Valencia 1238. Documentado la conquista de una ciudad. Capítulo II.

Jaime I había mandado ocupar el cerro de Anisa (también conocido como  Enesa, Yuballa o Cebolla), es decir, el Puig, en el año 1236, dejando allí un pequeño destacamento permanente. Desde luego esta presencia cristiana permanente tan cerca de los muros de Valencia debió de inquietar y desagradar a los musulmanes, quienes finalmente y un año después, decidieron atacar la pequeña guarnición cristiana.


[217] Transcripción de los Folios XCVIIv y XCVIIIr del Llibre dels Feyts.

E nos estan en Osca uench nos messatge ·I· caualler que era natural Dosca, e hauia nom ·G· de Sales, e uench per manament de don ·Bñ· ·G· Dentença, e de don ·Bñg· Dentença, e de tota la companya que nos hauiem lexada al Pug, e saludans de la lur part, e hauia ·I· colp en la cara, e tenia vna bena ab estopa, e demanans albixera, e nos 

dixem que la li dariem segons les noues quens aduia, e el dix: Les noues son tals que a uos plauran, e quen serets alegre e dix: Ueus aqui les cartes dels Richs homens e dels cauallers que uos lexas al Pug, e dien que Çaen  ab tot lo poder de Xatiua tro en Onda, e que eren be ·DC· cauallers, e be ·XI· milia homens de peu, vingueren aytal dia al sol ixit gran maiti per combatre al Pug, si que ·X· homens a caual que eren anats per correr Ualencia eren tornats al Pug, e faeren saber a don ·Bñ· ·G· Dentença e a don ·Bñg· que Çaen uenia ab tota sa ost. Ab tant hoiren lur missa, e preferen lo cors de Ihesu Christ aquels qui pres nol hauien, e exiren tots armats foral Pug, e deyen que sis enbarrauen, que pejor los seria, e pus tost los pendrien que sils trobauen de fora, e ques comanauen a nostre Senyor, e que uolien hauer la batayia ab els.


Estando en Huesca, el rey recibió el mensaje de un caballero llamado Guillem de Sales, el cual venía de parte de Bernat Guillem de Entença y Berenguer de Entença. Este caballero comunicaba a Jaime I que el rey de Balansiya se había dirigido  hacia el Puig con todas sus huestes, entre las que se encontraban las gentes de Játiva y de Onda, y que tras oír misa y tomar el cuerpo de Cristo, se encomendaron a Dios para presentarles batalla.

 

Jaime I, el Conquistador. Óleo sobre lienzo. Año 1878. Salvador Martínez Cubells. Copia de la pintura mural que se conservaba en el convento de la Puridad de Valencia, copiado probablemente a partir del grabado sobre dibujo de Juan de Juanes. Museo del Prado. Madrid. Número de catálogo P003463.


[218] Transcripción de los  Folios XCVIIIr y XCVIIIv del Llibre dels Feyts.

E entre tant los sarrains uengueren, e donaren en la denantera los peons de la frontera de Xerica, e de Sogorp, e de Liria, e Donda, e aquels que sabien mes darmes metien denant, els cauallers ab altra peonada uengren el dos: si que a les primeres ferides que els faeren sagueren a uençre los nostres: e puys los nostres tornaren altra uegada per la costa a en jus, e cobraren del camp ço que perdut hauien. Entant los sarrahins se escridaren e cobraren la plaça altra uegada, e els chrestians tiraren se a la costa del castell, e en tant con aço faeren uench una uots lessus del castell dels queu mirauen: Uan sen, uan sen e uencen se. E a aço los cauallers nostres hoiren ho, e cridaren:  Uergona, cauallers, uergonya. E cridaren tots a una uou: Sancta Maria, sancta Maria. E aquels qui eren en la reraguarda dels sarrains qui eren desus los altres, començaren de fugir primers que aquels qui eren denant, e uan ferir en la dauantera los nostres als sarrains, e obriren los: e aquis comença de uençre la batayla, e dura la uençuda tro al Riu sech que es entre Ffoyos e Ualencia. E moriren ne molts qui foren ferits de glay, e alres que no hauien negun colp. E moriren dels nostres Ruy Xemenez de Luzia que tant entra a les primeres ferides que anch hom nol uee tro quel trobaren mort: e mori hi son fiyl de don Xemen Pereç de Terga lo maior, e ·I· altre qui tenia la senyera de don ·Bñ· ·G·, e ach hi cauallers ferits, mas no quen morissen.


