Chonicae ab inicio mundi ad tempus auctoris. Un incunable del Archivo de la Catedral de Valencia.

 El Archivo de la Catedral de Valencia guarda y custodia hasta un total de 115 incunables fechados entre los años 1471 y 1502.

Estos incunables fueron impresos  en un total de 17 ciudades, siendo las más importantes Venecia,  donde se imprimieron nada menos que 39 obras de las conservadas, Núremberg, donde se imprimieron 26, y Roma, donde lo hicieron 12.
 
En la ciudad de Valencia se imprimieron tan solo tres de los conservados en el Archivo Catedralicio: Regimen de Princeps, de Francisco Eximenis, y  dos obras de Iacobus Perez de ValentiaIn psalmo, y Tractatus varii. Los tres incunables fueron impresos en el año 1484 por el impresor Lambert Palmart.
 
Curiosamente, los dos incunables que se conservan del primer misal valenciano, el Missale Valentinum, donde se recoge por primera vez, además de las trece misas de San Gregorio, la rúbrica para la bendición del término de Valencia, no fueron impresos en Valencia, si no en Venecia, en el año 1492 y en la imprenta de Ioannes Halman, más conocido con el sobrenombre de Hertzog, y costeados por Andrés de Mantua.
 

 

La creación del Cielo y la Tierra. Folio 2r. Chonicae ab inicio mundi ad tempus auctoris. Archivo de la Catedral de Valencia.

 

Continuar leyendo “Chonicae ab inicio mundi ad tempus auctoris. Un incunable del Archivo de la Catedral de Valencia.”

El escudo de Jaime I jamás devuelto a la Catedral de Valencia.

Procedente del Rosellón, Juan de Pertusa fue unos de los caballeros que acompañó a Jaime I en la toma de la ciudad de Valencia. Cuenta Mosen Jaume Febrer en sus Trobes, que por las muchas hazañas que este caballero hizo, se vio obligado el Rey Don Jayme a conferirle el cargo de su Caballerizo.

Juan de Pertusa, Caballerizo Mayor de Jaime I, recibíría tras la toma de la ciudad de Valencia, tal y como podemos ver en el Llibre del Repartiment, domos de Amçe Albenocharriç, et VI jovatas in Mezlata, es decir, las casas de Amçe Albenocharriç, y seis jobadas de tierra en Mislata
Sin embargo tal y como era tradición, el Caballerizo Mayor del rey recibiría otros presentes más personales de parte de Jaime I.

 

 

Continuar leyendo “El escudo de Jaime I jamás devuelto a la Catedral de Valencia.”

Qué hacer si una mosca cae en el cáliz. Los sínodos de fray Andrés de Albalat. Cuando la historia además de interesante, es entretenida.

El 4 de diciembre del año 1248, fray Andrés de Albalat era elegido Obispo de Valencia, siendo este hecho confirmado por el papa Inocencio IV el 25 de febrero de 1249.
Su elección no estuvo exenta de polémica, ya que el Cabildo designó como uno de los tres compromisarios para su elección al Arzobispo de Tarragona, su hermano Pedro de Albalat, además de ponerlo el primero en la lista de los elegibles.

No cabe ninguna duda de que el hecho más importante realizado por Andrés de Albalat fue la colocación de la primera piedra de la Catedral el 22 de junio del año 1262, además de erigir la parroquia de San Pedro, y ser uno de los jueces elegidos por Aragón para señalar los límites de Castilla y Valencia en el año 1263; pero de lo que hoy vamos a hablar es de los sínodos que celebró entre los años 1255 y 1273, ya que además de una fuente inagotable de información y documentación, también son una fuente inagotable de curiosidades y singularidades.

Una curiosa estrella de ocho puntas en el pavimento de la Catedral de Valencia.

A finales del pasado mes de abril, algunos amigos de este blog tuvimos la oportunidad de realizar una maravillosa visita al interior de la Catedral de Valencia con un guía de excepción: el canónigo conservador del Patrimonio Artístico de la Catedral y Celador del Santo Cáliz don Jaime Sancho Andreu.

Durante la visita, tuvimos ocasión de subir y disfrutar del reconditorio, la Cámara Secreta de la Catedral que se encuentra en uno de los muros de la Sacristía Mayor,  cámara decorada con unas hermosas pinturas datadas entre los siglos XIII y XIV, y donde se guardaba la reliquia de la Santa Espina.
Reconditorio de la Catedral de Valencia.

