. Candela Perpiñá García. Año 2013).

Ya  Hipólito en sus comentarios a Daniel, alababa en el siglo II a los vencedores del diablo, aquellos que no se habían dejado seducir por la música, ni seducir por la voluptuosidad de los instrumentos…

El Diablo, inútilmente , intentaba imitar la obra de Dios, y con la música ocurría lo mismo. El resultado de su burda imitación queda bien reflejada en los manuscritos medievales de la época: de la boca del diablo no podían salir más que aullidos y ladridos de perro entremezclados  con gruñidos de cerdo y siseos de serpiente.

Candela Perpiñá recogía en su trabajo un divertido pasaje del Dialogus Miraculum del cisterciense Caesarius von Heisterbach (1180-1240 a tal asunto: Caesarius von Heisterbach narra la historia de un monje que se quedó dormido en el coro de la iglesia durante el canto litúrgico, apareciendo junto a él una piara de cerdos que gruñían tratando de entonar la melodía, sin duda obra del Diablo…

Pero desde luego si hubo un colectivo que soportó y sobrellevó en sus propias carnes la persecución y campaña de desprestigio,  que la considerada como música del Diablo sufrió, ese fue el de los juglares.



 

Gervaise, quien fue en el siglo XIII párroco de Fontenay-le Marmión, escribía en el año 1278 un bestiario, conocido como Bestiario de Gervaise, en el que escribía lo siguiente:

Quienes aman a los saltimbanquis, a las bailarinas y a los juglares, están siguiendo, no es ninguna fábula, la procesión del demonio. El demonio los descarría, y así va engañándolos. Los envía al fondo del infierno, pues sabe muy bien apoderarse de su presa…

El arzobispo electo de Canterbury  (1313 ), y más tarde obispo de Worcester (1317-1312), Thomas Cabham, en su Penitentiale escrito a finales del siglo XIII , hacía quizás una de las mejores enumeraciones sobre las  diversas actividades y habilidades de los juglares:

 

Est etiam tertium genus histrionum qui habent instrumenta musica ad delectandum homines, et talium sunt duo genera. Quidam enim frequentant publicas potationes et lascivas congregationes, et cantant ibi diversas cantilenas ut moveant homines ad lasciviam: et tales sunt damnibiles sicut alii. Sunt autem alii, qui dicuntur joaculatores, qui cantan gesta principum et vitam sanctorum, et faciunt solatia hominibus vel in aegritudinibus suis vel in angustiis, et non faciunt innumeras turpitudines sicut faciunt saltatores et saltatrices et alii qui ludunt in imaginibus inhonestis et faciunt videri quasi quaedam fantasmata per incantationes vel alio modo. Si autem non faciunt talia, sed cantant in instrumentis suis gesta principum et alia utilia et faciant solatia hominibus, sicut supradictum est, bene possunt sustineri tales, sicut ait Alexander Papa. Cum quidam joculator quaeret ab eo utrum posset salvare animam suam in officio suo, quaesivit Papa ab eo utrum sciret aliquod aliud opus unde vivere posset: respondit joculator quod non. Permisit igitur Papa quod ipse viveret de officio suo, dummodo abstineret a praedictis lasciviis et turpitudinibus…

Biblioteca Nacional de París. Manuscrito 3218, folio 32vº

 

Thomas Cabham condenaba de forma tajante a los acróbatas, a los conocidos como goliards o clérigos vagantes, ilusionistas, los que se disfrazaban y usaban máscaras para sus actuaciones, los que por divertir al público hablaban de forma burlesca y despectiva de los ausentes, y como no, a los músicos y cantores: los juglares.

Sin embargo, Cabham hacía una distinción entre ellos. Por un lado nos encontramos con  los lascivi, y por otro con  los joculatores. Los primeros, que se  incluían dentro un amplio abanico de actores, músicos y artistas condenables, eran los que con sus actuaciones eran capaces de llevar a los hombres a la lascivia y al pecado, a la lujuria, al error y al abandono de su alma. Estos eran los juglares líricos. Los segundos, por el contrario, eran vistos con prudencia, pero tolerados y permitidos. Eran los juglares narrativos, los que en sus actuaciones  cantan las grandes gestas de los reyes y príncipes, y las ejemplarizantes vidas de los santos y mártires, todo ello con un solo objetivo: reconfortar a los hombres de sus desasosiegos y angustias.

Incluso algunos joculatores, como Guillem de Cervera, también conocido como  Cerverí de Girona, juglar que estuvo al servicio de Jaime I  y de su hijo el infante Pedro,  exhortaban a otros juglares   a que abandonaran la vida impúdica  y obscena  y se ofrendaran a glorificar a la Virgen:

 

Eu no-us dic mal, frayre, mas car volria

que laxassatz la falsa confrayria

e lausesatz, xantan Santa Maria,

que-l mon e nos deffen e guard’e guia:

c’ab lo seu chan cantar se-n cantaria

tals qui sens leys leu nos dechantaria.

 

Otros incluso se dirigían abiertamente a los monarcas para pedirles directa o indirectamente que intervinieran en algún asunto de importancia,  como es el caso de  Perigord Peire de Bergerac, quién se dirigía abiertamente al rey Pedro II para que interviniera en la rebelión surgida en Montpellier en el año 1206 (Presencia trovadoresca en la Corona de Aragón. Isabel de Riquer):

 

E sil bos reis d’Arago

Conquer en breu sazo

Monpeslier ni fai deman,

Eu non plaing l’anta ni dan

D’en Guillem, car es savais,

Nin tem lo seignor del Bais,

Anz mou tal ais.

Per la fe que dei a vos.

No sai si Ter danz o pros.

 



 

En el Archivo de la Corona de Aragón, carpeta de Alfonso II, documento 299,  existe una raro y curioso documento  fechado en el año 1180, que recogía las quejas  de los sarracenos de Tortosa se al rey Alfonso II de Aragón, de entre otras cosas,  las actividades de los juglares. Cuando estos celebraban matrimonio, eran obligados a recibir a un juglar o una cantatriz en la celebración. Además, se quejaban también de que cuando estos juglares terminaban su actuación, siempre pedían más cantidad de dinero que el que el novio les quería dar.