Los sarracenos colocaron en su delantera a los peones de la frontera de Xerica, armados con lanzas y ballestas, y a los de Segorbe, de Liria y de Onda, que eran según la crónica los mejores combatientes, que sabien mes darmes,  mientras que los caballeros, los Aynad,  y otra peonada formada por la milicia permanente de Zayyan, quedaban en segunda línea. En la retaguardia musulmana, figurarían todas las tropas y gentes menos experimentadas en armas, pero movilizadas con el fin de acabar de una vez con el pequeño contingente cristiano que se encontraba en el Puig.

La batalla tuvo que ser realmente encarnizada, ya que las huestes de Zayyan, tras haber rechazado la primera carga de los cristianos, sufrieron una segunda acometida de las tropas comandadas por Bernat Guillem de Entença, quienes consiguieron ganar terreno en el campo de batalla. Nuevamente los musulmanes conseguían desplazar a las huestes reales haciéndoles retroceder de nuevo hasta la cima del cerro, sin embargo y sin una explicación más o menos lógica, la retaguardia musulmana rompía sus filas y comenzaba a huir despavorida, lo que permitió a los cristianos adentrarse en sus filas y provocar de este modo una auténtica matanza.

Aunque finalmente la victoria cayó del lado cristiano,  es cierto que Bernat Desclot daba en su crónica unas cifras algo imaginativas y  poco creíbles sobre los caídos en el combate. Cuenta el cronista que a parte de los sarracenos muertos en la batalla, diez mil musulmanes murieron atropellados y arrollados por sus compañeros al huir de las huestes cristianas:


E van ferir en la ost dels Serrayns de la banda de tramuntana; si quels Serrayns, se desbarataren e començaren a fogir, en tal guisa que los huns cahien sobre los altres. Els crestians encalsaren los be huna legua e miga, firent e tallant; e hagueren ne tants morts que llurs cavalls eren llassats e hujats, que no podien anar, sino sobre homens morts. E hac n’i be deu milia que y moriren sens colp, que gitaven se los morts dessus e morien de paor. E quant los crestians los hagueren a miga legua prop la ciutat de Valencia, ells foren llassats e hujats; e tornaren s’en al puig hon era llur stablida, ab gran guany e ab gran presa de cavalls e de muls e de rocins e d’armes, mas que no hagueren perdut sino tres homens a cavall e set a peu. E foren molt alegres, e feren grans gracies a Deu de tanta honor que feta los havia, que a hun crestian havia mil Serrayns. Crónica de Bernat Desclot. Capítulo XLIX. Com lo rey En Jaume de Arago pres la ciutat de Valencia ab tot lo regne, e fo a 18 del mes de setembre, any 1238.


Por su parte, en las filas capitaneadas por el tío del rey, tan solo murieron siete infantes y cuatro caballeros, entre los que se encontraba el aragonés  Rodrigo Ximénez de Lusia, quien era vasallo de Nuño Sánchez y hermano de Lope Ximénez,  y Eximén Pérez de Tiergua, procedente de Calatayud.

 Todos estos hechos se afirma sucedieron el 15 de agosto, estando el rey en Lérida, aunque algunos cronistas musulmanes la fechan en el día 20 de ese mismo més. Parece ser que esta era una costumbre bastante habitual en Zayyan, ya que entre los meses de abril y octubre del año 1230,  dirigió varios ataques por la región de Tortosa aprovechando la ausencia de Jaime I, quien se encontraba por aquel entonces batallando en la toma de Mallorca.

 

Crònica del rei en Jacme. Reproducción digital del manuscrito datado en Poblet. Celestí Destorrents. 17 de septiembre de 1343. Biblioteca de la Universidad de Barcelona. Fons de reserva, sig. Ms 1. Publicado por la Biblioteca Virtual Joan Lluís Vives. Año 2006. Folio, correspondiente con los capítulos 217 y 218 de la crónica.

 

Crònica del rei en Jacme. Reproducción digital del manuscrito datado en Poblet. Celestí Destorrents. 17 de septiembre de 1343. Biblioteca de la Universidad de Barcelona. Fons de reserva, sig. Ms 1. Publicado por la Biblioteca Virtual Joan Lluís Vives. Año 2006. Folio XCVIIIv, correspondiente con los capítulos 218 y 219 de la crónica.

