La Cara Oculta de la Estela: Una estala discoidal en el cementerio del patio sur de la iglesia de San Juan del Hospital de Valencia. (Primera parte).

 

 

Entrar en el patio sur de la iglesia de San Juan del Hospital es un auténtico privilegio. Durante un instante, el tiempo se detiene. Su capilla funeraria, su cripta con la espina del circo romano, sus arcosolios, y como no, sus estelas recuperadas del antiguo cementerio medieval, nos hacen retroceder en el tiempo, despertando nuestro interés y curiosidad por saber más de ese remanso de paz y quietud que es capaz de aislarnos como por arte de magia del bullicio de la vida cotidiana.

Hoy os queremos mostrar una de esas estelas funerarias, una estela discoidal que desde luego no pasa desapercibida para los ojos curiosos e inquietos de los visitantes que con paciencia, escudriñan cada uno de sus rincones y de sus piedras, con el único fin y objetivo de alimentar algo que no se puede pagar con nada material: el espíritu.

No es el objetivo de este artículo el asegurar, ni siquiera el intentar, dilucidar a quien (o quienes) perteneció esta estela, pero sí al menos el mostrar algunas reseñas y datos que puedan aportar un pequeño resquicio de luz para posibles futuras investigaciones, y por qué no, también nos servirá de excusa para conocer mejor a algunos de los personajes y linajes que formaron parte de la vida cotidiana de la Valencia de los siglos XIII y XIV.

Pero quizás deberíamos primero, intentar definir el término estela discoidal, un término sobre el que muchos historiadores e investigadores no llegan a ponerse del todo de acuerdo.

Podríamos definir a las estelas discoidales como unos auténticos monumentos funerarios en forma de disco, normalmente orientados hacia el este, hacia el sol, y que se encuentran soportados por una pequeña columna o pilar de forma generalmente trapezoidal. Por lo general se grababan en ellas, primero símbolos solares y astrales, pasando después por símbolos cristianos y también heráldicas no solo de señores y caballeros, sino incluso de gremios y artesanos.

Este tipo de estelas discoidales tuvieron que ser bastante comunes en los enterramientos hechos en los reinos cristianos peninsulares durante los siglos XII y XIII. Un claro ejemplo de ello lo tenemos en una de las miniaturas de las Cantigas de Santa María, donde aparece un pequeño cementerio donde se pueden ver seis tumbas señaladas con este tipo de estela decoradas con una cruz incisa.

 


Miniatura de las Cantigas de Santa María donde se puede ver representado un pequeño cementerio medieval con sus estelas discoidales.

 

En cuanto a la estela discoidal a la que nos referimos, orientada como no podría ser de otra forma mirando a oriente, hacia Jerusalén, está decorada en su anverso por una luna menguante ranversada y una estrella de seis puntas o hexapétala.

Habrá quien busque en esta estela un significado ancestral y mitológico, quizás hasta iniciático. Lo cierto es que las figuras astrales, el sol, la luna o las estrellas, siempre han estado presentes en nuestra mitología y en las creencias antiguas, al igual que ocurre con la flor de la vida o flor hexapétala, representación utilizada por la mayoría de las civilizaciones desde tiempos inmemoriales.

Estelas prácticamente similares a esta, las podemos encontrar por ejemplo, en el museo de Navarra (procedente de Endériz?, o en el claustro del monasterio cisterciense de Santa María de Irantzu.

 


Estela discoidal del Museo de Navarra, procedente de Endériz. Imagen tomada del texto “La colección de estelas discoidales del Museo de Navarra”, de María Inés Tabar Sarrías. Dibujos de Fernando Cañada Palacio.

 

Sin embargo, esta estela discoidal de San Juan del Hospital, es posible que poco tenga que ver con mitologías y ritos ancestrales, y sí mucho con heráldicas y linajes. O al menos eso es lo que parece.

No cabe ninguna duda, tal y como vimos en el artículo anterior titulado “Hospitalis Sancti Iohannis: La iglesia de San Juan del Hospital de Valencia. Precedentes históricos y génesis.”, de que el cementerio hospitalario de Valencia gozó de una gran reputación en la ciudad, y que muchos de sus nobles y caballeros  fueron sus benefactores y mecenas.

