De inmunitate ecclesiarum: El asilo sagrado en els Furs del Reino de Valencia.

Dedicado con cariño a ese entrañable personaje llamado Joaquín,  quien gracias a la mente de Alicia  Palazón, día a día recorre  los alrededores de  la catedral de Valencia haciéndonos un poco más humanos…

El derecho de asilo, de Francisco Javier Amérigo y Aparici. 1892. (Museo del Prado, Madrid).

 

Le tenía una manía tremenda al sacristán, la enemistad era mutua. Joaquín tenía un instinto religioso un tanto atávico. De vez en cuando sentía que tenía que ponerse a buenas con Dios y hacía un visita al templo. Se persignaba ostentosamente, se besaba el pulgar, se acercaba a alguna de las capillas, volvía a santiguarse, hacía alguna extraña reverencia ante alguna imagen y se retiraba repitiendo la señal de la cruz y el reglamentario beso. Pero al fantasma de la Catedral no le gustaba verlo por allí; lo tenía por un borrachín que aprovechaba los muros del templo para refrigerarse en verano o resguardarse del frío invierno. En cuanto lo veía rondar por sus dominios, le salía al encuentro y lo echaba a cajas destempladas. Entonces Joaquín apretaba el puño contra su cuerpo y, reprimiéndose, repetía una frase que sin duda había escuchado en alguna película:

-Me acojo a sagrado, tiene suerte de que estemos en la casa de Dios- y se marchaba mascullando improperios contra el sacristán.

De esta manera ponía Alicia Palazón en boca de Joaquín en su novela los 16 peldaños: la cripta del Santo Grial, su derecho a acogerse a sagrado, aunque el pobre Joaquín no tuviera muy claro cual era su significado.

 


Portada del libro Los 16 peldaños. La cripta del Santo Grial, de Alicia Palazón.

 

Porque desde el siglo IV, cuando la Iglesia reconocía en el año 344 en el Concilio celebrado en Sárdica (la actual ciudad de Sofía, en Bulgaria), los cánones 8, 9, y 10, y hasta el año 1979,  casi cualquier delincuente, o no,  que fuera perseguido por la justicia podía pedir asilo en terreno sacro y acogerse a sagrado.

La base en la que este derecho se sustentaba era en la sacralidad que todo espacio eclesiástico tenía, sacralidad que englobaba la inmunidad, protección, inviolabilidad y dispensa del que disponían no solo el recinto eclesiástico, sino sus terrenos adyacentes. De hecho, todos y cada uno de los lugares donde se celebraba el culto cristiano, podían ser considerados como comune refigium para todos.

Desde luego este hecho, el de acogerse a sagrado, fue un tema de tanta importancia y de tal interés, que fue tratado en varios concilios durante el paso de los siglos. Así fue estudiado y mencionado en el año 512 en el concilio de Orleans, en el año 546 en el de Lérida, en el año 590 en el de Sevilla, en los años 633, 638, 646 y 653 en los concilios IV,VI, VII, y VIII de Toledo respectivamente, en el año 1020 en el concilio de León, en el año 1115 en el concilio de Oviedo… pero no solo eso. Este asunto no solo era tratado en los concilios de la Iglesia, además, varios fueron los pontífices que sobre ello promulgaron decretales y bulas: Nicolás I, Juan VIII, Gregorio VII, Inocencio III…

Pero no solo la Iglesia trató sobre esto. Ya en el siglo VII, en el Liber Iudiciorum, o Lex Visigothorum, se trataba sobre los fugitivis et refugentibus. También Alfonso X el Sabio trató sobre ello en el conocido como Fuero Real de Castilla  (Libro I, título V, ley VIII), y más tarde en sus Partidas (Partida I, título XI, leyes II, III, IV y V), y tema que como no, también trató Jaime I en els Furs promulgados en las cortes de Valencia (1238-1271).

En el Archivo de la Catedral de Valencia y signado con el número 378, se conserva también un documento fechado el 10 de diciembre del año 1265 en Alcaraz, en el cual Jaime I concedía derecho de asilo a los malhechores en la Iglesia de Valencia, para que de este modo no pudieran ser extraídos violentamente de la Catedral ni castigados con pena capital, siempre y cuando no hubieran cometido su delito traidoramente.

Así pues, en el folio 7vº dels Furs (Fori Regni Valentiae), nos encontramos con el capítulo IX, capítulo que lleva por título  Daquells qui fugiran a les sglesies, de aquellos que se refugiaren  en las Iglesias.

