Crucem Sanctam Subiit. Las cruces bermejas de San Juan del Hospital de Valencia.

 

Cruces rojas de los cruzados. Siglo XIII. Tránsito del conjunto hospitalario de San Juan. Fotografía propiedad de la Iglesia de San Juan del Hospital.

 

Nada más pasear por la calle Trinquete de Caballeros se respira de una forma muy especia la Historia, esa que se escribe con mayúsculas. Cruzar el tránsito de la Iglesia de San Juan del Hospital no deja a nadie indiferente. 

Este Pasillo de las Capillitas, como es conocido tradicionalmente, sirve de entrada principal a todo el conjunto de San Juan del Hospital, y es sin lugar a dudas la zona más antigua de todo el edificio.

De sus capillas, tan solo ha llegado hasta nuestros días el arco ojival correspondiente a la de la Virgen del Milagro, donde podemos admirar una réplica de Nuestra Señora del Milagro, imagen realizada por el escultor José Luis Roig, imagen inspirada en la talla original del siglo XIII que actualmente se custodia en el museo de la Catedral de Valencia.

De hecho, José  Teixidor y Trilles  afirmaba en su obra Antigüedades de Valencia que con toda seguridad, la iglesia primitiva del Hospital estaría situada justo en lo que hoy es el tránsito que da acceso a todo el conjunto por la calle Trinquete de  Caballeros.

Su muro izquierdo nos sorprende con una gran saetera, quizás de época árabe,  que desde la altura domina y vigila todo el conjunto. Pero sin lugar a dudas, lo que más llama la atención del visitante son sus cruces. Seis cruces patés o de pata de oca que de inmediato nos transportan en el tiempo.

Protegidas por una mampara, y bajo el rótulo de Cruces rojas de los cruzados, las seis patas de oca del siglo XIII parecen indicar por su número, tamaño, y forma, la importancia de los personajes a los que querían representar.

Sin embargo, sus formas y su color bermejo, es decir, rojo, han hecho que desde siempre se haya planteado la duda de que si estas cruces fueron realmente hospitalarias, o si por el contrario pertenecieron a la Orden del Temple. Y es que la sombra del Temple es alargada, y muchas veces vemos, o creemos ver templarios donde no los hay.

Los datos, o más bien excusas, que nos suelen dar aquellos que pretenden hacer templarias las patés de San Juan del Hospital son muy variopintas: desde la advocación de San Juan Bautista, hasta el lugar cedido a ambas órdenes por parte de Jaime I, pasando claro está por la cruz paté roja que algunos hacen potestad única de la Orden del Temple. Nada más lejos de la realidad.

Démosle pues un repaso a todas ellas…

Quizás uno de los autores que levantó la veda de los santos templarios fue Jesús Ávila Granados, quien en su obra publicada en septiembre del 2003 titula La Mitología Templaria, los conceptos esotéricos de la Orden del Temple, mostraba un amplio elenco de todos ellos: San Bartolomé, San Miguel Arcángel, San Julián, San Juan Bautista….después algunos otros autores añadieron a esta lista a San Blas, a San Jorge, san Matías, San Lorenzo, San Bernardo… incluso los más osados  se atrevieron a decir que el primer santo templario fue Hugo de Payns, cuya cabeza veneraban cada 24 de mayo.

Pero volvamos a San Juan Bautista, muchas veces confundido con Juan el Evangelista, al que también se hace santo templario.

El nexo de unión que se suele esgrimir cuando se habla de su relación con el Temple, suele ser por regla general su asociación con Jano, el  protegido de Saturno, al culto solar, y al doble rostro que miraba tanto al pasado como al futuro, con esta tercera cara que se formaba al combinar estas dos. De hecho algunos nos advierten: el solsticio de verano tiene lugar el 21 de junio, con el primer rayo de sol del amanecer; esa fecha era la que se correspondería con la festividad de San Juan; sin embargo, la Iglesia la trasladó al día 24, para confundir.

 


San Juan Bautista. TIZIANO, VECELLIO DI GREGORIO. Copyright de la imagen ©Museo Nacional del Prado.