 


Estela discoidal en el Patio Sur de la Iglesia de San Juan del Hospital de Valencia.

 

Ya en sus primeros años, personajes como Guillem de Espailargas, Bernat Dalmau, Rodrigo Jiménez de Luesia, o el mismísimo Nuño Sancho, conde de Rosellón, se encontraban entre sus protectores.

Pero avancemos unos años más, para de este modo conocer a nuevos linajes y personajes que por su heráldica, bien podrían estar representados en esta estela discoidal.

Desde luego uno de los apellidos que con más fuerza resuenan en este patio sur de San Juan del Hospital es el de los Romaní. En el año 1324, el caballero Roderic Llançol de Romaní, hijo de Berenguer de Romaní, estipulaba en su testamento que se establecieran tres aniversarios perpetuos in capella instituta per venerabilem Arnaldum de Romanino, condam avum meum un dicta ecclesia Sancti Johannis Jherolomitani, es decir, en la capilla fundada por su abuelo Arnau de Romaní en la Iglesia de San Juan de Jerusalén.

La capilla a la que hacía referencia Roderic LLançol de Romaní no es otra que la capilla funeraria del patio sur conocida como capilla de Jaime I. De hecho, y si nos fijamos bien en el ábside de esta capilla, podremos observar como toda su cornisa está decorara con las armas de los Romaní, una luna menguante ranversada.

 


Detalle de las armas de los Romaní en la cornisa de la capilla funeraria del Patio Sur de la iglesia de San Juan del Hospital.

 

Cuenta la tradición, que cabalgando Jaime I hacía el Puig de Cebolla con pocos caballeros, se vio obligado a tener que cruzar por un pequeño cerro donde le aguardan una gran cantidad de moros. Fue entonces cuando a Arnau de Romaní, se le ocurrió atar una sábana (un llançol en valenciano) en la punta de su lanza, a modo de que pareciera una bandera, haciendo que los mozos y peones montaran a caballo, para que de este modo pareciesen más gente. Esto hizo desistir del ataque a los moros. Esta hazaña hizo que el rey autorizase a Romaní a llamarse desde ese momento Llançol de Romaní.

Mosen Jaume Febrer, en sus conocidas , Troves de Mosen Jaume Febrer en que tracta dels linyatges y scuts de armes dels que asistiren al Señor Rey en Jaume en la conquista de la ciutat y Regne de Valencia y foren heretats per sa nobleza y valor, habla de este Arnal Llançol (Llanzol, o Lesol) de Romaní, haciendo referencia al acto valeroso que salvó a Jaime I del ataque de sus enemigos. Le otorgaba Jaume Febrer como armas un sol dorado sobre campo de azur. Un sol que bien podría haberse simplificado en una hexapétala. Al fin y al cabo, ¿No es el sol una estrella?

 


Armas de Llançol de Romaní en Les Trobes de Mosen Jaume Febrer.

 

Pero a pesar de lo que afirma la tradición, y en contra de la historia contada por Mosen Jaume Febrer, si leemos el Llibre dels Fets con detenimiento, podremos observar como fue idea del propio Jaime I el atar la famosa sábana a la punta de la lanza. De hecho, ni tan siquiera este caballero es nombrado en el pasaje de la crónica real:

 


Vosotros haced lo que voy a deciros : yo no tengo aquí pendón ni señera; pero cojamos una gualdrapa de las que llevan los caballos , y servirá de tal; juntémonos luego todos en pelotón , y tomando las lanzas , escudos y capacetes , nos pondremos al lado de los caballos , por la parte que mira al castillo , yendo tan cerca de aquellos , que los moros pensarán que pasan muchísimos mas caballeros de los que en realidad somos. — Así lo hicimos con satisfacción de todos;  y aunque al pasar se asomaron como unos mil sarracenos, entre ellos cinco de a caballo, a la cuesta de Murviedro , moviendo grande gritería , no se atrevieron a acercarse ; de modo que pudimos llegar al Puig sin ningún tropiezo.