 

Aunque Bernat Guillem de Entença contaba con la ventaja topográfica, estaba en desventaja numérica. Según la crónica de Bernat Desclot, Bernat Guillem de Entença y Guillem de Aguiló  contaban ab huytanta cavallers e frares del Temple, e del Espital tro á trenta cavallers, e dos milia homens de peu, es decir, con 80 hombres de caballería, 30 caballeros del Temple y de San Juan,  y cerca de 2000 infantes, mientras que las fuerzas de Zayyan sumaban más de 600 caballeros y 40.000 peones. Tan numeróso era el ejército musulmán que el propio Desclot en su crónica decía de él  quels plans e les muntanyes ne eren cubertes, es decir, que cubría las llanuras y las montañas.

Cuenta Desclot que muchos de los caballeros cristianos al verse en tan gran inferioridad numérica, y viendo la imposibilidad de defender el cerro, propusieron a sus comandantes abandonar el puesto.  A estos reproches, contestó el caballero Guillem de Aguiló, sentenciando:


  Empero nos serem mes que ells, que Deus sera ab nos, e axi sobrar los hem. E axi, cascu stiga ab bon cor e ab ferm, que hanch la senyera de Arago no torna atras, ne fara aquesta; que molt mes val morir ab honor que viure ab desonor. Que si morim les animes nostres iran a Deu; e si vivim ab desonor, les animes e els cossos havriem perduts.

Pero nosotros seremos más numerosos que los sarracenos, puesto que con nosotros estará Dios, y con su ayuda lo venceremos. Que cada cual mantenga firme su valor. Nunca la bandera de Aragón ha retrocedido, y no lo hará tampoco esta vez, pues mas vale morir con honor, que vivir deshonrados.

(Don Jaime I el Conquistador, rey de Aragón, conde de Barcelona, señor de Montpeller : según las crónicas y documentos inéditos. Charles de Tourtoulon. Año 1874).


Como no podría ser de otra manera, las crónicas añadieron a esta victoria un componente místico y extraordinario. No solo fue atribuida  esta victoria a la intervención divina de la Virgen María; el mismísimo San Jorge se encontraba junto a los caballeros cristianos lanceando al enemigo. Sin embargo Bernat Desclot en su crónica nos da un motivo más terrenal para comprender la victoria cristiana:


Tot axi com ho hagueren dit fo ordenat; e cascu s’en ana a sa tenda, e aparellaren lurs armes. E aquells que no havien cubertes de cavalls ne trepes faheren tota la nit cubertes de cubertos e de vanoves, e trepes de llançols. E per les senyeres trameteren missatge als homens de aquelles galeres quel rey havia trameses: que venguessen en terra ells, e que aportassen totes les senyeres e els penons de les galeres, ab les trompes e ab les armes, que muntassen al puig.

E quant vench al mati, tots confesaren e combregaren, e puix dinaren se axi com a cascu vench la talent. E puix aparellaren se e establiren lurs batalles; que En Bernat Guillem d’Entença devalla del puig ab cinquanta homens a cavall e ab mil servents, de la banda de mig jorn, vers la mar. Els Serrayns foren venguts e foren al peu del puig a cavall e a peu, tants quels plans e les muntanyes ne eren 

cubertes, que gran feredat era del veure. E tengueren los crestians que al puig eren ja per llurs, mils que sils tinguessen a Valencia en preso.

En Bernat Guillem d’Entença ab los cinquanta cavalls e ab los mil servents, van ferir entre els Serrayns molt ardidament; si quen abateren en terra molts de colps de llances. E els Serrayns se defensaren molt fort ab llances e ab ballestes. E cuydaren que tots aquells qui eren al puig fossen aqui. E quant ells guardaren de tras lo puig vers tramuntana, en hun coll, ells veren exir En Guillem d’Aguilo ab lo remanent dels cavallers e dels servents qui eren al puig, ab moltes senyeres e ab penons e ab l’estandart major real estes. E foren entre homens a cavall e en muls e rocins cuberts de llançols e de cubertos, tro a docents e dos mil servents; e hac hi sis parells de trompes. E van ferir en la ost dels Serrayns de la banda de tramuntana; si quels Serrayns, se desbarataren e començaren a fogir, en tal guisa que los huns cahien sobre los altres. Els crestians encalsaren los be huna legua e miga, firent e tallant; e hagueren ne tants morts que llurs cavalls eren llassats e hujats, que no podien anar, sino sobre homens morts. E hac n’i be deu milia que y moriren sens colp, que gitaven se los morts dessus e morien de paor. E quant los crestians los hagueren a miga legua prop la ciutat de Valencia, ells foren llassats e hujats; e tornaren s’en al puig hon era llur stablida, ab gran guany e ab gran presa de cavalls e de muls e de rocins e d’armes, mas que no hagueren perdut sino tres homens a cavall e set a peu. E foren molt alegres, e feren grans gracies a Deu de tanta honor que feta los havia, que a hun crestian havia mil Serrayns.

