Poemas, versos y rimas desde las taifas valencianas.

 

Tras la muerte de Almanzor en el año 1002, la caída del Califato de Córdoba comenzaba a vislumbrarse como algo real  y  palpable. Con su muerte, al- Andalus quedaba huérfana de dirigentes capaces de mantener la unión y cohesión que tiempo atrás consiguiera Abderrahman II.

Hisam II fue el elegido para suceder a Almanzor en el poder, sin embargo, la falta de  carisma y de personalidad  de este tercer califa omeya de Córdoba , hizo que todo lo antes conseguido comenzara a tambalearse  y a peligrar. De hecho, el propio hijo de Almanzor, Abd al- Rahman Ibn Sanchul, se rebelaba contra los omeyas, autoproclamándose como  legítimo heredero del califato.

Durante años el descontrol y la tensión fueron la nota dominante en lo que antes había sido esplendor y gloria. En el año 1009, el beréber Muhammad ibn Hisham  decidía acabar con esta insostenible situación, por lo que destronaba a Hisam II, asesinaba a Abd al- Rahman Ibn Sanchul, hijo de Almanzor, y se proclamaba nuevo califa de Córdoba.

Como no podía se de otra manera, tras la autoproclamación de Muhammad II como nuevo califa de Córdoba, los seguidores y partidarios de Almanzor fueron condenados al destierro, viéndose de este modo obligados a establecerse en nuevos territorios.

De esta manera, en  al- Andalus  comenzaban a aparecer y surgir unos nuevos reinos independientes y autónomos entre sí, cuyo objetivo no era otro que el de emular y recuperar el fastuoso esplendor cordobés: eran los conocidos como reinos de taifas.

Cada uno de estos reyezuelos y nuevos señores, tenían como única aspiración el convertirse en el nuevo califa, por lo que la situación lejos de mejorar, empeoró de tal manera, que en noviembre del año 1031 se decidía abolir el Califato de Córdoba. Los Omeyas eran expulsados de la ciudad, y Córdoba pasaba a ser una taifa más.

Córdoba, Granada, Huelva, Málaga, Ronda, Sevilla, Algeciras, Almería,  Albarracín,  Alpuente, Carmona, Arcos, Badajoz, Baleares, Carmona, Mértola, Molina de Aragón, Niebla, Morón, Murcia, Santa María del Algarve, Silves, Toledo, Tortosa, Denia, Valencia… todos estos reinos de taifas cambiaban de fronteras y de dirigentes con una facilidad y frecuencia inusitada.

Entre los años 1016 y 1017, el reino taifa de Balansiya fue gobernado por dos extraños personajes, los eunucos Mubarak y Muzzafar, hasta que dos años más tarde, el señor de Tortosa se hacía con las riendas de la ciudad. En el año 1021, Abd al Aziz, con apenas quince años y nieto de Almanzor, se convertía en rey de la taifa valenciana.

Abd al-Malid,  Abu Bakú, Al-Qádir… todos ellos fueron reyes de Valencia hasta la entrada de los almorávides en la península en el año 1086. Valencia permaneció en poder almorávide hasta el año 1145. Unos años más tarde, en el año 1172, Balansiya pasaba a manos almohades, proclamándose rey Zayd Abu Zayd, siendo derrocado en el año 1229 por Ibn Zayyan.

Pero a pesar de ser esta una época convulsa y complicada, Balansiya se erigió durante el período de taifas como una de las cunas del arte, de las ciencias,  y de las letras.  Gramática, matemáticas, medicina, astronomía, filosofía, música y como no poesía, formaban el eje principal de la cultura de Balansiya.

Y que mejor forma de rendir homenaje a este esplendoroso pasado, que el recordar aunque sea de una forma breve, a los poetas más importantes que cantaron a Valencia, que nacieron en nuestra tierra, y que vieron en Balansiya ese vergel ansiado, ese paraíso capaz de cortar la respiración al viajante, y hacer que sus corazones ya nunca fuesen capaces de olvidarla….

