Hospitalis Sancti Iohannis: La iglesia de San Juan del Hospital de Valencia. Precedentes históricos y génesis.

Dedicado con  cariño y   afecto  a todas las personas que colaboran y forman parte de  la  Fundación Conjunto de San Juan del Hospital de Valencia, así como  a todas las personas que forman parte de su Archivo  y  Centro de Documentación.

Gracias por todo.

 

 

 

 

 

 

 

 

El 26 de abril del año 1238, datum in obsidione Valencie, VI kalendas madii Era millesima CC. LXXª sexta, Jaime I donaba a fray Pere de Egea, lugarteniente del castellán de Amposta, y por consiguiente a la Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén, las casas en Valencia que eran propiedad del primer emir  del rey Zayan, Haçach Habinbadel: Frater P. de Exea, castellano Empostae et per eum Domui Hospitalis Jherusalem domos quas habet in Valencia Haçach Habinbadel (folio 13rº, asiento 213 del Regestrum Primum Regis Jacobi I).

 


Detalle del folio 13rº, asiento 213 del Regestrum Primum Regis Jacobi I donde aparece anotada la donación realizada por Jaime I a favor de fray Pere de Egea, lugarteniente del castellán de Amposta.

 

De esta donación hecha  por el rey a la Orden del Hospital, fueron testigos el caballero aragonés Don Rodrigo de Lizana; Pedro Pérez, que era justicia de Aragón; Don Berenguer de Entenza, quien estuvo presente en las Cortes celebradas en Monzón el 15 de octubre del año 1236, y donde se decidió la conquista del Reino de Valencia; Fortuño de Vergua, caballero aragonés que formó parte de los veintiséis nobles que juraron fidelidad y homenaje al rey, siendo uno de sus acompañantes habituales entre los años 1232 y 1238;  Pedro Garcés de Roda, a quien el rey había concedido el 18 de agosto del año 1237 la villa de Gaibiel;  Don Guillem de Aguiló, señor de Rascanya;  Don Ladrón de Vidaura, a quien el rey había cedido el año anterior el lugar de Ares; y  Assalit de Gudal, quien fue señor de Puçol.

Estos terrenos donados al Hospital, junto a la puerta de la Xerea, se componían de dieciséis casas, entre las que se encontraba el palacio del emir. Tras las excavaciones realizadas en el año 1997, se conseguía llegar a los niveles islámicos, saliendo a la luz no solo el pavimento de la residencia del emir, sino  un bonito plato de fuente estrellado, que debió pertenecer al patio del palacio de Haçach Habinbadel.

Desde luego el lugar donado al Hospital poco o nada tenía que ver con la casualidad. El lugar entregado a los sanjuanistas era uno de los sitios fuertes de la ciudad de Valencia, lugar además el cual fue asediado por los propios hospitalarios. Al igual que hizo con la Orden del Temple al cederles la torre de Ali Bufat, Jaime I confiaba uno de los lugares sensibles de la recién conquistada ciudad a una de las órdenes militares que tan bien le habían servido durante todas su campañas.

Esta donación se hacía a la Orden del Hospital casi seis meses antes de la capitulación de la ciudad, mientras las huestes hospitalarias se encontraban en el Puig de Cebolla, y como recompensa por todos los servicios prestados por la Orden.

No debemos olvidar que la Orden del Hospital fue uno de los mayores apoyos que tuvo Jaime I para la campaña contra Valencia, no solo en cuanto a contingentes se refiere, sino también económicamente. Además, el maestre de San Juan del Hospital, Hugo de Folcalquier, se encontraba entre los consejeros más cercanos al rey.  De hecho fue el propio maestre junto con Blasco de Alagón, quien proponía la conquista del Reino de Valencia estando en Alcañiz:

 

Senyor, pus Deus vos ha tan be guiat el feyt de Maylorques, e en aqueles Iles, no començarets vos ni nos deça en aquel Regne de Valencia qui ha estat de cara tots temps e de frontera a vostre linyatge, e tots temps han punyat daver aquel, e nol han pogut haver, on, si Deus majut, bon seria quey pensassem, pus som aqui denant vos, que don Blasco hi sap mes que nuyl hom del mon, e queus dixes daquela terra qual loch li semblaria en que vos posguessets entrar, e pendre.

Señor, ya que tanto os ha favorecido Dios en la empresa de Mallorca y de las demás islas, ¿nada intentaremos ahora contra ese reino de Valencia , que ha hecho siempre frontería a los de vuestro linaje , quienes , aunque en vano , se es forzaron continuamente por conquistarlo? Así Dios me ayude, creo que sería bueno que lo pensásemos, ya que estamos aquí reunidos;  pues don Blasco sabe más que nadie en este negocio , y él podrá deciros qué tierra es aquella, y qué lugar le parece más a propósito para que,  ganándolo, podáis vos entrar por él en aquel reino.

