Inter Deum et Diabolum semper Musica Est. Juglares en el Repartiment de Valencia.

 

Dedicado con cariño a  Emilio Villalba, Sara Marina, Clara Campos  y  Susana  Alegre Raso.

Gracias por ser los juglares y juglaresas del siglo XXI.  Gracias por transportarnos con vuestra música a tiempos pasados.

Gracias por hacernos soñar.

 

 

 

 

 

 

 

 

En el año 1993 el grupo alemán Corvus Corax, sacaba a luz un magnífico disco que llevaba por titulo Inter Deum et Diabolum semper Musica est, un magnífico trabajo formado por once temas que desde luego a nadie dejaron  indiferente.

Y es que como bien decían estos alemanes, entre Dios y el Diablo, efectivamente siempre ha estado, está, y estará,  la música.

Frente a la música celestial y angelical, la música que ensalzaba, alababa y cantaba a Dios,  en el siglo XIII resurgía de nuevo con fuerza e ímpetu una música que desde siempre,  había sido considerada como mensajera del diablo y del pecado , una música que el clero consideraba dañina y peligrosa, ya que  escapaba de su control,  y una música que, en palabras de la historiadora Candela Perpiñá García,  la Iglesia veía con la suficiente  capacidad para crear desarmonía y con suficiente poder para alentar las bajas pasiones humanas a través de los sentidos (La música del Diablo y el Diablo en la música. Sobre el poder corruptor del arte musical en el imaginario cristiano. Candela Perpiñá García. Año 2013).

Ya  Hipólito en sus comentarios a Daniel, alababa en el siglo II a los vencedores del diablo, aquellos que no se habían dejado seducir por la música, ni seducir por la voluptuosidad de los instrumentos…

El Diablo, inútilmente , intentaba imitar la obra de Dios, y con la música ocurría lo mismo. El resultado de su burda imitación queda bien reflejada en los manuscritos medievales de la época: de la boca del diablo no podían salir más que aullidos y ladridos de perro entremezclados  con gruñidos de cerdo y siseos de serpiente.

Candela Perpiñá recogía en su trabajo un divertido pasaje del Dialogus Miraculum del cisterciense Caesarius von Heisterbach (1180-1240 a tal asunto: Caesarius von Heisterbach narra la historia de un monje que se quedó dormido en el coro de la iglesia durante el canto litúrgico, apareciendo junto a él una piara de cerdos que gruñían tratando de entonar la melodía, sin duda obra del Diablo…

Pero desde luego si hubo un colectivo que soportó y sobrellevó en sus propias carnes la persecución y campaña de desprestigio,  que la considerada como música del Diablo sufrió, ese fue el de los juglares.

Continuar leyendo “Inter Deum et Diabolum semper Musica Est. Juglares en el Repartiment de Valencia.”