(Crónica de Bernat Desclot. Capítulo XLIX. Com lo rey En Jaume de Arago pres la ciutat de Valencia ab tot lo regne, e fo a 18 del mes de setembre, any 1238).


Tal y como cuenta el cronista Desclot, Bernat Guillem de Entença estaba al tanto del ataque musulmán, por lo que decidió vestir unos 150 ó 200 caballos de carga y mulas con gualdrapas y ajedrezados, para que tuviesen apariencia de caballos de guerra. Además, hizo acudir al castillo de Enesa a las tripulaciones de tres galeras reales que se encontraban ancladas en la costa. Estos acudieron ataviados con todos los cuernos, trompas y estandartes que se encontraban en los navíos, y ocultos tras un cerro, esperaron la señal del comandante de la guarnición para entrar en escena. Cuando los musulmanes vieron aparecer sobre una colina a este peculiar ejercito comandado por Guillem de Aguiló, creyeron ver a más de 200 caballeros y 2000 peones que marchaban agrupados bajo el pendón real, pensando que el propio Jaime I acaba de llegar para socorrer a sus tropas.

Sin duda esto podría explicar el motivo de la repentina y sorprendente huida de las tropas valencianas de la que hablaba Jaime I en su crónica, pero de la que no daba ninguna explicación.

 

Crònica de Pere el Grant. Reproducción digital del manuscrito de la Biblioteca de Cataluña. Sig, Ms, 152. Bernat Desclot. Datada entre los años 1301-1400. Publicado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Año 2006. Folio 75v. Como D. Jaime rey de Aragón conquistó Valencia.

 

Crònica de Pere el Grant. Reproducción digital del manuscrito de la Biblioteca de Cataluña. Sig, Ms, 152. Bernat Desclot. Datada entre los años 1301-1400. Publicado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Año 2006. Folio 76r. Como D. Jaime rey de Aragón conquistó Valencia.

 

Crònica de Pere el Grant. Reproducción digital del manuscrito de la Biblioteca de Cataluña. Sig, Ms, 152. Bernat Desclot. Datada entre los años 1301-1400. Publicado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Año 2006. Folio 76v. Como D. Jaime rey de Aragón conquistó Valencia.

 

Crònica de Pere el Grant. Reproducción digital del manuscrito de la Biblioteca de Cataluña. Sig, Ms, 152. Bernat Desclot. Datada entre los años 1301-1400. Publicado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Año 2006. Folio 77r. Como D. Jaime rey de Aragón conquistó Valencia. (En blanco).

 

Crònica de Pere el Grant. Reproducción digital del manuscrito de la Biblioteca de Cataluña. Sig, Ms, 152. Bernat Desclot. Datada entre los años 1301-1400. Publicado por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Año 2006. Folio 77v. Como D. Jaime rey de Aragón conquistó Valencia.

 


[219] Transcripción de los Folios XCVIIIv y XCIXr del Llibre dels Feyts.