 


Valencia, Valencia, vinieron sobre ti muchos quebrantos y estás apunto de morir; pues si tu ventura fuese que tú escapases de esto, será gran maravilla para quienquier que te viese. Y si Dios hizo merced a algún lugar, tenga bien de hacerlo a ti, que fuiste siempre nobleza y alegría solaz…

                                                             Elegía a Valencia.

Al Waqasi.


Con estos sentidos versos, Abu-l-Walid Hissam b. Ahmad al Kinani al Waqasi lamentaba en su elegía a Valencia,  la incapacidad de sus habitantes para defender la ciudad ante el asedio sufrido por Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid.

Nacido en el año 1017 en el pueblo toledano de Waqas (con casi toda seguridad el actual pueblo de Huecas),  Al Waqasi fue considerado como uno de los grandes eruditos de su época. Experto gramático, decían de él que sobre cualquier cosa que se le preguntara, respondería.

Este sabio y erudito, que anteriormente había sido esclavo de Yahya ibn al-Mamun, rey de la taifa de Toledo, viajó a Valencia en el año 1085 junto con Al- Qádir y un grupo de nobles y notables toledanos.

A mediados del año 1092 y quizás enardecidos  por las victorias y  triunfos conseguidos por los almorávides, los habitantes de Valencia derrocaban a Al- Qádir,  poniendo en su lugar al cadí ibn Yahhaf. Al conocer la noticia, el Campeador se presentó de inmediato ante los muros de Madinat Balansiya para exigir pleitesía al nuevo gobernador.

En La Estoria de España, crónica escrita a instancias de Alfonso X el Sabio, y dada a conocer por el historiador  y medievalista español Ramón Menéndez Pidal con el título de Primera Crónica General, se cuenta que tras sufrir cerco al ciudad,  subio un moro en la mas alta torre del muro -este moro era muy sabio et mucho entendido- et fizo unas razones en aravigo que dizen assy: Balançia Balançia geyte aleyc quezra quetira anta fi huact an tamutic fayn quen yecun çagdac an taflet min ede yecun ageban quebir limen yeric: quier esto dezir: «Valencia Valencia, vinieron sobre ti muchos quebrantos et estas en ora de morir; pues si tu ventura fuer que tu escapes desto, sera grant maravilla a quienquier que te viere… Sin lugar a dudas, este moro sabio et mucho entendido no era otro que el propio Al Waqasi.


Las primeras  cuatro piedras caudales sobre las que tú fuiste afirmada, quiéranse ajuntar para hacer gran duelo por ti y no pueden…

Elegía a Valencia.

Al Waqasi.


Tras el asedio de las tropas castellanas frente a las blancas murallas de Valencia, Al Waqasi era  elegido para negociar la rendición de la ciudad ante el Cid. Era un  aciago día del mes de junio. Ese día,  el domingo 17 de junio del año 1094, el Cid Campeador se hacía dueño y señor de la ciudad de Valencia.

Como se lamentaba el erudito árabe de que la familia real, las primeras cuatro piedras caudales, no pudiera unirse para llorar amargamente tan importante pérdida. Que amargura y tristeza en su corazón. Que desesperación y negrura en su alma.


A tus muy nobles y hermosas huertas, que están en tus alrededores, el lobo furioso les cavó las raices y no pueden dar flor…

Elegía a Valencia.

Al Waqasi.


Tras rendir la ciudad, el propio lobo furioso, el Cid Campeador, le nombraba cadí de Valencia. Pero ni siquiera esto le sirvió de consuelo. A pesar de todo, Al Waqasi conseguía negociar con Rodrigo Díaz de Vivar unas condiciones respetables para los habitantes de Valencia, ganándose poco a poco la confianza del castellano.

