Una ciudad bella, sobre agua corriente. Tres escudos de la ciudad de Valencia.

 

Con estas palabras, una ciutat bella, sobre aygua corrent, definía Mossén Jaume Febrer en sus famosas trovas que trataban sobre los linajes de los conquistadores de Valencia, el escudo de la ciudad.

El caballero Jaume Febrer, atribuía el origen de este escudo nada menos que a época romana, y así lo hacía constar en su obra:

 

Paregué als romans pagar a Valencia la molta lealtad y lo gran estrago que avia tengut per fer resistencia als Carthaginesos y a sa gran potencia: Y així als Scipions en Senyal de pago la reedificaren a sa costa propia fentli sis cloaques ab que faciliten sana, e neta feren, despedint la copia de los moltes ayguies: ab que no es impropia la divisa antiga en lo camp de argent, una ciutat bella, sobre aygua corrent.
Pareció a los romanos premiar a Valencia la lealtad que les había tenido, y el grande estrago que en ella habían hecho los cartagineses: y así, los Escipiones la reedificaron a sus expensas, fabricando en ella seis cloacas, albañales o valladares, para dar expediente a las muchas aguas de que abunda su terreno, como las que arrojan de las servidumbres de las casas, y así se conserva sana y limpia. Y por este hecho se tomó el motivo de darle por armas una hermosa ciudad colocada sobre agua corriente.

 

Sin embargo, y muy a pesar de todo lo expuesto por Jaume Febrer, debemos andar con pies de plomo cuando consultemos su obra, ya que ni siquiera la existencia de este caballero, se puede demostrar. Hay quien afirma, como  Manuel de Montoliu, (les trobes de Jaume Febrer, Revue Hispanique, volumen XXXVII, año 1912), que este libro fue escrito en el siglo XVII por el genealogista Onofre Esquerdo. Por su parte, Jaume Riera i Sans, atribuía en el año 1993 la autoría de esta obra a  Josep Teixidor. Incluso ya en en año 1804, fray Bartolomé Ribelles, en su obra Observaciones histórico-críticas a las trovas intituladas de Mosén Jayme Febrer, dudaba de la autenticidad de esta obra, llegando a la conclusión de que jamás fue escrita en el año que se afirmaba, 1276.


Escudo de la ciudad de Valencia en las trovas de Mossén Jaume Febrer.

 

¿Pero realmente el escudo de Valencia fue como lo describía el imaginario jaume Febrer? ¿Alguna vez la ciudad de Valencia utilizó como emblema este escudo?

La respuesta es sí. Tres son las únicas representaciones encontradas hasta el momento donde el escudo de la ciudad de Valencia aparece representado como una ciudad murada sobre las aguas del río.

Según afirmaba Tito Livio,Valencia fue fundada en el año 616 de la fundación de Roma, esto es el año 138 ac,  por el cónsul de Hispania  Junio Bruto, quien concedió campos y una ciudad a aquellos que habían luchado contra Viriato:

 

Anno Urbis conditae DCXVI Junius Brutus cónsul in Hispania ist, sub Viriatho militaverunt, agros et oppidum dedit, quod vocatum est Valentia.

 

El lugar elegido no fue otro que una pequeña isla en mitad del río Turia. El brazo fluvial del Turia que rodeaba la primitiva Valencia transcurriría por las actuales calles de Blanquerías , Baja, la Bolsería, Plaza del Mercado, de Moratín, las Barcas y Pintor Sorolla, hasta llegar a la puerta del Mar. Así pues, no es de extrañar que el agua formara parte del escudo de la ciudad de Valencia.

La representación más antigua que se conserva sobre este escudo de la ciudad la encontramos en el Archivo de la Catedral de Valencia. En un documento fechado el 27 de mayo del año 1312 y signado con el número 430, el Justicia de Valencia comunicaba al común de Génova  que reconociese como procurador de la ciudad a don Berenguer, hijo de Roger de Lauria, para que tratara sobre la deuda de 500 libras genovesas que a esta ciudad se le reclamaban  por el cargamento que portaba  la nave llamada Noculina.

 


Detalle del sello de lacre y cera del Archivo de la Catedral de Valencia. Imagen extraída de la web de Joaquín Bérchez. www.http://joaquinberchez.com/

 

De este documento, pende un precioso sello en lacre y cera negra donde se ve representada la ciudad de Valencia sobre las aguas. Cuatro son las torres representadas en las murallas de la ciudad, mientras por detrás de ellas emerge otra gran torre, intramuros, con cúpula a modo de campanario y coronada por una cruz. Todo ello se encuentra rodeado por la leyenda  S. CURIE: ET. CONCILII. VALENCIE, es decir Siguillum curie et Concilii Valenciae.

 


Sello de lacre y cera representando la ciudad de Valencia sobre las aguas del río Turia. Archivo de la catedral de Valencia. Imagen extraída de “La fachada septentrional de la ciudad de Valencia. Vicenç M. Rosselló y Julià Esteban Chapapría. Año 2000.