 


Folio XCIXv de la Crònica del rei en Jacme donde el propio rey cuenta como ataron una de las gualdrapas de los caballos a la punta de una lanza. Reproducción digital del manuscrito datado en Poblet. Celestí Destorrents. 17 de septiembre de 1343. Biblioteca de la Universidad de Barcelona. Fons de reserva, sig. Ms 1. Publicado por la Biblioteca Virtual Joan Lluís Vives. Año 2006.

 

Decía sin embargo Onofre Esquerdo en su Nobiliario Valenciano, que el llamarse Llançol era porque usaban los de esta familia por armas en su escudo un sol de oro en campo azul, y por esto le llamaban a este caballero el caballero del sol, que en francés sincopado es el caballero “Lesol”, y de esta divisa usan y han usado sus descendientes, como se ven esculpidas en todas las iglesias, casas y lugares que han sido hacienda y tierras de tan ilustre familia.

Distinto es en cambio el escudo otorgado a los Llançol en el Armorial de la Corona de Aragón, realizado para Guimar Coloma Borja Lansol Fernández de Espinosa y Matheu (s. XVIII). Podemos ver aquí como a este linaje se le otorga como armas el menguante ranversado que podemos ver en el patio sur de San Juan del Hospital.

 


Escudo de los Llançol en el Armorial de la Corona de Aragón, realizado para Guimar Coloma Borja Lansol Fernández de Espinosa y Matheu (s. XVIII).

 

Desde luego los Llançol Romaní fueron desde tiempos de Jaime I una de las familias más influyentes de la ciudad de Valencia, pero quizás la coincidencia entre el menguante de su heráldica y el de la estela del patio sur no sea más que una simple casualidad. Quizás no.

Sabemos que el Señor de Romaní que acompañó a Jaime I en la conquista de Valencia tuvo tres hijos: Arnau Llançol de Romaní, quien le sucedió; Guillem Llançol quien fue hombre de letras y viajó a París y Roma;  y Juan Llançol, del que poco o nada sabemos.

Arnau Llançol de Romaní, primer señor de Villalonga,y bayle de Valencia y Játiva, tuvo a su vez tres hijos, Berenguer Arnau Llançol de Romaní, Juan Llançol de Romaní, y Jaime Llançol de Romaní.

Se casó Berenguer Arnau Llançol de Romaní hasta tres veces: con Teresa,  con Raimunda, y con Juana Ruíz. Fruto de sus matrimonios tuvo hasta siete hijos, entre ellos el antes visto Rodrigo (Roderic) Llançol de Romaní.

Pero no es ahora Rodrigo Llançol de Romaní quien nos interesa, sino su hermano, Juan de Romaní, ya que fue caballero de la Orden del Hospital.

Continuaba el historiador y genealogista Onofre Esquerdo en su obra antes citada añadiendo una información, creemos que muy importante, al hablar del sanjuanista Juan Llançol de Romaní:

 


Tomó el hábito de San Juan de Jerusalén a cuyo maestre hizo donación del lugar der Perputxent, como consta con auto que pasó ante Gracián Rabasa, secretario del Rey, en 9 de febrero, año de 1288. Y cuando pasó el Infante Don Alfonso a la conquista de la isla de Cerdeña fue nombrado Capitán de una galera, y con ella peleó tan valerosamente contra dos galeotas turquesas que las rindió, no sin cosa de mucha sangre; fue la presa de importancia pues consta haber dado libertad a 72 cautivos cristianos que iban al remo, presos 96 moros y muertos a los dos Arráez, que tenían nombre de Vali, antes Corsarios. Por este valeroso hecho añadió al escudo de sus armas sobre el sol de oro, una luna menguante jaquelada de plata, aludiendo a que sabía dar mate a los enemigos de la Fe, que veneran la insignia de la luna, como han conservado después de él todos los caballeros de su linaje y apellido.


 

Pero no fue este el único de los descendientes de Arnau de Romaní que profesó en la Orden de San Juan de Jerusalén. Cita también Esquerdo a Don Pedro Luis de Borja y Llançol, hijo de Don Jofré de Borja, el primero que dejó el apellido Llançol de Romaní, quien sirvió a la orden en Rodas, hasta que el 28 de septiembre del año 1500 fue nombrado Diácono Cardenal por el papa Alejandro IV. También profesó como sanjuanista su hermano Francisco Jofré de Borja, quien fue comendador de la Orden en Ulldecona.