Continuar leyendo “Una curiosa estrella de ocho puntas en el pavimento de la Catedral de Valencia.”

Francesc Baldomar y Guillem de Vich. Cuando la gloria atrae a la envidia.

Nadie puede negar hoy por hoy, que Francesc Baldomar fue uno de los mayores exponentes dentro del gótico tardío mediterráneo, aunque sí es cierto que en muchas ocasiones ha sido injustamente eclipsado por el que fue su discípulo, Pere Compte.

Este gran maestro, Baldomar, ostentaba ya en el año 1457 el título de magister fabrice sedis,  es decir, maestro de obras de la Catedral de Valencia, y trabajó además de en la Seo valenciana, en el Casa de la Ciudad, en la capilla del Real del antiguo convento de Santo Domingo,  en la capilla de la Virgen Santa María de los Inocentes, en el Palacio Real de Valencia, en el Portal de Quart, en el Real monasterio de la Trinidad, o en el Almudín, solo por poner algunos ejemplos.
Vista de las torres de Quart, donde fue maestro de obras Francesc Baldomar.

Continuar leyendo “Francesc Baldomar y Guillem de Vich. Cuando la gloria atrae a la envidia.”

Berenguer Guillem de Entença, tío de Jaime I el Conquistador. Un sepulcro de atribución incierta.

 Si algo cabe destacar de la actual capilla de la Virgen del Rosario, de estilo neoclásico, en relación con el campo de estudio al que este blog está dedicado, es decir, la historia medieval de la Catedral de Valencia,  son sin duda los sepulcros atribuidos por una parte a Don Berenguer Guillem de Entença, tío de Jaime I el Conquistador, y el del gobernador de Valencia Don Berenguer de Blanes por otra. 
Esta capilla, reformada en época neoclásica y recubierta totalmente de estuco, incluidos los dos sepulcros, estuvo inicialmente bajo la advocación de San Antonino Mártir, existiendo según asegura Sanchis y Sivera un beneficio bajo ese título en el año 1252. Sus primeros patronos fueron los Entença, obteniendo tanto el derecho a sepultura como el de exhibir su escudo de armas en el altar. Ya en el siglo XV pasó esta capilla a manos de Berenguer de Blanes y su familia, quienes tuvieron los mismos derechos que los Entença, es decir, derecho a ostentar su escudo en el altar y derecho a sepultura.
Capilla de la Virgen del Rosario. Catedral de Valencia.
 

Continuar leyendo “Berenguer Guillem de Entença, tío de Jaime I el Conquistador. Un sepulcro de atribución incierta.”

Non sine cordis amaritudine et dolore – “No es sin dolor y amargura en el corazón”: la capilla del Cristo de la Buena Muerte.

Con este título, Non sine cordis amaritudine et dolore “No es sin dolor y amargura en el corazón”,  mi amigo Ricardo da Costa, historiador brasileño especializado en la filosofía y la cultura de  la Edad Media, en la Orden del Temple, y en la vida y obra de Ramón Llull, escribía hace ya unos años para la revista Ábacus un interesantísimo artículo en el que realizaba un preciso análisis de la bula papal Vox in Excelso (1312), bula mediante  la cual el papa Clemente V suprimía a la Orden del Temple, además de hacer un breve pero interesante resumen de los hechos y acontecimientos que tuvieron lugar para llegar a dicha supresión, así como a la quema en la hoguera de entre otros, su maestre Jacques de Molay.

Y es así como he que querido titular esta entrada, No es sin dolor y amargura en el corazón, porque eso es lo que sentí cuando vi lo que vi, cuando vi con mis propios ojos lo que siempre quise ver, pero  que jamás creí llegaría a ver.

Capilla neoclásica del Cristo de la Buena Muerte. Catedral de Valencia.

Iluminando el lado oscuro: la ŷāmiʻ, la Mezquita Mayor de Valencia.

Es curioso que al hablar en líneas generales sobre la historia de la ciudad de Valencia, y en particular sobre la de la Catedral, se tome casi siempre como referencia y punto de partida la conquista de la ciudad por parte del rey Jaime I.
Tras la toma de  Balansiya en el año 1238, laAljama, la Mezquita Mayor de Valencia, era consagrada y reconvertida en iglesia, y unos años más tarde, en el año 1262, se ponía la primera piedra la de que sería la gran Catedral de Valencia.
 
