Documentando a la Orden del Temple: el castillo de Xivert y su graffiti recién descubierto.

Situado en un lugar estratégico entre la Costa de Azahar y el Maestrazgo interior, al sur del Parque Natural de la Sierra  de Irta, se encuentra la población de Alcalá de Xivert, población que limita con las localidades de Pulpis, Peñíscola, y Cuevas de Vinromá entre otras.

Ya se tiene constancia  desde épocas muy antiguas de presencia humana en el término de Alcalá de Xivert, presencia confirmada por los numerosos hallazgos arqueológicos de época epipaleolítica y neolítica,  como los encontrados en la Cova dels Diablets o la Cova de la Torrera.

También son abundantes los restos del período íbero, tal y como lo demuestran los  poblados conocidos con los nombres de El Palau o El Tossalet, las necrópolis como la Solivella, los restos  de época romana, o la presencia de lápidas funerarias en el Corral de Royo , Corral Blanc y Almexider.

En cuanto a los vestigios medievales más antiguos,  se encuentran  los de la fortaleza y la medina árabe de Chivert, con lienzos de muralla datados en  los siglos X-XII.

Y aunque fue esta semana cuando se anunció en todos los medios el descubrimiento de unos graffitis en el castillo de Chivert bajo el título de “Hallan un mural en el castillo de Alcalá de Xivert con las pinturas medievales más antiguas de Castellón”, lo cierto es que  ya se conocían desde hace más de cuatro años, sin que hasta ahora se decidiera  a conservarlos, estudiarlos, y catalogarlos.

 

Continuar leyendo “Documentando a la Orden del Temple: el castillo de Xivert y su graffiti recién descubierto.”

Los hombres de Jaime I: Artal de Luna.

Dedicado con afecto a “Ricardo Artal de Luna Vento” y a la asociación cultural “Plà de Quart”

 

Artal de Luna, quinto señor y tenente de Luna, además de  mayordomo del Reino de Aragón, fue el hijo primogénito de Lope Ferrench de Luna y de Elvira Armengol. Casó con María Fernández, con la que tuvo tres hijos, Artal, Lope y Almán.

Su muerte debió de ocurrir entre los años 1259 y 1263, aunque la mayoria de historiadores e investigadores la acotan entre los años 1259 y 1260.  Tras su fallecimiento, su hijo Artal le sucedió  en el señorío de Manises, a quien ya se citaba en un primer documento fechado el 30 de diciembre del año 1259, cuando  en Luesia, data apud  Luesiam III calendas januarii anno Domini MCCL nono, Jaime I reconocía la deuda  de 3.000  que tenía con  Lope Ortiz, deuda que antes había pertenecido al propio Artal de Luna, quien aparecía con el sobrenombre de “el joven” (Archivo de la Corona de Aragón. Registro 10, folio 122).

Recibía Artal de Luna de manos de Jaime I las villas de Paterna y Manises, y aunque es lógico pensar que  debió de cuidar y atender de manera muy especial las canteras y la manufactura de las cerámicas que en dichas villas existían, no es cierto  que como en alguna ocasión se ha dicho, fuera el introductor de esta actividad en las posesiones que Jaime I le otorgó en el Repartiment de Valencia.

Se suele argumentar para esto la relación que los Luna tenían con las villas de Villafeliche y de Muel, dos pueblos de gran tradición cerámica, algo que desde luego nadie puede discutir, pero que como ahora veremos, contiene algunos matices.

Villafeliche es un bonito pueblo zaragozano que se encuentra en la comarca de Calatayud, pueblo vigilado de cerca por su castillo, fortaleza conquistada por Alfonso I en el año 1121, y de gran tradición alfarera, tradición que algunos historiadores e investigadores sitúan ya  desde época musulmana.

Y aunque algunos historiadores como  María Isabel Álvaro Zamora, del departamento de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza, defienden la tesis de que la producción alfarera en esta población debió de comenzar bastantes años después del siglo XIII, lo que sí está totalmente demostrado, tal y como afirmaba Pedro López Elum, profesor y catedrático del departamento de  Historia Medieval de la Universidad de Valencia, es que Villafeliche no pasaría a manos de los Luna hasta el año 1366, año en el que Fernando López de Luna, Señor de Ricla, se casaba con Emilia Ruíz de Azaga, III Señora de Villafeliche.

Lo mismo ocurre con Muel, cuya tradición cerámica cobra relativa importancia a partir del siglo XV, y que al igual que Villafeliche, pasó a manos de los Luna con el matrimonio de Fernando López de Luna con Emilia Ruíz de Azagra.

Por lo tanto, es imposible que Artal de Luna introdujera la cerámica y la alfarería en Manises y Paterna en el siglo XIII, más bien cuidó y protegió la tradición que allí existía ya desde época musulmana.

Lo que también está demostrado, y por si acaso quedara algún resquicio de duda al respecto vamos ahora a intentar demostrar, es que Artal de Luna fue uno de los hombres más cercanos a Jaime I, y que tras la conquista de la ciudad de Valencia, debió de permanecer en sus nuevas posesiones durante algunos años, estando presente junto al rey en los hechos de mayor importancia acaecidos durante la toma de la ciudad.

Y aunque bien es cierto que la documentación específica relativa a Artal de Luna es prácticamente nula, también es cierto que buceando en la documentación relativa a Jaime I, hemos podido trazar una hoja de ruta de los movimientos de este caballero por su paso por la historia, un paso por la historia que esperamos devuelva a Artal de Luna al lugar que se merece.

Continuar leyendo “Los hombres de Jaime I: Artal de Luna.”