Pia matris ecclesiae: la fundación de la Orden de Montesa. Un homenaje a Don Gonzalo Martínez Diez.

 

Dedicado con cariño a mi querido amigo y maestro Don Gonzalo Martínez Diez.

Un libro abierto es un sabio que habla; cerrado, es un amigo que espera…  In memoriam.

 

 

 

 

 

Hoy, 22 de abril de 2019, se cumplen cuatro años de la muerte de un gran amigo y mejor persona; de un personaje que desde luego no dejaba a nadie indiferente. Sencillo, humilde, siempre al servicio de los demás, capaz de hacerte vivir y sentir la Historia de una forma especial,  fue una de esas personas cercanas y humanas capaces de seguir aprendiendo cada minuto no solo de sus propias vivencias, sino de las de los demás.  En definitiva, se cumplen cuatro años de la muerte de un verdadero sabio.

El 22 de abril del año 2015, en Villagarcía de Campos, a los noventa años de edad, moría el jesuita, historiador, y medievalista Don Gonzalo Martínez Diez.

Y que mejor manera para rendirle homenaje, que publicando en este blog, un pequeño artículo sobre los motivos del nacimiento de la Orden de Montesa que escribió allá por el año 2003, artículo inédito que hoy por primera vez ve la luz, y que nos sirve de perfecta introducción para mostrar y dar a conocer la bula Pia Matris, bula mediante la  cual el papa Juan XII otorgaba los bienes de la Orden del Temple en el reino de Valencia a una nueva orden: la Orden de Santa María de Montesa.

 



 

Proceso y disolución de la Orden del Temple: la Orden de Montesa.

Precisamente, cuando la Orden del Temple había alcanzaba en el reino de León y Corona de Aragón su máxima expansión, iba caer sobre la orden universal el rayo que tras cinco años de agonía provocaría la extinción, supresión y desaparición de la gloriosa milicia fundada por Hugo de Payns.

Al final del verano de 1307, sin haber obtenido la autorización del Papa para ello, Felipe IV el Hermoso, rey de Francia, ordenaba, en una operación policíaca mantenida en secreto hasta pocas horas antes, apresar en una misma madrugada en todos sus dominios a todos los templarios, desde el Gran Maestre, que había llegado a Francia procedente de Chipre, donde residía habitualmente, hasta el último de los hermanos sirvientes.

Esta gigantesca operación, fijada para el amanecer del 13 de octubre de 1307, fue todo un éxito policíaco. Cerca de un millar de templarios, cayeron en las redes de los esbirros del rey de Francia; apenas una docena logró escapar a la redada. Inmediatamente fueron acusados, sin testigos ni pruebas, de los más abyectos crímenes: blasfemia, idolatría, abjuración de Cristo y sodomía, sin mencionar los pecados de orgullo, avaricia y crueldad.

Sometidos a los más crueles y despiadados tormentos, en los que murieron varias docenas de caballeros y sargentos, y con la promesa de que si confesaban esos crímenes no sufrirían ningún castigo, una buena parte de los prisioneros, comenzando por el Gran Maestre y otros dignatarios de la Orden, tuvieron la debilidad de admitir como propios unos delitos que no habían cometido.

Con esas confesiones el rey de Francia frenó la irritación inicial del Papa por la violación del fuero eclesiástico, cometida al apresar a todos los miembros de una orden religiosa sin contar con él. Ahora bajo la impresión de estas confesiones el Papa ordenaba el 22 de noviembre de 1307 a todos los monarcas cristianos que cada uno de ellos en su reino apresara a todos los freires templarios y secuestrara sus bienes, manteniendo personas y bienes a disposición de la Santa Sede. Lo que hasta ese momento era un problema del Temple en Francia, el Papa lo extendía a toda la Cristiandad, ya que los reyes atraídos por el secuestro de los bienes del Temple procedieron a la detención de los templarios en todos sus territorios quizás con la única excepción de Castilla, donde siguieron masivamente en libertad.

Entretanto se inició en cada archidiócesis de toda la cristiandad occidental un proceso contra los templarios que en todos los lugares, excepto en Francia, llegaba a la conclusión de la total inocencia de los templarios de los crímenes de los que eran acusados. En Francia, en cambio, en la archidiócesis de Sens y Rouen se enviaba a la hoguera a carretadas a casi un centenar de templarios, por el sólo hecho de afirmar que las declaraciones anteriores en que se confesaban culpables eran falsas y habían sido arrancadas bajo la tortura.

El juicio final sobre la Orden había sido avocado por el Papa para un concilio general reunido en Vienne (Francia) en octubre de 1311; el concilio se negó a condenar a los templarios sin antes oírlos, lo último que el rey de Francia deseaba. El Papa Clemente V convencido de que jamás lograría que el Concilio condenara a los templarios, presionado y amenazado por Felipe IV el Hermoso, decidió finalmente, evitando cualquier condena de la Orden como tal, promulgar una bula el 22 de marzo de 1312 por la que, no por vía de sentencia judicial sino como mera medida administrativa, se suprimía la Orden del Temple.

Quedaba el problema del destino de los muy importantes bienes materiales del Temple; en la bula del 22 de marzo de 1312 se había reservado el Papa el disponer de estos bienes; por bula del 2 de mayo de ese mismo concedía esos bienes a la Orden del Hospital de San Juan para que con ellos contribuyese, conforme a la intención de los donantes, a la lucha en Oriente contra el enemigo islámico. Pero ante las insistentes reclamaciones y demandas de Jaime II de Aragón, en la misma bula se establecía una excepción en lo referente a los reinos de España (Corona de Aragón, Corona de Castilla, Portugal y Mallorca, este último entonces con rey propio y separado de la Corona aragonesa). Respecto de los cuatro reinos mencionados el Papa estaba dispuesto a oír antes a los embajadores de sus monarcas, para después de oídos tomar las disposiciones pertinentes acerca del destino de esos bienes.

Tras algún tiempo el Papa ordenó que los bienes templarios en Mallorca pasaran también a los freires sanjuanistas, como en efecto sucedió; en Castilla, donde esos bienes como en los demás lugares habían sido secuestrados por el rey, este comenzó a disponer libremente de ellos, se negó a tratar el tema con el Papa, y aunque este finalmente unilateralmente también atribuyó esos bienes a la Orden de San Juan, los reyes durante más de 50 años hicieron oídos sordos y utilizaron la totalidad de los mismos de acuerdo con sus necesidades y compromisos políticos.

