Ihuhi de Deu e d’omnes: el juicio de Dios en els Furs del Reino de Valencia.

Los juicios por combate siempre han estado presentes en las películas y series de televisión ambientadas en época medieval, bien sean históricas o fantásticas. No tenemos que buscar mucho para ver algunos ejemplos de ello. Sin ir más lejos, la conocida y famosa serie Juego de Tronos, ha ofrecido en más de una ocasión para nuestro gozo y disfrute varios de estos juicios divinos. Si hacemos una recopilación de éstos, podríamos ver como en dos ocasiones, el juzgado, Tyron Lannister, elegía al campeón que lucharía por él, mientras que en otras, era el propio acusado quien luchaba por su honor, como fue el caso de Sandor Clegane, más conocido por el sobre nombre de el PerroY aunque esto en la realidad fuera perfectamente legal, la forma de proceder de los combatientes, sus tretas, y sus artimañas, quizás no lo fueran tanto.

En las primeras Cortes del Reino de Valencia celebradas en el año 1261, Jaime I juraba els Furs de Valencia, es decir, los fueros de Valencia, por lo que de este modo hacía extensivo a todo el Reino la Costum que promulgó  en la primavera del año 1239,  y que solo afectaba en principio a la ciudad de Valencia. Esto lo sabemos gracias a un privilegio fechado el 11 de abril de ese mismo año, 1261, cuatro días después de la celebración de las Cortes.

Pues bien, en estos Furs jurados por Jaime I, quedaba totalmente estipulado y reglamentado como y cuando debían ser realizados estos juicio por combate, los conocidos como Ihuhi de Deu e d’omnes.


Miniatura número 73 del Vidal Mayor, In excelsis Dei Thesairis o Compilatio maior – Folio 169v – Iluminador Anónimo. Años 1247 -1252.

 

Normalmente este tipo de juicio se utilizaba como recurso cuando faltaban pruebas y testigos en los litigios privados, o bien cuando  esta guerra privada se producía por motivos de traición.  Así se expresaba al comienzo de este capítulo dels Furs dedicado a este menester: la batalla no debería ser utilizada en las causas o pleitos que pudieran ser probadas mediante testigos o pruebas legales, ya que cuando una prueba fallaba, debía dejarse al juicio de Dios y de los hombre,  eso sí, siempre y cuando no fuera cosa de traición, ya que entonces era costumbre hacer batalla siempre que las dos partes estuviesen de acuerdo:


Batalla no sia jutjada en algun pleit, en lo qual la cosa de què és pleit pot ésser prouada per leals proues o per testimonis; car la on proua fall es jaquit a juhi de Déu e de homens:sino en cosa de tracio, e la donchs es acostumat de fer batalla si les parts si acorden.


Como no podría ser de otra forma, el crimen de traición también estaba totalmente estipulado en els Furs del Reino de Valencia. Así pues,  cometía crimen de traición aquel que matase a su Señor, quien diera consejo, ayuda, o consintiera este crimen, o quien le abandonase en el campo de batalla. También incurría en este delito quien yaciera carnalmente con la mujer de su Señor o con la hija de su Señor. Matar al hijo de su Señor, a su hija, a su mujer, a su padre, o a su madre, también estaba castigado con el crimen de traición.  Tachado de traidor era también aquel que se negara a dar un castillo o un lugar, o su potestad, a su  Señor, al igual que quien batallase contra él:


Traydor es qui ociura son senyor o qui dara consell ne ajuda, ne consentra en la mort de son senyor, o quil lexara en camp, o qui ab sa muller o ab sa filla de son senyor jaura carnalment, o qui sera contra ell en batalla campal, o qui ociura son fill o sa filla o sa muller, o son pare o sa mare de son senyor. E qui fara alguna cosa daquestes coses damunt dites, sia punit personalment e tots los bens daquell sien confiscats e encoreeguts: saluus, empero, lo dret a les mullers, els deutes, els contrats primerament feyts. En aquests cases damunt dits, sia traydor aquell qui açò fara e no en altres… 


Por otro lado, quedaba estipulado que los combatientes o participantes en esta batalla, debían ser eguals de linatge e de riquees, es decir, iguales en linaje y en riquezas. Esto era bastante ventajoso para los nobles y señores, ya que de este modo evitaban que sus vasallos utilizaran la guerra privada o juicio de Dios contra ellos.