Viajemos ahora hasta el bonito pueblo de Beniparrell. Se encuentra esta población a apenas nueve kilómetros de la ciudad de Valencia, justo en la zona de transición de la Huerta de Valencia a la Ribera del Jucar.

Aunque bien es cierto que en el Llibre del Repartiment la alquería de Beniparrell no aparece nombrada en ninguno de sus registros, si lo hacen las alquerías cercanas, aportando algunos datos que como veremos más adelante, pueden resultar al menos curiosos: Albal y Catarroja fueron donados entre los años 1238 y 1239 a Gil y a Peregrín de Atrosillo: Egidus de Atrossillo, alqueriam de Alboayal totam ab integro. Pelegrinus de Atrossillo, alqueriam de Catarroja totam ab integro. La población de Massanassa fue donada a la Orden de Calatrava, frater Matheus, comendator ordinis Calatrave, alqueriam de Maçanazar cum molendinis et furnis; Torrente y Silla eran donada a la Orden del Hospital, magister et Domus Hospitalis Jherusalem, castrum de Torrent et de Çila, y la población de Picassent a un caballero cuyo apellido, como veremos más adelante, puede ser la clave de la cara oculta de nuestra estela, Rodrigo Zapata, Roderich Çabata, miles, alqueriam de Pichaçen totam.

Pero volvamos nuevamente a Beniparrell. El 13 de agosto del año 1258 y desde Barcelona, Datum Barchinone, idus augusti, anno Domini Mº CCº Lº octavo, Jaime I donaba a Arnau de Romaní el dominio de Beniparrell, alquería de Valencia, así como todos sus términos:

 


Nos Iacobus et cetera per nos et nostros damus et concedimus per hereditatem propriam, francham et liberam vobis, Arnaldo de Romanino, et vestris imperpetuum totum dominium et omnia iura nostra, redditus et exitus que nos habemus et habere possumus vel debemus, quolibet modo vel quolibet racione in Beniperrel, alcheria Valencie, et terminis et pertinenciis suis…


 

Esta donación era confirmada nuevamente por el rey el 1 de mayo del año 1268, Datum Valencie, kalendas madii, anno Domini Mº CCº LXº octavo, esta vez por los muchos servicios prestados.

Cierto es que en el año 1272 el monasterio de Portaceli compraba la alquería de Beniparrell a Arnau de Romaní, pasando años después, en el año 1314, a manos del ciudadano de Valencia Pere de Ripoll, quien dos años después vendía Beniparrell a Guillem Escrivá. En el año 1339 la alquería de encontraba en manos de Arnau Ça-Morera, consejero de Pedro el Ceremonioso, pero años después, de nuevo pasaba a manos de los Romaní.

Como recuerdo del paso de los Romaní por Beniparrell, este pueblo ostenta, aunque de factura moderna, un bonito y porqué no, curioso escudo: partido, primero en azur, una estrella hexapétala de plata. Segundo, una luna menguante ranversada de gules sobre campo de oro.

 


Escudo de Beniparrel con la estrella hexapétala y la media luna ranversada.

 

Pero no solo los Romaní  son los que  merecen la atención en este artículo. Otro de los linajes a tener cuenta en este artículo es el de los Fabra, apellido que también aparece en ocasiones como Faura. Desde luego su importancia desde tiempos de Jaime I está más que demostrada.

Guillem de Fabra fue uno de los caballeros que acompañó a Jaime I en la conquista de Valencia, sirviendo después al rey D. Pedro tras la muerte de su padre.

Mossen Jaume Febrer decía de él en sus Troves que fue lugarteniente del Rey en la jornada contra los rebeldes de Tous y Carlet, siendo agraciado con el dominio de Antella y Carlet.

Le daba como blasón Jaume Febrer a los Fabra un escudo cuartelado: en el primer y cuarto cuartel, de azur, un creciente de plata ranversado, y en el segundo y tercer cuartel, de gules, una estrella de oro.

 


Escudo de los Fabra en Les Trobes de Mosen Jaume Febrer cavaller.

