El testamento que pudo haber cambiado la Historia…

“Algo falla en Valencia con respecto a la difusión del Santo Grial. Conviene una reflexión urgente, si es que hay voluntad…”

Aula Grial Valencia. https://www.aulagrialvalencia.com/ Fotografía de Emilio M. Roca.

 

Reconozco que estas palabras de Alicia Palazón, de Aula Grial Valencia, me dieron mucho que pensar. ¿Será cierto? ¿Tan poca importancia le damos los valencianos al Santo Cáliz? ¿Tan poco nos importa?

Pues parece ser que todo apunta a que así es.  Una verdadera lástima.

Varios son los artículos que hemos escrito en este humilde blog sobre quizás, la reliquia más venerada de la cristiandad.  En uno de ellos, hablamos y mostramos  dos importantes pergaminos indispensables para conocer la historia de esta sagrada copa: el primero de ellos,  un pergamino signado con el número 136  de la Colección Martín el Humano que se encuentra en el Archivo de la Corona de Aragón, fechado el 26 de septiembre del año 1399, y en el cual se halla consignada la cesión del Santo Cáliz  efectuada por el  Prior del Monasterio de San Juan de la Peña, al Rey D. Martín el Humano. El Segundo de ellos,   el Acta de entrega del Santo Cáliz a la Catedral de Valencia el 18 de marzo del año 1437, según un auto que consta en el notal de Jaime Monfort y que se encuentra en el volumen 3.532 del Archivo de la Catedral de Valencia.

También hicimos un recorrido del Cáliz sagrado entre documentos y mitos, y  en otra ocasión comentamos y debatimos sobre la misteriosa e intrigante inscripción que se encuentra en su base…

Pero el Cáliz es algo más que un objeto de culto, una reliquia, o una copa sagrada. El Cáliz es Historia. El Cáliz es una puerta de entrada para conocer hechos, historias, documentos, personajes, y por qué no, también mitos y leyendas.

Que cantidad de historias y personajes rodean a esta bonita copa. Incluso se dice que el propio Saladino consiguió salvar la vida de su hija gracias a un esquirla de tan sagrado vaso.

Desde hace un tiempo hasta ahora, se viene hablando y escribiendo sobre un rey aragonés que pudo inspirar la mítica historia del Grial:  Alfonso I el Batallador. Mucha es la literatura que sobre este tema se ha escrito, unas con mejor fortuna que otras.

Pero quizás este sea un buen ejemplo de como gracias al Cáliz, al  Grial, Alfonso I vuelve a cabalgar y a batallar de nuevo.  Porque el Batallador, Alfonso I, es otro de esos personajes envuelto en el mito y en la leyenda.  Y es que Alfonso I, con su testamento, podría haber cambiado el curso de la Historia. 

Cuantas veces habremos oído  y escuchado la leyenda que hacía de los templarios los auténticos custodios del Grial. Cuantos ríos de tinta. Cuantas páginas y letras…

Pero hoy no vamos a hablar de mitos ni de leyendas. Hoy vamos a mostraros un pedacito de Historia, ese documento que pudo haber cambiado de forma radical nuestra Historia: el testamento del Batalldor, ese rey aragonés que quizás pudo inspirar esa mítica historia del Grial.

Durante el sitio de Bayona, en octubre del año 1131,  Alfonso I declaraba herederas de su reino, por partes iguales, a las órdenes militares del Santo Sepulcro,  del Temple, y del  Hospital de Jerusalén . Hacía, además, varias donaciones particulares a las iglesias de Pamplona, Oviedo,  Santiago de Galicia, y a los monasterios de Leire, Nájera, San Millán, Silos, San Pedro de Ciresa, y como no, San Juan de la Peña, la casa del Grial.

Porque el Cáliz custodiado en la Catedral de Valencia, habla de personajes, de acontecimientos, de hechos, de batallas, de testamentos… de Historia.

Las imágenes que ahora vamos a ver corresponden al testamento de Alfonso I el Batallador que se encuentra en el códice L 595, códice custodiado en  el Archivo Histórico Nacional. 

La traducción del documento es la realizada por el magistral Sánchez Albornoz y Viñas, en su obra Lecturas, pp. 89-91.

 


 

 

 


 

En nombre del sumo e incomparable bien, que es Dios. Yo Alfonso [I], rey de los aragoneses, pamploneses, sobrarbienses y ribagorzanos, meditando y resolviendo en la mente que hizo a todos los hombres mortales por naturaleza, resolví en mi ánimo, mientras disfruto vida y salud, ordenar cómo ha de quedar el reino a mí concedido por Dios, mis posesiones e intereses.

Pues temiendo al juicio divino, por la salud de mi alma, y también por la de mi padre y de mi madre, y la de todos mis parientes, hago este testamento por Dios y Nuestro Señor Jesucristo, y todos sus santos. Y primeramente con buen ánimo y espontánea voluntad ofrezco a Dios y a la bienaventurada María de los pamploneses [catedral de Santa María de Pamplona], y de San Salvador de Leire, el castillo de Estella, con toda la villa y con todo lo que pertenece al derecho real, para que sea la mitad de Santa María y la otra mitad de San Salvador; de igual modo dono a Santa María de Nájera y a San Millán el castillo de Nájera con todas sus cosas u honores que le pertenecen; también el de Tribia con toda su honor. Y de todas estas cosas sea la mitad para Santa María y la otra mitad para San Millán; ofrezco a San Salvador de Oña el castillo de Belorado con toda su honor. Dono, asimismo, a San Salvador de Oviedo, San Esteban de Gormaz y Almazán con todas sus pertenencias.