De este modo, los labriegos y villanos debían combatirse entre sí, los caballeros con los caballeros, y los burgueses con los burgueses:


Los pajeses ols vilans, sis combatran entre sí, sien tan solament contra sembles. Los cavallers nos combaten ab altres sino ab cavallers, e burgeses ab burgueses, e vilans ab vilans, e pajeses ab pajeses.  

 


Representación de juicio por combate en el Códice Dresden del Sachsenspiegel (comienzos del siglo XIV), en el que se ilustra como los combatientes deben compartir el Sol, colocándose paralelos a sus rayos de forma que ninguno tenga ventaja.

 

Una clara alusión a este tipo de juicio divino lo encontramos, por ejemplo, en el Tirant lo Blanch, del escritor valenciano Joanot Martorell, novela caballeresca publicada en Valencia en el año 1490, y donde se narraban las aventuras de su protagonista, Tirant, quien era instruido en las normas de la caballería por Guillém de Varoic.

En uno de los pasajes de esta obra, la condesa de Belestar era acusada por su marido y por sus tres hijos de adulterio, siendo sentenciada a morir quemada en la hoguera. Justo en ese momento, llegaba al lugar Guillém de Varoic, quien recriminaba al rey su falta de justicia, retando al calumniador a hacer batalla con él:


…e delliurà la comtessa del Bell Estar, la qual lo marit ab tres fills la incriminaven d’adulteri? E volent executar la dita senyora per cremar-la, que la lligaven en un pal e lo foc aparellat entorn, En Guillem de Varoic s’hi encontrà e anà cuitadament al rei que era allí present, qui feia executar aquesta cruel sentència, e dix-li: “Senyor, vostra altesa faça apagar lo foc, que jo vull per batalla delliurar aquesta senyora car a gran tort és incriminada e ab defalt de justícia la voleu fer morir.


Volviendo al tema que nos ocupa, los adversarios debían ser medidos por los hombros,  por los brazos, y por los muslos, tanto en altura como en grosor, no pudiendo tener más de un dedo de grosor y dos de altura de diferencia:


…e sien mesurats per les espatles o per los braços e per les cuxes, e en altea e en grossea, e sia donat vn dit de grossea e dos dits daltea.


Esto hacía que la lucha fuera por lo general más igualada, alejándonos de los tópicos y las ya tan gastadas imágenes de grandes caballeros armados luchando contra pequeños hombres mal pertrechados y poco preparados, tan habituales en películas y series de televisión.

Para que esta medida o tallaje  se realizara correctamente, los caballeros debían estar desnudos, en bragas, y de pie sobre una mesa llana, con los brazos rectos y las manos juntas, mientras eran medidos con un hilo de lino o de cáñamo encerado, primero por las espaldas, y después por las partes mas gruesas del cuerpo: el pecho, los hombros, los brazos, y los muslos:


…ço es a saber que deuen esser nuus en bragues, e deuen esser erets sobre vna taula plana, ab  braços erets e ab les mans juntes, e de mentre que seran mesurats per les espatles. De batalles.

 


Folios 100v. y 101r. del Furs e ordinacions del Regne de Valencia. Lamberto Palmart. Valencia, 4 de abril del año 1482. Biblioteca Nacional de España. Signatura INC/1312.

 

Los contrincantes también eran medidos en altura, desde  la nariz hasta los talones. Para que la medida fuera correcta, el hilo de lino o cáñamo, debía ascender por la frente y descender por el dorso hasta el talón:


E deuen esser mesurats daltea del cap del nas en tro al talo, enaxi quel fil puig pel front, e per mig del cap, e dauall per lo dors en tro al talo. E aquell qui sera mesurat deu esser be eret, enanxi que no sen corb a enant, ne  enrere, e deuen esser donats dos dits de longuea a un dit de gruxa per les spatles. E si major sera la longuea, o la gruxa a aquella raho.


Los caballeros debían encontrarse en todo momento bien erguidos, y el hilo con el que eran medidos debía ser de cuatro o cinco cabos, trenzado, y bien liso al final, con el objetivo de que no se pudiera alargar:


…deuen esser mesurats ab vn fil de lli o de canem encerat, que sia de cuatre o cinch fils. E sia tort, e ben pulit que nos pusque allongar.