 

En fin, en realidad, todo esto es mucho más sencillo. En la Regla primitiva de la Orden del Temple, en los artículos 74 y 75, se especifican las festividades y ayunos que los hermanos del Temple debían celebrar y observar:


 

Estas son las festividades y ayunos que todos los hermanos deberían celebrar y observar

74. Sepan todos los hermanos del Temple tanto presentes como futuros que deberían ayunar en las vísperas de los doce apóstoles. Es decir: las de San Pedro y San Pablo; San Andrés; Santiago el Mayor y San Felipe; Santo Tomás; San Bartolomé;  San Simón y San Judas; Santiago el Menor; San Mateo. La víspera de San Juan Bautista; la víspera la Asunción y los dos días anteriores, los días de rogativa; la víspera de Pentecostés; los días de las ascuas;  la víspera de San Lorenzo; la víspera de Nuestra Señora a mediados de agosto; la víspera de Todos los Santos; la víspera de la Epifanía. Y deberían ayunar todos los días anteriormente mencionados siguiendo los mandamientos del papa Inocencio en el concilio que tuvo lugar en la ciudad de Pisa…


Estas son las festividades que deberían ser observadas en la Casa del Temple.

75. El nacimiento de Nuestro Señor; la fiesta de San Esteban; la de San Juan el Evangelista; la de los Santos Inocentes; el octavo día de Navidad, que es el día del Año Nuevo; la Epifanía; la Candelaria de la Virgen María, la del apóstol San Matías; la Anunciación de Nuestra Señora en marzo; la Pascua y los tres días siguientes; la de Jorge; las de los santos Felipe y Santiago, dos apóstoles; el descubrimiento de la Santa Cruz;  la Asunción de Nuestro Señor; Pentecostés y los dos días siguientes; la de San Juan el Bautista; las de San Pedro y San Pablo, dos apóstoles; la de Santa María Magdalena; la del apóstol Santiago; la de San Lorenzo; la Asunción de Nuestra Señora; el nacimiento de Nuestra Señora; la Exaltación de la Santa Cruz; la del apóstol San Mateo; la de San Miguel; la de los santos Simón y Judas; la fiesta de Todos los Santos, la de San Martín en invierno; la de Santa Catalina en invierno; la de San Andrés; la de San Nicolás en invierno;  la del apóstol Santo Tomás.

 


Resulta al menos curioso, que la festividad de San Juan Bautista solo sea observada, y no celebrada, siendo celebrada su víspera.

Pero como podemos observar en estos artículos, los Santos nombrados son santos de uso general en la Iglesia, y por tanto, observados, celebrados y venerados por prácticamente toda la totalidad de las órdenes monásticas y militares. De hecho, el artículo 76 de la Regla, advertía de que ninguna de las festividades menores, deberían se observadas por la Casa del Temple. Y es deseo nuestro y así lo aconsejamos que esto sea estrictamente obedecido y acatado….

De lo que no cabe ninguna duda es de que la Iglesia de San Juan del Hospital fue fundada tras la conquista de Valencia por los caballeros de la Orden de San Juan del Hospital de Jerusalén. Esta Orden, en principio fundada con fines benéficos y piadosos, nació bajo la advocación de Juan el Limosnero, patriarca de Antioquía, pero al establecer su primer hospital al lado de las casas de los monjes y sacerdotes del templo de Jerusalén, cambiaron su advocación a la de San Juan Bautista.

De la filiación de la iglesia a la Orden del Hospital de San Juan no cabe ninguna duda, al igual que no cabe ninguna duda de que San Juan el Bautista no es potestad exclusiva de la Orden del Temple.

 


Escultura de San Juan Bautista. Fotografía propiedad de la Iglesia de San Juan del Hospital.

 

Pero veamos ahora cuales fueron los terrenos y solares donados por Jaime I a ambas órdenes, y si este muro donde se encuentran las seis cruces policromadas pudo pertenecer  a la Orden del Temple.

El terreno donado por el rey a la Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén se correspondería, según podemos ver en el asiento 213 del folio 13rº del Llibre del Repartiment, a las casas propiedad de Haçach Habinbdel, primer emir del rey Zayan: Frater P. de Exea, castellano Empostae et per eum Domui Hospitalis Jherusalem domos quas habet in Valencia Haçach Habinbadel.

Esta donación la recogía en nombre de la Orden fray Pere de Egea, lugarteniente del castellán de Amposta, y englobaba  dieciséis casas, entre las que se encontraba el palacio del propio emir.

Todo ello se encontraba junto a la puerta de Bab al-Xaria, la Puerta de la Xerea, uno de los lugares fuertes de la ciudad de Valencia, y uno de los puntos mejor conocidos por los hospitalarios, ya que fueron precisamente ellos  los encargados de asediarla.