Pero como suele ocurrir en esta vida, todo tiene un pasado y una historia, y nuestra querida Catedral no iba a ser menos.
 
Recreación de la muralla de la ciudad de  Balansiya  con el alminar de la Mezquita Mayor. Imagen realizada por Isabel Balensiya.
 

Continuar leyendo “Iluminando el lado oscuro: la ŷāmiʻ, la Mezquita Mayor de Valencia.”

La Historia medieval contada a través de los documentos catedralicios: Puçol

Es indudable que cuando admiramos una catedral, lo primero en  lo que nos fijamos y nos llama la atención es su escultura y su arquitectura.

La Catedral de Valencia es rica en estas dos, en arquitectura, y en escultura, pero también en Historia, esa que me gusta escribir con mayúsculas y que se encuentra en los documentos, esa Historia que poco tiene que ver con historietas y chascarrillos.
Y sin lugar a dudas, el Archivo de la Catedral de Valencia, es una parte importante a tener en cuenta si queremos conocer la historia medieval de los personajes, lugares y pueblos de lo que fue nuestro antiguo Reino.
Hoy vamos a dar un repaso a los pergaminos del archivo catedralicio relacionados con la entonces alquería  de Puçol, alquería donada por Jaime I a Assalit de Gudal el 24 de enero del año 1238, y que curiosamente, no se menciona en el Llibre del Repartiment.
La única mención que se hace de esta alquería la encontramos  en el folio 63 del “Regestrum Primum Regis Jacobi I” es decir, del primer libro de registro de Jaime I, anotación fechada el 15 de abril del año 1238, y en la cual se daba a Llop Eiximén de Lúsia, y como compensación de las ocho jovadas de tierra que Ramón Eiximén debía de tener en “Pozulo”, Puçol, ocho jovadas de tierra en Nacarella.
Llibre del Repartiment de Valencia.

Sin embargo, el archivo catedralicio es otra cosa…

 

Continuar leyendo “La Historia medieval contada a través de los documentos catedralicios: Puçol”

Hombre que me miras, lo que tú eres yo fui y lo que yo soy tú serás…

A principios del año 2014  y durante unos trabajos  realizados en la Catedral de Valencia, en la actual capilla de Santo Tomás de Villanueva aparecía una preciosa e interesante lápida funeraria perteneciente a Raimundo de Scorna, lápida que actualmente podemos contemplar en el museo catedralicio, y que debió de estar ubicada originalmente en la antigua capilla de San Lucas, la cual  se correspondería con el altar dedicado a San Felipe de Neri.

Todos los medios de comunicación valencianos se hacían eco de este magnífico hallazgo, resaltando la importancia de su escritura gótica y de su profético epitafio, además de por sus escudos parlantes y sus ángeles turiferarios. Sin embargo, esta lápida esconde algunos elementos más que son los que realmente la hacen interesante y digna de estudio.

Lápida funeraria de Raimundo Scorna. Siglo XIII. Museo de la Catedral de Valencia.

Continuar leyendo “Hombre que me miras, lo que tú eres yo fui y lo que yo soy tú serás…”

El emblema de una catedral: Lo Salomó.

“Es una obra admirable, de composición esbelta y sólida a la vez, teniendo la elegancia de un adorno, la consistencia de un muro, la delicadeza de una filigrana gótica  y la robustez de una construcción románica.”
Con estas palabras describía el canónigo Sanchis i Sivera en su obra “La Catedral de Valencia”, el imponente rosetón  que desde la portada de los Apóstoles  domina toda la plaza de la Virgen.
Este bonito ojo, de 6,45 metros de diámetro, no es desde luego de los de mayor tamaño si lo comparamos con otros rosetones, sobre todo con el de la Catedral de Santa María de Palma de Mallorca, con más de 12 metros de diámetro, pero como buen rosetón que se precie, el mito y la leyenda le rodea… pero también la historia.

 

Vista interior de “Lo Salomó”. Catedral de Valencia.

 

Continuar leyendo “El emblema de una catedral: Lo Salomó.”

