Que Jesucristo y Santa Bárbara, protejan nuestra torre de rayos, tormentas, y tempestades.

Seguramente casi todos seamos conocedores de la lápida conmemorativa que se encuentra adosada a la pared de la torre del Miguelete, muy cerca de la puerta de los Hierros, a una altura de unos 3 metros,  y que rememora el inicio de la construcción de esta torre. Es muy posible que esta inscripción sea la inscripción conmemorativa más antigua  de la Valencia cristiana.

 
 
 
 
 
 
En ella podemos leer como la torre del Miguelete comenzó a construirse en el año 1381, durante el reinado de Don Pedro, y siendo obispo de Valencia Jaime de Aragón.
 
Sin embargo,  hoy me gustaría llamar la atención sobre otras cuatro inscripciones existentes en la torre del Miguelete, y que seguramente, sean las grandes desconocidas para todos los valencianos.
 

Continuar leyendo “Que Jesucristo y Santa Bárbara, protejan nuestra torre de rayos, tormentas, y tempestades.”

Gárgolas, Monjes y Grifos en la Catedral de Valencia.

Dicen Guillermo Fatás y Gonzalo Borrás en su “Diccionario de términos de arte y elementos de arqueología, heráldica y numismática”, que una gárgola es un “desagüe saledizo del tejado, normalmente esculpido en forma fantástica”.

Desde luego no les falta nada de razón. Su función primordial es la de dar salida al agua de lluvia, pero las gárgolas esconden algo más que su mera funcionalidad mecánica. Quizás una de sus principales funciones, amén de la de desagüe, sea la función didáctica. De hecho, no todas las gárgolas son “funcionales”, es decir, no todas fueron creadas “como desagüe”. En el mayor de los casos, estas gárgolas se encontraban influenciadas por los bestiarios medievales, las creencias religiosas, y las supersticiones.

 

 

Gárgolas en la portada de la Almoina.

Continuar leyendo “Gárgolas, Monjes y Grifos en la Catedral de Valencia.”

Joyas manuscritas de la Catedral de Valencia: el Liber Instrumentorum.

Fue el canónigo y archivero de la Catedral de Valencia, D. Roque Chabás, quién decidió en el año 1893 ordenar, catalogar, e inventariar  los documentos, pergaminos y manuscritos que se encontraban en el Archivo General Catedralicio, tarea por cierto nada fácil, dando por finalizado tan laborioso trabajo en el año 1912. 

El Archivo General de la Catedral de Valencia, ocupa dos plantas ubicadas sobre la actual  Sala Capitular y la Antigua Sacristía. Se accede a él  por esta última, a través de una pequeña escalera, que da acceso a un inmenso tesoro formado por pergaminos y legajos, manuscritos y documentos, bulas, cartas y oficios. 
 
Una de las joyas que forman este magnífico tesoro es el “Liber instrumentorum omnium episcopi et ecclesiae valentine”, más conocido como  “Liber Instumentorum” un magnífico manuscrito signado con el número 162, y que comprende, entre otros,  una serie de documentos reales otorgados en favor de los obispos y del Cabildo de la Seo de Valencia, desde Jaime I hasta Alfonso V.

Continuar leyendo “Joyas manuscritas de la Catedral de Valencia: el Liber Instrumentorum.”

Una flor de belleza en medio de un muladar: la puerta románica de la Almoina.

De esta forma tan descriptiva, hablaba el catedrático e Historiador del Arte D. Carlos Cid Priego de la portada del Palau de nuestra querida Catedral de Valencia.

Desde luego no le faltaba nada de razón. Los actuales alrededores de la Catedral nada tienen que ver con lo que fueron en época medieval, donde basuras, escombros, incluso animales muertos rodeaban el edificio. 
 
Tan solo tenemos que ver los nombres de las plazoletas y callejones que la rodeaban, para darnos cuenta de la actividad, funciones y trasiego que en ellas se realizaban: la plaza de “les Cols“, que se encontraba en la conocida como “plaza del Miguelete”, plaza que fue absorbida con la ampliación en los años 50 de la plaza de la Reina; la plaza de “la fruyta” o de “la Llenya”, la cual correspondería con la actual plaza de la Almoina, o la plaza de “les Gallines”, en la cual se edificó el Aula Capitular, es decir  la actual Capilla del Santo Cáliz.
 