Tal llegó a ser la relación de Al Waqasi con el Cid, que incluso algunos estudiosos como la profesora de Lengua y Literatura Árabe de la Universidad de Valladolid, Dolores Oliver Pérez, afirman que suya fue la autoría del Cantar de Mío Cid.

No obstante, afligido y desconsolado, Al Waqasi decidía finalmente huir de Valencia y refugiarse en Denia, donde moriría tan solo un año después, en el año 1095.


¡Valencia! ¡Valencia!, todas estas cosas que he dicho por ti, las razoné con muy gran quebranto que tengo en mi corazón y quiero razonarlo en mi interior…

Elegía a Valencia.

Al Waqasi.


 

 

 

Otro de los notables poetas que las taifas  nos regaló fue Abu Bark Muhammad, más conocido como Ibn al- Labbana, sobrenombre que significa literalmente hijo de la lechera, pues su madre ejercía esta profesión.

Nacido en la población de Benisa, dentro del reino taifa de Denia, Ibn al- Labbana es considerado como uno de los mejores exponentes de la  lírica de al- Andalus. Frecuentó las taifas de Toledo, Badajoz y Almería. Como buen poeta que se preciase, Ibn al- Labnna buscaba un benefactor al que loar con sus versos y al que demostrarle su fidelidad y su lealtad. Este mecenas lo encontró en la figura de al- Mutamid, rey de Sevilla, a quien el poeta le dio toda su confianza y fidelidad.

Pero el motivo de la marcha de su tierra natal poco tuvo de poético e idílico. El rey de la taifa de Denia, Muyahid, gustaba y disfrutaba tanto de filólogos como de prosistas, sin embargo, no veía con buenos ojos a los poetas y rimadores.


Nada se puede hacer contra el Destino cuando llega su tiempo y todo tiene plazo y lugar de muerte señalado…

Elogio a al- Mutamid.

Ibn al- Labanna.


De esta manera lloraba Ibn al- Labbana la pérdida de Sevilla a manos de los almorávides, y por consiguiente la pérdida de su gran amigo y mecenas al- Mutamid.

Triste y desconsolado, el poeta alicantino veía como su benefactor y mecenas, su amigo en el quien había depositado toda su lealtad y devoción,  embarcaba desde el puerto de Triana en dirección a Agmat, en dirección al destierro y la soledad.


Jamás olvidará la amanecida junto al Guadalquivir , cuando las naves estaban como muertos en sus fosas…

Elogio a al- Mutamid.

Ibn al- Labanna.


Tras la caída de Sevilla, Ibn al- Labbana anduvo errante y perdido sin encontrar lugar ni consuelo. Así permaneció hasta que tuvo noticia de la muerte de al- Mutamid. Viajó después hasta la ciudad de Bugía, en Argelia, donde pudo entrevistarse con el hijo de al- Mu`tamid, rey de Almería, y desde allí se trasladó hasta el reino taifa de Mallorca, reino que todavía seguía independiente del poder almorávide, y donde se puso al servicio de Nasr al- Dawla.

Aunque siguió componiendo preciosos panegíricos, Ibn al-Labbana había perdido la frescura y la emoción que le embargaba cuando componía en tierras sevillanas. Moría Ibn al- Labanna en el año 1113 en Mallorca, durante el ataque de unas naves cristianas a la isla. El poeta moría  desconsolado y afligido, apenado y desolado, sin  oportunidad de poder volver a la tierra que le vio nacer.


¡Ay cuanto se lleva el agua! ¡Ay cuantos corazones se iban rotos en aquellas galeras insensibles!

Elogio a al- Mutamid.

Ibn al- Labanna.


 

 

 

Abu-l -Satl Umayya b. Abd al Ariz, nació en  Denia en el año 1067 y fue discípulo de al- Waqasi. Realmente no fue la poesía su faceta más importante, ya que destacó de manera sobresaliente por sus tareas científicas y por sus trabajos de investigación. Aun así, sus obras poéticas son recogidas por todas las antologías de la poesía de al- Andalus.