E quan hoiren aço los de Terol que la batayla hauien uençuda los chrestians, e quey hauien perduts molts cauallers, anaren sen de ·LXX· tro a ·LXXX· al Pug, e al segon dia a tercia foren ab ells. E nos quant haguem hoides estes noues en Osca faem ho assaber a les ordens, e anam no sen a la Seu denant Ihesus Natzaret, e ab lo bisbe e ab los canonges faem cantar Tedeum laudamus. E anain nosen a Daroca sempre demantinent, e enuiam missatge als Richs homens que uinguessen a nos. E nos estan en Daroca enuiam per los caps de les aldees, e haguem los bons homens  de la vila: e pregam los, e manam los quens haguessen ·M· azembles dins ·V· dies en Terol, e que noy falissen: e dixeren que pus Deus nos hauia tambe guiats, e nos ho uoliem, queu farien. E anam nosen a Terol, e enuiam aytambe per les aldees, e uengren aqui, e manam los que dins ·III· dies nos haguessen ·M· azembles appareylades perço con uoliem conduyt portar per al Pug. E els dixeren que farien, e que farien ço quels manassem en totes coses, mas que be ·LXXX· homens a caual de Terol eren ja la, e que lals trobariem. E pregam a Fferrando Dieç quens prestas pa per aquestes ·MM· azembles a carregar: e dix queu faria, e que enuiassem per les aldees, e que aduxessen lo pa a Sarrio, e que en la carrera nos trobariem, e que nons faessen laguiar. E moguem nos ab nostra recua7, e ab be ·C· homens a caual quey hauiem, e entram nosen al Pug, e anam albergar a les Alcubles. E en les Alcubles dixeren nos que Çahen rey de Ualencia era en Liria ab tot son poder, e ques combatria ab nos: e dixem nos: Vinga qui uenir uol, que nos la entrarem. E exim de les Alcubles, e ab nostres azembles carregades, e ab nostres cauals armats, e ab nostra senyera desplegada entram nosen al Pug. E don ·Bñ· ·G·, e don ·Bñg· Dentença, e les ordens quey heren, exiren nos accuylir, en ·G· Daguilo, e altres que ni hauia: e fom alegres nos ab ells, e ells ab nos per la bona uentura quens  era uenguda: e nons pogren tots acuylir perque hauien perduts ·LXXXVI· cauals en la batayla.


Sigue contando el rey en su crónica que las gentes de Teruel, tras oír la noticia de la victoria cristiana  y la pérdida del gran número de caballeros que ello supuso, decidieron marchar hasta el Puig, donde llegaron en número de 70 a 80 caballeros.

Por su parte, Jaime I hizo saber la noticia, y marchó a la Catedral de Huesca, donde junto con el obispo y los canónigos que allí se encontraban cantaron el Te Deum laudamus.  Desde Huesca, el rey partió hacia Daroca, mandando mensajes a todos los ricohombres para que allí acudiesen. También mandó que en el plazo de 5 días enviaran 1.000 mulas de carga a Teruel, pidiéndoles que no le fallasen.

Volvió el rey a Teruel, y desde allí, con cien caballeros y mil mulas cargadas con provisiones, partió Jaime I hacia el Puig, durmiendo esa noche en Alcublas.  

 

La Batalla del Puig. Temple sobre tabla perteneciente al retablo de San Jorge. Victoria and Albert Museum. Londres En el cuadro se puede ver a Jaime I, Rey de Aragón (vestido con el Señal Real de Aragón) y en segundo plano a San Jorge (vestido con la Cruz de San Jorge). Pintura atribuida a Andrés Marzal de Sax entre los años 1410 y 1420 en Valencia.

 

En aquel lugar, le avisaron de que Zayyan se encontraba en la población de Liria con todas sus fuerzas, dispuesto a combatirle.

Así pues, partió el monarca de Alcublas con sus caballeros armados y sus mulas hasta el Puig, marchando con su pendón desplegado, saliendo a su encuentro Bernat Guillem, Berenguer de Entença y Guillem de Aguiló entre otros.

De este itinerario seguido por Jaime I no tenemos constancia documental, por lo que no podemos saber las fechas en que se produjeron, pero sí sabemos que debió encontrarse ya en el Puig el día 28 de agosto, ya que ese día donaba a Pere Arcés de Roda la alquería de Gajuvel, P. Arçeç de Roda, miles, alqueriam de Gaivuel. V kalendas septembris (Archivo de la Corona de Aragón. Cancillería Real. Registro 5, folio 4r).

Al día siguiente donaba al obispo de Zaragoza las casas y la heredad íntegra de Aly Alçaragoçi, B. episcopus Cesarauguste, domos et hereditatem integram d’Aly Alçaragoçí. IIII kalendas septembris (Archivo de la Corona de Aragón. Cancillería Rela. Registro 5, folio 3v). El día 3o hacía donación a Domenec de Lacambra de la huerta que Maymo Abin Alaroxi tenía en Roteros, Dominicus de Lacambra, ortum in Roteros de Maymo Abin Alaroxi. [et domos in Valencia] III kalendas septembris. Et II jovatas in Rajosa, y el día 31 donaba nuevamente a Bernardo de Monteagudo, obispo de Zaragoza, la alquería de Viya Roya, actual Ribaroja, B. episcopus Cesarauguste, castrum et villam de Villaroya. II kalendas septembris.