 

Notum sit care volentibus quod cum ego Idelfonsus Dei gracia Rex Aragonum audivissem querimonias multas quas vos Aljema sarracenorum… mihi fecistis super multis injuriis er exactionibus que mali Bajuli et nequam homines in vos sua prava auctoritate exercuerunt posui meun mandatum. Inter cetera enim mando et in perpetnum constituo, quod nunquam de cetero aliquis vestrum major aut minor dives aut pauper cogatur joculatorem vel cantatricem cum nupcias fecerit habere vel illis dare suum avere: Qui etsi spontaneus et nullo cogente Bajulo vel alio quolibet homine cum uxorem duxerit joculatorem aut cantatricem susceperit, nihil aliud et dare cogatur in quantum ei qui nupaerit libuerit et de causimento fuerit, nisi in quam ex convencione facta teneatur: quem convencio sepius legi perjudicat in multis. Cum itaque non ex bona consuetudine pocius ex pravis et fatuis hominibus exierit, aliquem inter vos invitum et nolentem habere ad nupcias cantatricem vel joculatorem vel isitus modo perpetuum hui cause impono silentium.

 

Lo cierto es que a pesar de que  en la comitiva de Jaime I, al igual que ocurrió con la de sus antecesores, fuera más o menos frecuente encontrar trovadores y juglares (la filóloga Isabel de Riquer estima que fueron más de 20 los que visitaron la corte del rey de Aragón), en las cortes celebradas en Tarragona  el 17 de marzo del  año 1235, Hec omnia facta sunt apud Terrachonam, XII kalendas aprilis anno Domini Mº CCº XXXº quarto, consilio subscriptorum prelatorum et nobilium virorum, qui nobiscum sunt in curia constituti, estos no salían muy bien parados.

Tal y como afirmaba el catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Valencia, Pedro López Elum en su trabajo titulado Contribución al estudio de los juglares en época de Jaime I, y publicado en el año 1972 en la revista Ligarzas, de las veinte  disposiciones y decisiones tomadas en estas cortes, tres afectaban directamente a los juglares.

 

Acta de las cortes celebradas en Tarragona el 17 de marzo del año 1235 en Tarragona.

Documento publicado por Gener Gonzalvo Bou en Las constituciones de Paz i Tregua de Cataluña (siglos XI-XIII). Barcelona 1994.

 

In Christi nomine.

Notum sit cunctis quod nos, Jacobus, Dei gratia rex Aragonum et regni Maioricarum, comes Barchinone et Urgelli et dominus Montispesulani; predecessorum nostrorum sequentes vestigia, apud Terrachonam, in generali curia constituti, habito consilio episcoporum et aliorum ecclesie prelatorum, et magistrorum Templi et Hospitalis, ac nobilium subscriptorum, ad honorem Dei et subditorum nostrorum, paces et treugas ultimas, quas olim fecimus Barchinone, quando ivimus ad Maioricas, penitus renovantes et iterum confirmantes ea, que de nostris regalibus et de ecclesiis kathedralibus et aliis per Cataloniam constitutis, de clericis et locis religiosis, de venerabilibus domibus Hospitalis et Templi, cum omnibus rebus suis et hominum eorum mobilibus et immobilibus, sicut in cartis nostris plenius continetur, quedam capitula eisdem pacibus dignum duximus adiungenda, omnem superfluitatem a nobis penitus resecantes, ut cum Dei auxilio infideles barbaras naciones expugnemus, salvis in omnibus usaticis et consuetudinibus Barchinone.

[I] In primis, statuimus quod omnes homines de pede, tam rustici quam villani, sive sint nostri sive ecclesiarum vel locorum religiosorum, sive militum, sive de alodio sive de feudo, cum gerra et sine gerra, sint sub pace et treuga firma et secura, sub fidelitate et legalitate nostra, cum omnibus rebus suis,mobilibus et immobilibus, exceptis personis illorum qui in cavalcatis inventi fuerint, vel forte caperentur in castro vel forcia aliqua expugnata. Verum tamen postquam reversi fuerint de cavalcatis, sint salvi et sub ipsa pace liberi et securi, cum suis bestiariis grossis et minutis, ortis, campis et vineis, domibus, possessionibus, arboribus cuiuscumque sint generis, ac rebus alias, mobilibus et immobilibus, que dici vel cogitari possunt ad eosdem homines pertinentes, exceptis latronibus et raptoribus manifestis.

[II] Item, statuimus quod nullus homo capiat per se vel per alium nec raubet nec raubari faciat aliquem hominem de genere laicum vel clericum, nisi ipsum acuidaverit antea per quinque dies. Et hoc intelligimus de illis qui non sunt in gerra nec sunt valitores alicuius gerre. Et qui ceperit vel interfecerit eum sit statim traditor.

[III] Item, statuimus quod nullus vicarius noster vel aliquis homo de vila pignoret aliquem militum vel eius hominem, vel ecclesiarum vel locorum religiosorum, vel faciat eis aliquod malum pro aliquo malefacto debito vel delicto, nisi primum invenerit fatigam directi in eo vel in domino suo. Quam si invenerit, possit suum debitum pignorare in omnibus rebus suis, exceptis personis hominum et animalibus aratoriis, que omnia sint in pace. Eodem modo, milites vel eorum homines, nec homines ecclesiarum vel locorum religiosorum, non possint nostros homines nec alios pignorare nec malum eis facere, sine premissa fatiga inventa in nostris hominibus, vel nobis vel in vicario sub quo nostri homines fuerint constituti.

[IV] Item, statuimus quod nullus reptatus de bauzia sustineatur in nostra curia vel alibi, nisi se purgare voluerit de bauzia, secundum consuetudinem Barchinone.

[V] Item, statuimus quod nos nec aliquis subditus noster, non comedamus in die nisi de duabus carnibus semel, et de una istarum possint fieri assature, si alie assature et edi et porcelli defuerint. Et de istis duabus carnibus non possit preparari nisi uno modo. De una vero carne possit prandere vel cenare. Carnes vero salse sive sicce, vel venaciones, in istis duobus carnibus minime computentur. De quibus venacionibus ita statuimus ut ille qui ceperit eas, preparet sibi quot modis voluerit. Qui autem emerit eas, non possit preparare nisi uno modo, nec possit emere nisi de una venacione. Si vero dare sibi fuerint, faciat de ipsis ac si cepisset eas.