Aunque bien es cierto que el perímetro cedido a los hospitalarios debió de ser bastante irregular, gracias a la documentación existente podemos hoy en día acotarlo e intuir sus límites.

 


Terrenos cedidos a las órdenes del Temple y de San Juan del Hospital sobre la maqueta del Padre Tosca que se encuentra situada en el Hall del MuVIM. En amarillo el solar cedido al Temple, en rojo el otorgado al Hospital.

 

Así pues, el perímetro del solar recibido por los hospitalarios limitaría por el este con la calle Trinquete de Caballeros; por el Sur, con las calles contiguas a la judería. Por el Oeste limitaría con lo que hoy es el muro del patio sur, enlazando con la calle Baños del Almirante, y por el Norte con la calle del Milagro, calle que en el siglo XIII era un atzucac o callejón sin salida, llegando hasta el número 9 de la manzana siguiente de la calle Trinquete de Caballeros.

 


Situación sobre el mapa de la actual Iglesia del Temple y del conjunto de San Juan del Hospital.

 

Por su parte también conocemos gracias al asiento 1509 del foio 80rº del Llibre del Repartiment cuales fueron los terrenos donados a la Orden del Temple: A [fray Guillem de Cardona y a la Orden del Temple], la torre grande que está junto a la puerta llamada de Bebaçachar, con todas las casas que hay hasta la torre, que está junto al columbario por la parte del río; y desde el columbario, siguiendo recto el camino, hasta el camino que se llama Çuayra; y desde allí hasta la mezquita, según se avanza hasta aquella pared alta contigua a las casas en las que hay un gran ciprés; y desde estas casas en las que está el ciprés, hasta la susodicha torre Grande, con la muralla, barbacana, y las torres que están en la muralla; y por huerto, todo lo que está en el campo de la Xarea, desde la puerta llamada de Bebaçachar, junto al valle, hasta las dos higueras que están contiguas. Y desde allí hasta la pared que está incompleta que hay según venimos del poblado de la Xarea; y desde donde se acaban las casas enumeradas de la Xarea  hasta la acequia que hay junto al río y hasta la susodicha puerta de Bebaçachar…

 


Ubicación de las puertas de Bab al-Xaria y Bab al Sakhar sobre la Viñeta de “El Segle d’Or Valencià”. Cómic de Cristina Durán y Miguel A. Giner Bou. Editado por la Biblioteca Valenciana (GVA).
Ubicación de las puertas de Bab al-Xaria y Bab al Sakhar sobre la Viñeta de “El Segle d’Or Valencià”. Cómic de Cristina Durán y Miguel A. Giner Bou. Editado por la Biblioteca Valenciana (GVA).

 

Gracias a este asiento también nos es posible acotar, o al menos intentarlo, el solar donado por Jaime I a La Orden del Temple. Este estaría ubicado entre la torre y puerta de Ali Bufat Muley o de Barbazachar por un lado, la calle Almirante y la calle Entenza (el camino que se llama Çuayra) por otro, y teniendo como límite la actual iglesia de San Salvador, entonces mezquita.

Por lo tanto estamos en disposición de desechar la opinión de que este muro del tránsito de la Iglesia de San Juan del Hospital formara parte de la primera iglesia templaria de la ciudad de Valencia.

Abordemos ahora el tema de la cruz propiamente dicha, cruz patada y bermeja, es decir, roja.

Efectivamente, el 24 de abril del año 1147, el papa Eugenio III concedía potestad a todos y cada uno de los miembros de la Orden del Temple, sin distinción de clase, a portar sobre sus mantos una cruz roja o bermeja, delante del hombro izquierdo y por encima del corazón. Esto lo hacía  el pontífice tras asistir  al capítulo de la Orden del Temple celebrado en su nueva casa de París. Impresionado y admirado de la pulcritud, piedad y disciplina de los 150 caballeros que se presentaron junto a su maestre Everardo de Barres, Eugenio III les concedía el signo de la cruz para que les sirviera de defensa , y jamás diesen las espaldas a ningún enemigo de la fe.