El rey de Portugal negoció con el Papa y tras seis largos años de intensas conversaciones el Papa Juan XXIII accedía el 14 de marzo de 1319 a que los bienes del Temple en Portugal sirvieran para reforzar el patrimonio de una nueva orden fundada por el rey don Dionís dos años antes con el nombre Orden de Cristo, en la que serían acogidos algunos o muchos de los ex-templarios portugueses.

En Aragón el rey Jaime II negoció con el Papa el destino de esos bienes con el mismo tesón y terquedad con que antes había obtenido la excepción; el Papa seguía insistiendo en atribuir los bienes del Temple a la Orden de San Juan, pero Jaime II no estaba dispuesto a incrementar aún más el poder de los sanjuanistas, que decía él podían poner en peligro la seguridad del reino.

Tras prolongadas negociaciones, por fin el Papa Juan XXII y Jaime II alcanzaron un acuerdo que se plasmó en la bula del 10 de junio de 1317; por esta bula los antiguos bienes templarios en el reino de Aragón y en el Principado de Cataluña pasaban a la Orden de San Juan; pero, a cambio, los bienes del Temple en el reino de Valencia junto con los bienes que en ese mismo reino poseía la Orden del Hospital de San Juan (excepto el castillo de Torrente y la casa del Hospital en la ciudad de Valencia), así como los de la misma Orden en Mallorca y en el Rosellón, se pondrían al servicio de una nueva Orden Militar, que recibiría del rey el castillo de Montesa, para que sirviera de Casa-Madre a la nueva Orden, que de esa fortaleza tomaría el nombre de Orden de Santa María de Montesa.

La nueva Orden estaba concebida como una rama de la Orden de Calatrava por lo que seguía la misma Regla que esta Orden y estaba sujeta a la visita de sus maestres castellanos, pero gozaba de jurisdicción independiente de los maestres de Calatrava. Practicaba como la Orden Madre la observancia cisterciense y por ello permaneció siempre bajo el patrocinio del abad de Santes Creus, que era el encargado de la asistencia espiritual a los freires de Montesa y facilitaba a esta Orden los monjes sacerdotes necesarios para esa asistencia.

La nueva Orden estaba pensada para emplearse en la lucha contra los musulmanes de Granada, ampliando las fronteras del reino de Valencia, ya que los reyes de la Corona de Aragón. nunca renunciaron a participar en las batallas contra el Islam peninsular e incrementar su reino con posibles conquistas territoriales.

La Orden de Montesa se caracterizó siempre por su constante apoyo a los reyes aragoneses, también en los conflictos interiores, practicando en todas la empresas militares de esos monarcas tanto dentro como fuera de la Península Ibérica, siendo digna sucesora de la brillante tradición militar del Temple.

Gonzalo Martínez Diez, S.I.

Valladolid, 24 de julio 2003-07-24


 

Fundación de la Orden de Montesa. Jose Antonio Juan Llorens. De Orden de Montesa – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0.

 

Efectivamente y tal y como apuntaba Don Gonzalo Martínez Diez, el 1o de junio del año 1317, el papa Juan XXII promulgaba la bula Ad fructus uberes, bula mediante la cual concedía a la Orden de San Juan del Hospital, de manos del nuncio y procurador general de la orden, Vidal de Vilanova, todos los bienes que la Orden del Temple poseyó en la Corona de Aragón, excepto los que se encontraban en el reino de Valencia, y que junto a los bienes que poseían allí los hospitalarios, serían utilizados para la fundación de la Orden de Santa María de Montesa.

Ese mismo día, Juan XXII también promulgaba la bula Pia matris ecclesiae, bula mediante la cual se autorizaba la construcción de un monasterio en el castillo de Montesa, monasterio al que habrían de pasar todos los bienes de que el Temple había tenido en el reino de Valencia, añadiendo también las posesiones que tenía la Orden de San Juan del Hospital, a excepción de Torrent y de las posesiones en la ciudad de Valencia. Esta segunda bula es la que es considerada como la fundacional de la Orden de Montesa.

Vidal de Vilanova había viajado en el mes de abril  a Aviñón, tras haber sido designado el 15 de febrero de 1317, como embajador de Jaime II para tratar con el papa Juan XXII.

Tras las pertinentes entrevistas, y tras reunirse después el pontífice con Leonardo de Tibetris, procurador y visitador en Europa de la orden del Hospital, el resultado de las negociaciones se plasmaba en la bula Pia matris ecclesiae.

Fue finalmente el 22 de julio del año 1319, cuando en la capilla de Santa Águeda del Palacio Real de Barcelona, y en presencia de Jaime II, Ponç de Gualba, obispo de Barcelona, de los abades de los monasterios de Santes Creus, La Valldigna y Benifassà, el comendador de Alcañiz vestía con el hábito de la nueva orden a Guillem de Erill,  Galcerà de Bellera y Erimau d’Eroles.

Tras este solemne acto, el abad de Santes Creus, fray Pere Alegre, nombraba a Guillem de Erill primer maestre de la Orden de Montesa.

Reproducimos a continuación, por su enorme interés e importancia, la transcripción y traducción de la bula Pia matris ecclesiae, considerada la bula fundacional de la Orden de Montesa.

Por otro lado, veremos también las imágenes de una bula que se encuentra en el Archivo Histórico Nacional, y que lleva por título “Juan XXII funda la Orden de caballería de Santa María de Montesa”. Se trata de un traslado autorizado fechado el 27 de noviembre del año 1482.

 


La Virgen de Gracia protegiendo bajo su manto a los caballeros de la Orden de Montesa. Antoni Peris. Año 1412.

 

Transcripción de la bula Pia matris ecclesiae. SAMPER, frey Hipólito de [religioso de la orden de Montesa (1652-1700)], Montesa Ilustrada…; Valencia, Gerónymo Vilagrasa, 1669, vol. I, pp. 17-24.

 

Joannes Episcopus Servus Servorum Dei, ad perpetuam rei memoriam.