[220] Transcripción de los   folios XCIXr y XCIXv del Llibre dels Feyts.

E sobre aço enuiam messatge an Exemen Pereç de Taraçona en Arago quens enuias ·XL· cauals, e aquel que mes ualria que ualgues ·C· morabetins, e de ·C· en sus. E nos estan en aquel Pug uench nos don Fferrando, e don Artal Dalago, e don Pero Corneyl, e uengren a nos, car hauien haut nostre missatge que uinguessen a nos al Pug. E haguem missatge quels cauals per qui nos hauiem enuiat eren a Terol: e dixem a don ·Bñ· ·G· Dentença, e a don ·Bñg·, e an ·G· Daguilo, e a aquels cauallers qui eren al Pug, que aquels cauals que perdut hauien, que enans que dells partissem los esmenariem tots, e grayren nos ho molt: e dixem los encara quels lexariem la quinta nostra per ço quan hauien ben feyt en la batayla: e tot aço nos grairen, e que conexien quels hauiem feyta gran merçe. E enuiam messatge a aquels qui amenauen los ·XL· cauals que eren en Terol quels amenassen a Sogorp, perço car los cauals no gosarien entrar a nos menys de poder de cauallers. E nos isquem hi, e anam a Sogorp ab aquels Richs homens: e quan fom a Sogorp e hi haguem estat ·I· dia, los cauals uengueren, e pregam e manam als Richs homens que dixessen als lurs cauallers que uenessen de los cauals, e  que non faessen carestia neguna perço con nos los hauiem tant gran mester, mas quens faessen auinentea, e nos dar los niem ço que ualien, e encara mes. E dixeren que ho farien de bon grat, e parlam ab los cauallers, e uehem los cauals aquels quens asautauen793, e compramne ·XLVI· quens costaren ·LX· milia sous, e ab aquels ·XL· que nos hauiem feyt uenir foren ·LXXXVI·. E els Richs homens anarensen en Arago, e nos romanguem aqui ab ·XIII· caualers.


Desde el Puig, Jaime I envió mensaje a Eximén Pérez de Tarazona para que le mandara 40 caballos. Pronto llegaron don Ferrando, don Artal de Alagó y don Pero Cornell, quienes habían recibido el mensaje enviado por Jaime I para que acudieran al Puig.

Viajó después el rey desde el Puig a Segorbe, donde junto a sus caballeros esperó la llegada de los caballos solicitados a Eximén Pérez de Tarazona, que se encontraban ya en Teruel. Un día estuvo el rey esperando en Segorbe según cuenta la crónica, y desde allí partió de nuevo  hacia el Puig por el camino de Murvedre.


[221]  Transcripción de los Folios  XCIXv -y Cr del Llibre dels Feyts.

E aço feyt tornam nosen al Pug pel cami de Muruedre, e quan fom prop de Muruedre dixem si passariem per la collada que es sobrel castell de Muruedre, e es prop del castell be ·II· treyts de balesta, e no plus: e dixeren los altres que meylor seria que passassem per la ual de Segon. E dix ·I· caualler de qui nons membral nom, que passassem per la collada, que ans seriem passats que els fossen regoneguts, e a nos fons semblant que dixes lo meylor, e dixem los: Uosaltres farets aixi con jo dire. Jo no hie795 peno ne senyera, e haiam ·I· lançol daquels que tenen los cauals, e fassam ne senyera, e façam mota de nos e dels cauals, e nosaltres pedrem les lançes els escuts els ca pels de ferre, e irem de costat en trols cauals el castell, e irem si acestats als cauals que cuydar fan que hi haia mes cauallers que noy ha: e faem ho aixi, e plach a tots aquels que ab nos eren. E al passar quen faiem exiren be ·M· sarrains a la costa de Muruedre, e ·V· homens a caual, e cridauen, e aucauen. mas nos gosauen acostar a nos, e ab la uolentat de Deu passam, e anam, nosen al Pug. E aquel dia que fom al Pug partim los ·LXXXVI· cauals a aquels qui perduts los hauien.


