De inmunitate ecclesiarum: El asilo sagrado en els Furs del Reino de Valencia.

Dedicado con cariño a ese entrañable personaje llamado Joaquín,  quien gracias a la mente de Alicia  Palazón, día a día recorre  los alrededores de  la catedral de Valencia haciéndonos un poco más humanos…

El derecho de asilo, de Francisco Javier Amérigo y Aparici. 1892. (Museo del Prado, Madrid).

 

Le tenía una manía tremenda al sacristán, la enemistad era mutua. Joaquín tenía un instinto religioso un tanto atávico. De vez en cuando sentía que tenía que ponerse a buenas con Dios y hacía un visita al templo. Se persignaba ostentosamente, se besaba el pulgar, se acercaba a alguna de las capillas, volvía a santiguarse, hacía alguna extraña reverencia ante alguna imagen y se retiraba repitiendo la señal de la cruz y el reglamentario beso. Pero al fantasma de la Catedral no le gustaba verlo por allí; lo tenía por un borrachín que aprovechaba los muros del templo para refrigerarse en verano o resguardarse del frío invierno. En cuanto lo veía rondar por sus dominios, le salía al encuentro y lo echaba a cajas destempladas. Entonces Joaquín apretaba el puño contra su cuerpo y, reprimiéndose, repetía una frase que sin duda había escuchado en alguna película:

-Me acojo a sagrado, tiene suerte de que estemos en la casa de Dios- y se marchaba mascullando improperios contra el sacristán.

De esta manera ponía Alicia Palazón en boca de Joaquín en su novela los 16 peldaños: la cripta del Santo Grial, su derecho a acogerse a sagrado, aunque el pobre Joaquín no tuviera muy claro cual era su significado.

 

Continuar leyendo “De inmunitate ecclesiarum: El asilo sagrado en els Furs del Reino de Valencia.”

Ihuhi de Deu e d’omnes: el juicio de Dios en els Furs del Reino de Valencia.

Los juicios por combate siempre han estado presentes en las películas y series de televisión ambientadas en época medieval, bien sean históricas o fantásticas. No tenemos que buscar mucho para ver algunos ejemplos de ello. Sin ir más lejos, la conocida y famosa serie Juego de Tronos, ha ofrecido en más de una ocasión para nuestro gozo y disfrute varios de estos juicios divinos. Si hacemos una recopilación de éstos, podríamos ver como en dos ocasiones, el juzgado, Tyron Lannister, elegía al campeón que lucharía por él, mientras que en otras, era el propio acusado quien luchaba por su honor, como fue el caso de Sandor Clegane, más conocido por el sobre nombre de el PerroY aunque esto en la realidad fuera perfectamente legal, la forma de proceder de los combatientes, sus tretas, y sus artimañas, quizás no lo fueran tanto.

En las primeras Cortes del Reino de Valencia celebradas en el año 1261, Jaime I juraba els Furs de Valencia, es decir, los fueros de Valencia, por lo que de este modo hacía extensivo a todo el Reino la Costum que promulgó  en la primavera del año 1239,  y que solo afectaba en principio a la ciudad de Valencia. Esto lo sabemos gracias a un privilegio fechado el 11 de abril de ese mismo año, 1261, cuatro días después de la celebración de las Cortes.

Pues bien, en estos Furs jurados por Jaime I, quedaba totalmente estipulado y reglamentado como y cuando debían ser realizados estos juicio por combate, los conocidos como Ihuhi de Deu e d’omnes.

Continuar leyendo “Ihuhi de Deu e d’omnes: el juicio de Dios en els Furs del Reino de Valencia.”