De inmunitate ecclesiarum: El asilo sagrado en els Furs del Reino de Valencia.

Dedicado con cariño a ese entrañable personaje llamado Joaquín,  quien gracias a la mente de Alicia  Palazón, día a día recorre  los alrededores de  la catedral de Valencia haciéndonos un poco más humanos…

El derecho de asilo, de Francisco Javier Amérigo y Aparici. 1892. (Museo del Prado, Madrid).

 

Le tenía una manía tremenda al sacristán, la enemistad era mutua. Joaquín tenía un instinto religioso un tanto atávico. De vez en cuando sentía que tenía que ponerse a buenas con Dios y hacía un visita al templo. Se persignaba ostentosamente, se besaba el pulgar, se acercaba a alguna de las capillas, volvía a santiguarse, hacía alguna extraña reverencia ante alguna imagen y se retiraba repitiendo la señal de la cruz y el reglamentario beso. Pero al fantasma de la Catedral no le gustaba verlo por allí; lo tenía por un borrachín que aprovechaba los muros del templo para refrigerarse en verano o resguardarse del frío invierno. En cuanto lo veía rondar por sus dominios, le salía al encuentro y lo echaba a cajas destempladas. Entonces Joaquín apretaba el puño contra su cuerpo y, reprimiéndose, repetía una frase que sin duda había escuchado en alguna película:

-Me acojo a sagrado, tiene suerte de que estemos en la casa de Dios- y se marchaba mascullando improperios contra el sacristán.

De esta manera ponía Alicia Palazón en boca de Joaquín en su novela los 16 peldaños: la cripta del Santo Grial, su derecho a acogerse a sagrado, aunque el pobre Joaquín no tuviera muy claro cual era su significado.

 

Continuar leyendo “De inmunitate ecclesiarum: El asilo sagrado en els Furs del Reino de Valencia.”

De cocas, galeras y leños. Embarcaciones medievales en el puerto de Valencia. Un guiño al barco encallado de la calle Bolsería.

 

 

Dedicado con cariño y afecto a mi querido amigo Cesar Guardeño.

 

Graffiti en la calle Bolsería de Valencia. Fotografía cedida por Cesar Guardeño.

 

En febrero del año 2015, Juan, uno de los propietarios de la Casa Innsa, descubría en uno de los muros medianeros de un viejo edificio derruido de la calle Bolsería de Valencia, en el corazón del Barrio del Carmen, un precioso graffiti realizado en rojo almagra.

Esta pequeña maravilla, que se encuentra debajo de un maderamen y está a una altura equivalente a la de un segundo piso, representa un navío medieval, seguramente del siglo XIV o XV, y parece ser que en su día pudo servir de decoración de una de las viviendas que se encontraban situadas en el número 35 de esta calle.

El hallazgo fue rápidamente comunicado al Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, quienes sin dudarlo emprendieron desde ese mismo día una auténtica cruzada para intentar salvaguardar esta pequeña joya de nuestro patrimonio.

Sin embargo y a día de hoy, esta preciosidad sigue a la intemperie, batallando día a día con las inclemencias del tiempo, el vandalismo de algunos, y la lentitud burocrática de las autoridades.

Continuar leyendo “De cocas, galeras y leños. Embarcaciones medievales en el puerto de Valencia. Un guiño al barco encallado de la calle Bolsería.”