Llegados a Murviedro, las tropas de Jaime I se detuvieron, no sabían si subir por el pequeño collado que se encontraba junto al castillo, a tan solo dos tiros de ballesta, o continuar por el valle de Segó.  Finalmente el  rey decidió continuar por el collado, siguió el consejo de un caballero del que en la crónica, dice no recordar su nombre, y quien le dijo que podrían pasar antes de ser reconocidos.

Para ello, no izaron ni pendones ni señeras, haciendo un pendón con una de las gualdrapas que cubría a uno de los caballos. Con sus lanzas, escudos y capelinas, se situaron de lado entre los caballos y el castillo, dando la impresión de que fueran más caballeros y hombres de armas de los que eran.

Cuando los vieron los sarracenos, cuenta Jaime I que salieron a su encuentro 1.000 peones junto a 5 hombres a caballo, gritando y aullando, pero sin atreverse a acercarse a ellos. Así pues, ab la uolentat de Deu, con la voluntad de Dios, llegaron al Puig, donde repartieron los 86 caballos que llevaban entre los que los habían perdido en la batalla.


[222] Transcripción del Folio Cr del Llibre dels Feyts.

E quan aço haguem feyt presem comiat de don ·Bñ· ·G· Dentença, e de don ·Bñg· Dentença, e den ·G· Daguilo, e dels cauallers qui eren exits a nos tro a Puçol, e faem los ne tornar, que no uoliem quel Pug romangues menys de caualers, e aqui haguem lexats los cauals de ·IIII· ho de ·V· cauallers qui anauen ab nos. E anam nosen aquel dia a Burriana: e era dia de deiuni, e quan haguem menjat uench en ·G· Daguilo tot escaridament, e dixem li con uenia aixi tot escaridament? E el dix que per mar era uengut en vna barca. E demanam li si estauen be los del Pug, e dix que och, fort be: mas comptauen hi vnes no ues noveles. E era aqui don Pero Corneyl ab nos. E dixeren los de nostra companya: Quinyes noues son aquestes? E dix ell: Dien los del Pug que Çaen hi sera dema mati ab tot son poder. E dixem nos797 tots los altres qui hi eren: Nos nisquem uuy mati, e non parlaua hom sol: con poria esser aço? E dix ell: Sapiats en ueritat que dien que el sabia lo uostre anar quant mouiets del Pug, e ques son aiustats quants sarrains ha de Caztalla  e Cocentayna en ça: e tantost con els sapien que uos fots partit daqui, que els quey uenrien, e aixis deya en la albergada. E nos e tots los altres tenguem ho per nient, que no podia esser: e no haguem cura daqueles noues.


Tras hacer regresar al Puig a Bernat Guillem de Entença, don Berenguer de Entença y a don Guillem de Aguiló, quienes se encontraban con algunos otros caballeros en Puzol, el rey partió de nuevo a Burriana. Aunque documentalmente no sabemos en que fecha partió, sí podemos delimitarla gracias a una de las afirmaciones que hace en su crónica. Según podemos ver, cuando el rey viaja a Burriana era e dia de deiuni, es decir, día de ayuno.  Las témporas de otoño o también llamadas terceras, tenían lugar los miércoles, viernes y sábados siguientes al día de la Exaltación de la Santa Cruz, es  decir, el  14 de septiembre.

Si tenemos en cuenta que el  14 de  septiembre de 1237 fue lunes, el rey debió de viajar a Burriana el 16, 18 ó 19 de septiembre, ya que esos días eran marcados como de ayuno.

Documentalmente tenemos varias donaciones realizadas desde el Puig de Santa María por Jaime I desde principios de septiembre hasta la posible partida hacia Burriana. El día 10 donaba a su escribiente Guillem y a Jacques Sanç todas las heredades, huertos y campos que Albusçach Alyfragy tenía en la alquería de Patraix:


Jaques Sanç et G., escriva domini regis, totam hereditatem, ortos, campos d’Albuçach Alyfragy quod habet in alqueria de Petraer d’Alfauquia, et in termino de Valentia. IIII idus septembris. 

Archivo de la Corona de Aragón. Cancillería Real. Registro 5, folio 4r.