 

El segundo de los escudos lo encontramos en el Palacio de Cervelló, en el Archivo Histórico Municipal de Valencia. Entre los fondos documentales de este archivo, se encuentran  todos los documentos y pergaminos relativos a la Fábrica de Murs i Valls. El antecedente a lo que sería la Junta de Murs i Valls lo encontramos poco después de la toma de la ciudad por parte de Jaime I.  El 19 de junio del año 1251, Jaime I ordenaba a todos los ciudadanos  de Valencia la contribución  para la construcción, reparación y mantenimiento de los muros, caminos, fosos y valladares de la ciudad.

 

Jaime I regula las servidumbres de las paredes medianeras de las casas de la ciudad y reino de Valencia, la participación de todos los valencianos en la construcción de sus respectivas obras públicas, y regula el pago de Cequiaje.
Archivo de la Corona de Aragón. Cancillería Real. Codice 9 de la Casa Real, ff. 15r/v.

Noverint universi, quod nos Iacobus, Dei gratia rex Aragonum, Maioricarum et Valencie, comes Barchinone et Urgelli et dominus Montispesulani, per nos et nostros statuimus imperpetuum in civitate et toto regno Valencie, quod vicinus in pariete medio, qui vicini sui stillicidia receperit in domum sive locum suum, possit stillicidia removere, quando parietem vel hedificium fecerit vel reparaverit, et supra ipsa parietem hedificandi in quantum voluerit elevare, dummondo ad expensas suas vicinus operans vel hedificans faciat aliquam stillicidii discurrere in viam, si in via aqua exire poterit, alioquin donet locum aque stillicidii per quem sine incomodo vicini domini stillicidii exire possit.

Vicinus etiam médium parietem possit ex toto removere et illum hedifficare, in vico vicino, et elevant quantum voluerit et relinquat lumina et fenestras aptas, si ibi antique et prescripte sint; et alius vicinus possit inmittere tignum vel cooperturam eo loco et altitudine ubi primitus erat, et non teneatur ponere in expensis circa parietem illum, nisi usque ad illum locum ubi tingum vel cooperturam inmiserit factis.

Si vero in superiori novo pariete vellet cooperire vel aliter hedificare, possit hoc facere, dummodo solvate primitus medietatem expense et operis a principio fundamenti facte usque ad locum quo edificaverit, cooperuit vel hedificatus fuerit, omni excusacione remota, omnes nobiles et milites, clerici et religiosi, cives et quecumque alia persona, quantecumque dignitatis sit, ad construccionem et reparacionem murorum et vallis, construcciones, reparacionem et mundacionem et ad instrucciones et mundaciones viarum publicarum et pontium et civitatis custodiam et mundacionem cequiarum et braçallorum et ad prestandum cequiaticum de suo conferre teneantur, cum non sint predicta inter sordida munera numerata.

Vinee et hereditates que possunt regari donent cequiaticum, licet domini ipsarum vinearum et hereditatum aque accipere ad rigandum voluerint.
Et si quis aliqua loca possidet, que non consueverint actenus rigari, si voluerit illa loca redire ad agriculturam, posit illa rigare absque alicuius prohibitione, et donet inde cequiagium, secundum tenorum aliorum vicinorum ipsius cequie.

Datum Cesarauguste, XIIIº kalendas iulii anno Domini Mº. CCº. Lº. primo.
Signum Iacobi Dei gratia regis Aragonum, Maioricarum et Valencie, comitis Barchinone et Urgelli et domini Montispesulani.
Testes sunt Artallus de Luna, Eximinus de Focibus, Petrus Cornelli, Guillelmus Romei, Sancius de Antilone.
Signum Petri Andree qui mandato domini Regis pro Guillelmo de Belloloco notario suo hec scribi fecit loco et die et anno prefixis.

 

Unos años más tarde, en el año 1269, Jaime I cedía mediante un real privilegio los fosos y murallas musulmanas a los nuevos pobladores de la ciudad de Valencia. De este modo, nadie sin excepción, quedaba exento del cuidado, limpieza y defensa de la ciudad.

Pero el 18 de agosto del año 1358 una crecida del Turia derribaba los puentes y murallas de la ciudad, por lo que, mediante real privilegio, Pedro el Ceremonioso creaba el 24 de agosto de ese mismo año la Ilustre Junta de Murs i Valls.

Unos años antes, en 1356, se había comenzado la construcción de una nueva muralla que protegiera a los barrios de Pescadores, La Morería, la Pobla, la Boatella, Roteros y la Xerea. 

Es precisamente en el Tercer Llibre de Gastos de Murs i Portals de ese mismo año 1356, donde aparece representado de nuevo el escudo de Valencia mediante una ciudad amurallada sobre las aguas del Guadalaviar.

 


Escudo de la ciudad de Valencia. Archivo Histórico Municipal de Valencia. Tercer Llibre de Gastos de Murs y Portals. Año 1356. Imagen extraída de “La fachada septentrional de la ciudad de Valencia. Vicenç M. Rosselló y Julià Esteban Chapapría. Año 2000.

