Valencia 1238. Documentado la conquista de una ciudad. Capítulo II.

Jaime I había mandado ocupar el cerro de Anisa (también conocido como  Enesa, Yuballa o Cebolla), es decir, el Puig, en el año 1236, dejando allí un pequeño destacamento permanente. Desde luego esta presencia cristiana permanente tan cerca de los muros de Valencia debió de inquietar y desagradar a los musulmanes, quienes finalmente y un año después, decidieron atacar la pequeña guarnición cristiana.


[217] Transcripción de los Folios XCVIIv y XCVIIIr del Llibre dels Feyts.

E nos estan en Osca uench nos messatge ·I· caualler que era natural Dosca, e hauia nom ·G· de Sales, e uench per manament de don ·Bñ· ·G· Dentença, e de don ·Bñg· Dentença, e de tota la companya que nos hauiem lexada al Pug, e saludans de la lur part, e hauia ·I· colp en la cara, e tenia vna bena ab estopa, e demanans albixera, e nos 

dixem que la li dariem segons les noues quens aduia, e el dix: Les noues son tals que a uos plauran, e quen serets alegre e dix: Ueus aqui les cartes dels Richs homens e dels cauallers que uos lexas al Pug, e dien que Çaen  ab tot lo poder de Xatiua tro en Onda, e que eren be ·DC· cauallers, e be ·XI· milia homens de peu, vingueren aytal dia al sol ixit gran maiti per combatre al Pug, si que ·X· homens a caual que eren anats per correr Ualencia eren tornats al Pug, e faeren saber a don ·Bñ· ·G· Dentença e a don ·Bñg· que Çaen uenia ab tota sa ost. Ab tant hoiren lur missa, e preferen lo cors de Ihesu Christ aquels qui pres nol hauien, e exiren tots armats foral Pug, e deyen que sis enbarrauen, que pejor los seria, e pus tost los pendrien que sils trobauen de fora, e ques comanauen a nostre Senyor, e que uolien hauer la batayia ab els.


Estando en Huesca, el rey recibió el mensaje de un caballero llamado Guillem de Sales, el cual venía de parte de Bernat Guillem de Entença y Berenguer de Entença. Este caballero comunicaba a Jaime I que el rey de Balansiya se había dirigido  hacia el Puig con todas sus huestes, entre las que se encontraban las gentes de Játiva y de Onda, y que tras oír misa y tomar el cuerpo de Cristo, se encomendaron a Dios para presentarles batalla.

 

Jaime I, el Conquistador. Óleo sobre lienzo. Año 1878. Salvador Martínez Cubells. Copia de la pintura mural que se conservaba en el convento de la Puridad de Valencia, copiado probablemente a partir del grabado sobre dibujo de Juan de Juanes. Museo del Prado. Madrid. Número de catálogo P003463.

Continuar leyendo “Valencia 1238. Documentado la conquista de una ciudad. Capítulo II.”

Valencia 1238. Documentando la conquista de una ciudad. Capítulo I.

E quan uench altre dia a hora de uespres enuiam a dir al Rey e a Raiç Abulhamalet, per tal que sabessen los christians que nostra era Ualencia, e que negun mal nols faessen, que metessen nostra senyera en la torre que ara es del Temple. E els dixeren quels playa. E nos fom entre la rambla el reyal, e la torra, e quan uim nostra senyera sus en la torre descaualgam del caual, e endreçam nos ues hoirent, e ploram de nostres vyls, e besam la terra per la gran merce que Deus nos hauia feyta.

E ab tant los sarrains cuytaren lexir dels ·V· dies que hauien empres ab nos, e al tercer dia foren apparaylats tots dexir. E nos ab cauallers, e homens armats prop de nos, traguem los tots de fora en aquels camps que son entre Ruçafa e la vila, e haguem hi a ferir homens per mort, sobraço cant uolien tolre als sarrains robes, e emblar algunes sarraines e tosets, si que anch tan gran gent con de Ualencia exia hon hauia be entre homens e fembres ·L· milia, anch la merce de Deu no perderen ualent de ·M· sous, sils guiam els faem guiar tro sus a Cuylera.

De esta manera tan emotiva, describía Jaime I sus sentimientos y emociones al ver ondear su pendón por primera vez en la torre de Alī-Bufāt, llamada después del Temple.  El rey Conquistador descabalgó de su caballo, e hincando las rodillas en el suelo, besó la tierra, para después dirigir su mirada hacía oriente y dar gracias a Dios, mientras su rostro se mojaba con lágrimas de emoción. Eran las IV kalendas octobris de la era M.CC.LXX sexta, es decir el día 28 de septiembre del año 1238, y ese mismo día en Ruzafa, Jaime I, rey de Aragón,  y Zayyan, rey de Valencia, firmaban la capitulación de la ciudad.

Sin lugar a dudas el año 1238 fue, es, y será el año de Valencia, el año en que la Balansiya musulmana fue conquistada para la cristiandad con  todas las consecuencias, y con todo lo que ello  supuso.

Una de las fuentes documentales, si no la principal, para conocer  como se desarrolló la toma de la ciudad de Valencia por parte de las tropas de Jaime I, es el conocido como Llibre dels Feits del Rei en Jaume, una narración autobiográfica contada oralmente en primera persona por el propio monarca a sus colaboradores, y que estos transcribieron para que de ello quedara constancia.

¿Pero podemos poner fecha y lugar a todo lo narrado en esta maravillosa y emotiva crónica contada por el Conquistador? ¿Podemos seguirle la pista al rey de Aragón durante sus andanzas en este año 1238? ¿Podemos situarlo documentalmente?

Este es el objetivo de este pequeño trabajo, el cual dividiremos en varios capítulos. El conocer un poco mejor como se desarrolló la toma de la ciudad, que decisiones se tomaron para ello, como actuaron el rey y los nobles,  el papel de sus tropas y las órdenes militares…. un recorrido por uno de los pedazos más importantes de nuestra historia.

 

Montaje de portada para Valencia 1238 realizado por Isabel Balensiya.

Continuar leyendo “Valencia 1238. Documentando la conquista de una ciudad. Capítulo I.”