[VI] Item, statuimus quod nos nec aliquis subditus nobis, non portet vestas incisas, listatas vel trepatas, nec portent in vestibus aurum vel argentum, nec aurifrigium, nec auripellum, nec setam sutam, nec cembelinum, nec erminium, nec lutriam, nec aliam pellem fractam vel retortam, nec aflibails, cum auro vel argento. Sed erminium vel lutriam integram simplicem solum modo in longitudine incisam circa capucium cape, et aperaturas manicarum que dicuntur braçaleres, et in capitibus manicarum et in mantellis similiter, et cotis sive garnatxiis.

[VII] Item, statuimus quod nos, nec aliquis alius homo nec domina, demus aliquid alicui ioculatori vel ioculatrici, sive soldadarie seu milite salvatge, sed nos vel alius nobilis possit eligere et habere ac ducere secum unum ioculatorem, et dare sibi quod voluerit.

[VIII] Item, statuimus quod nullus filius militis qui non sit miles nec ballistarius, sedeat ad mensam militis vel domine alicuius, nec calcet caligas rubeas, nisi sit talis qui secum milites ducat.

[IX] Item, statuimus quod ioculator, nec ioculatrix, nec soldataria, presentes vel futuri, nec illa que olim fuit soldataria, sedeant ad mensam militis nec domine alicuius, nec ad gausape eorundem, nec comedant nec iaceant cum aliqua dominarum in uno lecto vel in una domo, nec osculentur aliquam earundem.

[X] Item, statuimus quod nullus faciat aliquem militem salvaticum.

[XI] Item, statuimus quod nullus faciat aliquem militem, nisi filium militis.

[XII] Item, statuimus quod omnis homo, sive miles sive alius qui iverit cum domina generosa, sit salvus et securus, nisi fuerit homicida.

 [XIII] Item, statuimus quod non fiant torneiamenta voluntaria, nisi fuerint in gerra.

[XIV] Item, statuimus quod per singulas civitates, et castella, et loca nostra, et nobilium et militum et locorum religiosorum omnium Catalonie, apud Ilerdam, et in locis Catalonie ubi currit moneta iaccensis, vendatur kaficium Ilerde frumenti ad precium viginti quinque solidorum, et kaficium ordei XV solidorum. Et in aliis locis ubi sunt diverse mensure, vendatur mensura illa secundum quantitatem kaficii Ilerde.

In Catalonia, ubi currit barchinonensis moneta, vendatur quarteria Barchinone de frumento ad plus X solidos, et quarteria ordei septem solidos, et de cibaria quatuor solidorum, quarteria siliginis VIII solidos.

Et in aliis locis Catalonie, ubi sunt diverse mensure, vendatur mensura illa secundum valorem et quantitatem quarterie Barchinone.

In episcopatu vero gerundensi, migeria de frumento ad plus vendatur VI solidos, et de ordeo IIII solidos. Migera de Monellis, de frumento IIII solidos et dimidium, et de ordeo III solidos. Et ad hanc racionem cetere mensure que sunt in episcopatu gerundensi, valeant et vendantur.

In Catalonia vero, ubi currit moneta acrimontensis, vendatur frumentum et ordeum ad valorem cambii iaccensis, et ad quantitatem mensure ilerdensis. Siquis vero, ex prestito debebit bladum, solvat predictam summam peccunie si maluerit et non teneatur reddere bladum pro blado. Valeat hoc statutum a festo sancti Iohannis de iunio usque ad unum annum.

[XV] Item, statuimus quod per quamlibet civitatem et loca instituantur duo probi homines et fideles, secundum magnitudinem civitatis et loci, et unus clericus fidelis qui sacramento astringantur coram populo, quod predictum statutum in omnibus fideliter exequantur. Et si forte in hiis exequendis reperti fuerint culpabiles, puniantur a domino pena corporis et averi. Hoc idem iurent vicarius et baiulus locorum, et eadem pena puniantur.

[XVI] Item, statuimus quod omnes homines Catalonie, tam nobiles quam laici, quam iudei sive sarraceni, compellantur vendere bladum suum cuiuslibet generit sit sub frma predicta. Ita quod illi qui sunt de episcopatu ilerdense, urgellense et terrachonense, et dertusense, deducant bladum ad expensas suas et sue familie necessarias, secundum cognicionem eorum qui fuerint constituti, a tempore isto usque ad festum sancti Iohannis de iunio, et deinde usque ad unum annum.

Illi qui sunt de episcopatu Barchinone deducant expensas predictas usque ad festum sancti Iohannis, et de ipso festo usque ad unum annum residuum cogantur vendere.

Illi qui sunt de eiscopatu gerundensi et vicensi deducant expensas predictas usque ad exitum intrantis mensis iulii tantum. Residuum cogantur vendere dicto modo.

[XVII] Item, statuimus ut nullus debitor teneatur solvere suo creditori nomine usurarum, nisi XV aureas pro C in anno, et XII solidos pro

centum, et non plures. Et secundum hanc quantitatem solvat de aureis quilibet suo creditori.

Iudei vero, accipiant pro C solidos viginti in anno, et non plures. Et si plus acceperint sint incursi nobis cum corporibus et averis. Et si forte debitores querimoniam ecclesie fecerint, currant eos per villam flagellando et amittant penitus peticionem.

[XVIII] Item, statuimus quod quilibet sacramento manifestet predictis executoribus quantum bladum habeat. Et si in hoc repertus fuerit periurus, amittat totum bladum de quo se periuraverit.

[XIX] Item, statuimus quod nullus possit emere bladum, nisi de mense ad mensem, quantum sibi necesse fuerit et familie sue, secundum cognicionem executorum.

 [XX] Has novas constituciones observari a presenti die usque ad festum sancti Michaelis, et de eodem usque ad triennium continue completum, precipimus a nobis ipsis et ab aliis omnibus sub nostro dominio constitutis, eo salvo quod superius dictum est de termino bladi, et salvis pace et treuga et consuetudinibus ac usaticis Barchinone.

Qui contra ista capitula vel contra unum ex istis venerit, et infra decem dies ex quo amonitus fuerit, a nostro vicario non emendaverit, penam dupli sustineat.

Hec omnia iuramus, et iurari precipimus a nobilibus et militibus universis Catalonie; et qui iurare noluerit sit eiectus a pace et treuga, cum omnibus bonis suis, et excomunicetur ab episcopo diocesano.

Et quodcumque malum illi violatori istarum constitucionem evenerit, nullo unquam in tempore sibi emendetur.

Et si aliquid malum alicui ipse violator fecerit, ea racione illud malum sive dampnum, quodcumque sit, restituat in duplum et nos iuvabimus illum cui datum fuerit dampnum, et ab hominibus et vicariis nostris iurari faciemus viriliter et potenter.

