El enigmático Cáliz del portal románico de l’Almoina.

Hace unos días terminé de leer una entretenida e interesante novela, la cual os recomiendo,  titulada “Los 16 peldaños: la cripta del Santo Grial”,  de la escritora y novelista Alicia Palazón, la cual y como bien indica su título, gira en torno al Santo Cáliz de la Catedral de Valencia.

Tras disfrutar de  su trama, a la que no le falta ni un ápice de suspense, acción y como no, misterio, me vino de inmediato a la cabeza  la imagen de un enigmático Cáliz grabado en la piedra de la portada románica de la Almoina.

Sin lugar a dudas la Catedral de Valencia es sinónimo del Santo Cáliz, quizás la reliquia más famosa y codiciada de la cristiandad, entregada al Cabido catedralicio por Alfonso el Magnánimo en el año 1437, y custodiado en la antigua Sala Capitular de la SEO.

Sin embargo, existe otro curioso y misterioso Cáliz tallado a conciencia en uno de los sillares de la puerta románica de esta Catedral.

 


Puerta románica de la Catedral de Valencia.

Continuar leyendo “El enigmático Cáliz del portal románico de l’Almoina.”

Sant Donís y la Catedral de Valencia: la conmemoración de la la entrada de Jaime I en la ciudad.

“E quan vim nostra senyera sus en la torre descavalgam del vacal, e encreçam nos ves l’orient, e ploram de nostres uyls, e besam la terra per la gran merce que Deus nos havia feyta”.

Jaume I, Libre dels Fets.

El 9 de octubre del año 1238, día de Sant Donís, el rey Jaime I hacía su entrada triunfal en la ciudad de Valencia acompañado de sus huestes y mesnadas, en las que se encontraban entre otros, templarios y hospitalarios, caballeros que siempre le acompañaron en sus batallas y  conquistas. 

Anteriormente, el 28 de septiembre, El Conquistador y el rey de Balansiya, Abul Djumayl  Zayyan, nieto del rey Lobo, firmaban la carta de capitulación de la ciudad.

Tras la entrada  del rey en  Valencia, y después de la purificación de la que sería la futura Seo de la ciudad, el 22 de octubre de ese mismo año, 1238, Jaime I confirmaba la donación hecha  unos días antes a la Catedral  de todas las iglesias de la ciudad, así como de las tierras y heredades de las antiguas mezquitas. Cumplía así la promesa hecha en Lérida el 28 de octubre del año 1236.
 
 Y son estos hechos, los que durante siglos se celebraron en la Catedral de Valencia, primero en la terraza de su cimborrio, y después, desde la de la torre del Miguelete.

 

Retrato de Jaime I atribuido al  pintor valenciano Jaume Mateu (1382-1452).