Mientras que me arrastraba del mundo la corriente fugitiva, yo jamás olvidaba que hacia la muerte caminando iba…

Epitafio a si mismo.

Abu-l- Satl.


Tras la muerte de su maestro, Abu-l Satl decidía marcharse de su tierra natal. Tenemos noticias suyas en el año 1096, donde lo encontramos continuando con sus estudios en El Cairo y en Alejandría. Durante este período, Abu-l Satl profundizaba y ahondaba en el campo de la lógica aristotélica.  Hay quien incluso asegura que estuvo durante un tiempo al servicio del rey de Sicilia. Lo que sí sabemos con certeza es que estuvo encarcelado durante algún tiempo en El Cairo, y desde allí, desterrado a Egipto.


Hoy la muerte no temo, cuando me siento próximo a morir, sino del Juez Supremo el fallo inevitable que he de oír…

Epitafio a si mismo.

Abu-l- Satl.


Entre sus composiciones más destacadas se encuentran su conocido epitafio a si mismo, y el caballo blanco. Como científico y estudioso, destacan su compendio de astronomía, su tratado sobre medicamentos, sus estudios de música, y como no, su magnífico tratado de Lógica Aristotélica, tratado que es calificado como una de las aportaciones valencianas más importantes a la filosofía islámica.

Abu-l Satl moría en el año 1113 en la ciudad de Mahdiya, estando al servicio de Yahya Ibn Tamim, a quien escribió un precioso elogio mientras montaba su caballo blanco.


Blanquecino como el lucero a la hora en que se eleva el sol, avanzaba orgulloso, enjaezado con la silla de oro. Alguien dijo, envidiándome, al verle marchar tras de mí al combate: ¿Quién ha embridado a la aurora con la Pléyade y ha ensillado al relámpago con la media luna?

El caballo blanco.

Abu-l- Satl.


En el año 1058 y  bajo el entorno confortable y la seguridad que daba el pertenecer a una familia acomodada, nacía en Alcira Abu Isahq Ibrahim, más conocido como Ibn Jafaya. Hijo de un beréber de Hawwara,  tuvo una juventud sin alteraciones ni contratiempos, no siento alterada de ninguna de las maneras, viviendo confortablemente entre los suyos, cantando y loando la belleza y armonía de la naturaleza, al mismo tiempo que disfrutaba de otros placeres mas terrenales y mundanos.

Tanto cantó a la naturaleza este poeta, tanto gustó de disfrutar de estanques, ríos,  árboles y vergeles, que fue conocido con el sobrenombre de el jardinero.


Bajo un árbol frondoso , cuyas ramas el viento apacible columpia. y donde arrullos tiernos las palomas exhalan, gratamente me duermo….

Escena Báquica.

Ibn Jafaya.


Trabó una importante amistad con otro poeta,  Ibn Wahbun, de origen murciano, junto con el que realizó un viaje por la región de Lorca. Durante este viaje, sufrieron el ataque de unos caballeros cristianos de la guarnición de Aledo. Ibn Jafaya logró salir indemne de este ataque. No ocurrió lo mismo con su amigo, quien perdió la vida durante el asalto.


Los luceros brillaban allí vivos como brasas; la noche exhalaba ámbar gris. Nos perfumaba el azahar fragante, entreverado con la rosa…

El azahar y la rosa.

Ibn Jafaya.


Testigo de la caída de Alcira, y de la toma de Valencia, escribió dos tristes y emotivas elegías. Nuevamente al igual que hizo al-Waqasi, de sus palabras surgían la amargura y la pena por tales pérdidas.  Estas dos elegías fueron consideradas como dos de los lamentos más apreciados de al- Andalus.


¡Como ardían los aceros en los patios de tu alcázar! ¡Cuanta hermosura y riqueza han devorado las llamas!  Profundamente medita quien a mirarte se para…

La entrada del Cid.

Ibn Jafaya.