 

Tras ello, Hugo de Folcalquier mostraba al rey las bondades y belleza de Valencia: Senyor, ver vos diu en Blasco, que el mon no es tan  bon loch con aquel de pendre, que axi ho dien tots aquels qui han estat al Regne de Valencia, e fama publica es.

Así pues y tras decidir sobre la conquista de Valencia, desde Alcañiz, el 18 de las kalendas de febrero del año 1232, es decir, el 15 de enero del año 1233,  el rey prometía al maestre de la Orden del Hospital los lugares de Torrent y de Silla para cuando fueran conquistados: Donamus vobis dilecto nostro fratri Hugoni de Folalquerio sancte domus Hospitalis hierosolimitani magistro et fratribus castra et villas de Torrent et de Cilla…

 


Blasco de Alagón y Hugo de Folcalquier proponen a Jaime I, rey de Aragón, la conquista de Valencia. Miniatura del folio 62r. de la copia del LLibre dels Fets realizada en el año 1619 por orden de Jaume Ramon Vila, y que se encuentra custodiada en la biblioteca de la Universidad de Barcelona. En el documento original, el folio 65 donde se encontraba esta miniatura, se extravió en el transcurso del tiempo, aunque en el folio 66 todavía quedan restos de la miniatura del folio anterior. Gracias a esta copia del siglo XVII se puede ver cómo era esa miniatura perdida donde aparece el maestre de la Orden del Hospital.

 

También donaba el rey a la Orden del Hospital  casas y heredades en  Burriana, nostro frater Hugoni de Folio Alquerio, castellano Emposte, et per vos sancte domui Hospitale Iherosolimitani et fratribus eiusdem, presentibus et futuris, omnes domos illas que sunt in villa de Buriana, que fuerunt et tenebat Abdezale;  la alquería de Benirrague, alqueria Benirrage, que est in termino de Burriana, cum domibus, campis, vineis, ortis, et terris heremis, populatis, et cum furnis, molendinis, aquis, lignis, erbis, paschuis et pratis et cum terminis universis et melioramentis;  y el castillo y villa de Cercera, sancte domus Hospitalis Jherosolomitani maximo preceptori, et aliis magistris et fratribus Hospitalis Jherosolomitanis presentibus et futuris, castrum et villam de Cervaria;

Además, los hospitalarios recibían derechos en Castielfabib, el castillo de Cervera, el lugar conocido como Alcudia de Silla, San Mateo, Calig, posesiones en Cullera, Játiva, Denia, Sueca, Macastre, Montroy…

Sin embargo y a pesar de todo ello, las encomiendas valencianas nunca tuvieron una autonomía propia, dependiendo siempre del castellán de Amposta.

Quizás llegado a este punto, sería interesante conocer aunque sea muy brevemente, cual fue la organización o jerarquía administrativa de la Orden en la Corona de Aragón. Ya durante mediados o finales del siglo XIII la organización administrativa de los hospitalarios se estructuraba mediante las conocidas como “Lenguas” o circunscripciones territoriales. Por debajo de estas Lenguas, se encontraban los Prioratos o Provincias, bajo el mandato de un prior. Por último, las encomiendas ocupaban el lugar más bajo en la organización administrativa, formando parte de los Prioratos.

Esta organización administrativa fue totalmente efectiva ya a partir de principios del siglo XIV, cuando los veinticinco prioratos sanjuanistas existentes en Europa, se agruparon en estas Lenguas. En el año 1492 eran las siguientes: Provenza, Auvernia, Francia, Italia, Aragón y Navarra, Inglaterra con Escocia e Irlanda, Alemania, y Castilla-León y Portugal. Según afirmaba el Doctor en Historia Medieval  Carlos Barquero Goñi, en su trabajo “Los caballeros hospitalarios en España”,  probablemente el origen estuviera en la división por lenguas en el convento central de la Orden para proveer los cargos de la administración central del Hospital.

En cuanto a la circunscripción territorial de Aragón, ésta se dividía en los Prioratos de Cataluña y Navarra y la Castellanía de Amposta, siendo las encomiendas valencianas dependientes de esta última, motivo por el que nunca gozaron de una autonomía propiamente dicha.

El historiador  Fernando Llorca presentaba en el año 1919 su tesis doctoral la cual llevaba por título “Una fundación del siglo XIII: San Juan del Hospital de Valencia”, tesis publicada en Valencia en el año 1930. En su magnífico trabajo, Llorca  delimitaba cual sería el perímetro del solar recibido por los hospitalarios: por el Este, limitaría con la calle Trinquete de Caballeros; por el Sur, con las calles contiguas a la judería. Por el Oeste limitaría con lo que hoy es el muro del patio sur, enlazando con la calle Baños del Almirante, y por el Norte con la calle del Milagro, calle que en el siglo XIII era un atzucac o callejón sin salida, llegando hasta el número 9 de la manzana siguiente de la calle Trinquete de Caballeros.