De Ausiàs March a Josep Jofré, Señor de Pardines.

Hace pocos días, nos despertábamos con una magnífica y extraordinaria noticia. Unas excavaciones realizadas en la cripta de la  capilla del Coro de la iglesia del monasterio de Sant Jeroni de Cotalba, daban con los restos de 12 cuerpos de la familia del poeta y escritor Ausiàs March. Entre otros, se hallaba el cuerpo del padre del poeta, Pere March, y los de dos de sus esposas, Isabel Martorell, hermana de Joanot Martorell,  y Joana Escorna.

Sin lugar a dudas este ha sido un gran descubrimiento, hallazgo que nos acerca un poco más a la vida y obra de este gran poeta, del que sin embargo, y todavía hoy en día, desconocemos el lugar exacto de su enterramiento…

 

Detalle del cuadro de San Sebastián, obra del pintor valenciano Jaume Baçó Escrivá (1411-1461) que se encuentra  en la Colegiata de Santa María de Xátiva, y que es considerado como un retrato de Ausíàs March.

Continuar leyendo “De Ausiàs March a Josep Jofré, Señor de Pardines.”

El sepulcro de Andrés de Albalat, obispo de Valencia: Entre la capilla del Cristo de la Buena Muerte y la de San Jaime Apóstol.

Resulta al menos curioso, cuando no sorprendente, que para poder admirar el sepulcro gótico del que fuera tercer Obispo de Valencia y promotor de la construcción de su Catedral, Fray Andrés de Albalat, tengamos que visitar dos de sus capillas absidiales, la del Cristo de la Buena Muerte, y la de San Jaime Apóstol.
Originalmente el sepulcro del obispo valentino, completo, se encontraba sostenido por tres columnas, y situado en el pilar que divide estas dos capillas. Fue traído a Valencia en el año 1278, tras su muerte en Viterbo en el año 1276, tal y como reza en un manuscrito procedente de la Cartuja de Portaceli, de quién también fue su fundador.
 
 
 
 

Continuar leyendo “El sepulcro de Andrés de Albalat, obispo de Valencia: Entre la capilla del Cristo de la Buena Muerte y la de San Jaime Apóstol.”

Las tres criptas de la Catedral de Valencia.

Quizás sean los lugares menos conocidos de la Catedral; los menos visitados; los más ocultos. Son sin duda alguna los espacios más reservados y silenciosos, y también los más misteriosos  y enigmáticos.
Tres son las criptas que posee la Catedral de Valencia. La primera de ellas, y la más antigua, la encontramos ubicada en la actual Capilla del Santo Cáliz, la antigua salar Capitular, y data del siglo XIV.  Le sigue la cripta de los canónigos, que se encuentra en la parte central de la nave, y está datada en el siglo XVI. La última de ellas es la conocida como cripta de los beneficiados, del siglo XVIII, y se encuentra al igual que la anterior, en la nave central de la Catedral, entre la portada barroca y la primera línea de columnas.
Vamos a comenzar pues el viaje a los subsuelos de la Catedral, no por la cripta más antigua, sino por las otras dos  que se encuentran en la nave central, dejando para el final la ubicada en la antigua sala Capitular, la más oculta, la más intrigante…

Continuar leyendo “Las tres criptas de la Catedral de Valencia.”

Desclasificando: los 120 pergaminos de Jaime I de la Catedral de Valencia. 4ª y última parte.

Entramos ya de lleno en el último grupo de documentos relacionados con la figura de Jaime I que se encuentran custodiados en el Archivo de la Catedral de Valencia, y que recoge 24 pergaminos fechados entre el 1 de febrero de 1.269, y el 28 de diciembre de 1.275.

Al igual que en las entradas anteriores, en esta última entrega podremos conocer donaciones y privilegios, ventas y bulas, y como no, algún que otro documento de gran importancia para la historia de Valencia, como la confirmación de los Fueros de la ciudad por parte de Jaime I. 

Hagamos pues nuestro último viaje junto a estos pergaminos y legajos…

Retrato de Jaime I de Aragón , obra de los pintores valencianos Gonçal Peris y Jaume Mateu. Año 1.427. MNAC.

Continuar leyendo “Desclasificando: los 120 pergaminos de Jaime I de la Catedral de Valencia. 4ª y última parte.”