 Hec omnia facta sunt apud Terrachonam, XII kalendas aprilis anno Domini Mº CCº XXXº quarto, consilio subscriptorum prelatorum et nobilium virorum, qui nobiscum sunt in curia constituti.

Sig+num Jacobi, Dei gracia regis Aragonum et regni Maioricarum, comitis Barchinone et Urgelli et domini Montispesulani.

Berengarii, episcopi Barchinone. D., episcopi gerundensis. Berengarii, episcopi ilerdensis. P., episcopi dertusensis. B., episcopi elenensis. R. [Patot], magistri Milicie. H. de Fullalquer, magistri Hospitalis. P., infantis

domini Maioricarum. N. Sancii. P. Hugonis, comitis Emporiarum, iuravit salvo iure et dominio suo in omnibus comitatus eius. E. Fulconis, vicecomitis cardonensis, iurantis. B. de Çaportella, iuravit. G. de Mediona, iuravit. Gaucerandus de Pinos, iuravit. Berengarius de Podio Viridi, iuravit. Dalmacius de Timor, iuravit. Berengarius de Podio Viridi, iuravit. G. de ça Guardia, iuravit. G. de Angularia, iuravit. B. de Sancta Eugenia, iuravit. Berengarius de Angularia, iuravit. P. de Cervaria, iuravit. P. de Querald, iuravit. G. de Cervaria, iuravit. P. de Grainana, iuravit. R. Berengarius de Ager, iuravit. G. de Montecatanao, iuravit. H. de Mataplana, iuravit. Gaucerandus de Rocaberti, iuravit. Dalmacius de Sancto Martino, iuravit. Gilabertus de Crocilles, iuravit. G. de Sancto Vincencio, iuravit. F. de Sancto Martino, iuravit. G. de Palacons, iuravit. R. de Palacio, iuravit. P. de Montecatano, iuravit. Gaucerandus de Cartaia, iuravit. Dalmacius de Castello, iuravit. Berengarius de Cervaria, iuravit. B. de Rocafort, iuravit. A. de Rubione, iuravit. R. de Grainanella, iuravit. P. de Angularia, iuravit.

 

Estas tres disposiciones que podemos ver en el documento arriba transcrito  eran la número VII, la número IX, y la número X:

[VII] Item, statuimus quod nos, nec aliquis alius homo nec domina, demus aliquid alicui ioculatori vel ioculatrici, sive soldadarie seu milite salvatge, sed nos vel alius nobilis possit eligere et habere ac ducere secum unum ioculatorem, et dare sibi quod voluerit.

En esta primera disposición dedicada a los juglares, se prohibía tajantemente  que a juglares, juglaresas, soldareras y caballeros salvajes, se les diesen o entregasen cualquier tipo de bienes, aunque se permitía y consentía que tanto señores como señoras pudieran tenerlos a su servicio y pagarles por sus servicios.

[IX] Item, statuimus quod ioculator, nec ioculatrix, nec soldataria, presentes vel futuri, nec illa que olim fuit soldataria, sedeant ad mensam militis nec domine alicuius, nec ad gausape eorundem, nec comedant nec iaceant cum aliqua dominarum in uno lecto vel in una domo, nec osculentur aliquam earundem.

En la segunda de ellas, se prohibía de nuevo a juglares, juglaresas y soldaderas, y a todos aquellos y aquellas que con anterioridad hubieran ejercido alguna de estas profesiones, sentarse en la misma mesa  y mantel que los caballeros y señoras, yacer bajo sus techos, e incluso besarlos.

[X] Item, statuimus quod nullus faciat aliquem militem salvaticum.

En la tercera y última, se prohibía que nadie hiciera a otro caballero salvaje. Sobre las actividades  de estos  militem salvaticum, existen varias e interesantes  teorías,  todas ellas recogidas por el filólogo de la Universidad Complutense de Madrid, Santiago López-Ríos Moreno, en su trabajo los desafíos del caballero salvaje. Notas para el estudio de un juglar en la literatura peninsular de la Edad Media (año 1994).

Tampoco Alfonso X el Sabio, rey de Castilla y yerno de Jaime I el Conquistador, dejaba en buen lugar en sus Partidas estos juglares líricos capaces de condenar al infierno las almas de los hombres de buena voluntad.

Así, por ejemplo  en la Partida I, Título IX ley III, Quántas cosas son et quáles por que no son descomulgados los que meten manos iradas en clérigo se dictaba lo siguiente: …la decimocuarta es si el clérigo se face caballero, ó juglar, ó si casa con muger viuda, ó con dos vírgenes, ó con otra que no fuesse virgen.

 En este misma Partida,  en el Título XVI, ley XVII, Por qué razones deben los clérigos perder los beneficios que desampararon, se decía lo siguiente: …si lo facen caballero ó se face juglar, ça por tal fecho pierde el privilegio de clerecía….

Nuevamente encontramos alusiones en la Partida VI, Título VII,  ley V, Como el padre puede desheredar al fijo, si se fiziese juglar contra su voluntad, e de las otras razones  por que lo puede facer, Al igual que en la Partida VII, Título VI, ley IV, De las infamias de derecho: Los que son juglares, e los remedadores, e los facedores de los çaharrones, que publicamente andan por el pueblo o cantan, o fazen juegos por precio, es to es porque se envilecen ante todos, por aquel precio que les dan. Mas los que tañesen estrumentos o cantassen por fazer solaz as i mesmos, o por fazer placer a sus amigos, o dar solaz a los Reyes o a los otros Señores, no serían por ende enfamados.

 



 

Libro de las Siete Partidas. Folio 2, título XXI, ley XX. Alfonso X el Sabio. Biblioteca Nacional de España.

Libro de las Siete Partidas. Partida I, título XVI, ley XVII. Alfonso X el Sabio. Biblioteca Nacional de España.