 Ubicación de la Catedral de Valencia en base al mapa de Tomás Vicente Tosca del año 1704.

Continuar leyendo “Una flor de belleza en medio de un muladar: la puerta románica de la Almoina.”

Los sepulcros del pasadizo de la capilla del Santo Cáliz (II): Berenguer March.

Este segundo sepulcro  que nos encontramos de camino a la capilla del Santo Cáliz  se suele atribuir a  Matías Mercader, canónigo de la Catedral.  Se le adjudica este sepulcro al canónigo Mercader con la única información que proporcionan los marcos de oro que figuran en su sepultura.
A simple vista no sería descabellado que dicho sepulcro perteneciera a Mercader, ya que fue un caballero de importancia en la Valencia del siglo XV. Hijo de Juan Mercader, Matías Mercader fue doctor en Derecho, y hombre de confianza del rey Alfonso V de Aragón. Además de arcediano, canónigo y paborde de la Catedral,  Matías Mercader ejerció como inquisidor en el año 1487.

 

Continuar leyendo “Los sepulcros del pasadizo de la capilla del Santo Cáliz (II): Berenguer March.”

La Catedral románica: ¿Quién de los mortales le quitará a Leviatán la piel que lo cubre?

“¿Quién de los mortales le quitará a Leviatán la piel que lo cubre? ¿O quién entrará en medio de su espantosa boca?
¿Quién abrirá sus puertas de esta boca o sus agallas? Espanta ver solamente el cerco de sus dientes.

Su cuerpo es impenetrable como los escudos fundidos de bronce, y está apiñado de escamas entre sí apretadas; la una está trabada con la otra, sin que quede ningún resquicio por donde pueda penetrar ni el aire.
Está la una tan pegada a la otra, y tan asidas entre sí, que de ningún modo se separarán.
Cuando estornuda, parece que arroja chispas de fuego, y sus ojos centellean como los arreboles de la aurora.
De su boca salen llamas como de tizones encendidos.

Sus narices arrojan humo como la olla hirviente entre llamas.
Su aliento enciende los carbones, y su boca despide llamaradas.
En su cerviz reside la fortaleza; y va delante de él la miseria.
Los miembros de su cuerpo están perfectamente unidos entre sí; caerán rayos sobre él, mas no por eso se moverá de su sitio.
Tiene el corazón duro, como piedra, y apretado como yunque de herrero golpeado de martillo.
Cuando él se levanta sobre las olas tienen miedo los ángeles mismos, y amedrentados procuran purificarse y aplacar al cielo.

Si alguno quiere embestirlo, no sirven contra él ni espada, ni lanza, ni coraza; pues el hierro es para él como paja, y el bronce como leño podrido.
No lo hará huir el más diestro arquero; para él las piedras de la honda son hojarasca.
Mirará el martillo como una arista; y se reirá de la lanza enristrada.
Debajo de él quedarán ofuscados los rayos del sol, y, andará por encima del oro, como sobre lodo.
Con sus bufidos hará hervir el mar profundo como una olla, y hará que se parezca al caldero de ungüentos, cuando hierven a borbollones.

Deja en pos de sí un sendero reluciente, y hace que el mar se agite, y tome el color canoso de la vejez.
En fin, no hay poder sobre la tierra que pueda comparársele, pues fue creado para no tener temor de nadie.
Mira debajo de sí cuánto hay de grande, como quien es el rey de todos los más soberbios animales”.

De este terrible  manera describe el mismísimo Jehová a Leviatán en el libro de Job. Pero, ¿Que tiene que ver esta formidable y terrible bestia marina, siempre asociada a la figura de Satanás, con la Catedral de Valencia?

Continuar leyendo “La Catedral románica: ¿Quién de los mortales le quitará a Leviatán la piel que lo cubre?”

El ventanal gótico de la puerta de la Almoina.

Situado sobre la portada de la Almoina, y justo en medio del hastial, al alzar la vista,  nos encontramos con un magnífico ventanal gótico que desde luego, no pasa desapercibido para nadie. Pero aunque siempre estuvo abierto en su parte exterior, no siempre los visitantes de la Catedral tuvieron la suerte de poder admirar tan maravilloso trabajo en su interior.
Ventanal gótico visto desde el exterior.