El día 15 donaba a Pere de Cubells, quien era escribiente del maestre del Temple, las casas que poseía Aboabdeli Alaroxi:


P. de Cubels, escriva de magistro Templi, domos de Aboabdeli Alaroxi, et II jovatas de sua hereditate. XVII kalendas octobris. 

Archivo de la Corona de Aragón. Cancillería Real. Registro 5, folio 4r.


Dos días más tarde, el día 17, daba a Gonçal Ruiç de Udala las casas propiedad de Muça Alla Albo:


Goçalvo Ruiç d’Udiala, domos de [ Fulsel’ ?] Muça Alla et IIII jovatas de sua hereditate. XV kalendas octobris. Almouçal. 

Archivo de la Corona de Aragón. Cancillería Real. Registro 5, folio 4r.


El día siguiente, día 18, el monarca realizaba un total de cinco donaciones: a Miguel de Eixea (Michael de Xea, miles, VI jovatas in rahal Almageri, et domos et ortum in Valentia. XIIII kalendas octobris. Archivo de la Corona de Aragón. Cancillería Real. Registro 5, folio 4r,), a fray Bernat y fray Andreu (Fratri B. et fratri Andree, pro Escarpio, alqueriam de Maçalmardà et domos in Valentia de Çideu, et suum realem et unam barcham in Albuferam. XIIII kalendas octobris. Archivo de la Corona de Aragón. Cancillería Real. Registro 5, folio 4r.), a Pere Pérez (P. Petri sotulator, domos in Valentia. XIIII kalendas octobris. Archivo de la Corona de Aragón. Cancillería Real. Registro 5, folio 4r.), a Pere de Galliners (P. de Galiners, miles, IIII jovatas in termino Valentie, et domos in civitate et ortum. XIIII kalendas octobris. Archivo de la Corona de Aragón. Cancillería Real. Registro 5, folio 4r.), y a Oxa Alaman (Oxoa Alaman, miles, et tribus suis sobrinis, VIII jovatas in termino de Xest. XIIII kalendas septembris. Archivo de la Corona de Aragón. Cancillería Real. Registro 5, folio 4v.).

La siguiente donación que encontramos ya está fechada el 21  de septiembre, cuando Jaime I desde el Puig concedía al caballero Eximen de Foces la alquería de Tales y unas casas en Onda:


Examen de Focibus, alqueriam de Tales que est iuxta Undam, et domos in Unda. XI kalendas octobris. Miles. 

Archivo de la Corona de Aragón. Cancillería Real. Registro 5, folio 4v. 


Si tenemos en cuenta esta documentación, y la información que el rey nos daba en su crónica, y que vimos más arriba, podríamos aventurarnos a decir que Jaime I viajó a Burriana el día 19 de Septiembre, estando de nuevo en el Puig el día 21 de ese mismo mes.

Estando el rey en Burriana junto con don Pero Cornell, llegó  Guillem de Aguiló con noticias sobre el Puig: Zayyan, conociendo la partida del rey, había convocado a todas sus fuerzas, incluidos todos los sarracenos de Castilla y de Cocentaina. Cuenta el rey que tuvieron la noticia por falsa y que ninguno de los caballeros la creyó.

Crònica del rei en Jacme. Reproducción digital del manuscrito datado en Poblet. Celestí Destorrents. 17 de septiembre de 1343. Biblioteca de la Universidad de Barcelona. Fons de reserva, sig. Ms 1. Publicado por la Biblioteca Virtual Joan Lluís Vives. Año 2006. Folio XCIXr, correspondiente con los capítulos 219 y 220 de la crónica.

 

Crònica del rei en Jacme. Reproducción digital del manuscrito datado en Poblet. Celestí Destorrents. 17 de septiembre de 1343. Biblioteca de la Universidad de Barcelona. Fons de reserva, sig. Ms 1. Publicado por la Biblioteca Virtual Joan Lluís Vives. Año 2006. Folio XCIXv, correspondiente con los capítulos 220 y 221 de la crónica.

 

Crònica del rei en Jacme. Reproducción digital del manuscrito datado en Poblet. Celestí Destorrents. 17 de septiembre de 1343. Biblioteca de la Universidad de Barcelona. Fons de reserva, sig. Ms 1. Publicado por la Biblioteca Virtual Joan Lluís Vives. Año 2006. Folio Cr, correspondiente con los capítulos 221 y 222 de la crónica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.