La Catedral que habla: un repaso a los gremios medievales de la ciudad de Valencia.

He de reconocer que uno de los lugares que más me ha impresionado por sus marcas y grafitos es sin duda alguna la ex-Colegiata de Baiona, en la provincia de Pontevedra.

Primero me sorprendió por su tamaño, ya que es una iglesia de una fábrica descomunal para lo que debió de ser Baiona durante los siglos XIV y XV.

Lo de Colegiata es menos sorprendente por su vinculación  con la realeza, pero las representaciones gremiales que en su interior se encuentran son una auténtica maravilla. Esa fue mi segunda sorpresa la primera vez que visité tan bella iglesia.

Las marcas de los instrumentos gremiales que en ella se encuentran tienen una perfección sorprendente: zapateros, sastres, tejedores, carpinteros, cerrajeros… todos ellos se encuentran representados mediante sus instrumentos en esta magnífica iglesia gallega. Incluso podemos ver representadas con una perfección inusual los trazos de dos embarcaciones, una utilizada para cubrir los trayectos hasta el báltico, embarcación conocida como Coca, y otra utilizada para navegar hasta el puerto francés de la Rochelle, similar a la que aparece en la carta puebla de la villa.

Pero si estas representaciones gremiales de Baiona son magníficas, las que encontramos en la portada de los Apóstoles de la Catedral de Valencia no tienen comparación. Porque esta portada, la de los Apóstoles,  habla. La Catedral de Valencia, entera, habla.

 


Detalle de una de las representaciones gremiales de la portada de los Apóstoles de la Catedral de Valencia.

Continuar leyendo “La Catedral que habla: un repaso a los gremios medievales de la ciudad de Valencia.”

Las cadenas del puerto de Marsella. El trofeo de Alfonso el Magnánimo.

De estilo gótico florido, y con una superficie de 13 metros por lado y 16 metros de altura, la capilla del Santo Cáliz, antigua sala Capitular, fue ordenada construir por el obispo Vidal de Blanes entre los años 1362 y 1365.

Sin duda alguna,  el Santo Cáliz es la reliquia más venerada y querida no solo de toda la Catedral, sino de toda la cristiandad, pero esta capilla contiene otras auténticas maravillas, como el cenotafio del promotor de su construcción, el obispo Vidal de Blanes, el retablo de San Miguel pintado por Vicente Macip, o la Adoración de los Reyes de Nicolás Florentino, por poner solo algunos ejemplos.


Sin embargo, de lo que hoy os quiero hablar no es de ninguna de estas joyas, sino de las cadenas que cerraban el puerto de Marsella, así como del artilugio bélico, en forma de flecha de ballesta, que se utilizó para romperlas, y que se encuentran colgando de los muros de esta sala.


Cadenas del puerto de Marsella sobre el cenotafio del Obispo Vidal de Blanes.

Continuar leyendo “Las cadenas del puerto de Marsella. El trofeo de Alfonso el Magnánimo.”