La reliquias de San Vicente Ferrer custodiadas en la Catedral de Valencia.

San Vicente Ferrer, Patrono de la ciudad de Valencia y de toda la comunidad autónoma, nació en Valencia el 23 de enero del año 1350, y fue bautizado en la parroquia de San Esteban.

Fue San Vicente, dominico, una persona de lo más influyente no solo en la Valencia de su época (de hecho fue nombrado compromisario en Caspe en representación del Reino de Valencia), sino en prácticamente toda Europa.
 
Extenso sería ahora contar aquí la historia de este valenciano, de como intervino en el Cisma de Occidente, en el Compromiso de Caspe antes citado, de sus escritos y enseñanzas de Filosofía y Teología, las cuales impartió en la Antigua Sala Capitular de la Catedral de Valencia, hoy Capilla del Santo Cáliz, de su vida y obra, y como no, de sus milagros, los cuales lograba con tan solo alzar su dedo índice, por lo que fue conocido cariñosamente como “San Vicent el del ditet”.
 
Murió San Vicente Ferrer el 5 de abril del año 1419 en la población de Vannes, reposando sus restos en la Catedral de Saint-Pierre.
 

Sin embargo, la Catedral de Valencia conserva varias reliquias de este santo, unas conocidas, pero otras no tanto…

Continuar leyendo “La reliquias de San Vicente Ferrer custodiadas en la Catedral de Valencia.”

Tuae Dilectissime. Una bula de Urbano II a Pedro I de Aragón en el Archivo de la Catedral de Valencia.

Tras la toma de Valencia en el año 1238, Jaime I cumplía la promesa de dotar de bienes, heredades y propiedades, a la nueva Catedral de la ciudad, promesa firmada por el rey en un Real Privilegio fechado en Lérida el 28 de octubre del año 1236, y confirmado unos días después en la misma ciudad, el 13 de noviembre.

Para ello, el monarca aragonés, establecía en la ciudad y por consiguiente en la Catedral,  al clero y a los canónigos necesarios para poder celebrar  el sagrado culto. 

Según afirmaba el canónigo Sanchís i Sivera en su obra La Catedral de Valencia (1909), Jaime I hacía de este modo uso directo del privilegio otorgado por Urbano II al rey Pedro I de Aragón en el año 1095, aunque bien es cierto que algunos historiadores y archiveros como el subdirector del Archivo de la Corona de AragónAlberto Torra Pérez, disientan de esta afirmación, manifestando textualmente que “los reyes de Aragón no sintieron durante el siglo XIII la necesidad de recurrir a este apoyo jurídico para actuar como señores de las iglesias de sus reinos. No lo invocó Jaime I en 1236 al hacer donación de las iglesias valencianas al arzobispo de Tarragona, incluso es posible que ni siquiera tuviera el documento a su alcance.”


Retrato imaginario del rey Pedro I de Aragón. Óleo de Manuel Aguirre y Monsalbe (1851-1854) Diputación Provincial de Zaragoza.

Continuar leyendo “Tuae Dilectissime. Una bula de Urbano II a Pedro I de Aragón en el Archivo de la Catedral de Valencia.”