 

Sabemos que Guillem de Fabra tuvo un hijo, apadrinado nada menos que por el rey Don Pedro, y bautizado por fray Miguel de Fabra, quien fue confesor y capellán de Jaime I, así como el fundador del Real Convento de Predicadores de Valencia, del que fue su prior hasta su muerte.

Fue Miguel de Fabra, honrado con el título de Bienaventurado, compañero de Santo Domingo, tomando el hábito dominico en Toulouse.

Es precisamente en el archivo de este convento, el de Predicadores de Valencia, donde encontramos un manuscrito signado con el número 10.231 donde se puede leer lo siguiente:

 


El escudo en cuarteles, luna menguante de oro sobre campo de azul. Estrella dorada sobre colorado lleva para honor Guillermo de Fabra, a quien vos, Señor, hicisteis vuestro teniente para la jornada contra los rebeldes de Tous y Carlet. Por tener referencia de vuestro padre de lo bien que ha servido, espera la merced: que además de Antella obtenga el Tosalet. Cuando le nació un hijo le fue compadre al bautizarlo su tío el fraile….


 

Decía José Teixidor en su obra Capillas y Sepulturas del Real Convento de Predicadores de Valencia, que fue su deudo, Bernardo de Fabra, quien fundó en el año 1268 en la iglesia del Convento de Predicadores, la capilla de San Pedro Mártir, capilla que después pasó a llamarse de Santo Tomás, y que estaba situada junto al coro, en la parte de la epístola. Tras su muerte, fray Miguel de Fabra fue enterrado en el cementerio del convento, pero debido a los milagros y prodigios que se sucedían sobre su tumba, el obispo Andrés de Albalat ordenó que su cuerpo fuera trasladado a dicha capilla, construyéndole un precioso sepulcro en el que se podía leer el siguiente epitafio: En esta tumba están guardados los huesos del reverendo padre y varón de maravillosa santidad Fray Miguel de Fabra, fundador de este convento y del de Mallorca, el cual, tomando el hábito en Toulouse de mano de Santo Domingo, fue el primero que leyó en su Orden Teológica.

A finales del siglo XVI sus restos se trasladaron al Sepulcro de los Santos, y al poco tiempo se depositaron en una tumba en la Sacristía Mayor. Pocos años después se construyó un bonito camerín que sirvió como relicario, donde se trasladaron de nuevo sus restos. Tras la profanación y destrucción de la primitiva iglesia en la revolución, sus restos fueron trasladados a la cripta de la Capilla de Reyes del convento, donde permanecen hoy en día.

Pero continuemos con las Fabra. En el año 1339, sabemos que Bertomeu de Fabra figuraba como justicia criminal de Valencia, y unos años más tarde, tenemos constancia de que un caballero valenciano, Guerau de Fabra, figuraba como señor de la torre de Foios, de Vinalesa, Cotes, y Quartell. Casado con Constanza March, murió en el año 1347 en la batalla de Bétera.

Ya a principios del siglo XV, en el año 1401, Joan de Fabra aparecía como jurado de la ciudad de Valencia. Unos años más tarde, aparecían en la documentación Gaspar y Juan de Fabra, caballeros valencianos que participaron en la conquista de Málaga. Mientras que Pere de Fabra, agustino, aparecía como prior del convento de Orihuela.

 


Escudo de los Fabra en el Armorial de la Corona de Aragón, realizado para Guimar Coloma Borja Lansol Fernández de Espinosa y Matheu (s. XVIII).

 

Pero sin embargo y a pesar de la gran distinción que los Fabra tuvieron en la ciudad de Valencia, lo cierto es que es bastante difícil relacionarlos, al menos hasta el momento, con San Juan del Hospital.

Lo mismo ocurre con el linaje de los Llunes, cuyas armas, de azur, estaban formadas por una estrella de oro surmontada de un menguante de plata, tal y como afirmaban Alberto y Arturo García Carraffa en su obra El solar catalán, valenciano y balear (Tomo II).

 


Armas de los Llunes. El solar catalán, valenciano y balear (Tomo II).

 

Por su puesto otro de los linajes a tener en cuenta en la Valencia de los siglos XIII y XIV es el de los Luna. Sobre este linaje, ya escribimos en un anterior artículo titulado “Los hombres de Jaime I: Artal de Luna”, pero al igual que ocurre con el resto de linajes, el relacionarlos directamente con San Juan del Hospital es complicado, aunque quizás si le seguimos la pista a este linaje nos podamos llevar alguna sorpresa.