 


Fresco del año 1289 donde se representan escenas de torneo y caza. Museo Senesi.

 

También el  lugar donde debían ser  medidos y tallados estaba estipulado. Debía de ser una casa neutral, donde no hubiera demasiada gente, tan solo la cort, los medidores y hombres fieles, y los caballeros que entrarían en liza:


…e deuen esser mesurats en alguna casa en que no sia molta gent sino tant solament la cort, els mesuradors, els feels e aquells qui seran mesurats.


Mientras eran medidos, todos debían de permanecer en silencio, pudiendo tan solo hablar cualquiera de ellos si viera que la medida no se estaba realizando correctamente:


E aquels feels qui seran de la vna part, e de laltra, no deuen parlar de mentre que aquells qui deuen fer la batalla seran mesurats. Si donchs per auentura no vehien que no fossen feelment mesurats.


La cort era la encargada  también de elegir a los hombres, siempre fieles, para construir con sus propios gastos  el palenque donde se celebraría el juicio, jurando además éstos, que se comportarían correctamente por cada una de las partes:


La cort elega homens feels e faça lo camp el palench ab les sues propries despeses, los quals feels juren que feelment se menaran per cascuna de les parts.


Antes del juicio y combate, los caballeros debían jurar públicamente en la iglesia y sobre los Santos Evangelios de Dios, un combatiente delante del otro.

El  procedimiento a seguir era el siguiente: si el caballero luchaba por otro, debía de jurar mediante la fórmula Yo, (nombre del combatiente), juro firmemente que éste, por quien yo hago la batalla, reclama justicia y verdad; así, Dios me ayude en esta batalla y con los Santos Evangelios de Dios:


Yo Aytal, jur que fermament deman e defen veritat, e dret, axi Deus me ajut en aquesta batalla e els sants Euangelis de Deu.


 Si el caballero luchaba por si mismo juraba de la siguiente manera: Yo, (nombre del combatiente) juro que firmemente reclamo y defiendo la verdad y la justicia; así, Dios me ayude en esta batalla, y con los Santos Evangelios de Dios:


Jo Aytal, jur que fermament aquest per qui yo faç la batalla, demana dret, e veritat  axi Deus me ajut en aquesta batalla e els sants Euangelis de Deu. 

 


Folios 101v. y 102r. del Furs e ordinacions del Regne de Valencia. Lamberto Palmart. Valencia, 4 de abril del año 1482. Biblioteca Nacional de España. Signatura INC/1312.

 

En cuanto a las garantías que los contendientes debían pagar para la celebración del juicio, variaban dependiendo de su estamento social. Los caballeros debían poner una garantía de 400 morabatines alfonsíes cada uno, lo ciudadanos 300 morabatines, y los villanos y labriegos la cantidad de 100 morabatines:


Los cavallers meten penyores de quatre cents morabatins Alfonsins tant solament cascuna de les parts. E los ciutadans de trecents morabatins. Els vilans els pajeses de cent morabatins.


También estaba estipulado las armas que debía portar cada caballero. Los que combatían a caballo, deberían llevar cada uno dos espadas y dos mazas sin aguijón. Debían vestir cota de malla con almófar, así como calzas de hierro. El ajuar se completaba con escudo, lanza, y casco de hierro:


Aquells quis combatran a cavall port cascu dues espases e dues maces meyns dagullo. E que visten asberch ab caxmall e calces de ferre. E que porten escut e lança e caxell de ferre.


¿Y por qué debían llevar los contendientes además de la espada, una maza de guerra? La explicación es bastante razonable. A pesar de que la espada fuese el arma con la que se simbolizaba y se asociaba al caballero,  con el avance de las armaduras y métodos defensivos, podía en muchas ocasiones comportarse de una forma mediocre, necesitando éstos de un arma más contundente a la hora de golpear, es decir, de una maza. También tenemos que tener en cuenta que la espada, como símbolo caballeresco, era un arma realmente cara. El forjar un arma de estas dimensiones que fuera apta para el combate, es decir, que no se doblara o se partiera, necesita de los servicios de un maestro armero diestro, y esto, nunca salía barato. De hecho, muchas espadas se dejaban en herencia como si de una auténtica reliquia familiar se tratara.