 


Plano de la ubicación de San Juan del Hospital en el trabajo de Fernando Llorca “Una fundación del siglo XIII: San Juan del Hospital de Valencia”. Imagen cedida por Margarita Ordeig Corsini, Directora técnica del Museo del Conjunto Hospitalario de San Juan del Hospital de Valencia.

 

La entrada principal al recinto hospitalario, al igual que ahora, debía de realizarse por la calle Trinquete de los Caballeros. Gracias al trabajo titulado “Nomenclator de las puertas, calles y plazas de Valencia” del historiador valenciano Manuel Carboneres y Quiles, publicado en el año 1873, conocemos cuales fueron los nombres por la que esta calle, Trinquete de los Caballeros, fue conocida antiguamente.  Además, Jorge García Valldecabres, Concepción López González, Mª Luisa García, y Ángeles Rodrigo Molina, en su trabajo “El patio sur de San Juan del Hospital: el antiguo cementerio medieval…” ponían fecha gracias a los libros de Avecinamiento de cada uno de los nombres dados por Manuel Carboneres:

-Calle Nou de Sent Johan del Hespital (Avecinamiento año 1414).

-Calle Montaguts (Avecinamiento año 1451).

-Calle Trinquet del Pavorde (Avecinamiento año 1505).

-Calle Trinquete de los Caballeros (Avecinamiento año 1562).

 

Pero todavía quedaba otro nombre más para esta calle, el de Chepolella, de la que decían estos autores que desconocían “el año en que fue así denominada pero probablemente sea el más antiguo, ya que según Carboneres solo iba de la plaza de la Congregación hasta la iglesia de San Juan del Hospital”.

Efectivamente, el nombre de Chepolella es el nombre más antiguo que se conoce de la calle Trinquete de los Caballeros. En un documento que se encuentra en el Archivo Diocesano de Valencia, y fechado en Valencie, XIII kalendas decembris, era M.CC.LXX. sexta, es decir, en Valencia, a 19 de noviembre del año 1238, Jaime I otorgaba a doce conquistadores, y a todos sus sucesores, totam illam carrariam in Valencia, que dicitur de Chepollella, que habet introitum per portam de Exarea, es decir, les otorgaba la calle de Chepolella:

 

Jaime I concede a 12 conquistadores de Valencia la calle de esta ciudad llamada Chepolella. Archivo de los Dominicos de Valencia. Original sin localizar. Publicado por Teixidor (1895) y por Ambrosio Huici Miranda (1976-1988).

 Noverint universo quod nos Jacobus Dei Gratia Rex Aragonum et Majoricarum et Valentie, comes Barchinone et Urgelli et Dominus Montipessulani, per nos et omnes successores nostros, damus et concedimus vobis Petro de Deu, Raymundo Dezcoll et Guillelmo de Melion, Petro de Valmol, Bernardo Tinturer, Petro Dezcoll, Guillemo de Valmol et Bonayvas et vestris sucessoribus in perpetuum totam illam carrariam in Valencia, que dicitur de Chepollella, que habet introitum per portam Exarea com domibus utriusque partis, sicut vadit ad Algaphiz de Abimafau, francam et liberam, ad habendum, tenendum, possidendum, expletandum, cum introitibus et exitibus, affrontacionibus et suis pertinenciis universis, a celo in abyssum, ad dandum, vendendum, impignorandum, alienandum et ad omnes vestras vestrorunque voluntates, cuicunque volueritis, perpetuo faciendas, exceptis militibus atque sanctii.

 Datum Valencie, XIII kalendas decembris, era M.CC.LXX. sexta.

 

A pesar de todos los nombres vistos, realmente la calle Chepolella partiría desde la propia puerta de la Xerea y moriría en el recinto de los hospitalarios. La continuación de esta calle sería la de Trinquete de Caballeros, convirtiéndose después en la calle de los Montagut, nombre que recibió por encontrarse allí el palacio de estos mismos. Realmente este tramo de calle, la de los Montagut, no influía en el límite de la iglesia hospitalaria, aunque sí lo hacía para delimitar la casa del Comendador de Torrente.

En cuanto a la calle del Trinquete del pavorde, cuyo nombre completo sería calle del Trinquete del pavorde Montagut, poco o nada tendría que ver con el conjunto de San Juan del Hospital, ya que se encontraba cerca de la casa natalicia de San Vicente Ferrer.

Por último, en lo referente al nombre de  la calle  Nou de Sent Johan del Hespital, tan solo apuntar que su nombre completo sería el de carrer del Sagrari Nou de Sent Johan del Hespital.

