Francesc Baldomar y Guillem de Vich. Cuando la gloria atrae a la envidia.

Nadie puede negar hoy por hoy, que Francesc Baldomar fue uno de los mayores exponentes dentro del gótico tardío mediterráneo, aunque sí es cierto que en muchas ocasiones ha sido injustamente eclipsado por el que fue su discípulo, Pere Compte.

Este gran maestro, Baldomar, ostentaba ya en el año 1457 el título de magister fabrice sedis,  es decir, maestro de obras de la Catedral de Valencia, y trabajó además de en la Seo valenciana, en el Casa de la Ciudad, en la capilla del Real del antiguo convento de Santo Domingo,  en la capilla de la Virgen Santa María de los Inocentes, en el Palacio Real de Valencia, en el Portal de Quart, en el Real monasterio de la Trinidad, o en el Almudín, solo por poner algunos ejemplos.
Vista de las torres de Quart, donde fue maestro de obras Francesc Baldomar.

Continuar leyendo «Francesc Baldomar y Guillem de Vich. Cuando la gloria atrae a la envidia.»

Berenguer Guillem de Entença, tío de Jaime I el Conquistador. Un sepulcro de atribución incierta.

 Si algo cabe destacar de la actual capilla de la Virgen del Rosario, de estilo neoclásico, en relación con el campo de estudio al que este blog está dedicado, es decir, la historia medieval de la Catedral de Valencia,  son sin duda los sepulcros atribuidos por una parte a Don Berenguer Guillem de Entença, tío de Jaime I el Conquistador, y el del gobernador de Valencia Don Berenguer de Blanes por otra. 
Esta capilla, reformada en época neoclásica y recubierta totalmente de estuco, incluidos los dos sepulcros, estuvo inicialmente bajo la advocación de San Antonino Mártir, existiendo según asegura Sanchis y Sivera un beneficio bajo ese título en el año 1252. Sus primeros patronos fueron los Entença, obteniendo tanto el derecho a sepultura como el de exhibir su escudo de armas en el altar. Ya en el siglo XV pasó esta capilla a manos de Berenguer de Blanes y su familia, quienes tuvieron los mismos derechos que los Entença, es decir, derecho a ostentar su escudo en el altar y derecho a sepultura.
Capilla de la Virgen del Rosario. Catedral de Valencia.
 

Continuar leyendo «Berenguer Guillem de Entença, tío de Jaime I el Conquistador. Un sepulcro de atribución incierta.»

Non sine cordis amaritudine et dolore – “No es sin dolor y amargura en el corazón”: la capilla del Cristo de la Buena Muerte.

Con este título, Non sine cordis amaritudine et dolore “No es sin dolor y amargura en el corazón”,  mi amigo Ricardo da Costa, historiador brasileño especializado en la filosofía y la cultura de  la Edad Media, en la Orden del Temple, y en la vida y obra de Ramón Llull, escribía hace ya unos años para la revista Ábacus un interesantísimo artículo en el que realizaba un preciso análisis de la bula papal Vox in Excelso (1312), bula mediante  la cual el papa Clemente V suprimía a la Orden del Temple, además de hacer un breve pero interesante resumen de los hechos y acontecimientos que tuvieron lugar para llegar a dicha supresión, así como a la quema en la hoguera de entre otros, su maestre Jacques de Molay.

Y es así como he que querido titular esta entrada, No es sin dolor y amargura en el corazón, porque eso es lo que sentí cuando vi lo que vi, cuando vi con mis propios ojos lo que siempre quise ver, pero  que jamás creí llegaría a ver.

Capilla neoclásica del Cristo de la Buena Muerte. Catedral de Valencia.