 

También en el sínodo celebrado en Urgel en el año 1227, se prohibía expresamente a los clérigos y religiosos escuchar la música y cantares de los juglares, joculatoribus, mimis et istrionibus non intendant…

En las constituciones de la Universidad de Lérida del año 1300, se prohibía expresamente a los estudiantes que dieran cualquier tipo de regalo a los juglares, al igual que comida. Solo podían hacerlo en fechas señaladas, como en Navidad, Pascua, o Pentecostés,  o bien cuando hubieran obtenido el título de doctor o maestro:

 

mimis, joculatoribus, militibus qui dicuntur salvatjes, ceterisque troffatoribus seu baccallariis civibus vel axtraneis vestem, civitam, pecuniam, vel aliquid aliud de suo dum in studio fuerint donare non audeant, nec ad comedendum invitanibus dare, nec ipsos eiam invitare per se ipsos vel facere dari, praeterquam diebus singulis tantum in festivitatibus Natalis Domini, Paschae et Pentecostesis, vel quando magistri in scientiis creabuntur…

 

A pesar de todo y entrando ya en el tema que nos ocupa, varios fueron los juglares que tras la toma de Valencia recibieron bienes en la ciudad. Esto iría como vimos más arriba contra la séptima disposición acordada en las cortes de Tarragona, por lo cual podríamos intuir que las decisiones tomadas en 1235 tendrían más que ver con los lascivi que con los joculatores.

El primero de los juglares que encontramos documentado en el Llibre del Repartiment de Valencia es Pedro o Pere de Vera.

En la anotación 460 del Registro Iº, folio 29vº, Pedro de Vera, juglar,  recibía las casas de (Mahomat Alverhexen) Albexit; y dos yugadas de tierra junto a la Boatella, además  del huerto de Aly Açaviel, situado al lado de la casa de Jahia Abingueri. Esta donación era anotada el  11 de julio de 1238: Peret de Vera, joculator, domos de (Mahomat Alverhexen) Albexit et II jovatas terre iuxta Boatellam et ortum de Aly Açaviel iuxta domun de Jahia Abingeri. V idus julii.

 


Donationum regni Valentie Archivo de la Corona de Aragón, ACA, Cancillería. Registro número 5 – Folio 29vº. PARES, Ministerio de Cultura.

 

Gracias a tres anotaciones más de este Registro, la número 1154 (folio 63rº), la número 1378 (folio 73vº) y la número 1395 (folio 74rº), sabemos que Pedro el juglar poseía un huerto que se encontraba junto a las tierras concedidas a Philipus, portarius, y el horno concedido a Atonis, et furnum de Atonis.  Este huerto, in Boatella, se encontraba contiguo a las dos yugadas de tierra concedidas a Joannhes Denbato, (II fanecatas in Boatella contiguas orto  P. joculatoris), así como los terrenos otorgados a  Michael de Vera, (terram illam in Boatella, que contiguatur cum casalibus Petri de Balagario et cum orto Petri Joculatoris et cum cequia molendinorum Bng Revel et in via).

 



Donationum regni Valentie Archivo de la Corona de Aragón, ACA, Cancillería. Registro número 5 – Folio 63rº. PARES, Ministerio de Cultura.

Donationum regni Valentie Archivo de la Corona de Aragón, ACA, Cancillería. Registro número 5 – Folio 73vº. PARES, Ministerio de Cultura.

Donationum regni Valentie Archivo de la Corona de Aragón, ACA, Cancillería. Registro número 5 – Folio 74rº. PARES, Ministerio de Cultura.

 

El 9 de abril del año 1239, tal y como podemos ver en las anotaciones correspondientes a al barrio del rais Abeçoltan (in vico rayz Abeçoltan), Pedro el juglar recibía las casas de Amet Albolchiti y una habitación, que según podemos ver en el Repartiment, después vendió: P. Juglar, domos Amet Albolchiti et camara. Vendidit. (anotación 3461, Registro IIIº, folio 26rº). También este año recibía dos casas en la partida de Tarazona (in partita Tirasona): P. Juglar II (anotación 385, Registro IIIº, folio 61vº).

 



Donationum regni Valentie Archivo de la Corona de Aragón, ACA, Cancillería. Registro número 7 – Folio 61vº. PARES, Ministerio de Cultura.

 

Unos años más tarde, el 24 de enero del año 1245, en las donaciones relativas a Castellón de Játiva (Donationes  Castillonis Xativae), Pedro junto a su mujer Marquesa, recibían cuatro yugadas de tierra en Tora, además de las casas de Hamet Avinsargem y el huerto de Hamet Alacon: P., joculator, et Marquesia, uxor eius IIII jovatas in Tora et domos de Hamet Avinsargem et ortum  de Hamet Alacon. IX kalendas februarii (anotación 2125,Registro IIº, folio 21vº).

 



Donationum regni Valentie Archivo de la Corona de Aragón, ACA, Cancillería. Registro número 7 – Folio 26rº. PARES, Ministerio de Cultura.

Donationum regni Valentie Archivo de la Corona de Aragón, ACA, Cancillería. Registro número 6 – Folio 21vº. PARES, Ministerio de Cultura.

 

Tora era una alquería árabe situada en el término de Alcira, en la cual el  rey otorgó casas entre otros, a Berenguer del Puig Albin (18 de diciembre de 1248), a Juan Gil (13 de noviembre de 1242), y a Miguel Domínguez (14 de marzo de 1253).

Gracias a la anotación 2353 (Registro IIº, folio 41vº) en la cual se hacía donación de varias casas a Pedro de Roqueta, sabemos que nuestro juglar tuvo también posesiones en Alcira, cercanas también a las casa de Peregrinius, sellarius:  Petro de Rocheta, domos in Aljazira, que affrontant, ex una parte, in muro villa et, ex alia, in domibus P. joculatoris, est, ex alia, in domibus quas tenet Peregrinus, sellarius. XVIII kalendas decembris.

 



Donationum regni Valentie Archivo de la Corona de Aragón, ACA, Cancillería. Registro número 6 – Folio 41vº. PARES, Ministerio de Cultura.

Donationum regni Valentie Archivo de la Corona de Aragón, ACA, Cancillería. Registro número 6 – Folio 67vº. PARES, Ministerio de Cultura.

 

Lo mismo ocurre con la anotación 2675 (Registro IIº, folio 67v), donde encontramos a Pedro el juglar como vecino de las casas  donadas a Lazarus de Cona en Játiva: Lazarus de Conca, domos quas tenet in Xativa, que affrontant, ex una parte, in via publica et, ex alia, in domibus Joaenti Fuster et, ex alia, in domibus quas tenet P. Juglar; et II jovatas et mediam terre, que affrontant, ex una parte, in honore Guillelmi dez Arboz et, ex alia, in honore P. Andree, scriptoris nostri, et, ex alia, in via publica; et mediam jovatam vienarum, que affrontant, ex una parte, in vinea Johannis Cerdani et, ex alia, in vinea Michaelis de Turmo er, ex alia, Guillelmi dez  Arboz, unaquaque jovata pro X solidis. In obsidione Luxen, XVIII kalendas madii.