Detalle del óleo sobre lienzo de Ignacio Pizarro Camarlench, “Últimos momentos del rey don Jaime el Conquistador en el acto de entregar su espada a su hijo don Pedro” pintado en el año 1881. Museo del Prado. Número de catálogo P006783.

 

Entre las prohibiciones se encontraba la de llevar cuchillo o daga de misericordia, así como la de poner azúcar cristalizado en el escudo o en cualquier otra parte. Evidentemente estaba totalmente prohibido el uso de maldiciones y de conjuros mágicos, el uso de piedras preciosas,  y utilizar cualquier otro tipo de artimaña:


E no port coltell ni misericordia, ni nulla altra arma. Ne no meta sucrecandi en null loch del escut, ne en altre loch, ni pot nomina, ni breu, ne pedres precioses, ni neguna altra machinacio….


Antes de comenzar la batalla, los caballeros debían de ser contenidos por sus hombres fieles, no dejando que uno arremetiera contra el otro si aún no estaban preparados. Solo entonces, cuando estuvieran completamente pertrechados y preparados,  y cuando el suelo se les hubiese partido, podrían entrar en liza:


nou quels feels deuen, quan los cauallers quis deuran combatre el camp, los vns tener la un cauallers els altres laltre, e que no lexen anar la un vers laltre tro que abduys sien apparellats. E quant sien apparellats que aquells pus partit los hajen lo sol quels lexen anar e puys ques combaten.


Una vez se encontraban estos en el palenque, debía pregonarse que absolutamente nadie hiciera señales ya fueran de palabra o de hecho. El hacerlo tendría como consecuencia el apresamiento por parte de los guardias armados  de a caballo que se encontraban custodiando el campo:


Qvan los batallers seran el camp sia cridat, que negu no faça alguns senyals de paraula ne de feyt. E si algu aço fara de mantinent sia pres per les guardes armades a cauall. E com sera pres sia punit a arbitri, e a conexença de la cort, e dels prohomens.


Del mismo modo estaba totalmente prohibido a cualquier caballero o escudero que acudiera a ver el combate, el que cabalgara o portara armas:


Algun caualler o escuder, o qualque altre estrany qui seran a veher la batalla, no caualquen en cavall, ne porten alcunes armes.


El campo de batalla debía estar protegido por doce guardias de la ciudad desarmados, tres en cada ángulo. Estos hombres eran elegidos por la cort y los prohombres. Alrededor del campo de liza se encontraban los guardias armados a caballo comandados por cuatro prohombres. Tras ellos, se situaban otros guardias de a pie y también armados. Tras ellos, se situaba el resto de espectadores y curiosos.

El tiempo máximo que debía durar el combate era de tres días, desde el amanecer, hasta el ocaso, y los batalladores debían volver al palenque con las mismas armas y en el mismo estado con el que habían salido:


Batalla no dur sino per tres dies, del sol exit en tro al sol post: els batallers tornen al camp ab aquelles armes ab les quals del camp exiran, e en  aquell stament…. 


Durante la noche, los combatientes debían de ser custodiados por separado, para que de este modo ni comiesen ni durmiesen juntos. También estaba totalmente prohibido curarles las heridas, incluso que se hablase con ellos:


…e la cort guart aquells en vna casa departidament que no menuguen ensemps ne jaguen: ne les nafres nols sien guardades, ne adobades, ne alguns no parlen ab ells. E que egualment los do hom a menjar.


El juicio y combate se daba por finalizado cuando alguno de los contrincante salía fuera del palenque y decía “estoy vencido” o palabra semejante,  o evidentemente, si moría en la batalla:


Sil bataller sexira del camp o dira vençut so, o paraules semblants, o si mor el camp, aquell bataller sera vençut…


 

Torneo medieval. Manuscrito iluminado de la Biblioteca Marciana, Venecia, Italia. S. XIV.

 

El combatiente que resultaba vencido en el juicio, perdía la garantía que vimos anteriormente. De ella, la cort se quedaba con la cuarta parte, siendo el resto de la garantía para el vencedor. Así mismo, el perdedor debía restituir al ganador todo el daño causado, y a los médicos todos los gastos realizados.