Continuar leyendo “El ventanal gótico de la puerta de la Almoina.”

Los sepulcros del pasadizo de la Capilla del Santo Cáliz (I): Pere d’Orriols.

Quien haya visitado en alguna ocasión la Catedral de Valencia, seguramente se habrá preguntado alguna vez  sorprendido, a quién pertenecen  los cuatro sepulcros que se encuentran en el banco adosado al  muro izquierdo de la lonja o pasillo  que lleva hasta la Capilla del Santo Cáliz, la antigua Sala Capitular.

Y es que estos cuatro sepulcros (antes fueron cinco), no llevan precisamente allí cuatro días. ¿Y porqué se encuentran allí?, pues muy sencillo. Parece ser que fue el neoclasicismo quien los desterró a una zanja, pensando que no eran más que un estorbo inútil a sus propósitos, un caduco vestigio de nuestro pasado gótico, y un escollo para poder continuar “embelleciendo” nuestra querida Catedral.

Estos sepulcros, unos en mejores condiciones que otros, fueron apareciendo al hacer obra en lo que actualmente es el Museo Catedralicio,  museo creado  por el arzobispo de Valencia Marcelino Olaechea en el año 1966. 
 
En este y próximos artículos, vamos a intentar averiguar su identidad, tarea como veremos nada fácil, pero tarea y esfuerzo que se  merecen los que un día fueron desterrados de nuestra historia, y que como no podría de otra forma, han vuelto a ella.
 
Esperemos que algún día estos cuatro sepulcros consigan descansar en el lugar en el que deberían hacerlo, al igual que ocurrió con el del obispo  Vidal de Blanes.
Sepulcros en el pasadizo de la Capilla del Santo Cáliz.

Continuar leyendo “Los sepulcros del pasadizo de la Capilla del Santo Cáliz (I): Pere d’Orriols.”

La garra de San Lorenzo.

Hoy quiero presentaros otro de los  “misterios” o curiosidades con los que nos topamos en la Catedral de Valencia.  Le he querido llamar cariñosamente  la “garra de San Lorenzo”. De nuevo y al igual que ocurre con las “garras” de las columnas de la Catedral que vimos anteriormente, nos encontramos ante un vacío documental para poder esclarecer o averiguar que es lo que había, o todavía hay bajo los pies de la imagen de San Lorenzo, en la portada de los Apóstoles.
 
Nuevamente nos encontramos ante un elemento que pasa totalmente desapercibido para el visitante. En el lado izquierdo de la portada de los Apóstoles (el lado derecho del espectador) se encuentran las imágenes de San Sixto, Papa,  y de San Lorenzo, su diácono.
 

San Sixto (decapitado) y San Lorenzo. Puerta de los Apóstoles.

Continuar leyendo “La garra de San Lorenzo.”

Una piedra de afilar en la portada románica de la Almoina.

Ahí está. La puerta de la Almoina. Impasible, viendo pasar el tiempo lentamente, testigo del pasado medieval de nuestra ciudad…si sus piedras hablaran…cuantas cosas nos contarían.

Recibe la portada este nombre, el de la Almoina, por encontrarse frente a la que fue la  antigua Casa de Caridad, institución  fundada por el obispo Raimundo Despont  en el año 1288, y la cual se ocupaba de dar alimento y limosna a los necesitados.

  

Continuar leyendo “Una piedra de afilar en la portada románica de la Almoina.”

El cenotafio de Vidal de Blanes, obispo de Valencia.

De espaldas a la portada de la capilla del Santo Cáliz, y frente al retablo de la misma, al subir la mirada,  nos encontramos con el precioso cenotafio (sepulcro vacío) del obispo Vidal de Blanes.
 
Alojado actualmente en el lugar en el que siempre debió de  estar,  fue compañero durante tiempo de los cuatro sepulcros que vimos anteriormente alojados en la lonja que lleva a esta capilla. Al igual que ellos, fue arrojado a una zanja en el siglo XVIII, cuando se instaló en la capilla la estructura del trascoro gótico de la catedral. Aunque más sencillo y austero que el sepulcro de su antecesor,  Raimundo Gastó,  el cenotafio de Blanes es de un interés y una belleza extraordinaria.
 