Pia Matris Ecclesiae cura de fidelium salute solicita, sicut in palmitibus Fidei Catholicae dilatandis accensa Charitatis ardoribus delectatur, solerter invigilat, et fructuosi operis prosecutione laborat. Sic vias, et modos diligenter exquirit, quibus hostium ipsius Fidei conatibus obviet, vires reprimat, et hi praesertim Fidei Catholicae cultores, quos loci vicinitas eisdem hostibus appropinquat, opportunae tuitionis muniti praesidiis ab appropinquat, opportunae tuitionis muniti praesidiis ab eorum impugnationum incursibus, iubante Domino praeserventur. Dudum siquidem felicis recordationis Clemens Papa V praedecessor noster, quondam Ordinem Militiae Templi Hierosolymitani propter nefandos errores, et scelera varia, et diversa, quibus erant dicti ordinis personae respersae, ipsiusque statum, habitum, atque nomen in Concilio
Viennensi eodem approbante Concilio, irrefragabili, et perpetuo valitura sustulit sanctione illum prohibitioni perpetuae supponendo, ac inhibendo districtius, ne quis ex tunc dictum Ordinem, vel habitum eius suscipere, seu deferre, vel pro Templario se gerere quomodolibet attentaret bonis omnibus dicti Ordinis Apostolicae Sedis ordinationi cum inhibitione, ac decreto, auctoritate Apostolica reservatis. Denum vero idem praedecessor attente considerans, quod Fratres Ordinis Hospitalis Sancti Joannis Hierosolymitani pro recuperatione maxime ipsius Terrae Sanctae ducebant, sicut et ducunt pericula quaelibet in contemptum, post deliberationem super hoc cum fratribus suis Sanctae Romanae Ecclesiae Cardinalibus, nec non Patriarchis, Archiepiscopis, Episcopis, ac Praelatis aliis, et nonnullis Principibus, et illustribus Viris, ac Praelatorum absentium, Capitulorum quoque, atque Conventuum Ecclesiarum, et Monasteriorum Procuratoribus, tunc in dicto Concilio constitutis, praehabitan diligentiam; omnia bona dicti quondam Ordinis Templarioum, quae idem ordo eo tempore, quo Magister, et nonnulli ex fratribus dicti Ordinis in Regno Franciae communiter capti fuerunt, videlicet anno Domini millesimo trecentesimo octavo, mense Octobris, per se, vel per quoscumque alios habebat, tenebat, et possidebat ubilibet, vel ad ipsum Ordinem, et praedictos Magistrum, et Fratres ipsius Ordinis pertinere poterant, et debebant, praetacto Ordini Hospitalis, et ipsi Hospitali donavit, concessit, univit, incorporavit, applicavit, et anexuit in perpetuum de Apostolicae plenitudine potestatis: bonis illis quae idem Ordo Templariorum in Regnis, et terris carissimorum in Christo filiorum nostrorum: Castellae,.. Aragonum,.. Portugaliae,.. et Maioricarum Regnum Illustrium, extra Regnum Franciae habebat, seu possidebat, et ad eum debite poterant quomodolibet pertinere, dumtaxat exceptis. Quae dictus praedecessor nonnullis ex causis, quae tunc pro parte Regum ipsorum praetensae fuerunt á donatione, concessione, unione, incorporatione, applicatione, et annexione praedictis excepit specialiter, et exclusit, ea nihilominus Apostolicae dispensationi, et ordinationi reservatis. Postmodum autem ne propter praetensionem causarum huiusmodi ordinatio praedictorum bonorum, in praedictis Regnis, et terris existentium, teneretur diutius in suspenso; praedecessor ipse certum peremptorium terminum dictis Regibus per Apostolicas idoneos, plenum, et speciale mandatum habentes ab eis, cum omnibus rationibus, et munimentis, ad causas pertinentibus memoratas, Apostolico se conspectui praesentarent, informaturi eum de causarum veritate, et essentia praedictarum, suoque super illis ordinationis beneplacitum audituri. Cumque dictus Rex Aragonum propter hoc ad praedecessoris eiusdem, et subsequenter ad nostram (postquam fuimus, Domino permitente, ad statum Apostolicae Dignitatis assumpti) praesentiam Nuntios suos diversis vicibus destinasset, qui causas, et rationes varias allegarunt, propter quas bona ipsa, in Regno suo sistentia, uniri, et incorporari non posse memorato Ordini Hospitalis absque ipsorum Regis, et Regni evidenti praejuditio et dispendioso periculo asserebant: tandem post longam et diutinam altercationem super hoc habitam cum dilecto filio nobili Viro Vitale de Villanova Nuncio, et Procuratore dicti Regis Aragonum, ad hoc sufficiens, plenum, et speciale mandatum habente (cuius equidem mandati copiam praesentibus inseri iussimus ad cautelam) ipsiusque Regis nomine consentiente; praesentibus quoque, atque consentientibus, in quantum tangi poterant, dilectis filiis fratribus Leonardo de Tibertis Priore Venetiarum generali Visitatore, et generali Procuratore, ac multis ex Prioribus, et Fratribus dicti Ordinis Hospitalis, eiusdem Ordinis nomine; de fratrum nostrorum consilio in modum, qui sequitur, duximus ordinandum. Cum enim illa foeda Sarracenorum Natio, et impia Christiani nominis inimica in fronteria Regni Valentiae, quod est ipsius Regis Aragonum constituta, Regnum ipsum, eiusque fideles in summi Regis offensam per successus abolim temporum diversorum, angustiis multarum tribulationum afflixerit, discriminibus subiecerit variis, et crudeliter propriam impietatem armaverit, sicut et adhuc armare conatur in exterminium eorumdem. Nos eisdem Regi, Regno, atque Fidelibus adversus huiusmodi hostiles incursus prospici cupientes, dicti Regis supplicationibus inclinati, Monasterium in Castro de Montesia Valentinae Diocesis, infra dictum Regnum Valentiae constituto, de praedictorum Fratrum nostrorum consilio, et Apostolicae plenitudine potestatis ordinamus de novo ad honorem Dei, et exaltationem Catholicae Fidei, ac depressionem ipsorum infidelium construi, in quo Fratres Ordinis Calatravensis (ad quos Rex ipse non parum affici dicitur, et de quorum strenuitate confidit, ut fertur) pro defensione dicti Regni Valentiae, ac fidelium incolarum ipsius ab hostium dictae fidei eisdem vicinantium periculosis insultibus, debeant collocari, ut sic idem Regnum, ac fideles eo ferventius dictis hostibus resistere valeant, quo plurium virium conflatis in unum, maiori potentia fulcietur. Cui quidem Momnasterio, plena super hoc cum eisdem Fratribus nostris deliberatione praehabita, et de ipsorum consilio, ac eiusdem plenitudine potestatis, ducti praesertim dicti Regis instantia, ex nunc ex causa praemissa omnia, et singula bona immobilia quaecumque, et in quibuscumque sistentia, nomina, actiones, iura, iuris dictiones, et honores, homines, et vasallos quoslibet, et alia quaecumque, quae dictus quondam Ordo Templi, tempore captionis praedictae habebat, et habere debebat, et quidquid etiam idem Ordo Hospitalis habet ad praesens, et ad eum pertinere potest, et debet quacumque ratione, vel causa in eodem Regno Valentiae, nec non Parrochialem Ecclesiam dicti Castri de Montesia auctoritate Apostolica donamus, incorporamus, applicamus, annectimus in perpetuum, et unimus: Domo tamen cum Ecclesia, censibus, et redditibus, quos idem Ordo Hospitalis Sancti Joannis habet in Civitate Valentiae, et eius territorio per mediam leucam circumcirca, et Castro etiam, Loco, seu Villa de Torrent dictae Valentinae Diocesis cum Juribus, et pertinentiis suis ab huiusmodi donatione, unione, incorporatione, et applicatione dumtaxat axceptis, quae Hospitali praedicto volumus remanere: decernentes irritum, et inane, si secús super hiis á quoquam quavis auctoritate scienter, vel ignoranter contigerit attentari. Et nilhominus concedentes Magistro et Fratribus Ordinis supradicti, qui pro tempore fuerint, quod omnibus, et singulis Privilegiis, immunitatibus et libertatibus gaudeant, quae Magistro, et Fratribus eiusdem Ordinis, in dicto Regno Castellae consistentibus, sunt ab Apostolica Sede concessa; quodque ipsi Magister, et Fratres eiusdem Eccleiae de Montesia curam gerere valeant per idoneum Presbyterum ipsius Ordinis Professorem.