 

En contraposición al anterior sello del archivo catedralicio, y al escudo que veremos después y que se encuentra en una de las jambas de la portada gótica de los Apóstoles de la catedral, este escudo (o escudos ya que aparece dos veces representado en el mismo folio), es mucho más complejo y detallado, por lo que algunos estudiosos e investigadores como el catedrático Vicenç María Rosselló, denominen a este escudo como Escudo desarrollado de la ciudad de Valencia.

En él podemos ver una muralla almenada  y una gran puerta de hierro sobre las aguas del río. Tras la muralla, se alza un gran palacio protegido por dos grandes torres también almenadas, con ventanas bíforas y coronadas con espadañas. El gran edificio está dividido en tres cuerpos, los dos últimos también con ventanas bíforas. Lo corona un campanario donde se puede distinguir una campana.

El tercero de los escudos, tal y como dijimos anteriormente, lo encontramos en la jamba izquierda de la portada de los Apóstoles de la catedral de Valencia. Como podemos ver esta representación de la ciudad de Valencia es bastante más simple que la anteriormente vista. Aquí podemos ver una doble muralla coronada con lo que podría ser el cimborrio de la catedral.

 


Escudo de la ciudad de Valencia en la portada de los Apóstoles de la catedral de Valencia.

 

La primera muralla, la interior, se correspondería con la muralla musulmana de la ciudad, mientras que la segunda, la exterior, representaría la muralla cristiana que comenzó a construirse en el año 1356. El cimborrio aparece  con un solo cuerpo y con su propia cubierta.  Aunque no sabemos la fecha exacta de su construcción, sí sabemos gracias a la documentación que ya esta terminado en tiempos de Vidal de Blanes, obispo de Valencia entre los años 1356 y 1369.

Este escudo de la ciudad de Valencia, debió de ser utilizado desde al menos el año 1312, hasta el año 1377. El 27 de mayo de ese año, en virtud de un acuerdo del Consell de la ciudad de Valencia, era sustituido por los palos de oro sobre campo de gules.

 

Manual de Consells de 1377. Archivo Histórico Municipal de Valencia. Num. 17 Sig. A.

E haüd parlament sobre les coses desús escrites, lo dit Consell, pensant que los sagells de les corts dels ordinaris de la dita Ciutat no havia convinents en encara deguts senyals, com en cascú d’aquells hagués senyal d’edificis a forma d’una Ciutat: e és cert que•l senyal per los molt alts senyors Reys d’Aragó atorgat e confermat a la dita ciutat era e és lur propri senyal de bastons o barres grogues e vermelles. E axí apparia en dues coses: la primera, en les banderes e penons e altres armes antigues de la dita ciutat, e la segona, en los sagells antichs del consell de la dita Ciutat.

Per tal, lo dit Consell, deliberadament e concordant, tench per be e volch e proveí que•ls ordinaris e escrivans de les dites corts deposats los dits senyals e sagells veylls dessús dits, e aquells trencats quan los novells sagells deiús contenguts los seran liurats, facen senyal e usen del dit senyal Real axí com a propi del senyor Rei, per lo qual e per autoritat del qual tenen e regexen lurs officis e axí com a senyal encara de la dita Ciutat en la qual fan regiment o exercici : E que en continent, o com en ans bonament fer se puxen, los dits Jurats, a mesió de la dita Ciutat facen fer Tres Sagells de argent pera les Corts dels dits Ordinaris, ço es, de Justicia en Criminal, de Justicia en Civil, e de Justicia en fets Civils tro en suma de CCC. solidos, e dos Sagells, hu gran e hu poch peral Consell, e peral ofici de la dita juradería, segons que hui los te: Açò, enadit: que en lo senyal Real de cascun dels dits cinch sagells, al cap subirà sia feta corona, per dues raons, la primera car la dita ciutat és cap de Regne majorment, e la segona car lo molt alt senyor Rey, ara regnant, per son propri motiu e sa mera liberalitat, tenint-se així com fon sa mercé per molt servit de la dita ciutat senyaladament en la guerra de Castella prop passada, specialment en los setges, e pus principalment en lo segon e derrer d’aquells tenguts sobre aquella per lo dit rey de Castella,enadí la dita corona al dit senyal, e per maior certificació e memòria lo dit senyor ladonchs e de ladonchs a ençà contínuament en les sues Reyals letres que ell signa de sa mà, ço és, en lo seu títol on se diu Rey d’Aragó, de Valéntia en la L que és mijana letra d’aquest nom Valéntia pinta de sa mà una Corona per tal forma Valentia. Fó empero intenció del dit Consell, e axí ho declara, que en los dits Cinch Sagells, jatsia tots de unes armes o dun senyal, sia feita alcuna diferencia no solament en les letres del cercle continents cascun lo nom de la Cort don será, e axi mateix del Consell, ans encara dalcuna maneraen alcuna majoritat e altra diferencia de forma, per manera que a tot hom puxa apparer la conexança de cascun dels dits Sagells; e tot aço a arbitre e bona coneguda dels dits honrats jurats.

 

 


Un comentario en “Una ciudad bella, sobre agua corriente. Tres escudos de la ciudad de Valencia.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.