Pero antes de ver y  admirar tan magnífico y bello cenotafio, veamos en unas  muy breves pinceladas quien fue Vidal de Blanes  y cuales fueron sus obras.

Retrato de Vidal de Blanes. Taller de Juan de Juanes. Año 1568. Sala Capitular de la Catedral.

Continuar leyendo “El cenotafio de Vidal de Blanes, obispo de Valencia.”

La Morlana. El último repique medieval de Valencia.

Es indiscutible  que el casco antiguo de la ciudad de Valencia tiene cierto sabor a medievo, a historia,  y a tradición. Solo tenemos que pasearnos tranquilamente por sus calles para admirar lo que antaño fue la ciudad. Las torres de Serrano y de Quart,  imponentes y desafiantes, no dejan indiferente al caminante, podemos tocarlas, sentirlas, imaginarlas….lo mismo ocurre con la Lonja, la Iglesia de San Juan del Hospital, la de San Agustín, la de Santa Catalina, el Puente de la Trinidad…largo y pesado sería aquí el enumerar todas las maravillas medievales con las que cuenta la ciudad del Campeador, la ciudad del Conquistador…
 
Sin embargo, y a pesar de todas estos pedazos de historia que señalan el pasado medieval de Valencia, hay uno en concreto, que es capaz de superar por un instante la sensación que se siente al acariciar con suavidad estas piedras que hablan en silencio, capaz de superar el sentido del gusto y del olfato al imaginarnos paseando por las calles medievales que rodeaban la Lonja de los Mercaderes y sus puestos, capaz de despuntar por encima de nuestra imaginación al intentar hacernos una idea de como fue la ciudad totalmente amurallada, y ese pedazo de historia, que no hace falta imaginar, ni tocar, ni si quiera ver, lo encontramos en la que una vez fue la torre exenta de la Catedral de Valencia, una magnífica torre octogonal de casi 51 metros de altura, la encontramos en la torre conocida como el “Miguelete”.
 

Detalle de la Morlana. Catedral de Valencia.

Continuar leyendo “La Morlana. El último repique medieval de Valencia.”

Las garras zoomórficas de la Catedral de Valencia.

Como es lógico y natural cuando entramos en la Catedral de Valencia, nuestra vista no puede evitar elevarse para ver tan magnífico conjunto, para disfrutar de la perspectiva que sus naves nos regalan, de su ábside, su girola, sus ángeles músicos, su magnífico cimborrio…

Sin embargo también vale la pena de vez en cuando bajar la mirada y admirar lo que casi siempre pasa inadvertido. En este caso la información que podemos ofrecer es prácticamente nula, por lo que debemos dejar que sean las imágenes las que hablen.

Continuar leyendo “Las garras zoomórficas de la Catedral de Valencia.”

Mater Omnium. La virgen de Misericordia de la Catedral de Valencia.

A finales  del pasado  2014,  se daban por terminadas las obras de restauración de la lonja o pasadizo que da  acceso a la Capilla del Santo Cáliz,  antigua Aula Capitular, obras que han permitido recuperar algunas joyas góticas ocultas no solo por el tiempo, sino también por la mano del hombre.

Quizás una de las más interesantes y curiosas sea  la clave de bóveda  de este  pasillo  del Santo Cáliz,  clave que se ha podido recuperar íntegramente  gracias a una fotografía fechada en el año 1917  que se encontró en el archivo histórico-fotográfico Más de Barcelona.

La actual pieza ha sido construida en barro, consolidándola y dándole una pátina imitando las piedras de alrededor. La obra original corresponde a Pere Compte, quien continuó la obra iniciada por Francesc Baldomar. El 8 de septiembre del año 1494 comenzaban las obras de ornamentación de la lonja que daba entrada al Aula Capitular.

 

Bóveda del pasadizo del Santo Cáliz, donde se puede ver la clave con la imagen de la Virgen de Misericordia.

Bóveda del pasadizo del Santo Cáliz, donde se puede ver la clave con la imagen de la Virgen de Misericordia.

Continuar leyendo “Mater Omnium. La virgen de Misericordia de la Catedral de Valencia.”