Pedro López Elum, cita en su trabajo además de estos, otros documentos relativos a este juglar fuera del Llibre del Repartiment.

El 23 de febrero del año 1262,  Pedro  hacía donación a Galter de Mora de de seis yugadas de tierra  que poseía en Alcuça en el término de Mogente: concedimus et confirmamus vobis Gatterio de Mora et vestris imperium donacionem quam Petrus, Joculator, vobis fecit de sex iovatis terre in alcheria sua de Alcuça quam habet in Regno Valentie, videlicet, in termino de Miyem (Archivo de la Corona de Aragón, Registro 11, folio 237vº)

El siguiente documento que cita el historiador valenciano sobre este juglar está fechado el 9 de abril del año 1265. Nuevamente el rey aprobaba la venta hecha a Pedro de Roca de las alquerías de Alcuçes y Beniataf.

 

 

Jaime I aprueba la venta hecha a Pedro de Roca por parte de Pedro, juglar.9 de abril del año 1265. Barcelona. Archivo de la Corona de Aragón. Registro número 13, folio 364rº.

 

Per nos et nostros, ex certa scientia, laudamus, approbamus et in omnibus et per omnia confirmamus vobis Petri de Roca, scriptori nostro et nostris, imperpetum vendicionem quam petrus, juglar, vobis fecit de alquerias de Alçuces et de Beniataf sitis in Regno Valentie ultra Xucharam inter Billenam er Moxenum, prout in carta vendicionis inde vobis facta plenius constat. Ita scilicet, quod volumus et concedimus, ut vos et vestri, seu quos vos volueritis sive vestri, habeatis ipsas alquerias cum terminis et pertinenciis omnibus earundem ad habendum, tenendum, possidendum, et explendum, et ad vendendum, dandum…

Datum Barchinone V idus aprilis anno Domini MºCCºLXº quinto.

 

Hasta esta fecha, Pedro el juglar, Pedro de Vera, parece estar perfectamente documentado, asegurando López Elum que este juglar era de origen barcelonés, sin embargo, el siguiente documento le hace dudar: per nos et nostros damus et concedimus tibi Petro, juglar de Gallicia, et tuis imperium per hereditatem propiam francham et liberam unum solarem domorum quia est iuxta Reallum mostrum Algexire…. (Archivo de la Corona de Aragón. Registro número 15, folio 134rº).

Como podemos ver en este documento fechado el 27 de enero del año 1269, Pedro aparece citado como Petro, juglar de Gallicia, es decir, como Pedro, juglar de Galicia.

En el año 2014, la Xunta de Galicia publicaba un excelente trabajo dedicado al juglar Pedro Mafaldo, trabajo que llevaba por título O Cancionero de Pero Mafaldo, y donde la doctora en Filología Leticia Eirín García, y el escritor y lingüista  Manuel Ferreiro, identificaban a este Petro, juglar de Gallicia, con el juglar Pero Mafaldo.

Así pues las dudas que sobre este juglar tenía Pedro López Elum, quedaban confirmadas. Es posible que dos fueran los juglares llamados Pedro, que estuvieron en la corte de Jaime I. En palabras del propio historiador, pudiera ser más factible que las referencias que datan entre 1238 y 1249 (tomadas del Repartiment de Valencia) se refieran a una misma persona y las comprendidas entre 1262 y 1276 a otra distinta. Hipótesis que creemos más cierta.

Sin embargo, gracias a Ramón Menéndez Pidal, sabemos que este trovador gallego, viajó desde Ponte hasta la corte de Jaime I. De hecho tal y como afirma Menéndez Pidal, este juglar cantó la toma de la ciudad de Valencia en el año 1238 jugando de forma notoria con las palabras Valencia, Valor, y Valença (Poesía juglaresca y orígenes de las literaturas románicas. Ramón Menéndez Pidal. Año 1957).

Por su parte, el catedrático de Filología Románica de la Universidad de Barcelona, Vicente Beltrán Pepió, en su trabajo titulado “Datos para la Biografía de Pero Mafaldo”, trabajo publicado en las actas del IV congreso de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval celebradas el en el mes de octubre del año 1991 en Lisboa, llegaba tras un magnífico estudio a la conclusión de que es muy posible que estos dos juglares, se encontraran al servicio de Jaime I al mismo tiempo.

Todavía López Elum citaba un último documento donde se hacía mención a este juglar: Infranquimus et francbum ac liberum facimus penitus et inmunem te Pere, juglar, fratrem Centipuynos, joculatoris, in tota vita tua cum omnibus bonis tuis habitis et habendis mobilibus et inmobilibus ab omni, scilicet, peyta, sive questia, exercitum ac cavalcata et redepcionibus eorundem et a prestito monetatico et qualibet alia exaccione… (Archivo de la Corona de Aragón. Registro número 23, folio 45vº).  El 4 de marzo de l año 1276, el rey concedía a Pere, juglar, la dispensa  de varios impuestos para el resto de su vida.

Pero avancemos en el conocimiento de nuevos juglares.

El siguiente juglar con el que nos topamos en el Llibre del Repartiment de Valencia es  a Assallit de Vasatz, a quien  Jaime I le otorga 12 de septiembre de 1238, las casas de Çaat Axumeyti, cuñado de Abincorcel, y tres hanegadas de tierra en Campanar  y Benioraix,, además de un huerto de tres yugadas  en Roteros: Assalitus de Vasatz, joculator, domos Çaat  (Axumeyti), cognato de Abincorcel, et III jovatas in Campanar, Benioraix, et ortum III fanecatarum in Roteros. II idus septembris (Asiento 785. Registro Iº, folio 46r).

Esta donación vuelve a transcribirse en el asiento 3399 del Registro IIIº, folio 20v: Asalt, Joglar, domos Cahat Abençadanion. Vendidit. Esta anotación está fechada el 9 de abril del año 1239, y se encuentra en las donaciones realizadas in partita Dertuse, es decir, en la partida de Tortosa. Tuvo también posesiones este juglar en el barrio de Calatayud, in vico Calatajub, ya que así aparece registrado en el asiento 3813 del Registro IIIº, folio 62vº, aunque no indica cual fue su propiedad: Assalt Joglar.