Las calles con las que limitaría al sur el conjunto sanjuanista serían dos calles hoy desaparecidas: la calle de la Sabatería, y la calle Cristófol Soler, calle esta última que no era más que una continuación de la primera, y que posteriormente se denominaría calle del Fosar de San Joan. Esta calle debía discurrir paralela a la actual calle del Mar, terminando en la calle Avellanas. Es por aquí por donde se levantaría el muro que cerraba el barrio de la judería, y que tenía acceso por el llamado Portal de la Sabatería.

 


Tramo de la calle Cristófol Soler en la medianera entre la Iglesia de San Juan del Hospital y el Palacio de Valeriola. Imagen cedida por Roberto Tortosa para Valentia Mediaevalis.

 

En el año 1390, las autoridades ordenaban el cierre del barrio judío. De esta manera la calle Cristófol Soler quedaba cerrada y anexionada al palacio de Valeriola.

Todavía hoy en día se conserva un tramo de esta calle. De hecho, Roberto Tortosa, en su magnífico libro titulado “La Valencia Insólita” lo contaba de la siguiente manera: En el interior en un patio de manzana, oculto a la vista de los viandantes y atrapado entre las medianeras de edificios monumentales como la Iglesia de San Juan del Hospital y el Palacio de Valeriola se conserva un tramo de la calle Cristófol Soler, una de las que delimitaban el antiguo barrio judío…

De la  calle San Cristófol Soler, salía otro antiguo callejón, llamado más adelante como del Cristo de las Penas, o sencillamente, de les Penes. Esta calle partía desde el cementerio de los hospitalarios, donde se encuentra la capilla de Santa Bárbara, hasta la calle del Mar. El nombre de esta calle se debe a que por ella pasaba el Cristo de las Penas en procesión el jueves Santo. Aunque a modo de patios interiores, esta calle se sigue conservando.

Esta procesión salía hasta la calle del Mar, y era realizada por la Cofradía del Santo Cristo de las Penas, imagen que se veneraba en una de las capillas existentes en el llamado tránsito de San Juan del Hospital, por donde se tiene acceso a la iglesia por la calle Trinquete de Caballeros. En este tránsito tenía capilla y altar la cofradía, por lo que a esta procesión también se le llamaba coloquialmente como procesión del Tránsito o del Pasillo.

El 20 de octubre del año 1244, Jaime I había concedido a los judíos que vivían, y que vinieran a vivir a Valencia, todo el barrio que comenzaba en el adarve de Abingeme hasta el baño de Amnalmelig, y desde aquellos lugares hasta la puerta de la Xerea. Y desde esta puerta hasta el horno de Abinulliz y hasta el adarve de Abrahim Alvalençi. El rey quiso que los habitantes de esta judería, vivieran según los usos y costumbres de la aljama de Barcelona.

 

Judei in Valentia habitantes et habitaturi [totum] illum barrium sicut incip[it] del Adarp Abingeme usque ad balneum de Amnalmelig et ab isto loco usque ad portam de Exarea et ab hac porta usque ad furnum de Abinulliz et usque ad Adarp Abrahim Alvalençi et volumus quod habeant et populentur secundum forum [et] consuetudinem algeme Barchinone.

 XIII kalendas novembris.

 

Por el norte, los sanjuanistas limitarían con un callejón sin salida que moría en la calle Chepolella, es decir, Trinquete de los Caballeros, y al cual se accedía por otra calle desaparecida, la calle Atrio, calle denominada  después como de Micer Johan Davella, tal y como se puede observar en el Llibre de Sotsobreria de Murs y Valls del año 1408.

En el año 1393, este callejón se abrió con salida a la calle Trinquete de los Caballeros con el nombre de calle del Milagro, calle que dividía en dos las posesiones sanjuanistas.

Para poder ir desde la iglesia de Santo Tomás hasta la de San Juan del Hospital, había que dar la vuelta por la Carnicería Nueva, la actual calle del Palau. Para ello, el 13 de febrero del año 1388, se les notificaba a los hospitalarios de San Juan que era conveniente  abrir el atzucac, per foragitar del dit azucach e de ses circunstancies los juheus habitants en aquell lo qual en temps passat solía esser poblat de xpians e puis era stat occupat tot per juheus fora les clausures e limits de la lur juhería.

 


Detalle del lugar cedido a la Orden de San Juan del Hospital sobre el mapa de Valencia del Padre Tomás Vicente Tosca del año 1704.

 

Las razones dadas a los freires no era otra que la gran vuelta que los feligreses debían dar para poder llegar a la iglesia de San Juan del Hospital, viéndose muchas veces obligados a cruzar por la judería: …fer gran volta e longa vía o pasar per dins les clausures de la dita juhería.