Lego también a Santiago de Galicia, Calahorra, Cervera y Turtulón con todas sus posesiones, lo mismo a Santo Domingo de Silos dejo el castillo de Sangüesa con la villa, con sus dos caseríos, nuevo [actual Sangüesa] y viejo [Sangüesa la vieja, hoy Rocaforte], y su mercado. Dejo igualmente a los beatos San Juan de la Peña y San Pedro de Siresa toda la dote que fue de mi madre, es decir, Biel y Bailo y Astorit y Ardenes y Sosa, y todo lo que puedan hallar que perteneciera a la dote de mi madre; y de esto que la mitad sea para San Juan de la Peña y la otra mitad para San Pedro de Siresa, con todas sus pertenencias.

Asimismo, para después de mi muerte dejo por mi heredero y sucesor al Sepulcro del Señor, que está en Jerusalén [Orden militar del Santo Sepulcro], y a los que lo guardan y conservan, y allí mismo sirven a Dios. Y al Hospital de los pobres que hay en Jerusalén [Orden militar del Hospital de Jerusalén]. Y al templo del Señor [Orden militar del Temple] con los caballeros que allí vigilan para defender el nombre de la cristiandad.

A estos tres concedo todo mi reino: también todo lo que tengo conquistado en toda la tierra de mi reino; el principado, el derecho que tengo en todos los hombres de mi tierra, tanto en los clérigos, como en los legos, obispos, abades, canónigos, monjes, nobles, caballeros, ciudadanos, rústicos y mercaderes, varones y hembras, pequeños y grandes, ricos y pobres, judíos y moros, con la misma ley y costumbre que mi padre y yo hemos tenido hasta ahora y debemos tener. Añado también a la milicia del Templo, mi caballo con todas mis armas; y si Dios me concediese a Tortosa, sea toda del Hospital de Jerusalén.

Además, porque no es imposible, si nos hemos equivocado, pues somos hombres, si yo o mi padre o mi hermano quitamos algo a las iglesias, los obispos de mi tierra o a los monasterios, de las honores o las posesiones injustamente, rogamos y mandamos que los prelados y señores del Santo Sepulcro, del Hospital y los del Temple, lo restituyan legalmente. Del mismo modo, si a alguno de los hombres, varón o mujer, clérigo o seglar, yo o algunos de mis antecesores quitamos injustamente su heredad, restitúyase al mismo justamente por compasión.

De igual manera, de las propiedades que por derecho de herencia nos son debidas –fuera de aquellas que fueron entregadas a los lugares sagrados–, las dejo íntegras al Sepulcro del Señor, al Hospital de los pobres, y a la milicia del Temple, a tal tenor, que después de mi muerte aquellos que por mí las tienen las tengan durante toda su vida como si fuese por mí, y después de la muerte de ellos sean íntegras del Sepulcro, del Hospital y del Templo, y puedan darlas a quien quisieren.

De este modo, todo mi reino, como se ha escrito arriba, y toda mi tierra, cuanto tengo, cuanto me quedó de mis antepasados, cuanto yo adquirí o adquiera en adelante con ayuda de Dios y cuanto yo doy al presente y hubiere podido dar antes justamente, todo lo asigno y concedo al Sepulcro de Cristo, al Hospital de los pobres y al Templo del Señor, para que ellos lo tengan y posean por tres terceras partes iguales.

Todas estas cosas sobredichas doy y concedo al Señor Dios y los santos nombrados más arriba, tan propias y firmes, como ahora lo son mías, y tengan facultad de dar y quitar. Y si alguno de aquellos, que ahora tiene estas honores o las tendrá en el porvenir, quisiera ensorberbecerse y no quisiera reconocer a estos santos, como harían a mí, mis hombres y mis servidores les disuadan de la traición y de felonía, como harían si yo estuviese vivo y presente, y les ayuden por la fidelidad sin engaño. Y si durante mi vida me agradara dejar lo que quisiera dejar o a Santa María [de Pamplona], o a San Juan de la Peña o a otros santos, los que las tuvieren recibirán de mí lo que valen. Hago, pues, estas cosas, por el alma de mi padre y de mi madre, y por el perdón de todos mis pecados; y para merecer tener un lugar en la vida eterna. Hecha esta carta en la era 1169 [año 1131], en el mes de octubre, en el sitio de Bayona. Sancho de Piedrarroja, escribano del rey, escribió la carta.

 

 


Un comentario en “El testamento que pudo haber cambiado la Historia…”

  1. Alfonso I solo podía testamentar sobre lo que él había conquistado, no sobre lo que había heredado. El inaudito testamento, (aparte de la querencia de este rey por las Órdenes Militares), bien pudo hacerlo para que su hijastro, Alfonso de León, hijo de su esposa Urraca,que tantos quebraderos de cabeza la había costado, a su muerte no pudiese tener aspiraciones sobre el reino de Aragón en poder de la Órdenes Militares. Nunca lo sabremos. Lo que si sabemos que este rey creo las primeras órdenes militares españolas, la Cofradía de Belchite y la Militia Cristi de Monreal (del Campo), en 1122 y 1124 respectivamente con las mismas concesiones y fines que las creadas en Tierra Santa. Tal vez este rey que pretendía conquistar Valencia o Tortosa para cruzar el mar y liberar Jerusalen como un cruzado, viese en las Órdenes Militares los continuadores de su milicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.