Volumus autem, quod Magister, et Fratres eiusdem Monasterii construendi, qui pro tempore fuerint, pro dictis bonis, ut praedicitur, concessis eisdem, ea quae dicti Hospitalis, et quondam Templariorum Fratres facere debebant, cum bona tenebant praedicta, facere teneantur, quodque dictus Rex Aragonum omnia servitia, et Iura Regalia, quae tam ipse, quam sui ab Hospitalis, et quondam Ordinis Templi praedictorum Fratribus, dum Ordo ipse Templariorum subsistebat, nec non et hominibus, atque bonis ipsorum habent, et habere consueverant temporibus retroactis, habere valeat á Magistro, et Fratribus praedicti Monasterii construendi, sibique, et suis in eisdem hominibus, et bonis salva, et illibata serventur et integra iura, et servitia supradicta, nec super ipsis eisdem Regi, vel suis aliquod praeiuditium generetur.

Statuimus insuper, et etiam ordinamus, quod praefatum Monasterium taliter construendum, eidem Ordini de Calatrava hoc sit modo subiectum, videlicet, quod Magister ipsius ordinis de Calatrava, qui est, et pro tempore fuerit possit per se, vel per alium, seu alios dictum Monasterium semel in anno, vel pluries, si necesse fuerit, visitare, et in eodem corrigere, quae fuerint corrigenda. Ita tamen quod ipse Magister de Calatrava, cum voluerit, in eodem novo Monasterio huiusmodi visitationis officium excercere, diem adventus eius dilecto filio. Abbati Monasterii Sanctarum Crucum Ordinis Cisterciensis Terraconensis Diocesis, per tantum tempus ante ipsius Magistri, vel illius, quem ipse Magister ad ipsius visitationis officium destinabit, debeat nuntiare, quod idem Abbas Sanctarum Crucum ipso die adventus praefati Magistri, vel illius, quem ad hoc idem Magister, ut praedicitur, destinabit pro visitatione praedicta, possit esse paratus, vel si forsan ipse vacare non posset, dilectus filius.. Abbas Monasterii Sanctae Mariae de Valledigna eiusdem Cisterciensis Ordinis dictae Valentinae Diocesis valeat in dicta visitatione cum dicto Magistro, vel alio pro visitatione huiusmodi destinando, suam praesentiam exhibere: nec Magister ipse in eodem Monasterio noviter construendo, absque consilio, et consensu alterius Abbatum praedictorum correctionem, vel ordinationem possit aliquam exercere. Quod si forte neuter Abbatum ipsorum ad praefatum Monasterium novum die visitationem exercere liceat supradictam. Volumus autem, quod Administratores novi Monasterii supradicti Abbati, et Magistro de Calatrava praefatis prop personis, et equis eorum, dicta visitatione durante teneantur in victualibus providere. Caeterum provissionem de primo Magistro dicto novo Monasterio faciendam, dispositioni nostrae, et Sedis Apostolicae reservamus, qui cum creatus extiterit, plenam, et liberam habeat potestatem, ad quorum informationem idem Magister, et Abbas eiusdem Monasterii Sanctarum Crucum decem Fratres eiusdem Ordinis de Calatrava in eodem Ordine approbatos, de quibus eis vissum fuerit convocabunt. Statuimus etiam auctoritate praedicta, quod Magistro ipsius novi Monasterii, qui pro tempore fuerit cedente, vel etiam decedente, Conventus, seu Fratres eiusdem Monasterii eligendi sibi, et eidem MOnasterio Magistrum aliquem de ipso Ordine Calatravensi, liberam, infra trium mensium spatium ad tardius, habeant facultatem, qui eo ipso quod electus extiterit, pro confirmato (si in plena concordia electus fuerit) habeatur et sine confirmatione alia libere administret. Quod si forte idem Conventus, et Fratres infra dictum tempus Magistrum non elegerint antedictum, praefatus Magister de Calatrava cum consilio, et assensu alterius Abbatum praedictorum possit de Magistro dicto novo Monasterio providere. Caetera vero bona omnia, et singula, quae dictus quondam Ordo Militiae Templi tempore captionis praedictae in eodem Regno Aragonum, et terris aliis Regi praedicto subiectis habebat, possidebat, et habere poterat, et debebat, et quae ad illum poterant rationabiliter pertinere, quaeve per dictum Regem Aragonum, vel alium quemlibet detinebantur, et detinentur in Regno, et terris eisdem; assentiente praedicto Vitale nomine dicti Regis, Ordini, et Hospitali praedictis donanda, concedenda, unienda, incorporanda, annectenda duximus, et perpetuo applicanda, certis modis adiectis, quos pro plena securitate ipsorum Regis, et Regni Aragonum, et ad propellenda imminentia sibi quaeque pericula vidimus expedire, prout in nostris certi thenoris litteris super hoc confectis (quas in suo volumus robore permanere) plenius continetur. Quae omnia, et singula idem Vitalis nomine procuratorio dicti Regis Aragonum, nec non Visitator, Procurator, Priores, et Fratres dicti Ordinis Hospitalis praesentes inhibi eiusdem Ordinis nomine in quantum videlicet, quaelibet pars exinde tangebatur, et tangi poterat, et debebat, acceptaverunt et approbaverunt expresse, rata habuerunt, et grata: nihilominus promittentes, se bona fide effecturos, et curaturos, quod Rex, et Ordo praedicti ea omnia, et singula, prout ad unumquemque pertinebit, pertinere poterit, et debebit, acceptabunt, et approbabunt, rata habebunt, et grata, eaque servare, et adimplere curabunt, ullo unquam tempore in contrarium non venturi. Thenor autem procuratorii dicti Vitalis talis es.