 Como es evidente, los freires sanjuanistas protestaron ante tal decisión, no attenent que no’ls fa en res fretura, ya que veían alteradas sus posesiones y sus intereses, entrando en pleitos y demandas. De este modo, los jurados de la ciudad escribían el 18 de julio del año 1393 a Juan de Moya, quien era bachiller en decretos, y a Mateo Bordell, cura de San Salvador, ambos residentes en la ciudad de Aviñón, para que defendiesen ante el pontífice los derechos de la ciudad ante el pleito interpuesto por los hospitalarios: del cap d’aquel atzucac tro al dit carrer iusa no hagues pus espay sino alcuns patis vells e podrits e de grau legea, sens tot profit de Sant Joan del Espital, qui no fallen fruti sino a rates e aranyes…

Finalmente y tras la oportuna indemnización a los freires, se abría la calle del Milagro, que era de major bellea e profi de lur ecclesia e tota aquella partida que dan e (la decisio en contra) no sería als sino lapidarnos de bona obra; majorment  ab la gran e doblada hoc triplicada semena qu’els n’es estada feta.

 


Recinto hospitalario con la abertura de la calle Milagro sobre el plano del Padre Tomás Vicente Tosca del año 1704. Se puede ver como la ampliación y apertura de esta calle dividía en dos las posesiones sanjuanistas.

 

A pesar de lo que se cree, la calle del Milagro no formaba parte de la judería, aunque bien es cierto que estaba ocupada mayoritariamente por judíos. El historiador e investigador José Rodrigo Pertegás, en su obra “La judería de Valencia” publicada en el año 1913, decía de este callejón, haciendo referencia al Notal de Jaime Maestre del día 13 de febrero de 1388 (Archivo General del Reino de Valencia), que no formaba parte de la judería, si bien estaba habitada casi toda por judíos, y era por ello sitio de frecuentes cuestiones, riñas y pendencias.

 


Vista aérea del conjunto hospitalario y del Palacio de los Valeriola, delimitados por las calles Trinquete de Caballeros, del Mar, San Cristóbal, y del Milagro.

 

La apertura de la calle del Milagro fue la consecuencia de la preocupación general por mejorar el urbanismo de la ciudad, y de la carta enviada por los jurados de Valencia  el 18 de julio del año 1393 antes vista, donde además se quejaban porque la ciudad se había edificado a costumbre de los moros:

 

La saviea de cascun de vosaltres sab com aquesta ciutat fo edificada per moros a lur costum, estreta e mesquina, ab molts carrers estrets voltats e altres deformitats, e com d’alcuns anys a ençà pren tots dies melloraments e embelliments, a Déu mercé, per la qual raó los jurats han acostumat fer dues coses entre les altres: la una és que si ecclésia o monestir, per ampliar o endreçar, ha obs en tot o en part cases o patis de lechs, los ho fa hom haver per lurs diners, precedent tatxació, vullen o no los lechs; la segona, que si per abreujament, ampliació o drecea d’alcuns carrers o partides, a bellea de la ciutat o bé publich, ha obs pendre en tot o en part cases o patis de clergues o de religioses e d’altres, hoc e de censals del senyor rey, allò pren la ciutat, precedent tatxació e paga. Car si axí no·s fahia, tots temps la ciutat romandria deforme e desavinent, ne fo majés qui contrast hi fes.

 Archivo Municipal de Valencia. Lm g3-5 folio 206r.)

 

A modo de curiosidad, decir que el local que hoy podemos ver en el esquinazo entre las calles Milagro y Trinquete de Caballeros, fue alquilado por los hospitalarios para horno y para vivienda de los artesanos que allí trabajaban, manteniendo su uso hasta nada menos que el año 1997.

Por su parte, la calle Atrio, serviría de frontera de las posesiones hospitalarias por su lado oeste. Recibía su nombre al servir de límite no con la primitiva iglesia del Hospital, si no con su atrio. De hecho, en las excavaciones arqueológicas realizas, aparecieron en el subsuelo las huellas de los carros que allí entraban.  Esta calle continuaba recta hasta llegar al patio sur y a la calle Cristófol Soler. Salía a morir a uno de los accesos a la Judería, acceso conocido como puerta de los Cabrerots. En el año 1390, y para facilitar el tránsito en torno a la judería, se abría la calle San Cristobal, mientras que se cerraba la calle de Cristófol Soler.

En cuanto al muro que hoy podemos ver en el Patio sur y que hoy le sirve de frontera, tan solo decir que es posterior a la primitiva construcción hospitalaria, y esto es bastante fácil de demostrar. Bajo el muro, existe todavía un pozo, seguramente utilizado por los primeros sanjuanistas.

Los hospitalarios, al recibir el solar donado por el rey Jaime I, debieron comenzar a construir tal y como afirma Teixidor en su obra “Antigüedades de Valencia”, el Convento y Casa de la Orden con las habitaciones necesarias , para el Prior o su Teniente, y cuatro comensales, para el Hospital que fue el primero que huvo en Valencia , y para Ciminterio en donde enterrassen los que falleciesen en el Hospital, les dio unas eras que estavan al lado de ella, para hacer un grande y espacioso Cimenterio como hoy día lo tiene.