La caída de Valencia mantuvo al poeta en silencio durante tiempo. Su sufrimiento y su desconsuelo por tal pérdida no dejaban salir sus palabras, sus versos, sus rimas. Ni la propia naturaleza con su grandiosidad y bellaza era esta vez capaz de consolarle y devolverle un poco de alegría.


¡Oh Valencia!, y sobre ti vierte un torrente de lágrimas. Juguete son del destino los que en tu seno moraban; ¿Qué mal, qué horror, qué miseria no traspasó tus murallas?

La entrada del Cid.

Ibn Jafaya.


Pero como se suele decir, las desgracias no vienen solas. A la pérdida de su querida Valencia, había que añadir los desmanes y la dominación almorávide.  Así pues y tras abandonar la tierra que le vio nacer, estuvo durante unos años al servicio del segundo gobernador almorávide de Zaragoza, Ibn Tifilwit. Tras la conquista de Zaragoza por parte de Alfonso el Batallador en el año 1118, el poeta decidió volver a su casa, Alcira, donde, con dedicación y esmero, volvió a cultivar no solo sus campos y huertas, sino sus poesías y rimas.

Quizás uno de los investigadores que más ha estudiado la vida y obra de al- Jafaya sea el profesor argelino Hamdán Hayyayi. Su libro Vida y obra de Ibn Jafaya, poeta andalusí, editado en el año 1992, así lo demuestran. Para el profesor, Ibn Jafaya fue unos de los grandes maestros de la escuela valenciana. Ibn Jafaya moría a la edad de 83 años en su población Natal, Alcira, donde según dicen, todavía reposan sus restos.


La mano del infortunio hoy sobre tus puertas graba: “Valencia, tú no eres tú, y tus casas no son casas.”

La entrada del Cid.

Ibn Jafaya.


 

 

 

Abu-l Hasan All ibn Atiyat, más conocido como Ibn al-Zaqqaq, debió  nacer con toda seguridad en la Valencia de finales del siglo XI, cuando la ciudad era señorío del Cid. Aunque sabemos que su madre fue hermana del gran Ibn Jafaya, poco conocemos de su rama paterna.  Hay quien lo hace de origen humilde, pasando en su juventud penurias y estrecheces. Hay quien lo relaciona con los Banu Abbad de Sevilla, incluso hay quien asegura que su padre fue muecín de la mezquita Mayor de Valencia.

Lo que sí es cierto es que poéticamente se formó junto a su tío   Ibn Jafaya, y que su apodo, Al- Balansi, lo relaciona sin ninguna duda con la ciudad de Valencia.


Más delgado que el céfiro es su aroma; pasmo su talle de la erguida palma. La vi pasar con dulce cantoneo, desenvainando el sable de sus ojo.

El saludo.

Ibn al- Zaqqaq.


Ibn al-Zaqqaq ha sido considerado siempre uno de los grandes poetas de la al- Andalus, y al igual que su tío, gozó de una vida tranquila y apacible, sin estrecheces económicas, y muy apegado a su familia y a su tierra.

Incluso el gran Ibn al- Abbar diría de Ibn al- Zaqqaq  que fue poeta de  alabanzas a los más grandes. El filólogo y arabista Emilio García Gómez, decía de estos dos poetas, Ibn Jafaya e Ibn al-Zaqqaq, que fueron como Góngora en nuestras letras, la cima extrema de la lírica neoclásica, que tras ellos, solo pudo repetirse o declinar.


Me escancia con su diestra y con sus labios. A un lado y otro la embriaguez me lleva. A fuerza de apurar cáliz y boca, ya no sé, dulce amor, cual es el vino.

La duda.

Ibn al- Zaqqaq.


Moría este poeta entre los años 1133 y 1135, cuando todavía no había cumplido los cuarenta años de edad. Entre sus obras destacan El saludo, La duda, la triple embriaguez, y como no su Epitafio a uno mismo.