 



Donationum regni Valentie Archivo de la Corona de Aragón, ACA, Cancillería. Registro número 7 – Folio 62vº. PARES, Ministerio de Cultura.

Donationum regni Valentie Archivo de la Corona de Aragón, ACA, Cancillería. Registro número 5 – Folio 46rº. PARES, Ministerio de Cultura.

 


Nada más conocemos de este juglar, excepto alguna mención realizada por el canónigo de la Catedral de Valencia Roque Chabás  Lloréns en el tomo VII de la revista de ciencias históricas El Archivo, tomo publicado en el año 1893, aunque bien es cierto que no aporta ningún dato significativo.

En el asiento 1904 del Registro IIº, folio 6rº, nos encontramos con el nombre de un nuevo Juglar: Ferrando, joculatori, a quien Jaime I le donaba  III jovatas terre in Enova. Esta anotación se realizaba con fecha del 18 de mayo del año 1248.

 


 


Todavía en el Repartiment se hace una segunda mención a este juglar: Ferrando, joculatori, domos in Xátiva franchas et liberas; et unam domum que contiguatur cum muro; et duas jovatas terre in termino de Yeneva et mediam jovatam vinearum. VIII kalendas junii. Tal y como podemos ver en el asiento 3027 del Registro IIº, folio 88rº, Jaime I donaba a este juglar unas casas en Játiva francas y libres, además de  una casa que limitaba con la muralla de la ciudad. A todo esto se añadían  dos yugadas de tierra en el término de Énova, y media yugada de viña.

 


Donationum regni Valentie Archivo de la Corona de Aragón, ACA, Cancillería. Registro número 6 – Folio 6rº. PARES, Ministerio de Cultura.

Donationum regni Valentie Archivo de la Corona de Aragón, ACA, Cancillería. Registro número 6 – Folio 88rº. PARES, Ministerio de Cultura.

 


Martorel, fue otro de los juglares que debió de estar al servicio de Jaime I, aunque sabemos de su existencia de manera indirecta.

Gracias al documento de donación que el rey hacía el 12 de junio del año 1234 a Gascón de unas tierras en Burriana, sabemos que estas lindaban con las del juglar, sin embargo no volvemos a tener ninguna otra noticia documental de él, ni siquiera en el Repartiment.

 



 

Jaime I hace donación de tierras en Burriana a Gascón. 12 de junio del año 1234. Archivo de la Corona de Aragón. Cancillería Real. Pergamino 586.

 

Manifestum sit omnibus quod nos, Jacobus, Dei gratia rex Aragonum et regni Maioricarum, comes Barchinone et Urgelli et dominus Montepessulani, cum presenti scripto nostro damus vobis et concedimus Gaschon, quendam hereditatem in termino de Burriana, qua continetur ex prima parte cum hereditate de Martorel, juglar, ex alia parte Bartolomeo de Calataiu, ex alia parte cum cequia, ex quarta vero parte cum via publica. Ad huc damus vobis unum campum circa de mulino de rui Exemeniç de Taust, ex alia parte in hereditate de fratris d’Ucles. Preterea damus vobis duos casales in rafal de Burriana, sicut affrontant de duabus partibus viis publicis.

Ut de cetero predictam hereditatem et predictos casales et omnibus directis suis et pertinenciis quas habent seu habere debent de celo usque in abissum habeatis, teneatis, possideatis pacifice, ad dandum, vendendum, impignorandum, alienandum, et ad omnes vestras vestrorumque voluntates perpetuo faciendas, sicut melius dici et intelligi potest vestro vestrorumque salvamentum.

Datum apud Burriana IIº idus junii era Mª CCCª LXXª secunda.

Testes huius rei sunt: Nuno Sancii, P. Cornelii, Exemeno d’Urrea, Pelegrin de Castellaçolo.

Sig+num Iaccobi Dei gratia regis Aragonum et regni Maioricarum, comite Barchinone et Urgelli et domini Montispesulani.

Sig+num Petri Johannis scriptoris, qui mandato domini Regis hec scribi fecit.

 


Donationum regni Valentie Archivo de la Corona de Aragón, ACA, Cancillería. Registro número 6 – Folio 92rº. PARES, Ministerio de Cultura.

 

En el asiento  3081 del Registro IIº, folio 92rº, encontramos a Guillem de Avignón, joculatoris, a quien el rey le otorgaba el 7 de febrero del  año 1250 unas casas en Murviedro (Sagunto), francas y libres, además de cuatro yugadas de tierra en el mismo término y cuatro hanegadas de viña: G. de Avinione, joculatori, et uxori Guaschete, domos in Muroveteri franchas et liberas; et quatuor jovatas terre in eodem termino et quatuor fanecatas vinearum, pro X solidis quelibet jovata. VII idus februarii. Esta donación la recibía junto al juglar, su esposa Guasqueta.

Gracias auna escueta y breve nota (asiento 3271) del Registro IIIº, folio 7vº, conocemos el nombre de otro de los juglares que acompañaron a Jaime I en la toma de Valencia. El 9 de abril del año 1239, se le otorgaban las casas de domos Mahomat Anpronna al juglar Pintiner.

Más escueto es aún el asiento 3268 del Registro IIIº, folio 7vº del mismo día: Juglar, casas de Açan Alfarrar. Ni siquiera aquí a aparece el nombre del juglar a quien se lo otorgan varias casas cercanas a la puerta de la Boatella.

La última mención que encontramos respecto a los juglares en el Repartiment de Valencia la encontramos una vez más de manera indirecta.

El 19 de mayo del año 1242, se le otorgaba a Adam, portero, por cincuenta sueldos jaqueses censales, cuatro obradores en Valencia.  De estos cuatro obradores, dos  limitaban con sus casas y con las de Soses, juglar: Adam, portarius, III operatoria in Valencia pro L solidis jaccensibus censualibus, quorum duo contiguantur in suis domibus et in domibus de Soses, joculatoris, et in via publica, et alia duo afrontant in domibus suis et fuerunt de Monalbe et in via publica Frenerie et in furno. XIII kalendas junii (Asiento 1718. Registro Iº, folio 90vº).

 


Donationum regni Valentie Archivo de la Corona de Aragón, ACA, Cancillería. Registro número 6 – Folio 7vº. PARES, Ministerio de Cultura.

Donationum regni Valentie Archivo de la Corona de Aragón, ACA, Cancillería. Registro número 6 – Folio 90vº. PARES, Ministerio de Cultura.