 


A tal tiempo , vino Sancho Martínez de Luna , hermano mayor de Martín López ,e hirió con uno de los hierros que tiene a la derecha la lanza a don Pedro , metiéndosela por la abertura del perpunte debajo del brazo como medio pié, en el costado derecho. Apenas él, que iba delante de Nos (tan cerca le íbamos, pues que nadie iba entre Nos y él ) se sintió herido , parose, abrazose con el cuello del caballo , y se dejó caer.


 

De esta manera narraba Jaime I como el caballero Sancho Martínez de Luna hirió de muerte a Pedro Ahones, cuando este intentaba acabar con la vida del rey. Corría el año 1225.

 


Folio XVvº de la Crònica del rei en Jacme donde el propio rey cuenta como Sancho Martínez de Luna hería de muerte a Pedro Ahones. Reproducción digital del manuscrito datado en Poblet. Celestí Destorrents. 17 de septiembre de 1343. Biblioteca de la Universidad de Barcelona. Fons de reserva, sig. Ms 1. Publicado por la Biblioteca Virtual Joan Lluís Vives. Año 2006.

 

Pues bien, este caballero, Sancho Martínez de Luna, era hijo de Don Pedro López de Luna, quien tras quedar viudo de su esposa Doña Alameda de Luna, fue nada menos que maestre de la Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén.

¿Pero y si este anverso de la estela discoidal no representara a ningún linaje en concreto? llegado a este punto, nos gustaría mostrar este curioso sello perteneciente a nada menos que García Artiga (1230-1240), comendador maior del hospital de Jerusalén, sello referenciado por el historiador francés especializado en la Orden de San Juan Josheph Delaville Le Roulx, en su obra “Sceaux de l’ordre de Saint Jean de Jérusalem des langues d’Aragon et de Castille”.

 


Sello del Gran Comendador de Hispania de la Orden del Hospital, García Artiaga. Dibujo obtenido de “Sceaux de l’ordre de Saint Jean de Jérusalem des langues d’Aragon et de Castille”, Josheph Delaville Le Roulx (París, 1896). Biblioteca Nacional de Francia.

 

Decía el historiador francés haber encontrado este sello en un documento fechado en el año 1235, documento custodiado en el Archivo de Alcalá de Henares (Orden de San Juan, lengua de Aragón, nº716).

Se trata de sello de cera, de 60 mm de diámetro y de color amarillo. En su centro, se representa una luna creciente surmontada por una estrella. La leyenda, si partimos de la parte inferior del sello y continuamos según las agujas del reloj, sería la siguiente: [S. FRAT]RIS G P’CEPTORIS YSPANN[IE].

El historiador gallego Fernández-Xesta y Vázquez en su trabajo “La Orden de Malta y sus sellos”, decía de este sello que la representación del creciente y de la estrella puede llevar a pensar en las similares representaciones que, junto a la espada y la venera, utilizaba la Orden de Santiago en sus sellos, acompañando al pomo de la espada-cruz.

Efectivamente en otros dos sellos, esta vez de los maestres santiaguistas Fernán Pérez y Pelayo Pérez Correa, no solo vemos la espada y la venera características de esta orden, sino que vemos como también aparecen la media luna y la estrella hexapétala.

 


Sellos de los maestres santiaguistas Fernán Pérez y Pelayo Pérez Correa. Dibujo del trabajo titulado “El sello de administración del Maestrazgo de Santiago: De Fernando el Católico a Carlos I”, de José María de Francisco Olmos, Académico de número de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía.

Afirmaba Ernesto Fernández-Xesta y Vázquez en su trabajo, que algunos estudiosos e investigadores veían en ambos símbolos la estrella jacobea dominando la media luna del Islam. De lo que no cabe ninguna duda es que fue una imagen muy utilizada por los cruzados, quienes seguramente la debieron adaptar de los bizantinos, ya que al menos desde el siglo I la utilizaron en sus representaciones.

 


Reverso de una moneda del emperador Adriano (117-118) donde aparece la media luna y la estrella.