De vuestro lado me robó la muerte, inexorable ley de los humanos. En ella os precedí; pero, a la postre, no tardaremos en hallarnos juntos. Decid, por vida vuestra y por mi sueño: ¿No fue nuestro vivir una delicia?

Epitafio a uno mismo.

Ibn al- Zaqqaq


 

En la Ruzafa de Valencia y a comienzos del siglo XII, nacía Abu Abd Allah Muhammad Ibn Galib al Rusafi, considerado por todos como el mejor poeta de la Valencia almohade.

A pesar de ello, la información sobre su vida es más bien escasa, en contra de lo que se podría pensar. Debió nacer alrededor del año 1141, aunque abandonó pronto su tierra natal para dirigirse a Málaga. Sabemos que nunca se llegó a casar, y que trabajaba como sastre de arreglos, lo que le sirvió para no tener que buscar mecenas entre los ilustres y nobles de la época.

Era frecuente encontrarlo en las tertulias literarias  que se celebraban en los jardines de Granada o Málaga, jardines que luego tanto elogió y describió en sus poemas, aunque Ruzafa y Valencia  estuvieron siempre en su mente,  dictando con cada suspiro los latidos de su corazón.

Seguidor de Ibn Jafaya y de Ibn al- Zaqqaq, recordaba  su tierra natal como el auténtico paraíso del que una vez debió marchar. Sus descripciones, sus imágenes y retratos elaborados con la resonante melancolía que goteaba de sus palabras, hacían de él un poeta visual, evocador, y sensible, alejándose de los conceptos tan utilizados de lo intelectual, lo filosófico, y lo religioso.


Amigos míos: Deteneos conmigo y hablemos de Valencia, pues su recuerdo es como el frescor del agua en las entrañas ardientes. Deteneos de buen grado y calmad vuestra sed, pues en ella es seguro que la lluvia ha de venir…

A la Ruzafa.

Al- Rusafi.


Dicen de él sus biógrafos que era de carácter tímido e introvertido, quizás algo ascético y austero, y persona a la que no le gustaba disfrutar del vino ni de las orgías, a pesar de que fueran fuente de inspiración para muchas de sus composiciones.


Pedid la lluvia en el Puente y en la Ruzafa: seguro que la lluvia regará la Ruzafa y el Puente. Es mi patria; allí se encañonaron de plumas mis alas, cuando yo era un pequeño pajarillo, y su solar me abrigó como nido.

A la Ruzafa.

Al- Rusafi.


Al Rusafi murió en Málaga, según afirman algunos historiadores, sobre el año 1177, con algo más de treinta años, aunque también hay quien afirma que murió a más edad. En palabras de Margarita Lachica Garrido, de la Universidad de Alicante,  con la muerte de al- Rusafi, la poesía hispano-árabe perdió el último de los grandes autores del siglo XII.


Fue mi cuna. Fue una dulce vida gozada en la tierna infancia. ¡Dios no permita que jamás la olvide! No hay otra como esta tierra, repleta de almizcle.

A la Ruzafa.

Al- Rusafi.


Como recuerdo de este grandioso poeta, nos queda una calle en Valencia, en el barrio de Ruzafa, la calle del Poeta  Al Russafi, entre las calles Maestro Aguilar y Francisco Sempere, pero sobre todo, nos quedan sus palabras y sus poemas, su melancolía y añoranza,  el recuerdo y nostalgia de su querida Valencia…


Valencia es esa esmeralda sobre la que corre un río de perlas. Es como una novia en la que Dios puso toda la hermosura, y le dio una eterna juventud. En ella brilla perpetua una luz refulgente  porque el sol juguetea con el río y la Albufera.

A la Ruzafa.

Al- Rusafi.


 

 

 

Abu- Hassan All Ibn Hariq al- Makhzuml, más conocido como  como Ibn Hariq, nació en la valencia almohade del año 1156, y aunque hoy algunos lo consideren como un poeta menor, durante su período fue apreciado y reconocido como uno de los poetas más talentosos. Gran erudito y filólogo, llegó a ocupar puestos de importancia dentro de la cancillería almohade.