Nos Jacobus Dei gratia Rex Aragonum, Valentiae, Sardiniae, et Corsicae, ac Comes Barchinonae, confidentes de fide, legalitate, et industria nostri dilecti Consiliarii, ac familiaris nostri Vitalis de Villanova militis, cum testimonio praesentis publici instrumenti constituimus, et ordinamus vos dictum Vitalem praesentem, et hanc procuratorem nostrum ad tractandum, concordandum, et conveniendum pro parte nostra cum Sanctissimo in Christo Patre, ac Domino Domino Joanne divina providentia Sacrosacntae Romanae, ac universalis Ecclesiae Summum Pontificem facienda de bonis, quae Ordo quondam Templi habebat infra limites Regnorum, et terrarum nostrae ditione subiectarum: et ad consentiendum nostro nomine ordinationi de dictis bonis per dictum Dominus Summus Pontifex voluerit ordinare, et super huiusmodi ordinatione cum ipso Domino Summo Pontifice poteritis concordare: et ad firmandum ex parte nostra quamcumque dispositionem, seu ordinationem dictus Dominus Summus Pontifex fecerit, ut praemittitur de bonis praedictis: et ad obligandum vos nostro nomine dicto Domine Summo Pontifici, quod ordinationem iam dictam faciendam per eum de bonis praemissis, tenebimus, et sequemur per Nos, et Successores nostros, nec contraveniemus eidem. Dantes, et concedentes vobis dicto Vitali potestatem plenariam, et generalem administrationem cum libera tractandi, concordandi, et conveniendi cum dicto Domino Summo POntifice in praedictis, et consentiendi cuicumque ordinationi de ipsis bonis per eum, ut praedicitur faciendae: ac firmandi ordinationem praedictam, et in personam nostram admittendi, et recipiendi quaecumque ad Nos spectaverint ex ordinatione iam dicta, ad nostri, et Regni nostri satisfactionem: et omnia alia faciendi in et super praedictis, prout Vobis videbitur, quaecumque Nos in praedictis, et eorum quolibet possemus facere, si praesentes essemus. Ratum, et firmum habere promittentes perpetuo per Nos, et nostros quidquid per Vos dictum Vitalem nostro nomine in praedictis tractatum, concordatum, conventum, et firmatum fuerit, et nullo tempore revocare, sub bonorum nostrorum omnium hypoteca. In cuius rei testimonium praesens scriptum nostrum inde fieri iussimus sigilli Maiestatis nostrae munimine roboratum.

Quod est actum Barchinonae quinto decimo Kal. Martii anno Domini millesimo trecentesimo sexto decimo. Signum Jacobi Dei gratia Regis Aragonum, Valentiae, Sardiniae, et Corsicae, ac Comitis Barchinonae, qui haec concedimus, et firmamus.

Testes sunt, qui predictis praesentes interfuerunt, Gondiçalbus Garcie miles Consiliarius, Petrus Marci Thesaurarius, et Guillelmus Oulomarii Judex Curiae Domini Regis praedicti. Signum mei Bernardi de Aversone dicti Domini Regis Notarii, et publici, etiam auctoritate sua per totam terram, et dominationem ipsius Dominis Regis, qui mandato suo haec scribi feci, et clausi loco, die, et anno praefixis. Nulli ergo omnino hominum liceat hanc paginam nostrae ordinationis, voluntatum, constitutionum concessionis, et reservationis infringere vel ei ausu temarario contraire. Si quis autem hox attemptare praesumpserit, indignationem Omnipotentis Dei, et Beatorum Petri, et Pauli Apostolorum eius se noverit incursurum.

Dat. Avinioni quarto Idus Junii,
Pontificatus nostri anno primo. 

 


 

Traducción de la bula Pia Matris  realizada por Josep Lluís Teodoro Peris, a cargo de la Orden de Montesa, desde la edición en latín de SAMPER, frey Hipólito de [religioso de la orden de Montesa (1652-1700)], Montesa Ilustrada…; Valencia, Gerónymo Vilagrasa, 1669, vol. I, pp. 17-24.

 

Juan, obispo, siervo de los siervos de Dios.
Para perpetua memoria.

El piadoso cuidado de la Madre Iglesia, preocupada de la salvación de sus fieles, del mismo modo que, encendido en las llamas de la caridad se deleita con los brotes de la fe católica en expansión, vigila atentamente y se empeña en la continuación fructífera de su obra, así también explora los modos y maneras para oponerse a los intentos de los enemigos de la fe, para reducir sus fuerzas y para que, sobre todo, aquellos practicantes de la fe católica que por la proximidad de su residencia son vecinos de los enemigos de la fe, provistos del oportuno reparo de unas fortalezas, se defiendan, con la ayuda de Dios, de las incursiones de estos enemigos.