En el caso de que el retador no venciera al retado en el plazo de los tres días estipulados, sería declarado vencido y condenado…

Reproducimos ahora, por su interés, los folios 100 verso, 101 recto, y 101 verso correspondientes al capítulo que lleva por título De batalles, del libro titulado Furs e ordinacions del Regne de Valencia, de Lamberto Palmart, editado en Valencia  el 4 de abril del año 1482, y que se encuentra en la Biblioteca Nacional de España signado con el número INC/1312, así como su transcripción.

Toda una joya para estudiosos, historiadores y recreadores del mundo medieval.

 


Furs e ordinacions del Regne de Valencia.

Lamberto Palmart.

Valencia, 4 de abril del año 1482.

Biblioteca Nacional de España.

Signatura INC/1312.

Folios 100 verso, 101 recto, y 101 verso.

De Batalles.

 

Folio 100v. del Furs e ordinacions del Regne de Valencia. Lamberto Palmart. Valencia, 4 de abril del año 1482. Biblioteca Nacional de España. Signatura INC/1312.

Folio 100v.

Fem fur nou que nos ne altre tenen nostre loch, no puscam reebre batalla en nostre poder, que alcun vulla fer ab altre per assalt ne per voluntat.

Batalla no sia iutiada en alcun pleyt, en lo qual la cosa de que es pleit pot esser prouada per leals proues o per testimonis; car lla on proua fall es iaquit a juhi de Déu e domens: sino en cosa de tratio e la donchs es acostumat de fer batalla si les parts si acorden.

Aquells quis combatran sien pars e eguals de linatge e de riquees, e sien mesurats per les spatles e per los braços e per les cuxes, e en altea e en grossea, e sia donat vn dit de grossea e dos dits daltea.

Los paieses ols vilans, sis combatran entre si, sien tan solament contra sembles.

Los cavallers nos combaten ab altres sino ab cavalles, e burgeses ab burgueses, e vilans ab vilans, e paieses ab paieses.

Nos o alcun senyor en la ciutat, o el regne de Valentia, no pot tornar son vassall o son hom o ciutada per batalla, encara sil reptara de traytio.

 

 

Folio 101r. del Furs e ordinacions del Regne de Valencia. Lamberto Palmart. Valencia, 4 de abril del año 1482. Biblioteca Nacional de España. Signatura INC/1312.

Folio 101r.

La cort elega homens feels e faça lo camp el palench ab les sues propries despeses, los quals feels iuren que feelment se menaran per cascuna de les parts. E que negun no gos parlar ne fer senyals mentre la batalla durase. E qui ho fara sia punit criminalment.

Aquells quis combatran a cavall port cascu dues spases e dues maces meyns dagullo. E que visten asberch ab capmall e calces de ferre. E que porten scut e lança e capell de ferre. E no port coltell ni misericordia, ni nulla altra arma. Ne no meta sucre candi en null loch del scut, ne en altre loch, ni pot nomina, ni breu, ne pedres pretioses, ni neguna altra machinatio. E aço iur cascun daquells. Aquest fur mellora e romança lo senyor Rey.

Batalla no dur sino per tres dies, del sol exit en tro al sol post: els batallers tornen al camp ab aquelles armes ab les quals del camp exiran, e en aquell stament, e la cort guart aquells en vna casa departidament que no menuguen ensemps ne iaguen: ne les nafres nols sien guardades, ne adobades, ne alcuns no parlen ab ells. E que egualment los do hom a menjar.

Sil bataller sexira del camp o dira vençut so, o paraules semblants, o si mor el camp, aquell bataller sera vençut.

Iatsia ço que la ma ol braç, ol peu, ol cap del bataller exira tant solament foral camp: gens per aço no roman que aquell bataller nos pusca ajudar daquells membres qui exiran del camp contra laltre bataller.

Los cavallers meten penyores de quatre cents morabatins Alfonsins tant solament cascuna de les parts. E los ciutadans de trecents morabatins. Els vilans els paieses de cent morabatins.

Lo bataller qui sera vençut perda les penyores, de les quals haja la cort la quarta part. E el vencedor lo romanent. E aquell qui sera vençut restituesca lo dan al vencedor que haura feyt, e les despeses que haura feytes en los metges; el vencedor haja la cosa per que la batalla fo feyta. E sil tornat sera accusat de crim de tratio e sera vençut, romanga traydor e isque del regne. El majordom nostre haja les armadures el cauall, e si nos no serem presents, haja aquelles coses la cort del loch.

