El emblema de una catedral: Lo Salomó.

“Es una obra admirable, de composición esbelta y sólida a la vez, teniendo la elegancia de un adorno, la consistencia de un muro, la delicadeza de una filigrana gótica  y la robustez de una construcción románica.”
Con estas palabras describía el canónigo Sanchis i Sivera en su obra “La Catedral de Valencia”, el imponente rosetón  que desde la portada de los Apóstoles  domina toda la plaza de la Virgen.
Este bonito ojo, de 6,45 metros de diámetro, no es desde luego de los de mayor tamaño si lo comparamos con otros rosetones, sobre todo con el de la Catedral de Santa María de Palma de Mallorca, con más de 12 metros de diámetro, pero como buen rosetón que se precie, el mito y la leyenda le rodea… pero también la historia.

 

Vista interior de “Lo Salomó”. Catedral de Valencia.

 

Continuar leyendo “El emblema de una catedral: Lo Salomó.”