Cierto es que hace tiempo, nuestro predecesor de feliz memoria, el papa Clemente V, suprimió, con la aprobación del Concilio, por decreto de validez permanente, la antigua Orden Militar del Templo de Jerusalén, a causa de las nefandas desviaciones y los varios y diferentes delitos que habían salpicado a algunas personas de la mencionada Orden, sometiéndola a prohibición perpetua y enajenando sus bienes por regiones, a fin de que nadie intentase desde ese momento profesar en la dicha Orden, tomar sus hábitos o actuar de algún modo como templario, atribuyendo la Sede Apostólica todos los bienes de la dicha Orden a la
administración de la Sede Apostólica por enajenación y mediante decreto.

Ahora bien, considerando atentamente nuestro mencionado predecesor que los hermanos de la Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén soportaban y soportan con impavidez cualquier peligro —sobre todo si está dirigido a la recuperación de Tierra Santa—, después de deliberar con diligencia sobre ello con sus hermanos cardenales de la Santa Iglesia Romana y con los patriarcas, arzobispos, obispos y otros prelados, así como con algunos príncipes y nobles y con los procuradores de los prelados ausentes y de los cabildos, conventos, iglesias y monasterios personados en aquel momento en el mencionado concilio, donó, concedió, unió, incorporó, adjudicó y agregó a perpetuidad, en pleno uso de su apostólica potestad, todos los bienes de la antaño llamada Orden de los Templarios que ésta poseía, detentaba y disfrutaba por sí misma o por cualesquiera otras personas en dondequiera que fuese, o que pudieran o debieran pertenecer a dicha Orden o a los anteriormente mencionados maestre y hermanos de la dicha Orden en el tiempo en que el maestre y algunos de los hermanos de esta Orden fueron apresados en grupo en el reino de Francia, es decir, en el mes de octubre del año del Señor de 1308. Exceptuó y excluyó específicamente de la donación, concesión, incorporación, adjudicación y agregación antes mencionadas aquellos bienes que esta Orden de los Templarios poseía o detentaba, o que pudieran debidamente pertenecerle de algún modo fuera del reino de Francia, en los reinos y tierras de nuestros queridísimos hijos en Cristo, los ilustres reyes de Castilla, Aragón, Portugal y Mallorca, manteniéndolos, sin embargo, bajo ordenación y disposición apostólica.

Sin embargo, poco después, para que la organización de los mencionados bienes existentes en los dichos reinos no se mantuviese más tiempo en suspenso a causa de la prosecución de las causas judiciales, nuestro predecesor dio, mediante cartas apostólicas, un determinado plazo perentorio a los mencionados reyes, en el cual se personasen ante su apostólica presencia mediante procuradores o embajadores apropiados que detentasen pleno y especial mandato con todas las razones y argumentos tocantes a las causas mencionadas, para informarlo de la verdad y de la esencia de dichas causas y para escuchar su beneplácito sobre la organización de estos bienes.

En consecuencia, el mencionado rey de Aragón envió a este nuestro predecesor (y más tarde ante nuestra presencia, una vez que fuimos, con permiso del Señor, elevados a la dignidad apostólica) representantes suyos en diversas ocasiones, que expusieron sus demandas y razones, según las cuales los dichos bienes existentes en su reino no podían ser unidos o incorporados a la mencionada Orden del Hospital sin provocar un claro perjuicio y un grave dispendio al rey y al reino.

Finalmente, después de una larga y prolongada discusión mantenida con nuestro querido hijo el noble varón Vidal de Vilanova, representante y procurador del mencionado rey de Aragón, en posesión de autorización suficiente, plena y específica para este menester (de la cual por precaución ordenamos añadir copia al final del presente documento), y estando presentes también y consintiendo, en la medida en que pudieran verse afectados, nuestros queridos hijos fray Leonardo de Tibertis, prior de Venecia, el visitador general y el procurador general, y muchos de los priores y hermanos de la mencionada Orden del Hospital, en nombre de esta Orden, y de acuerdo con el consejo de nuestros hermanos, tenemos a bien emitir el siguiente decreto:

Como quiera que la vergonzosa e impía nación sarracena, enemiga del nombre de Cristo, establecida en la frontera del reino de Valencia (que es del mencionado rey de Aragón), haya golpeado al propio reino y a sus fieles ofendiendo en diversas ocasiones desde hace tiempo con sus tentativas al muy alto Rey con las angustias de numerosas tribulaciones, lo haya sometido a diversos momentos críticos, y haya armado cruelmente su propia impiedad, como todavía ahora intenta armarla para exterminio de éstos mismos fieles, nos, deseando que se provea a favor del rey, del reino y de sus fieles contra estos ataques enemigos, e inclinado por las súplicas del mencionado rey, ordenamos que sea construido de nuevo el monasterio sito en la fortaleza de Montesa de la diócesis de Valencia del antes citado reino de Valencia, según consejo de nuestros mencionados hermanos, para honrar a Dios y exaltar la fe católica y para reprimir a los dichos infieles, en el cual se deben establecer los hermanos de la Orden de Calatrava (a los que se dice que el propio rey estima no poco, y en cuyo valor es conocido que confía) para defensa del mencionado reino de Valencia y de sus fieles habitantes de las peligrosas amenazas de los cercanos enemigos de la fe cristiana, de modo que este mismo reino y sus fieles puedan hacer frente a los mencionados enemigos con mayor ardor, puesto que se resiste con mayor pujanza reunidas en una las fuerzas de muchos.

A este monasterio, una vez concluida la deliberación sobre ello con nuestros hermanos, siguiendo su consejo, y llevado por la plenitud de mi autoridad, a instancia principalmente del mencionado rey y desde ahora y por la causa ya dicha, donamos, incorporamos, aplicamos, adjudicamos a perpetuidad y unimos todos y cada uno de los bienes de cualquier clase existentes en cualquier lugar, los nombres, las acciones, los derechos, las jurisdicciones, los honores, los hombres y los vasallos cualesquiera que la mencionada Orden del Temple tenía o debía tener en el momento de la dicha incautación, así como también lo que la Orden del Hospital posee actualmente o puede pertenecerle por cualquier causa o motivo en el reino de Valencia, junto con la iglesia parroquial de la mencionada fortaleza de Montesa, en virtud de mi autoridad apostólica, exceptuando sin embargo de la presente donación, unión, incorporación y adjudicación la casa con la iglesia, censos y rentas que esta misma Orden del Hospital de San Juan posee en la ciudad de Valencia y en su territorio en un radio de media legua, y también la fortaleza en el lugar o villa de Torrent de la mencionada diócesis de Valencia, con sus derechos y pertenencias, que deseamos que siga en posesión del dicho Hospital.