Pero que Eugenio III otorgara esta cruz bermeja a la Orden del Temple, no quiere decir que ninguna otra orden pudiera portarla o representarla. Tan solo tenemos que hacer un breve repaso a algunas otras órdenes militares  para darnos cuenta como muchas de ellas portaron al igual que los templarios, la cruz bermeja: La orden de Santiago, la orden de Calatrava, la de San Jorge de Alfama…

Que los cruzados, todos, representaran o portaran en algún momento la cruz bermeja, nada tiene ni de sorprendente ni de extraordinario. Al fin y al cabo el color rojo no hacía más que simbolizar la sangre de Cristo derramada por todos nosotros, al igual que el compromiso del cruzado de verter la suya para defender los Santos Lugares.

 


 

Detalle del folio 25rº del Libro de Ajedrez, Dados y Tablas de Alfonso X el Sabio (1283), donde aparecen dos templarios con la cruz paté en sus mantos.

 

De hecho, si observamos la regla de la Orden del Hospital de San Juan redactada por Raimundo de Puy, maestre de la Orden desde el año 1120 al 1160, veremos como en su artículo número 19 se estipulaba que los freires de todas las obediencias, que ahora o con anterioridad se hubieran ofrecido a Dios y al Santo Hospital de Jerusalén, portasen siempre en su pecho, sobre sus capas y hábitos, cruces, de modo que fuesen protegidos por Dios y librados del poder del diablo en esta y en la otra vida, ello y sus cristianos benefactores.

Es decir, debían portar sobre su pecho el símbolo de la cruz, sin especificar en ningún momento ni color ni forma.

Pero hagamos un repaso a las primeras bulas otorgadas al Hospital de San Juan referentes a su heráldica.

La primera de ellas era concedida el 20 de febrero del año 1130. Mediante la bula Quam amabilis Deo, bula redactada por el pontífice a petición de Raimundo de Puy, se le daba potestad a la Orden a portar en la guerra un estandarte bermejo, es decir, rojo, con una cruz blanca de San Jorge. 

Años más tarde, Inocencio IV autorizaba a la Orden a realizar algunos cambios en su vestimenta, pero fue Alejandro IV, quién mediante la bula Cum ordinem vestrum otorgada el 13 de agosto del año 1258 a los hermanos hospitalarios, nos puede aclarar un poco más la cuestión:

 


Sane qui intelleximus, quos inter Fratres vestri Ordinis milites et alios, nulla est distinctio peraliquam indumentorum diversitatem, sicut in plerisque aliis consimilibus est Religionibus observatum; propter quod contingit quod multorum nobilium, qui mundi relictis illecebris, sub ejusdem vestrae Religionis habitu, elegerant insistiré praedictae Terrae santae praesidio, erga preefatum Ordinem Charitas refrigescit. Nos cupientes ut idem Ordo continuis, autore Domino, amplificetur commodis, et votivis crescat augmentis; praesentium vobis autoritate concedimus, ut unanimiter  statuere, ac deinceps inviolabiliter observare possitis, quod Fratres milites ejusdem Ordinis Chlamides nigras deferant, ut ab aliis ejusdem Ordinis Fratribus discernantur: in bellis autem, sive in praeliis, utantur Iupellis, et aliis super insignibus militaribas , quae sint Coloris rubri, et in quibus etiam crux albi coloris sit, in vestri vexilli modum assuta; ut in hujusmodi uniformitate signorum, animorum identitas evidenter appareat;  et ex hoc per consequens, salus proveniat personarum. Nulli ergo omnino hominum liceat hanc nostrae concessionis pagi nam infringere. Si quisautem id attentare praesumpserit, indignationem Omnipotentis Dei, ac beatorum Petri et Pauli Apostolorum ejus, se no verit incursurum.


Y puesto que hemos advertido que no existe ningún signo distintivo en vuestra indumentaria que permita distinguir a los freires militares de vuestra Orden de los demás, como sucede en la mayoría de las órdenes semejantes, y que como consecuencia de esto sucede que se ha enfriado el afecto hacia ella de muchos nobles que, abandonando los encantos del mundo, habían elegido acudir en defensa de Tierra Santa vestidos con el hábito de vuestra religión, Nos, deseosos de acrecentar vuestra orden con incesantes mercedes y beneficios, como es voluntad del Señor, por la autoridad de la presente bula os concedemos el derecho a establecer unánimemente y a observar a partir de ahora de forma inviolable que los freires militares de vuestra orden porten mantos negros para que puedan distinguirse de los otros hermanos de la misma Orden. En la guerra, en cambio, o en los combates, que usen sobrevestes con las enseñas militares que sean de color rojo y en las que haya una cruz de color blanco cosida a modo de estandarte, para que se evidencie con esta uniformidad de emblemas la identidad de vuestro espíritu y que de ésta derive por consiguiente la salvación de las personas. Que a nadie, pues, en absoluto le sea lícito violar el tenor de esta nuestra concesión…


 

Detalle del folio 25vº del Libro de Ajedrez, Dados y Tablas de Alfonso X el Sabio (1283), donde aparecen dos hospitalarios con la cruz paté en sus mantos.