Les parts tornen les penyores en poder de la cort.

Alcun caualler o scuder, o qualque altre estrany qui seran a veer la batalla, no caualquen en cavall, ne porten alcunes armes.

Los hostes retenguen los caualls qui seran en lurs cases, e totes les armes daquells qui albergaran ab ells.

El camp de la batalla sien dotze guardes de la ciutat sens armes. Enaxi que en cascun angle sien tres, les quals dotze guardes sien nomenades e eletes e posades per la cort e per los prohomens.

Entorn del camp sien los ciutadans de la ciutat en caualls ab armes e quatr prohomens enquiren e ordenen aquells.

Los altres ciutadans a peu sien armats e stien darrere los ciutadans  caualcants ab armes.

Apres los homens de la ciutat a peu armats stien tots los altres homens estranys caualcants a peu sens armes.

Quan los batallers seran el camp sia cridat, que negu no faça alguns senyals de paraula ne de feyt. E si algu aço fara de mantinent sia pres per les guardes armades a cauall. E com sera pres sia punit a arbitri, e a conexença de la cort, e dels prohomens.

Negun no sia osat de pendre aquell qui fara senyal sino les guardes. E qui ho fara sia punit a arbitre e a conexença de la cort e dels prohomens.

Lo sagrament dels batallers sia feyt segons la forma de reptament.

Lo bataller iur sobre sants Euangelis de Deu publicament en lesglesya denant laltre bataller, en aquesta guissa. Yo Aytal, iur que fermament aquest per qui yo faç la batalla, demana dret, e veritat  axi Deus maiut en aquesta batalla e els sants Euangelis de Deu. O si ell fa la batalla per si mateix, iur axí. Yo Aytal, iur que fermament deman e defen veritat, e dret, axi Deus

 

Folio 101v. del Furs e ordinacions del Regne de Valencia. Lamberto Palmart. Valencia, 4 de abril del año 1482. Biblioteca Nacional de España. Signatura INC/1312.

Folio 101v.

maiut en aquesta batalla e els sants Euangelis de Deu.

Fem fur nou quels feels deuen, quan los cauallers quis deuran combatre el camp, los vns tener la un cauallers els altres laltre, e que no lexen anar la un vers laltre tro que abduys sien apparellats. E quant sien apparellats que aquells pus partit los hajen lo sol quels lexen anar e puys ques combaten.

Les despeses les quals feu per la batalla a fer lo vencedor, restituesca, e reta aquell qui sera vençut al vencedor.

Sil reptador no vencra lo reptat enfre tres dies, enfre los quals seran el camp, lo reptador sia haut, e tengut per vençut e per condempnat.

Los cauallers els altres qui deuen fer batalla deuen esser mesurats sots aquesta forma, ço es a saber que deuen esser nuus en bragues, e deuen esser erets sobre vna taula plana, ab  braços erets e ab les mans juntes, e de mentre que seran mesurats per les espatles, e axi estant deuen esser mesurats ab vn fil de lli o de canem encerat, que sia de cuatre o cinch fils. E sia tort, e ben pulit que nos pusque allongar. E sien mesurats per los pus grossos lochs del cors, ço es a saber, per los pits sobre les mamelles, e per los braços, e per les cuxes, ço es a saber los pus grosses lochs. E deuen esser mesurats daltea del cap del nas en tro al talo, enaxi quel fil puig pel front, e per mig del cap, e dauall per lo dors en tro al talo. E aquell qui sera mesurat deu esser be eret, enanxi que no sen corb a enant, ne  enrere, e deuen esser donats dos dits de longuea a un dit de gruxa per les spatles. E si major sera la longuea, o la gruxa a aquella raho. E en aquell loch on seran mesurats deuen esser dos feels homens qui mesuren aquells, e deuen esser mesurats en alguna casa en que no sia molta gent sino tant solament la cort, els mesuradors, els feels e aquells qui seran mesurats. E aquels feels qui seran de la vna part, e de laltra, no deuen parlar de mentre que aquells qui deuen fer la batalla seran mesurats. Si donchs per auentura no vehien que no fossen feelment mesurats.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *