Veinticuatro pasajes del Antiguo Testamento en la puerta románica de la Catedral de Valencia. (1ª parte).

Tiene la portada románica de la Almoina doce capiteles de estilo bizantino, con forma de pirámide truncada invertida, tal y como mandan los cánones, preciosos, totalmente decorados, y como no podría ser de otra forma, totalmente sorprendentes y admirables. Estos capitales, seis a cada lado de la portada, representan veinticuatro pasajes del Antiguo Testamento, desde el Génesis, hasta el Éxodo.

Decía de ellos el historiador del Arte Carlos Cid Priego, que “Sorprende que se haya empezado por el principio…”. Desde luego no le faltaba razón.  Por norma general, lo habitual es que la narración historiada de este tipo de  capiteles, en los que se cuentan escenas del Antiguo Testamento,  comiencen con la creación de Adán, no con el principio de la creación, aunque bien es cierto que encontramos algunos otros ejemplos similares a los de la portada románica de la Catedral de Valencia.

 

 

Continuar leyendo “Veinticuatro pasajes del Antiguo Testamento en la puerta románica de la Catedral de Valencia. (1ª parte).”

Crescens et Víria Acte: una inscripción romana en el pilar de Francesc Baldomar.

Como ya comentamos en una entrada anterior, el pilar del lado de la epístola de la arcada nova, es decir, el primero del  lado derecho según entramos por la puerta de los Hierros,  no solo nos sorprende con las hipotéticas representaciones de Francesc Baldomar, Pere Comte, Antoni Bou y Rodrigo de Borja, sino que su base, nos guarda otra bella e inesperada sorpresa: un sillar romano que  parece contener  una extraña inscripción. 

Pero, ¿Porqué está allí? ¿Cual fue su ubicación original? ¿Sabemos cual es su significado?
Vamos a intentar responder a todas estas preguntas.
Detalle de la inscripción romana del basamento del pilar del lado de la epístola de la Catedral de Valencia.

Continuar leyendo “Crescens et Víria Acte: una inscripción romana en el pilar de Francesc Baldomar.”

Los “Hombres Pez” de la capilla de San Pedro.

Construida por Pere Comte y Francesc de Baldomar en el siglo XV, la capilla de San Pedro es quizás una de las construcciones más primitivas de la Catedral  de Valencia. A pesar de ello, poco es lo que queda de gótico en su interior. Entre los años 1696 y 1703, fue remodelada y decorada al estilo barroco por Juan Bautista Pérez Castiel. 

En julio del año 1936, esta capilla era incendiada, perdiendo para siempre su retablo y sus lienzos, así como las pinturas de la cúpula.
Sin embargo, gracias a los trabajos de restauración finalizados en el año 2013, se lograron recuperar no solo los frescos realizados por Antonio Palomino en el año 1703, sino una puerta  cegada que daba acceso a la cubierta de la antigua Sala Capitular, y seis preciosos cuadros fechados en el siglo XV que se encontraban en el muro gótico de la capilla. También se consiguieron recuperar algunos de los frescos de las pechinas, así como dos ventanales góticos.
Capilla de San Pedro. Catedral de Valencia.
 
Pero quizás uno de los trabajos de recuperación que más desapercibido pasa en esta capilla, sea el de la restauración de la reja que la cierra, una maravillosa reja gótica del siglo XV , la única que queda de todas las que tuvo la Catedral, y  que ha recuperado sus colores originales, verde y azul, su oro primitivo, y como no, sus curiosos y enigmáticos “Hombres Pez”.
 

Continuar leyendo “Los “Hombres Pez” de la capilla de San Pedro.”

Dos documentos sobre el Santo Cáliz de la Catedral de Valencia.

Sin lugar a dudas,  el Santo Cáliz no  solo es la más importante de las reliquias que se custodian en la Catedral de Valencia, sino también la más venerada.

¿Cuantas páginas se habrán escrito sobre él? Imposible de contabilizar….

Hoy no quiero describiros su belleza, debatir sobre su autenticidad, ni trazar en un mapa el itinerario que hizo esta reliquia hasta llegar a Valencia.

Hoy lo único que quiero, es que los documentos hablen. Sobran mis palabras. 

A continuación, os voy a mostrar la traducción de dos documentos, que son esenciales y primordiales para saber como el Santo Cáliz llegó a la Catedral de Valencia.

El primero de ellos es un pergamino signado con el número 136,  de la Colección Martín el Humano, que se encuentra en el Archivo de la Corona de Aragón, documento fechado el 26 de septiembre del año 1399, y en el cual se halla consignada la cesión del Santo Cáliz  efectuada por el  Prior del Monasterio de San Juan de la Peña, al Rey D. Martín el Humano.

El Segundo de ellos,  es el Acta de entrega del Santo Cáliz a la Catedral de Valencia el 18 de marzo del año 1437, según un auto que consta en el notal de Jaime Monfort, que se encuentra en el volumen 3.532 del Archivo de la Catedral de Valencia

Dos documentos, dos joyas….y un Cáliz

Continuar leyendo “Dos documentos sobre el Santo Cáliz de la Catedral de Valencia.”

Un canónigo, dos canteros y un cardenal en los capiteles de la Catedral de Valencia.

 El 30 de junio del año 1426, el Cabildo y el Concejo de la ciudad de Valencia tomaban la decisión de ampliar la Catedral mediante la construcción de una nueva arcada, arcada que serviría de unión entre los tres cuerpos separados que existían en ese momento: la Catedral, el Miguelete, y el Aula Capitular.

Para sufragar los gastos de esta magnífica obra, no se dudó en pedir ayuda económica no solo al Concejo de la ciudad, al rey y a los altos cargos eclesiásticos, sino que dicha ayuda se transmitió también a toda la población, ya fuesen religiosos o laicos. Incluso se suplicó a Calixto III, tal y como cuenta el canónigo Sanchis y Sivera, “a  que concediese licencia para aplicar el producto de las limosnas de la indulgencia que había otorgado a esta iglesia en la festividad de la Asunción, a la fábrica de la nueva nave.” Tal gracia llegó mediante Bula el 18 de febrero del año 1457.

Por su parte, el Concejo de la ciudad de Valencia ya había acordado unos años antes con el Cabildo dar la suma de 3000 florines en cuatro años “..per ajuda de la arcada de la seu”.  La petición de este acuerdo se realizó 23 de junio del año 1426, tal y como aparece reflejado en el “Manual de Concells” de los años 1423 a 1432.

Nave central de la Catedral de Valencia.

Homo sylvaticus: un salvaje en la Catedral de Valencia.

No lo puedo negar. Me encanta el pequeño pasadizo que nos lleva hasta la antigua Sala Capitular. A decir verdad,  toda la Catedral me encanta, pero este tramo, tiene algo de especial.
Comencé este pequeño blog, a parte de con mucha ilusión, con un pequeño artículo sobre la Mater Omnium, la Virgen de Misericordia, quien desde la clave de bóveda del pasadizo vigila a todo aquel que se quiere adentrar en la Capilla del Santo Cáliz.
Continúe después en varios artículos  haciendo un recorrido por los sepulcros que nos escoltan hasta la capilla antes dicha. Se podría hablar tanto de este pasadizo. Es toda una caja de sorpresas.
Hoy quiero que conozcáis al “homo sylvaticus”, el hombre salvaje de la Catedral,  quien desde una de sus ménsulas, parece querer escapar de las manos de  extrañas bestias.
Habéis escuchado bien. Nuestra querida Catedral alberga a un  “salvaje” correteando entre sus ménsulas.

 

“Homo sylvaticus” de la Catedral de Valencia.

 

Continuar leyendo “Homo sylvaticus: un salvaje en la Catedral de Valencia.”

Una campana olvidada en la Catedral de Valencia.

 “El cimborio, sí; el dige de la metropolitana; la esbelta y graciosa cúpula gótica , que desenvuelve con coquetería los ocho lados de su prisma a los ocho puntos de la rosa náutica, y bajo la bóveda azul del cielo edetano. Hija mimada del sombrío Miguelete, el cual se alza a su lado jigantesco é inmovil como su guarda y protector contra los embates de la atmósfera, celosa de su belleza, que no tiene rival entre las bellezas que descuellan sobre los orientales terrados de la ciudad”.

 
Con estas palabras, el profesor de humanidades Pascual Pérez Rodríguez, describía la belleza del cimborrio de la Catedral de Valencia en la revista “El Museo Universal”. Corría el año 1858.

Dice el canónigo Juan Ángel Oñate Ojeda, que nuestro cimborrio, junto con el de Burgos, es uno de  los más importantes de todas las catedrales españolas. Desde luego nadie puede negar la belleza del cimborrio burgalés, pero su estilo es posterior al de nuestra catedral. Personalmente, y sin desmerecer un ápice el cimborrio de la Catedral de Burgos, prefiero nuestro gótico a su plateresco, pero solo es una cuestión de gustos.

Cimborrio de la Catedral de Valencia.

Continuar leyendo “Una campana olvidada en la Catedral de Valencia.”

Los blasones de la puerta de los Apóstoles (IV): el escudo de la ciudad de Valencia.

 Se encuentra este escudo en la jamba izquierda de la portada de los Apóstoles, es decir a la derecha del espectador, justo debajo de los cuatro escudos reales.

Porta este escudo como armas una ciudad murada sobre aguas, y quizás sea, uno de los escudos que más ha dado que hablar, a parte de ser un auténtico documento gráfico como veremos más adelante.
 
Sanchis y Sivera atribuye  este escudo a Jazperto de Botonach, quién fue obispo de Valencia entre los años 1276 y 1288. Lo describe como “un alcázar de oro, aclarado de sable, en campo de azur, sobre ondas de plata y del campo”. Se basa el canónigo valenciano para esta afirmación en los dos blasones que figuran en el sepulcro de este obispo, el cual se encuentra en la sacristía de la capilla de San Vicente Ferrer,  así como en su retrato que se encuentra en la Sala Capitular, donde vuelve a aparecer un escudo representando una ciudad sobre las aguas.
 
Juan Ángel Oñate Ojeda, en su obra “La catedral de Valencia”, también atribuye este escudo a Jazperto de Botonach, sin aportar ningún dato que lo corrobore.
 

Escudo de la ciudad de Valencia. Portada de los Apóstoles. Catedral de Valencia.


Continuar leyendo “Los blasones de la puerta de los Apóstoles (IV): el escudo de la ciudad de Valencia.”

Los blasones de la puerta de los Apóstoles (III): el blasón del canónigo Pere de Escrivà.

 Este tercer escudo, que se encuentra en la jamba de la derecha de la portada y  justo debajo del escudo del obispo Raimundo Gastó,  porta como armas un ajedrezado de gules sobre campo de oro. Todavía hoy en día y si nos fijamos bien podemos distinguir  algunos de sus esmaltes.

 Atribuye dicho escudo Sanchis y Sivera al procurador general del Reino de Valencia, don Rodrigo Jiménez de Luna, quien sabemos ocupaba este puesto en el año 1278.
 
Dice mosén Jaume Febrer en su trova 299  que este Jiménez portaba  como armas “en lo escut sobre camp de or los jaquells de negre, posats per sa honor”, es decir, jaquelado en sable (negro) sobre campo de oro.
 
El 21 de junio del año 2013, las doctoras Laura Osete Cortina y Mª Teresa  Doménech Carbó, del Instituto Universitario de Restauración del Patrimonio de la Universidad de Valencia, y a instancias de  Mateu Rodrigo Lizondo, realizaron un análisis químico de dicho escudo, llegando a la conclusión de que este aun conservaba restos de pigmento rojo, por lo que difícilmente podría corresponder a un Jiménez.

 


 

 

Escudo de Pere de Escrivà. Portada de los Apóstoles.

Por su parte Elías Tormo atribuía de forma errónea estas armas al conde Urgell, también jaquelado de sable sobre campo de oro.
 
Sin embargo es el barón de San Petrillo quién nos pone sobre la pista de a quién pudo pertenecer este blasón, ya que nos dice textualmente:
 
“Por último el cuarto blasón de los que forman el primer grupo es un jaquelado, del que se ha dicho que pudo pertenecer a Ximénez de Luna, gobernador de Valencia en el siglo XIII. Para ello no hay más fundamento que el uso de los jaqueles por unos Jiménez a secas, que cita Ortiz de la Vega…no hay necesidad de adjudicar el pavés de referencia a apellidos exóticos, cuando tenemos en la región ilustres linajes tan genuinamente valencianos como el de Escribá, que usó siempre desde tiempo inmemorial. el escudo jaquelado….
 
Continúa diciendo el barón que “fueron los escribá poderosos e influyentes en aquellos tiempos: ocuparon repetidas veces los cargos de Baile, Justicia, etc….”.
 

 

Heráldica de los Escrivà  según les Trobes de mosén Jaume Febrer, caballer, en que tracta dels Llinatges de la conquista de la ciutat de Valencia é son Regne.  Siglo XVIII.


Desde luego no le faltaba razón.  Este linaje, ya acompañaba a Jaime I en las conquistas de Valencia y Murcia. Ya esta documentado Arnau Escrivà en el año 1270 como Baile de Valencia. Joan Escrivà  y Andreu Guillem Escrivà ocuparon cargos en el Concejo de la ciudad entre los años 1330 y 1350. Nuevamente aparece un Escrivà como justicia criminal de Valencia entre los años 1372 y 1373. Bertomeu Escrivà ocupaba este cargo en el año 1466…
 

Escudo de Pere de Escrivà con sus esmaltes originales.

 Se olvidaba sin embargo el barón de San Petrillo de unos de los cargos eclesiásticos que llegaron a tener en algunos casos un poder y riqueza equiparables a los de la nobleza: el de canónigo.
 
Mateu Rodrigo Lizondo atribuye no sin razón esta heráldica a Pere Escrivà, canónigo de la Catedral de Valencia, miembro del Cabildo en los años 1312, donde interviene en la elección de Raimundo Gastó como Obispo, en el año 1337 en documento fechado el 31 de julio con número 492  , y en el año 1347, cuando asiste en representación del Cabildo al parlamento convocado por el Concejo de la ciudad con el fin de proclamar la Unión de Valencia contra el gobierno real entre otros
 
Al fin y al cabo fue hombre de confianza del obispo Gastó, a quién facultó con  diversos poderes el 21 de julio de 1327 (códice 311 del Archivo de la Catedral de Valencia).

Los blasones de la puerta de los Apóstoles (II): el blasón de Raimundo Gastó, obispo de Valencia.

Este escudo, que lleva como armas un toro pasante, se encuentra en la jamba derecha de la portada, es decir, el lado izquierdo del espectador, justo debajo de los cuatro escudos reales que vimos anteriormente.

Atribuye Sanchis y Sivera este blasón al Justicia de la ciudad de Valencia en tiempos de Jazperto de Botonach, obispo de Valencia entre los años 1276 y 1288, aunque también asegura no haber encontrado la lista de  Justicias por aquel entonces, por lo que no nos da un nombre en concreto.
 
Sanchis y Sivera arma su hipótesis sobre la heráldica de la portada en torno al que él cree escudo de dicho obpispo,  Jazperto de Botonach,  suposición como veremos errónea, por lo que adelanta la fecha de su construcción a la los últimos años del siglo XIII.
 
Pero todavía apuesta Sanchis y Sivera por algunos nombres más. El primero de ellos es Gelacián de Blasco, quien según mosén Jaime Febrer, de donde toma las notas el canónigo valenciano,  fue un antiguo infanzón que vino a la conquista de Valencia con 20 soldados, y quien tenía por armas un toro en campo de plata.

 
 


 

Continuar leyendo “Los blasones de la puerta de los Apóstoles (II): el blasón de Raimundo Gastó, obispo de Valencia.”

Los sepulcros del pasadizo de la Capilla del Santo Cáliz (IV): Bertomeua March.

Quizás  y a simple vista, este último sepulcro sea el más complicado de identificar, pero sin embargo, y gracias a los blasones que lo flanquean, creemos que podemos dar una repuesta más que consistente sobre el nombre de su propietario… o propietaria.
 
Como en el anterior sepulcro adjudicado erróneamente a Matías de Mercader, este otro también se adjudica a esta misma familia, sin especificar ningún otro dato. Podemos observar como en la parte delantera de este pequeño sepulcro se encuentran tres trifolios con un marco de oro en cada uno de ellos, emblema  de los March.
 
De todos modos, es  más que evidente que con tan solo los tres marcos de oro que podemos observar en los trifolios,  es totalmente imposible intentar averiguar a quién perteneció este sepulcro. Sin embargo, el lateral derecho de la sepultura nos da una curiosa e interesante información, un escudo heráldico con un “castillo de tres Homenajes”de oro sobre campo de gules.
 

 Este escudo pertenece a la familia Castellar, y es el mismo escudo que podemos ver (al igual que el de la familia Bellestar), en el hastial de la puerta de los Apóstoles, y en el sepulcro del caballero Mosén Jacme (Jaime)  Castellar, sepultado en la capilla del Cristo de la Buena Muerte en el año 1431.

 
 

 

Sepulcro de Bertomeua March en la lonja que lleva a la capilla del Santo Cáliz. 

 

Continuar leyendo “Los sepulcros del pasadizo de la Capilla del Santo Cáliz (IV): Bertomeua March.”

Los blasones de la puerta de los Apóstoles (I): el Signum Regium o Senyal Reyal de la Corona de Aragón

La aparente austeridad y sencillez de la conocida como puerta de los Apóstoles no está para nada reñida con su interés y  su atractivo, además de ser una fuente inagotable de información.
 
Cierto es que sobre esta portada y hasta el momento, no ha aparecido ninguna documentación escrita sobre su fecha de su construcción, pero sus piedras hablan, hablan por los codos. Sus escudos, blasones y heráldicas tienen mucho que decir.
 
Sí sabemos que esta portada debía de estar  terminada sobre el año 1385. Esto lo conocemos gracias al “Libre de Obres” del año 1391 que se encuentra en el archivo catedralicio, y que menciona las rejas que se encuentran encima del “portal dels Apòstols”, las cuales no se limpiaban desde al menos hacía 10 años. Quizás esta sea la referencia más antigua documentada sobre la puerta de los Apóstoles que se ha podido encontrar. Pero dejemos que hablen sus escudos.
 
La portada de los Apóstoles tiene un total de 28 escudos góticos, tallados en piedra arenisca blanda y con punta de ojiva. De estos, 12 se encuentran en las jambas, y el resto, 16,  en las pilastras que soportan las imágenes de los apóstoles.
 
La exposición a los elementos atmosféricos y la mala calidad de la piedra utilizada para la construcción de la portada, han hecho mella en los blasones, determinando de este modo el mal estado de los escudos que se encuentran más al exterior, así como la desaparición de sus esmaltes.
 
Los de las jambas, son los de mayor tamaño, 16 cm. x 13 cm. aproximadamente, mientras que los situados en las pilastras son algo menores, de unos 11cm x 9 cm.
 
Durante la Edad Media era bastante habitual labrar este tipo de escudos heráldicos en las portadas de los edificios civiles, pero era bastante inusual el hacerlo en las portadas de las iglesias y edificios religiosos, y en caso de hacerlo, casi siempre solían representar  el escudo o blasón real  como símbolo de unión o cohesión política entre el clero y la nobleza.
 
Quizás el primero en estudiar esta heráldica de la puerta de los Apóstoles fue el historiador Josep Martínez  Aloy (1855-1924), seguido del canónigo de la Catedral Jose Sanchis y Sivera (1867-1937).  También el heraldista José Caruana Reig, Barón de San Petrillo, estudió el tema, al igual que Elías Tormo.
 

 

Pero posiblemente uno de los mejores estudios realizados sobre los blasones de la portada de los Apóstoles sea el realizado por Mateu Rodrigo Lizondo en su trabajo  “La heráldica en la puerta de los Apóstoles de la Catedral de Valencia”, publicado en el año 2013 en el número 94 de la revista Archivo de Arte Valenciano.
 
 
Portada de los Apóstoles. Catedral de Valencia.

Continuar leyendo “Los blasones de la puerta de los Apóstoles (I): el Signum Regium o Senyal Reyal de la Corona de Aragón”

Los sepulcros del pasadizo de la Capilla del Santo Cáliz (III): Raymundo de Bellestar.

El tercero de los sepulcros con que nos encontramos a nuestro paso hacia la capilla del Santo Cáliz, es quizás el que más pistas proporciona sobre a quién pudo pertenecer, pero aún sí, parece que la duda planea sobre él.

Se atribuye este sepulcro gótico a Baltasar de Ballester, pero la verdad, es que no se  suele añadir ninguna información complementaria ni ningún dato histórico que lo pueda corroborar, tan solo se afirma que es del siglo XIII.
 
¿Realmente pertenece este sepulcro a Baltasar de Ballester? Y si es así, ¿Quien era este personaje? Desde luego debió de ser alguien de importancia para ser enterrado intramuros de la Catedral,  ya que en la Valencia del siglo XIII, siglo en el que está fechado este sepulcro, no era nada fácil ser enterrado en el interior de la basílica.  De hecho, estos enterramientos fueron restringidos únicamente a obispos, abades y fieles de muy destacada piedad en los sínodos celebrados en los años 1262 y 1273  por el obispo Andrés de Albalat, tal y como podemos comprobar en el códice 163 del Archivo Catedralicio.
 