 

De todos modos solo tenemos que darnos un paseo por el cementerio del Patio Sur para ver como de nuevo la cruces bermejas, (esta vez en el arcosolio propiedad de la la familia Férnandez de Heredia, familia totalmente vinculada a la Orden del Hospital ya que Juan Fernández de Heredia (1310-1396) llegó a ser maestre de los sanjuanistas), hacen acto de presencia.

 


Cruz de los Fernández-Heredia en uno de los arcosolios del cementerio del Patio Sur de San Juan del Hospital. Fotografía propiedad de la Iglesia de San Juan del Hospital.

 

A modo de curiosidad, tan solo decir que en los arcosolios góticos de la Iglesia de los Santos Juanes situados en la plaza de la Comunión de San Juan, podemos encontrar unas cruces bermejas idénticas a las de Patio Sur de San Juan del Hospital.

 


Cruz paté similar a la de el cementerio del Patio Sur de San Juan del Hospital en uno de los arcosolios de la iglesia de los Santos Juanes.

 

Debemos tener en cuenta tal y como afirmaba Teodoro Llorente, presidente de la Sociedad Castellano-Leonesa de Heráldica y Genealogía, que pese a lo que podamos imaginar en tal sentido, la insignia no será en el período medieval consustancial al hábito. Era la insignia o emblema de los cruzados y tanto los hermanos del Temple como los del Hospital no eran en puridad cruzados, ya que no prometían sus votos, sino que como religiosos juraban los del monje.

 


Escudo de la Orden del Hospital de San Juan en la puerta gótica del Patio Norte del conjunto. Consta de una cruz griega simple de madera, en la que curiosamente y si nos fijamos bien, podemos encontrar algún resto de pigmento rojo.

 

Del mismo modo debemos saber que  la cruz de los cruzados adoptada por las órdenes militares, no tuvo una iconografía estable y sujeta a una norma, y fue adoptando diversas formas y estilos durante la época medieval, cosa a la que por otro lado no se le daba prácticamente ningún tipo de importancia, todo lo contrario a lo que ocurre inexplicablemente hoy en día, ya que nos empeñamos en encorsetar sí o sí a las distintas órdenes militares en un tipo de cruz u otra, haciéndolas las poseedoras de un símbolo que era prácticamente universal.

Gracias a la crónicas sabemos que la cruz patriarcal, o cruz griega de doble travesaño, fue la más extendida durante la primera mitad del siglo XII, pasando después a la cruz griega sencilla, cruz a la que en ocasiones se le ensanchaban ligeramente sus extremos, convirtiéndolas en cruces paté o patadas. Ya incluso en el siglo XIII comienzan a aparecer sus brazos floronados…

¿Cuantas cruces de consagrar han sido, y serán confundidas con las famosas cruces templarias?

 


Cruz de consagración, patada y bermeja, en la Concatedral de Santa María de Cáceres, habitualmente confundida con una cruz templaria.

 

¿Pero que significado tenían estas cruces de San Juan del Hospital? ¿Qué representaban? ¿Y su número?

Hay quien asegura que estas cruces estaban allí representadas por un motivo muy obvio. Estas cruces simplemente señalarían el lugar donde habitaban los freires hospitalarios.  Pintadas al temple, servirían de indicación a los habitantes de la ciudad para saber en que punto se encontraban, ya que en noche cerrada y con la escasa o nula iluminación  de las calles en época medieval, siempre sería de agradecer tales señales e indicaciones.

Desde luego no es nada descabellado, pero de lo que no cabe duda es que estaban allí, y están, para indicar que el recinto era propiedad de la Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén.