Decretamos que sea inválida y sin efecto cualquier actuación diferente sobre estos asuntos por parte de una persona o autoridad, a sabiendas o por ignorancia. Y no obstante, concedemos al maestre y a los hermanos de dicha Orden presentes y futuros que gocen de todos y cada uno de los privilegios, inmunidades y libertades que fueron concedidos por la Sede Apostólica al Maestre y a los hermanos de esta Orden en el reino de Castilla, y que asimismo el maestre y los hermanos puedan hacerse cargo de la iglesia de Montesa a través de un presbítero idóneo que haya hecho profesión en la dicha Orden. Queremos, sin embargo, que el maestre y los hermanos del monasterio que se ha de construir que existan en cada momento sigan manteniendo, en relación a los bienes que, como se ha dicho más arriba, les han sido concedidos, las mismas obligaciones que tenían los hermanos del Hospital y anteriormente los Templarios cuando poseían los dichos bienes.

Y también que el rey de Aragón pueda conservar con efectos retroactivos por parte del Maestre y de los hermanos del monasterio que se ha de construir todos los servicios y derechos reales que tanto él como los suyos mantienen y acostumbraban a mantener de parte de los mencionados hermanos del Hospital y de la antigua Orden del Temple —cuando aún existía la Orden de los Templarios—, y de los hombres y bienes de éstos; y que para él y para los suyos se mantengan seguros e intactos sobre los mismos bienes y personas, e íntegros los derechos y servicios antes mencionados, y que ni el rey ni los suyos sufran ningún perjuicio en relación con éstos.

Además, establecemos y también ordenamos que el monasterio que se ha de construir en el modo antes expresado, se subordine a la Orden de Calatrava del siguiente modo: Que el Maestre de la Orden de Calatrava en funciones en el momento pueda por sí mismo o por otra u otras personas visitar el dicho monasterio una vez al año o más veces si fuera necesario, y corregir en el mismo lo que se tuviera que corregir.

Asimismo, que el Maestre de la Orden de Calatrava, cuando quiera ejercer en el nuevo monasterio su deber de visitación, que anuncie el día de su llegada a nuestro querido hijo el abad del monasterio de Santes Creus de la Orden Cisterciense de la diócesis de Tarragona; la visita del Maestre o de aquél que el Maestre haya designado para este deber de visitación deberá anunciarse con el tiempo suficiente para que el abad de Santes Creus pueda estar preparado para el día de la llegada del citado Maestre o de aquél que el Maestre haya propuesto, como se ha dicho más arriba, para la mencionada visita.

Si casualmente este abad no pudiera hacerse cargo, que nuestro dilecto hijo el abad del monasterio de Santa Maria de la Valldigna, de la misma Orden Cisterciense de la diócesis de Valencia, pueda estar presente en la visita con el Maestre o con otra persona encargada de la visitación. Y que el Maestre no pueda efectuar ninguna corrección u orden en el monasterio que se debe construir de nuevo sin el consejo y el consenso de uno de los dos abades mencionados.

Pero si casualmente ninguno de los dos abades pudieran acudir al mencionado monasterio nuevo en el día de la visita, que al Maestre le sea permitido efectuar la mencionada visita.

Por otra parte, queremos que los administradores del mencionado monasterio nuevo estén obligados a proveer al abad y al Maestre de Calatrava, a sus personas y a sus caballos, de las vituallas necesarias. Reservamos a nuestra disposición y a la de la Sede Apostólica la restante provisión que se debe hacer al primer Maestre y al mencionado nuevo monasterio. Que éste, cuando haya sido establecido, tenga plena y libre potestad para admitir en él a cuantos frailes quiera y, naturalmente, para despedirlos. El propio Maestre y el abad del monasterio de Santes Creus y diez hermanos de la Orden de Calatrava que hayan sido aprobados en dicha Orden convocarán la formación de dichos hermanos.

Establecemos además por la mencionada autoridad que, habiendo renunciado o muerto el Maestre del nuevo monasterio que estuviera en funciones, el convento o los hermanos del propio monasterio tengan la libre facultad de elegir a alguien de la propia Orden de Calatrava como Maestre en el espacio de tres meses como máximo.

Que éste, desde el mismo momento en que sea elegido, se considere como confirmado (si hubiera sido elegido con plena unanimidad) y que gobierne libremente sin otra confirmación. Pero si el convento y los hermanos no eligiesen maestre antes del tiempo mencionado, que el Maestre de Calatrava, con el consenso y el asenso de los dos abades antes mencionados, pueda proveer sobre el maestre de dicho monasterio nuevo.

Todos y cada uno de los restantes bienes que la anteriormente llamada Orden Militar del Temple tenía, poseía, podía y debía tener y los que en el momento de la incautación le pudieran pertenecer razonablemente en el reino de Aragón y en las otras tierras sujetas a dicho rey, y otros bienes cualesquiera que eran o son detentados por el mencionado rey de Aragón en su reino y sus tierras, con el consentimiento del mencionado Vidal en nombre de dicho rey, consideramos que deben ser donados, concedidos, unidos, incorporados y adjuntados a la Orden y al Hospital mencionados, y ser adjudicados a perpetuidad, con el añadido de algunas provisiones que nos ha parecido necesario disponer para la plena seguridad del rey y el reino de Aragón y para alejar de ellos cualquier peligro inminente, tal como está expresado claramente en nuestra carta anterior tocante a este asunto, que deseamos que mantenga toda su validez.