De hecho Ibn Hariq, fue maestro nada menos que de Ibn al- Abbar. Fue uno de los mejores conocedores de la cultura oriental y de la literatura y lengua de su época.


Valencia es la apoteosis de la Belleza; su reputación es buena tanto en el Este como en el Oeste. Si alguien dijera que es un lugar caro y una ciudad en la que no cesan las luchas, di tu que es un paraíso al que no se puede llegar sino pasando por el hambre y la guerra.

A Valencia.

Ibn Hariq.


Poco o nada sabemos de la historia de este poeta. Incluido dentro de la escuela de poetas valencianos, sus versos ensalzaban el edén y paraíso en el que Valencia se convertía ante sus ojos. Moría en Valencia en el año 1225.


Valencia, aléjate de mi corazón para que encuentre el olvido; pues eres un jardín tras cuyas flores no suspiro…

A Valencia.

Ibn Hariq.


 

March al- Kuhl, Abu Abd Allah Muhammad b. Idris, nació en Alcira, y desde luego, podríamos decir de él que fue un hombre que hizo de sus sueños una realidad. Vendedor de pescado en los zocos y mercados, se decía de él que vestía descuidadamente, que no era muy aseado, e incluso que era analfabeto.

Sin embargo, tal y como aseguraba la filóloga y arabista María del Carmen Barceló Torres, de vendedor de pescado llegó a ser cantor de príncipes.


Por fin he logrado mis esperanzas en un jardín que ofrece al que lo visita el perfume del ámbar. El color del vergel es entre dorado y plateado; las flores parecen unas veces dinares y otras dirhemes…

El jardín.

March al- Kuhl.


Nuevamente la documentación sobre este poeta es prácticamente nula. Sabemos que como era costumbre en la época, viajó  a la corte de Sevilla, donde compuso bellos poemas dedicados a frondosos y frescos jardines de al- Andalus.

March al- Khul moría en el año 1236 en la misma ciudad que lo vio nacer, Alcira.


El río, rodeado de plantas, parece un sable desenvainado sobre un tapiz verde. Río que, por su belleza, hace amar al que no ha amado nunca y hace componer bellos poemas al que jamás hizo versos.

El jardín.

March al- Khul.


 

 

 

Pero sin lugar a dudas, si tenemos que hablar de un referente dentro del mundo cultural de la taifa valenciana, tenemos que hablar de Abu Abd Allah Muhammad Ibn’ Abd-Allah ibn al- Abbar al- Qudaí,: el gran  Ibn al-Abbar.

Nació el Ibn al-Abbar en Valencia, en el año 1119. Su padre, originario de Onda, se trasladó a Valencia para desempeñar el cargo de cadí.

Conocido como el hijo del fabricante de agujas (Ibn al- Abbar), y apodado el Ratón, Ibn al- Abbar estudió y aprendió de los más grandes sabios tradicionalistas de la época, escribiendo una magnífica obra titulada Mu’jan, donde recopiló y biografío a todos y cada uno de ellos.

Fue secretario de los gobernadores de la ciudad, y tras el asedio en el año 1238 por parte del rey aragonés Jaime I, viajó a Túnez con una embajada para pedir ayuda al emir Abu Zakariya, ante el que recitó su famosa qasida, poema que fue traducido por primera vez del árabe por el arabista alemán Adolf Friedrich von Schack, para posteriormente ser traducido del alemán al español por Juan Valera.


Abierto está el camino; a tus guerreros guía ¡oh de los oprimidos constante valedor! Auxilio te demanda la bella Andalucía, la libertad espera de tu heroico valor…

Ibn al- Abbar.

Qasida al rey de Tunez.