Donationum regni Valentie Archivo de la Corona de Aragón, ACA, Cancillería. Registro número 6 – Folio 91rº. PARES, Ministerio de Cultura.

 

Nuevamente aparece este juglar, Soses, en el asiento 1729 del Registro Iº del Repartiment, folio 91rº. En esta ocasión, el 28 de marzo del año 1244, se anotaba la donación hecha a Arnau de Ferrer de dos obradores en la Freneria de Valencia, obradores que limitaban con con las casas de Adam, portero, y con las de Soses:

Ferrer, II operatoria in frenaria Valentie et affrontant in viis publicis et domibus Ade porterii et de Soses pro (II) uno morabatino et dimidio censuali solvendo in Natale Domini. V kalendas aprilis.

 Pero todavía podemos documentar algunos juglares más presentes durante el reinado de Jaime I.

Gracias a un documento fechado el 9 de septiembre del año 1258 en Montpellier, Anno Domini Millesimo CC quinquagesimo octavo, Vº idus septembris, sabemos de la existencia de un juglar del que solo conocemos sus siglas, G.R.  En este documento, se le otorgaba a este juglar 35 sueldos por un  mantel et cot II canes et media de bisa, por una gonela de xalo Dalsayne VIII palms, y por unas calces III palms dangles negres.

 López Elum decía en su trabajo que le había sido imposible identificar a este juglar, pero con toda posibilidad podría identificarse con Giraldo Riquer, quien ejerció dicha profesión entre los años 1254 y 1249, y quien Menéndez Pidal aseguraba en su trabajo estuvo presente durante el reinado de Jaime I.

Y fue precisamente este juglar, Giraldo de Riquer, quien en el año 1274 escribía a petición de Alfonso X el Sabio la Suplicatio al rey de Castela per lo nom dels joglars, ya que el rey castellano se lamentaba de las conductas y prácticas poco decorosas de los juglares, por lo que Riquer intentaba poner orden en el mundo de la juglaría, ya que muchos los que se autodenominaban como juglares sin serlo: c’unagens s’es moguda / ses sen e ses saber / de far, de dir plazer / e senes conoisensa.

Giraldo de Riquer por su parte, condenaba también muchas de estas prácticas, las cuales no eran propias de los juglares, ni de ninguno que se preciase a serlo: los que realizaban actividades poco nobles, los que utilizaban para su espectáculos animales, y los que en general, no utilizaban instrumentos de cuerda como  el laúd, el arpa,  la cítara,  el rabel o la lira. A todos estos había que añadir además a toda una  suerte de malabaristas, contorsionistas, equilibristas, saltinbanquis , volatineros y tirititeros.

Al año siguiente, en 1275, Alfonso X el Sabio daba una respuesta al trovador, aunque hay quién asegura que esta respuesta, la Declaratio, fue escrita por el mismo Giraldo de Riquer aconsejado eso sí, por el propio rey.

En esta Declaratio se especificaba que  juglar, eran aquellos que tocaban instrumentos. Los que realizaban imitaciones eran llamados remedadores. Segriers a los que componían (trovadores),  cazurros a los indignos y a los que hablan sin razón, y bufones a los que se encontraban en la corte haciendo de locos.

Frente a esta clasificación de los “juglares” masculinos, también encontramos una clasificación para las “juglaresas”: cantaderas (cantantes), danzaderas (bailarinas), soldaderas (bailarinas de menor categoría que las danzaderas y que en ocasiones también ofrecían su cuerpo al mejor postor). Frente a los intrumentos antes comentados propios de los juglares, las juglaresas solían tener entre sus instrumentos las castañuelas y los panderos.

 



 

Jordá, es otro de los trovadores que López Elum documenta en la corte de Jaime I. Este juglar junto con su esposa María, recibía el 4 de octubre del año 1263 un privilegio real por el cual quedaban ambos exentos para toda su vida de distintos pagos e imposiciones.

 

Jaime I otorga privilegios a Jordá, juglar. 4 de octubre del año 1263. Cervera. Archivo de la Corona de Aragón. Registro 12, folio 113rº.

Enfranquimus et franchum et liberum facimus te Jordanem, joculatorem, et exorem tuam Maria in tota vita tua ab omni questia, ecercitu et cavalcata et eorum redepciomnibus et ab omni qualibet exaccione regali. Itad quod a predectis omnibus et singulis sitis franchi, liberi et inmunes cum omnibus bonis vestris habitis et habendis, ubique, dum vobis fuerit vita comes Maria. Bajulis, curiis et universis aliis offcicialibus et subditis nostris presentibus et futuris quod hanc franquitiam, a nobis tibi concessa, firmam habeant et observent et faciant abomnubus inviolabiliter observari.

Datum Cervaire II nonas septembris anno Domini Mº CCº LXº tertio.

 

Llama poderosamente la atención el valor que para el rey debía de tener este juglar, ya que como podemos ver al final del documento, advertía a todos sus oficiales y súbditos para que respetaran los privilegios otorgados.

Otro de los juglares que podemos documentar es Pedro de Palma, quien nuevamente aparece citado en una orden de pago realizada el 8 de septiembre del año 1271. En esta ocasión Jaime I desde Zaragoza, ordena a Jauda de Caballería, baile real, a que de 60 sólidos a este juglar para vestir (Archivo de la Corona de Aragón. Registro 18, folio 16vº).

Pedro de Aranda, Miguel de Aguilar, Centipuynos, el ya citado Cerverí de Girona, Pere Cardenal, Elías Cairel, Aimeric de Peguillán, Gausbert de Puysibot, Aimeric de Beloni, Guillem de Mur, Mateo de Caerci…. todos ellos formaron parte del plantel de juglares de la corte de Jaime I.

Una mención a parte merecen ya para terminar, los llamados  trompadors, quienes solían anunciar los eventos y fiestas. También ellos recibieron heredades en Valencia tras la toma de la ciudad.

Ferriol y Perico de Podio Albert recibían tierras en Campanar, Bernat unas casas en Alfafar,  y Pedro, trompador, las casas de Mahomat Alharrat.

En palabras del sacerdote y musicólogo Higinio Anglés Pamies, Jaime I, tras el cansancio y la fatiga de la guerra, habría sido generoso con sus trovadores, sintiendo profundamente la música, deleitándose con ella y con el canto de todas las formas de la música cortesana… aunque seguramente ese sentimiento y deleite hubiera sido siempre teniendo en cuenta que inter Deum et Diabolum, semper musica est…

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.