El propio Vidal, en nombre y como procurador del rey de Aragón, y también el visitador, el procurador, los priores y hermanos de la mencionada Orden del Hospital aquí presentes en nombre de su Orden, es decir, en la medida en que cada una de las partes era afectada y podía ser afectada, han aceptado, han aprobado y han considerado expresamente como válidas y gratas todas y cada una de estas disposiciones; prometiendo, por otro lado, que se procurarán de buena fe y que se encargarán de que el rey y la mencionada Orden acepten y aprueben todas y cada una de estas disposiciones en la medida que corresponda o pueda corresponder a cada cual, y que las consideren válidas y gratas y que se encarguen de mantenerlas y de llevarlas a cabo, sin oponerse a ellas en ningún momento. Por otro lado, este es el nombramiento del mencionado procurador Vidal:

Nos, Jaime, por la gracia de Dios rey de Aragón, Valencia, Cerdeña y Córcega y conde de Barcelona, confiando en vuestra fidelidad, legalidad e ingenio, estimado Vidal de Vilanova, consejero y servidor nuestro, hombre de armas, con el testimonio del presente documento público, os nombramos e instituimos, a vos Vidal, aquí presente, como efectivo y especial representante nuestro para tratar, acordar y convenir por nuestra parte con el santísimo Padre y Señor en Cristo Juan, por la divina providencia Sumo Pontífice de la Sacrosanta Iglesia Romana y Universal sobre lo que tenga que disponer nuestro señor el Sumo Pontífice en relación a los bienes que tenía la extinta Orden del Temple dentro de los límites de nuestros reinos y de las tierras sometidas a nuestra jurisdicción, y a permitir en nuestro nombre la organización de dichos bienes que pueda hacer dicho pontífice, en la medida en que el señor Sumo Pontífice quisiera realizarla y en la manera en que vos podáis acordar dicha organización con dicho señor Sumo Pontífice; y asimismo para firmar por parte nuestra cualquier disposición y organización que el Sumo Pontífice pueda hacer de los bienes antes mencionados, y para certificar en nuestro nombre ante el Sumo Pontífice nuestro compromiso de que mantendremos y seguiremos la ordenación que hará de los bienes antes mencionados tanto nosotros mismos como nuestros sucesores, y de que no la contravendremos. Damos y concedemos a vos, Vidal, potestad completa y general de decisión con libre capacidad para tratar, acordar y convenir con el mencionado Sumo Pontífice en las cuestiones mencionadas, y para consentir cualquier ordenación de los bienes que éste, como se ha dicho más arriba, pueda realizar, y para firmar la dicha ordenación y para presentarla ante nuestra persona, y para recibir cualquier disposición tocante a la ordenación mencionada que nos ataña, para nuestra satisfacción y la de nuestro reino, y para tomar cualquier otra medida en relación a los asuntos mencionados según vuestro parecer, tal como nos podríamos hacer, si estuviésemos presente en los mencionados asuntos o en otros cualesquiera. Prometemos mantener como válido y firme a perpetuidad, en nuestro nombre y en el de los nuestros, lo que fuere tratado, acordado, convenido y firmado en nuestro nombre por vos, Vidal, en los asuntos antes mencionados, y no revocarlo en ningún momento, poniendo como garantía de ello todos nuestras posesiones. Y como testimonio de ello mandamos realizar el presente escrito, confirmado con la protección del sello de nuestra majestad. Lo cual es ejecutado en Barcelona, el decimoquinto día de las calendas de marzo del año de nuestro Señor de mil trescientos dieciséis.

Firma de Jaime, por la gracia de Dios, rey de Aragón, Valencia, Cerdeña y Córcega, y conde de Barcelona, que esto concede y firma.

Son testimonios de ello, como presentes en las determinaciones anteriores, Gondisalvus hijo de Garcia, hombre de armas y consejero, Petrus hijo de Marcus, tesorero, y Guillermus hijo de Oulomarius, juez de la corte del señor rey mencionado.

Firma mía, Bernardo de Aversone, notario del mencionado señor rey y también público, con su autorización, en todas las tierras y dominios del señor rey, que por orden suya he escrito, realizado y concluido esto en el día y año antes mencionados.

Que ninguna persona se permita infringir de ningún modo este documento con nuestra ordenación, donación, incorporación, aplicación, adjunción, unión, con nuestras voluntades y decisiones, con nuestra concesión y conservación, o contravenirla con temeraria osadía. Y si alguien se propusiere intentarlo, que sepa que incurrirá en la indignación de Dios Omnipotente y de los santos Pedro y Pablo.

Dado en Aviñón en el cuarto día de los Idus de junio del primer año de nuestro pontificado [10-VI-1317].


“Juan XXII funda la Orden de caballería de Santa María de Montesa” traslado legalizado de fecha 27 de noviembre del año 1482. Archivo Histórico Nacional. Signatura OM,Car.503,N.36. Recto.

“Juan XXII funda la Orden de caballería de Santa María de Montesa” traslado legalizado de fecha 27 de noviembre del año 1482. Archivo Histórico Nacional. Signatura OM,Car.503,N.36. Recto. Detalle.

“Juan XXII funda la Orden de caballería de Santa María de Montesa” traslado legalizado de fecha 27 de noviembre del año 1482. Archivo Histórico Nacional. Signatura OM,Car.503,N.36. Recto. Detalle.

“Juan XXII funda la Orden de caballería de Santa María de Montesa” traslado legalizado de fecha 27 de noviembre del año 1482. Archivo Histórico Nacional. Signatura OM,Car.503,N.36. Recto. Detalle.

“Juan XXII funda la Orden de caballería de Santa María de Montesa” traslado legalizado de fecha 27 de noviembre del año 1482. Archivo Histórico Nacional. Signatura OM,Car.503,N.36. Verso.

“Juan XXII funda la Orden de caballería de Santa María de Montesa” traslado legalizado de fecha 27 de noviembre del año 1482. Archivo Histórico Nacional. Signatura OM,Car.503,N.36. Verso. Detalle.

“Juan XXII funda la Orden de caballería de Santa María de Montesa” traslado legalizado de fecha 27 de noviembre del año 1482. Archivo Histórico Nacional. Signatura OM,Car.503,N.36. Verso. Detalle.

Un comentario en “Pia matris ecclesiae: la fundación de la Orden de Montesa. Un homenaje a Don Gonzalo Martínez Diez.”

  1. Somos muchos los que hemos aprendido con sus libros y artículos. Gran maestro, gran comunicador y como dices, un sabio, Gonzalo Martínez Diez .Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.