Seis son las cruces de pata de oca que vemos en el muro del tránsito de San Juan del Hospital. Dos de ellas, las de mayor tamaño, indicarían la presencia de dos de los cargos más altos dentro de la Valencia hospitalaria: El Comendador de Torrente (o de Valencia en su caso), y el Teniente de Prior de San Juan del Hospital. El resto de cruces, cuatro, correspondería al número de caballeros que acompañarían a estos dos altos cargos, caballeros conocidos coloquialmente con el nombre de comensales.

¿Pero sabes quienes fueron? ¿Conocemos sus nombres?

Evidentemente no. Hoy por hoy es casi imposible determinar el nombre de los caballeros, o comensales que representaban estas cruces, sin embargo, sobre los dos otros cargos, podemos barajar algunas posibilidades, aunque no dejan de ser más que conjeturas.

En octubre del año 1239, encontramos documentado a Fra Pere d’Alcalá (Petrus de Alcalano) como preceptor de la Orden del Hospital de San Juan de Valencia.

En el año 1241, en un documento que se encuentra en el Archivo de la Catedral de Valencia, aparece documentado fray Gil, como prior de la Casa de Valencia en un pleito entre la Orden y el obispado por los diezmos de Cullera, Silla y Montroi.

Dos años después, en 1242, fray Rostany es quien aparece como comendador de la Casa de Valencia.

El 31 de octubre del año 1243,  fray Pere de Gerau  aparecía como preceptor de la Casa del Hospital de San Juan de Valencia, en la carta puebla otorgada por Hugo de Fullalquer a los cristianos instalados en Silla (fratris Petri Geraldi, comendatoris Valentie). Ese mismo año aparecía también como Lugarteniente del Comendador.

También ese mismo año aparece fray Bernat como primer comendador de Silla.

 


Carta puebla otorgada por Hugo de Fullalquer a los cristianos instalados en Silla. Archivo del Reino de Valencia.

Detalle de la carta puebla otorgada a Silla donde se puede ver a Pere Gerau como Comendador de la Orden del Hospital en Valencia (fratris Petri Geraldi, comendatoris Valentie).

 

Nuevamente encontramos a fray Pere de Guerau como Comendador de la Orden en Valencia en la carta puebla otorgada el 24 de febrero de 1245  a las alquerías de Sueca, Saucelles y Alboirg (frater Petrus Geraldi, comendator domus Hospitalis Sancti Iohanis Valentie).

También nos volvemos a encontrar con fray Pere de Alcalá, esta vez con el título de Castellán de Amposta (frater Petrus de Alcalano, humilis castellanus Emposte) en una segunda carta de poblamiento otorgada a sesenta nuevos pobladores cristianos asentados en Silla, fechada el 25 de noviembre de 1248.

Unos meses más tarde, el 28 de noviembre de ese mismo año, es Pedro de Grañena quien aparece como Comendador de las casas de la Orden del Hospital de San Juan en Valencia (frater Petrus de Granyena, comendador domus Hospitalis Valentiae), en carta puebla otorgada a la alquería de Torrente.

Gracias a otro documento fechado el 3 de septiembre de 1250 en Lérida por el cual Jaime I y Pedro de Alcalá, Castellan de Amposta, autorizaban a los hospitalarios de Valencia a poblar las alquerías que se encontraban a las faldas del castillo de Cullera, conocemos el nombre de otros dos freires hospitalarios: Ramón de Rocafull (Raimundo Rochafolio), y Juan Aparicio (o Juan de París), quien figura como Preceptor de las casas del Hospital en Valencia (fratri Ioanni Paricius, preceptori domus Hospitalis Valencie)…

Desde luego al pasear por la calle Trinquete de Caballeros se respira de una forma muy especia la Historia, esa que se escribe con mayúsculas. Cruzar el tránsito de la Iglesia de San Juan del Hospital no deja a nadie indiferente…

 


Detalle de una de las cruces paté del tránsito de la Iglesia de San Juan del Hospital. Fotografía propiedad de la Iglesia de San Juan del Hospital.

 

Cuando crucemos el tránsito de San Juan del Hospital, y nos detengamos a observar un momento estas seis cruces paté, estas seis preciosidades patadas, recordad que cada una de ellas tuvo su nombre propio, tuvo una historia, una vida, un sueño. Cada una de estas seis cruces de pata de Verós representan un sueño, un ideal de sacrificio y devoción.  Seis cruces que ya para siempre harán inmortales a sus caballeros… caballeros del Hospital de San Juan de Jerusalén. 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.