¿Pero qué es lo primero que los hospitalarios debieron edificar en la recién conquistada Valencia?

Por desgracia la documentación acerca de este hecho es prácticamente nula, y tan solo podemos mostrar las teorías de algunos de los historiadores e investigadores lanzan a este respecto.

Lo primero que los hospitalarios debieron de construir en los primeros años tras la conquista de Valencia seguramente debió de ser una pequeña iglesia, situada en el centro del conjunto y con su cabecera orientada hacia la calle Trinquete de Caballeros; un cementerio, situado en el patio sur; y las dependencias para albergar al prior, a su lugarteniente, y a cuatro de sus beneficiados, también llamados comensales, dependencias que se encontrarían ubicadas en la parte norte del conjunto hospitalario.

Escolano afirmaba que el rey les dio unas eras que estavan al lado de ella, para hacer un grande i espacioso Cimenterio, como hoy dia lo tiene: lo que no se ve en ninguna otra Iglesia de Religión Militar que en esta, por necesitar del para el entierro de los Parroquianos. Poco más añade sobre los principios de los sanjuanistas en Valencia, aunque sí afirmaba que la fundación de un hospital en los terrenos cedidos tuvo que ser inmediata, puesto que “así lo pedía su instituto y la necesidad para consuelo de los soldados enfermos y de los demás fieles, ya que no había otro”.

Por su parte, el historiador y catedrático Vicente Boix, en su obra “Manual del viajero  y guía de los forasteros en Valencia”, publicada en el año 1849, decía lo siguiente: “Tuvo su origen a la entrada del invicto conquistador en esta ciudad, erigiendo el cuerpo de religión que le acompañaba en esta empresa el local de una de las capillitas que existen en el tránsito de esta iglesia. Llámese del Hospital porque la fundó la misma religión, como hospitalaria. Según los historiadores existía la enfermería de estos célebres cruzados en el lugar que sirve hoy de atrio a la iglesia. Creciendo, empero, en adelante las rentas y el número de enfermos, se extendía el hospital y se edificó la iglesia en el lugar que ocupaba el cementerio”.

Casi al pie de la letra repetía esta información el escritor Constantí LLombart en su obra publicada en el año 1887  “Valencia antigua y moderna : guía de forasteros, la más detallada y completa que se conoce”, donde escribía lo siguiente:  El rey D. Jaime I, a su entrada a Valencia, concedió a los caballeros hospitalarios de San Juan de Malta, que le habían acompañado en la conquista, una mezquita y sus alrededores, donde erigieron estos una de las capillitas que existen en el tránsito de esta iglesia y hospital de la orden. Habiendo crecido más tarde las rentas y el número de los enfermos, se extendió dicho hospital, que desapareció en 1316, y se edificó la iglesia en el lugar que ocupaba el cementerio.

 Lo cierto es que el conjunto sanjuanista no tuvo que ser nada parecido a como lo es hoy en día. La primitiva iglesia hospitalaria debió de ser de menor tamaño y altura, siendo su construcción original el ábside de la misma. Esta sería la primera construcción que realizarían los hospitalarios. Así lo afirmaban tanto Escaples como Escolano, afirmando además que fue la primera que se abrió al culto después de la Catedral.

Esta teoría no sería nada descabellada. Que la iglesia primitiva, de estilo románico, fue más pequeña y de menos altura que la actual salta a la vista. Tan solo tenemos que fijarnos en la línea de canecillos que se encuentran en la fachada norte, en el lado izquierdo de la portada románica. Lo mismo nos indicaría las marcas o líneas verticales que podemos observar en el interior de los muros del ábside, líneas que alcanzan aproximadamente los seis metros de altura, y que podrían delimitar la cota del primitivo templo.

 


 

Ábside de la iglesia de San Juan del Hospital donde se pueden observar las marcas o líneas verticales que delimitarían la altura del templo primitivo.

 


Detalle de las líneas o marcas verticales en el ábside de la iglesia.

 


Canecillos en la fachada norte de la iglesia, situados en el lado izquierdo de la portada románica.

 


Detalle de los canecillos en la fachada norte.

 

Otros autores, como Vicente Boix, afirman sin embargo tal y como vimos más arriba, que la primera construcción realizada por los hospitalarios no fue la iglesia, sino una de las capillitas que existen en el tránsito de esta iglesia. Además, afirmaba Boix que la enfermería estaba ubicada en el lugar que sirve hoy de atrio a la iglesia.

Luis Gascó Pascual, en su obra publicada en el año 1969 y que llevaba por título “La iglesia de San Juan del Hospital de Valencia”, afirmaba que esta primitiva iglesia, estaría situada en la casa que se encuentra en el patio que da acceso al Vía Crucis, ocupando tan solo su escaso fondo, con tres capillas laterales a cada lado.

Incluso hay otros investigadores y estudiosos que opinan que la primera construcción realizada por los hospitalarios fue la pequeña capilla conocida como de Jaime I, capilla externa que se encuentra en el cementerio del  Patio sur, sirviendo de maqueta o muestra para construir el posterior templo. La única prueba para esta afirmación se basa tan solo en la creencia popular de que en este pequeño oratorio rezaba el rey tras la toma de la ciudad, y que fue aquí donde se celebró la primera misa de gracias tras la conquista de Valencia. Sin embargo, los análisis arqueológicos realizados en dicha capilla la datan a finales del siglo XIII o principios del XIV.

Con lo que respecta a la dependencias dedicadas a hospital, poco o nada se ha podido demostrar documentalmente. Tan solo Robert Ignatius Burns en su trabajo “El reino de Valencia en el siglo XIII (Iglesia y Sociedad)”, valoraba de forma bastante incierta esta posibilidad.

Lo que sí sabemos con certeza es que ya en el año 1245 la primitiva iglesia debía de estar construida. Esto lo sabemos gracias a la donación de bienes realizada por Guillén de Espailargas a la Orden del Hospital, donación que realizaba a cambio de que se celebrase en una de las capillas del primitivo oratorio una misa diaria.  En opinión de Jorge García Valldecabres, Concepción López González, Mª Luisa García, y Ángeles Rodrigo Molina, en esa fecha, probablemente, al mismo tiempo se estaba edificando otra iglesia de mayor tamaño, de estilo románico, en el lugar donde se encuentra la actual, y de la que nos quedan vestigios como son las portadas de acceso. Esta iglesia sería ampliada en el siglo XIV en un estilo gótico de transición (El patio sur de San Juan del Hospital: el antiguo cementerio medieval…).

Esta capilla la identifica Teixidor  en su Antigüedades de Valencia con la de la Virgen del Milagro, capilla que estaría situada en lo que queda de la primitiva Iglesia en la capillita segunda a mano izquierda, entrando por la puerta que sale a la cofradía de Nuestra Señora de la Seo y Hospital de Pobres Sacerdotes, Es decir, entrando por la calle Trinquete de Caballeros.

 


Plano hipotético de la primera construcción del conjunto hospitalario desde la toma de la ciudad hasta finales del siglo XIII.

 

En cuanto al cementerio, o cementerios de la Orden, ya debían de estar en funcionamiento dos años antes. Esto lo sabemos gracias a una sentencia dictada por el obispo de Lérida Ramón Ciscar, con motivo del litigio suscitado entre Ferrer de San Martí, obispo de Valencia, y Hugo de Folcalquier, quien aparece como Castellán de Amposta, por entre otras cosas, los diezmos  y derechos correspondientes a los enterramientos del cementerio hospitalario. Las cantidades de las que se hablaban en el pleito suscitado desde luego no eran nada desdeñables. Entre los derechos de enterramiento y sus mandas testamentarias, junto con alguna que otra ofrenda y donación, la suma ascendía a algo más de 4000 sous.  

Así, el 29 de octubre del año 1243, el obispo de Lérida sentenciaba que de los enterramientos realizados en los cementerios de la Orden Hospitalaria, el Obispo y Cabildo de Valencia tuviesen la cuarta parte del diezmo, excepto caballos y armas, que enteramente habían de ser de los hospitalarios. Además, se les daba licencia para que llevaran cruz alzada en sus entierros, y pudieran realizar un procesión sin impedimento ninguno,  Liceret Fratribus supradictis corpora eorum, qui apud ipsos eligerent sepeliri, cum Cruce de Processione ad Cimenterium suum libere, et sine impedimento tumulanda deferre.

La cantidad de donaciones, donativos y legados que los hospitalarios recibían por parte de los feligreses que en su cementerio querían ser enterrados debían de ser más que importantes, ya que de nuevo surgían los conflictos entre los sanjuanistas y el cabildo valenciano entre los años 1255 y 1266.

Entre los benefactores con los que San Juan del Hospital contó en sus primeros años encontramos personajes como Guillem de Espailargas, Bernat Dalmau, Rodrigo Jiménez de Luesia, o el mismísimo Nuño Sancho, conde de Rosellón.

Los enterramientos se realizaban bien en fosas o bien en los arcosolios que se encontraban adosados a los muros que delimitaban el cementerio.

 


Construcción hospitalaria desde la segunda mitad del siglo XIII. Comienza la construcción de la pequeña capilla funeraria conocida como “de Jaime I”.