Abu Zakariya, emocionado por los versos recitados por Ibn al.Abbarm decidía enviar ayuda. Doce naves cargadas con armas y dinero salían del puerto de Túnez en dirección a Valencia, sin embargo, el emir no envió ni un solo soldado. A su llegada a Valencia, el puerto se encontraba bloqueado por las tropas cristianas, por lo que las naves tunecinas se vieron obligadas a desviarse hasta Denia.


Valencia aguarda, en tanto, más negro porvenir; en mil ciudades flota de Christo el estandarte; espantando el creyente, no pueda resistir, Los cristianos, por mofa, nos cambian las mezquitas en conventos, llevando doquier la destrucción , y doquiera suceden las campanas malditas a la voz del almuédano, que llama a la oración.

Ibn al- Abbar.

Qasida al rey de Túnez.


Tras la caída de Valencia, Ibn al- Abbar fue exiliado a Túnez, donde trabajó como secretario de los sultanes, hasta que años más tarde y debido a algunas desavenencias, fue encarcelado. Tras ser perdonado, de nuevo fue encarcelado al tener noticia el sultán de los versos satíricos que el poeta le había dedicado. Esta vez fue ejecutado. Era el año 1260.


¡Oh Valencia! Recordándote mis lagrimales vierten sangre en lugar de agua. ¿Cuál es el camino para llegar a unos lugares, ahora campos de batalla de los extranjeros?; a unas colinas y a unos valles que no se despojan de sus vestidos de primavera, ni en invierno, ni en verano.

Ibn al- Abbar.

Elegía a Valencia.


Decía de este poeta la arabista María del Carmen Barceló Torres, que su portentosa erudición histórica, su profundo conocimiento de las tradiciones islámicas, sus extraordinarias dotes poéticas, su intervención directa en los más graves acontecimientos políticos  de su patria y los vaivenes de su azarosa vida, entre la guerra y la cárcel, hacen que Ibn al- Abbar aparezca, como dice Huici Miranda, como uno de esos genios que surgen en los días malos de una civilización para salvar su honra y legar su nombre, rodeado de prestigio.

 Cuanta razón. Ibn al- Abbar fue uno de esos genios, historiador y poeta, que nos dejó biografías como Mu’ŷam o Mu’ŷam fi ashab Abu ‘Ali as-Sadafi (Diccionario de los discípulos de Abu ‘Ali as-Sadafi), Takmila o at-Takmila fi kitab as-sila (Suplemento a las adiciones biográficas), o Kitab al-hulla as-siyara (Libro de la túnica recamada). Críticas literarias como Tuhfat al-qadim (Regalo del que llega), Ma’adin al-luyain fi marati al-Husayn (Filón de plata. Estudio sobre las elegías dedicadas a Husáyn) o Hidaya almu’tarif fi-l-mu’talif wa-l-muẖtalif (Guía provechosa para el inquieto en la armonía y la disensión), y como no, poesías recogidas en sus maravillosos Diwan y en Qita’ ar-riad.

A parte de sus magníficos trabajos, y al igual que ocurre con al- Rusafi, como recuerdo de Ibn al- Abbar, nos queda una calle en Valencia, la calle de Aben al Abbar, muy cerquita de nuestra falla, y por la que seguro que hemos pasado infinidad de veces.

Cada vez que pasemos por ella, por favor recordad no solo a estos poetas que engrandecieron a Valencia, sino a otros de menos renombre como Ibn Darray al- Qastalli, quien dedicó varios poemas a los reyezuelos Mubarak y Muddafar; Ibn al- Yamani, quien dedicó sus versos a los príncipes de Denia; Ibn Aixa, quien escribió todo un apartado para hablar de las bondades de Valencia en su libro Banderas de los Campeones; Ibn Halsa, Ibn Tahir, Ibn Labbun, Ibn Ruhaim, Ibn Mujdar, y tantos otros que mediante sus sentimientos y emociones, sus anhelos y pasiones, supieron emocionarnos a pesar del paso los siglos, con sus poemas, versos y rimas desde las taifas valencianas.

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.