 

¿Pero podría tener relación esta estela con el Camino de Santiago? Es más que evidente la relación entre el Camino y la Orden del Hospital. Los hospitalarios de San Juan tuvieron una importante presencia a lo largo de toda la ruta jacobea, y no solo en el camino principal, sino en prácticamente todos los caminos secundarios. El motivo de esta gran presencia de la Orden en el Camino de Santiago no era otro que la gran capacidad de los hermanos no solo para asegurarles protección y seguridad, sino para atenderlos en sus hospederías y albergues.

El conjunto hospitalario de Valencia debió de ser durante los siglos XIII y XIV uno de los puntos de partida y paso de los peregrinos que viajaban a visitar el sepulcro del Apóstol. Así lo parecen atestiguar algunas de las piezas encontradas durante las excavaciones realizadas, como algunas cuentas de rosario o algunos colgantes de peregrino.

 


Cuenta de azabache de rosarios de peregrinos encontrada en las excavaciones realizadas en el conjunto hospitalario de San Juan de Valencia. Fotografía propiedad de la Igleisa de San Juan del Hospital de Valencia.


Detalle de una de las cuentas de azabache de rosarios de peregrinos encontrada en las excavaciones, donde se puede observar perfectamente las veneras talladas en ella. Fotografía propiedad de la Igleisa de San Juan del Hospital de Valencia.

 

De hecho, si observamos la capilla funeraria del Patio Sur del conjunto hospitalario, bajo la cornisa donde anteriormente vimos el menguante ranversado de los Romaní en el ábside, podemos distinguir perfectamente en algunos de sus canecillos la misma venera de peregrino.

 


Situación de las veneras de peregrino e los canecillos del ábside de la capilla funeraria del Patio Sur de San Juan del Hospital.


Detalle de una de las veneras de peregrino en uno de los canecillos de la capilla funeraria del Patio Sur de la Iglesia de San Juan del Hospital de Valencia.

Así pues nos encontramos en este anverso de la estela con una iconografía que bien podría representar a un linaje, quizás los Romaní o tal vez a los Fabra, pero que también podría representar una imagen jacobea, una grafía utilizada casi desde los albores de los tiempos, un conjunto, media luna y estrella, utilizada ya por los sumerios.

Lo que si es seguro, es que esta pequeña estela nos ha servido de excusa para dar a conocer algunos de los personajes de la Valencia de los siglos XIII y XIV, familias nobles y poderosas que intervinieron en mayor o menor medida en el devenir de la ciudad.

Pero esta estela discoidal todavía nos guarda una pequeña sorpresa. Una cara oculta donde se nos ofrece una información más que interesante, y que podría tal vez darle sentido a todo el conjunto.

En el reverso de su disco, podemos observar perfectamente tallados dos zapatos. Esta representación nuevamente nos plantea una duda sobre su significado, ya que como la representación de su anverso, bien podría representar a un linaje, pero por otro lado también podría representar a uno de los primeros gremios que se asentaron en la ciudad de Valencia, el gremio de zapateros… pero esto lo dejaremos para una segunda parte.

 


La cara oculta de la estela…

 


3 opiniones en “La Cara Oculta de la Estela: Una estala discoidal en el cementerio del patio sur de la iglesia de San Juan del Hospital de Valencia. (Primera parte).”

  1. Venia Arnau Llançol de Romani de Provenza (Bolonia ) ?

    era Mayordomo de Marie de Montpellier (Nobiliario de Valencia II ) ,
    y despues se marcha a Jaca y despues su hijo la conquista de Valencia con Jaime I.

    Soy francesa .
    Hago investigaciones sobre los Llansol de Romani , pero este apellido es bastante oscuro . Me interesa todas las informaciones sobre los LLansol de Romani .
    Gracias por su pagina .

  2. Impresionante y muy didáctica la entrada, que me ha recordado al enigma de la flor del escudo de Geldo. Pero a falta de profundizar sobre los señores de este municipio castellonense del Alto Palancia, no recuerdo a ningún Llançol de Romaní como propietario del mismo, aunque sí estuvieron por otros pueblos vecinos…

    Con tu permiso, tomaré nota de este trabajo para referenciar el tema y buscar un posible nexo de unión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.