Si intentamos buscar en la  documentación existente algún dato sobre “Baltasar de Ballester”, poco o nada podemos encontrar en relación a la catedral valenciana. Consultando la completísima obra que lleva por título“Diccionario de historia medieval del Reino de Valencia”, de José Hinojosa Montalvo, nos encontramos con  el prelado Antoni Ballester (Siglo XIV), hermano de Pere Ballester, señor de Caprena y Petra, otro Antoni Ballester, justicia de Valencia en el año 1452, el platero Gabriel Ballester, documentado en el año 1399, Geurau Ballester, también platero y documentado en el año 1471, Joan Ballester y Pere Ballester, documentados en 1450 y 1325 respectivamente, Pere Joan Ballester, pintor y miniaturista (siglo XV)…. pero ni rastro de Baltasar de Ballester. Como podemos ver, el apellido Ballester comienza a sonar con más fuerza a partir de finales del siglo XIV, mientras que el sepulcro parece  datar del XIII.
 
El resto de información  que podemos encontrar  si lo hacemos a través de Internet,  tan solo se limitan a hacer un “copia y pega” de la escasa información que vimos más arriba,  por lo que la ayuda es totalmente nula a la hora de intentar desentrañar de quien son los restos que descansan en este sepulcro.
 

 Incluso en otras publicaciones como “Historia y Arte en las Catedrales de España” de  Narciso Casas, sigue repitiéndose la misma información.

 

Sepulcro de  Raimundo de Bellestar en el pasillo que conduce a la capilla del Santo Cáliz.

Tras la Santa Espina de San Luis: la primera reliquia que se veneró en la Catedral de Valencia.

 Nos cuenta Juan Ángel Oñate en su libro “La Catedral de Valencia”, hablando del Relicario, que “Hasta 1812 fue uno de los tesoros artísticos más ricos del mundo”. Al parecer en ese año, unos “necios”, tal y como afirma el canónigo, fundieron tan inmenso y rico legado para “sacar en moneda  acuñada el valor de ciento ocho mil quinientas treinta y tres pesetas con cincuenta céntimos”.

Desde luego el valor monetario de aquellas piezas debió de ser muy superior, sin hablar de su valor histórico, el cual no debía de tener precio.
 
A pesar de ello, nuestra Catedral todavía cuenta con un buen número de reliquias, las cuales se encuentran custodiadas y protegidas en tres grandes armarios localizados en el ábside del Aula Capitular, resguardados tras un dintel neoclásico. Es la conocida como “capilla de las reliquias”
 

En las puertas de estos armarios, se representan tres escenas de las sin ninguna duda, entregas   más importantes realizadas a la Catedral de Valencia en cuanto a reliquias se refiere: la entrega del Santo Cáliz por parte de Alfonso V, la entrega de las reliquias de la Casa de Aragón  donadas por  este mismo rey, y la entrega de la Santa Espina por parte del rey San Luis de Francia.

Composición religiosa con clérigos que acuden a un encuentro con San Luis, que señala hacia el reliquiario dispuesto sobre la mesa que aparece al lado izquierdo. Se trata de un dibujo preparatorio para uno de los tres paneles que decoran las puertas de los armarios que guardan las santas reliquias en la Sala de la Reliquias de la sacristía mayor en la catedral de Valencia, realizado por el pintor valenciano Miguel Parra Abril. La escena trata de la donación que lleva a cabo el rey de Francia de la Santa Espina a la Iglesia Mayor de Valencia.

Continuar leyendo “Tras la Santa Espina de San Luis: la primera reliquia que se veneró en la Catedral de Valencia.”

Que Jesucristo y Santa Bárbara, protejan nuestra torre de rayos, tormentas, y tempestades.

Seguramente casi todos seamos conocedores de la lápida conmemorativa que se encuentra adosada a la pared de la torre del Miguelete, muy cerca de la puerta de los Hierros, a una altura de unos 3 metros,  y que rememora el inicio de la construcción de esta torre. Es muy posible que esta inscripción sea la inscripción conmemorativa más antigua  de la Valencia cristiana.

 
 
 
 
 
 
En ella podemos leer como la torre del Miguelete comenzó a construirse en el año 1381, durante el reinado de Don Pedro, y siendo obispo de Valencia Jaime de Aragón.
 
Sin embargo,  hoy me gustaría llamar la atención sobre otras cuatro inscripciones existentes en la torre del Miguelete, y que seguramente, sean las grandes desconocidas para todos los valencianos.
 

Continuar leyendo “Que Jesucristo y Santa Bárbara, protejan nuestra torre de rayos, tormentas, y tempestades.”