 

Ya en  el año 1307 , Pere Soler,   castellán  de  Amposta,  obtenía  permiso  del  rey  Jaime  II  para  ampliar las casas, la iglesia y el cementerio de San Juan del Hospital de Valencia  mediante  la  compra  de  otras  propiedades colindantes:

 

Ut pro ampliatione domorum dicti Hospitalis in civitate Valentie constructarum, ac capelle et cimiterii earundem, que nimis stricta sunt, emendi et habendi de domibus seu patuis ei contiguis licentiam concedere dignaremur, volentes in hoc eidem gratiam facere specialem, intuitu pietatis, concedimus et licentiam damus cum hac presente carta nostra iamdicto castellano aliisque fratribus dicti Hospitalis, quod de domibus seu patuis dictis domibus suis et capelle ac cimiterio pretactis contiguis, que non sint censualia nostra, possint emere, adquirere et habere.

 (Archivo de la Corona de Aragón, Cancillería Real. Registro 205, folio 126r-v°.)

 


Ampliación de la primitiva iglesia románica, al adquirir la Orden del Hospital los terrenos colindantes. La capilla funeraria ya se encontraba totalmente construida.

 

Así pues, en la primera década del siglo XIV comenzaba ampliarse la pequeña iglesia románica y el cementerio, mientras que ya en la segunda mitad y finales de siglo se construían nuevos arcosolios en los muros de las capillas del lado sur de la iglesia, quedando el aérea cementerial dividida por un pequeño muro de tapial adosado a la iglesia, aunque comunicada por un arco.

En cuanto a la capilla funeraria conocida como de Jaime I, fue ampliada mediante la añadidura de un ábside  en su lado norte.

 


Conjunto hospitalario en el año 1390. Tras la clausura de la judería, desaparece la calle de Cristófol Soler. El aérea cementerial queda dividida en dos mediante un muro, aunque comunicada por un pequeño arco.

 

Según afirmaba Fernando Llorca en su tesis, fue tras la supresión de la Orden del Temple en el año 1312, cuando debió de ampliarse  y construirse la iglesia gótica que hoy podemos ver. Unos años más tarde, en el año 1317 y según afirmaba el mismo autor, el hospital o enfermería de la Orden era clausurado. El motivo no era otro que la creación de la nueva Orden de Montesa, orden a la que pasaban todos los bienes de la Orden de San Juan del Hospital, junto con los del Temple, en el Reino de Valencia, a excepción de los lugares de Torrente y de Picanya, lugares que estaban bajo la jurisdicción de un comendador. Este territorio hospitalario tenía una extensión aproximada de 75 km. cuadrados, y en ella se encontraban cerca de 200 casas. En la ciudad de Valencia la Orden del Hospital  conservó la iglesia, los dos cementerios, y sus cinco aposentos. Administrativamente hablando, la Orden del Hospital solo conservó la encomienda de Torrente, bajo la castellanía de Amposta, aunque sus comendadores vivieron siempre en la ciudad de Valencia.

Incluso tras la creación de la Orden de Montesa, San Juan del Hospital siguió siendo durante ese siglo y el siguiente uno de los principales centros religiosos de la ciudad de Valencia, recibiendo grandes cantidades de donativos y beneficios, como los otorgados por Roderic Llançol de Romaní, Arnau de Romaní, Guillem Bonet, Guillem de Ribesaltes o Pons de Bondía.

 


Ampliación de iglesia de de San Juan del Hospital, cerrando la calle Atrio, y construcción de la cripta para los enterramientos. Siglo XVI.

 

Ya en el siglo XVII para acceder a la iglesia desde la calle de Trinquete de Caballeros había que cruzar un tránsito cubierto, tránsito en el cual se podían observar seis pequeñas capillas góticas, tres a cada lado, cerradas con verjas de hierro. Estas tres capillas del lado sur del tránsito, taparon por completo las cinco cruces bermejas que hoy podemos admirar, correspondientes al comendador y a los cuatro comensales que le acompañaban.  Este pasillo cubierto daba acceso al  patio del Vía Crucis.

 Es muy posible que este tránsito cubierto fuera la primera iglesia que los hospitalarios construyeran antes que la románica, tal y como vimos anteriormente cuando en el año 1245 Guillem de Espailargas mandara construir un altar en honor a Santa María.

 


Conjunto hospitalario entre los años 1670 y 1679.

 

Ya en el año 1670 y gracias a una donación de un feligrés, Joan de Pertusa, comendador del Hospital, mandaba construir una nueva casa prioral sobre la vieja capilla funeraria, obras que finalizarían en el año 1679. Al mismo tiempo parte del cementerio se convertía en un pequeño huerto. En el año 1689 se daban por terminadas las obras de la sacristía, el patio, y de la capilla de Santa Bárbara…

La iglesia de San Juan del Hospital comenzaba a ser lo que hoy podemos ver…

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.