Cuadernos templarios número especial: De unione Templi et Hospitalis Ordinum ad Clementem papam Jacobi de Molayo relatio.

Descarga gratuitamente este número especial pinchando en la portada de la revista.

 

En el primer trimestre del año 1307, Jacques de Molay entregaba al papa Clemente dos misivas que traía preparadas desde Chipre. La primera de ellas trataba sobre los asuntos a debatir para la preparación de una nueva Cruzada, mientras que la segunda, la que da título a este número especial,  era una carta donde mostraba su opinión sobre la pretendida fusión entre la Orden del Temple y la del Hospital, y en la cual valoraba los pros y los contras de tal unificación.

Desde luego no era la primera vez que se hablaba de  la unión de las dos órdenes militares más poderosas de la Europa medieval.

El 7 de mayo del año 1274, en la ciudad francesa de Lyón, se celebraba un Concilio convocado por el papa Gregorio X, Concilio al que acudirían casi trescientos obispos, más de sesenta abades, además de altos cargos de las principales órdenes militares, prelados y teólogos. También habían sido invitados a este Capítulo todos los príncipes de la cristiandad, pero todos se limitaron a mandar a sus representantes, a excepción del rey Jaime I.

El objetivo de este Concilio era el tratar entre otros, tres puntos clave: el primero de ellos era la reforma de la Iglesia, el segundo la unión con los griegos y la preparación de una nueva cruzada, y el tercero la coronación imperial a la que aspiraba el rey Alfonso de Castilla. A estos puntos, se le añadió un cuarto: la unificación de todas las órdenes militares en una sola.  Esta fusión fracasó estrepitosamente, sobre todo por la oposición tajante tanto de Jaime I como de los representantes del resto de reinos peninsulares.

A este Concilio acudió Guillermo de Beaujeu, maestre de la Orden del Temple, quien se mostró contrario a la propuesta de Cruzada presentada por Jaime I, quien tenía intención de reclutar un ejército compuesto nada menos que por 5.000 caballeros y 2.000 infantes, tropa que serviría de avanzadilla al gran ejército cruzado que conquistaría de nuevo Tierra Santa.

El maestre templario argumentó que hordas de cruzados entusiastas pero indisciplinados y transitorios no serían de ninguna utilidad, y que lo realmente necesario sería tener una guarnición permanente en Tierra Santa, reforzada periódicamente por pequeños contingentes de soldados profesionales.

Descarga gratuitamente este número especial pinchando en la portada de la revista.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.