Un canónigo, dos canteros y un cardenal en los capiteles de la Catedral de Valencia.

 El 30 de junio del año 1426, el Cabildo y el Concejo de la ciudad de Valencia tomaban la decisión de ampliar la Catedral mediante la construcción de una nueva arcada, arcada que serviría de unión entre los tres cuerpos separados que existían en ese momento: la Catedral, el Miguelete, y el Aula Capitular.

Para sufragar los gastos de esta magnífica obra, no se dudó en pedir ayuda económica no solo al Concejo de la ciudad, al rey y a los altos cargos eclesiásticos, sino que dicha ayuda se transmitió también a toda la población, ya fuesen religiosos o laicos. Incluso se suplicó a Calixto III, tal y como cuenta el canónigo Sanchis y Sivera, “a  que concediese licencia para aplicar el producto de las limosnas de la indulgencia que había otorgado a esta iglesia en la festividad de la Asunción, a la fábrica de la nueva nave.” Tal gracia llegó mediante Bula el 18 de febrero del año 1457.

Por su parte, el Concejo de la ciudad de Valencia ya había acordado unos años antes con el Cabildo dar la suma de 3000 florines en cuatro años “..per ajuda de la arcada de la seu”.  La petición de este acuerdo se realizó 23 de junio del año 1426, tal y como aparece reflejado en el “Manual de Concells” de los años 1423 a 1432.

Nave central de la Catedral de Valencia.