Se establecía en este capítulo que a ningún hombre que se refugiase en la iglesia, o fuera protegido por ella,  ni la corte ni ningún otro hombre lo sacase, a excepción de quien hubiera cometido asesinato o hubiese herido a alguien dentro de la iglesia o en un espacio de treinta pasos junto a ella: Enadeix lo senyor rey que tot hom que fugira a la sglesia, o sia deffes per la sglesia, e que la cort ni altre nol ne trague. Si donchs no haura hom mort o nafrat  dins la sglesia o dins XXX passes prop  la sglesia…

 


Detalle del folio 7vº dels Furs e ordinacions del Regne de Valencia. Lamberto Palmart. Valencia, 4 de abril del año 1482. Biblioteca Nacional de España. Signatura INC/1312.

 

Del mismo modo, si la persona que se había acogido a sagrado había asesinado a alguien, la corte tenía potestad para, con los hombres que estimase oportuno, sacarlo de allí, siempre sin causarle  daño alguno, para de este modo recibir la justicia que su delito mereciera: Qui nafrara o olciura algu si puix fugir a sglesia o a loch religios o a casa, o a loch de cavaller, la cort ab aquells, los quals li sera vejares quey sien obs trague aquell daquell logar sens dan de son cors: E quant lo haura en son poder aquell reeba la justicia que haura servida.

También tenia la corte poder y autorización para sacar de la iglesia o lugar sagrado a aquel que hubiera matado a traición, a los salteadores de caminos públicos, y a los destructores nocturnos  de campos: … o no havia hom mort a trahicio, o no sera publich trencador de camins, o nocturn destrohidor de camps, o hom qui ocia axi com ociure no deu.

También se hacía referencia en este capítulo a los judíos y sarracenos que habiendo sido inculpados de algún delito, o que tuvieran grandes deudas, se hicieran pasar por cristianos o se refugiaran en la iglesia: Jvheus o sarrahins que seran inculpats dalgun malefici, o seran obligats a molts deutes, e faran semblant que volen fer Christians, e fugiran es metran en les sglesies perço que pusquen esquivar e estorcre de la pena del malefici de que seran inculpats, e que no sien tenguts de pagar los deutes en que seran obligats, sien destrets de pagar tots los deutes que deuran, o quels asseguraran de pagar, e no sien ans rebuts a babtisme entro hajen tots los deutes pagats o assegurats de pagar, o seran desencolpats o porgats daquell malefici del qual eren inculpats.

 


Detalle del folio 7vº dels Furs e ordinacions del Regne de Valencia. Lamberto Palmart. Valencia, 4 de abril del año 1482. Biblioteca Nacional de España. Signatura INC/1312.

 

En el caso de las deudas, tanto judíos como sarracenos debían pagarlas completamente, y si no lo hacían, no podrían recibir el bautismo hasta que lo hubieran hecho.  Del mismo modo, tampoco podían recibir el bautismo hasta que no fuesen absueltos o castigados por el delito cometido.

Sin embargo, en el mismo capítulo, se enmendaba esta resolución, decidiendo que finalmente no se les prohibiese el bautismo, ni siquiera si hubiesen cometido un crimen, siendo obligados a pagar por ello una vez hubiesen sido bautizados: Esmenam en aquest fur quel babtisme nols sie vedat ne allongat per deute que degen ni per crim: mas quant seran batejats sien tenguts de respondre al crim, e de pagar ço que deuran.

Todo esto, quedaba escrito y otorgado por lo senyor Rey a la sglesia de sancta Maria, e de sent Vicent: e a la huna major sglesia de cascun loch del regne de Valencia, es decir, por el rey, a la iglesia de Santa María y de San Vicente, y a cada iglesia mayor del reino de Valencia.

Pero no quisiera terminar este pequeño artículo sin llamar la atención  sobre un “curioso” párrafo de este capítulo dels Furs, que nada tiene que ver con el asilo sagrado: Encara fem fur nou que nengu qui haura Sarrahina no la tinga per putana sabuda, ne prengue soldada, e si ho fara que la perda, e sia a nos confiscada.

 



 

Establecemos asimismo mediante fuero nuevo que nadie que tuviere sarracena, la tenga por prostituta reconocida, ni cobre dinero; y si así lo hiciere, que la pierda y sea confiscada para Nos.

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.