Los blasones de la puerta de los Apóstoles (III): el blasón del canónigo Pere de Escrivà.

 Este tercer escudo, que se encuentra en la jamba de la derecha de la portada y  justo debajo del escudo del obispo Raimundo Gastó,  porta como armas un ajedrezado de gules sobre campo de oro. Todavía hoy en día y si nos fijamos bien podemos distinguir  algunos de sus esmaltes.

 Atribuye dicho escudo Sanchis y Sivera al procurador general del Reino de Valencia, don Rodrigo Jiménez de Luna, quien sabemos ocupaba este puesto en el año 1278.
 
Dice mosén Jaume Febrer en su trova 299  que este Jiménez portaba  como armas “en lo escut sobre camp de or los jaquells de negre, posats per sa honor”, es decir, jaquelado en sable (negro) sobre campo de oro.
 
El 21 de junio del año 2013, las doctoras Laura Osete Cortina y Mª Teresa  Doménech Carbó, del Instituto Universitario de Restauración del Patrimonio de la Universidad de Valencia, y a instancias de  Mateu Rodrigo Lizondo, realizaron un análisis químico de dicho escudo, llegando a la conclusión de que este aun conservaba restos de pigmento rojo, por lo que difícilmente podría corresponder a un Jiménez.

 


 

 

Escudo de Pere de Escrivà. Portada de los Apóstoles.

Por su parte Elías Tormo atribuía de forma errónea estas armas al conde Urgell, también jaquelado de sable sobre campo de oro.
 
Sin embargo es el barón de San Petrillo quién nos pone sobre la pista de a quién pudo pertenecer este blasón, ya que nos dice textualmente:
 
“Por último el cuarto blasón de los que forman el primer grupo es un jaquelado, del que se ha dicho que pudo pertenecer a Ximénez de Luna, gobernador de Valencia en el siglo XIII. Para ello no hay más fundamento que el uso de los jaqueles por unos Jiménez a secas, que cita Ortiz de la Vega…no hay necesidad de adjudicar el pavés de referencia a apellidos exóticos, cuando tenemos en la región ilustres linajes tan genuinamente valencianos como el de Escribá, que usó siempre desde tiempo inmemorial. el escudo jaquelado….
 
Continúa diciendo el barón que “fueron los escribá poderosos e influyentes en aquellos tiempos: ocuparon repetidas veces los cargos de Baile, Justicia, etc….”.
 

 

Heráldica de los Escrivà  según les Trobes de mosén Jaume Febrer, caballer, en que tracta dels Llinatges de la conquista de la ciutat de Valencia é son Regne.  Siglo XVIII.


Desde luego no le faltaba razón.  Este linaje, ya acompañaba a Jaime I en las conquistas de Valencia y Murcia. Ya esta documentado Arnau Escrivà en el año 1270 como Baile de Valencia. Joan Escrivà  y Andreu Guillem Escrivà ocuparon cargos en el Concejo de la ciudad entre los años 1330 y 1350. Nuevamente aparece un Escrivà como justicia criminal de Valencia entre los años 1372 y 1373. Bertomeu Escrivà ocupaba este cargo en el año 1466…
 

Escudo de Pere de Escrivà con sus esmaltes originales.

 Se olvidaba sin embargo el barón de San Petrillo de unos de los cargos eclesiásticos que llegaron a tener en algunos casos un poder y riqueza equiparables a los de la nobleza: el de canónigo.
 
Mateu Rodrigo Lizondo atribuye no sin razón esta heráldica a Pere Escrivà, canónigo de la Catedral de Valencia, miembro del Cabildo en los años 1312, donde interviene en la elección de Raimundo Gastó como Obispo, en el año 1337 en documento fechado el 31 de julio con número 492  , y en el año 1347, cuando asiste en representación del Cabildo al parlamento convocado por el Concejo de la ciudad con el fin de proclamar la Unión de Valencia contra el gobierno real entre otros
 
Al fin y al cabo fue hombre de confianza del obispo Gastó, a quién facultó con  diversos poderes el 21 de julio de 1327 (códice 311 del Archivo de la Catedral de Valencia).

Los blasones de la puerta de los Apóstoles (II): el blasón de Raimundo Gastó, obispo de Valencia.

Este escudo, que lleva como armas un toro pasante, se encuentra en la jamba derecha de la portada, es decir, el lado izquierdo del espectador, justo debajo de los cuatro escudos reales que vimos anteriormente.

Atribuye Sanchis y Sivera este blasón al Justicia de la ciudad de Valencia en tiempos de Jazperto de Botonach, obispo de Valencia entre los años 1276 y 1288, aunque también asegura no haber encontrado la lista de  Justicias por aquel entonces, por lo que no nos da un nombre en concreto.
 
Sanchis y Sivera arma su hipótesis sobre la heráldica de la portada en torno al que él cree escudo de dicho obpispo,  Jazperto de Botonach,  suposición como veremos errónea, por lo que adelanta la fecha de su construcción a la los últimos años del siglo XIII.
 
Pero todavía apuesta Sanchis y Sivera por algunos nombres más. El primero de ellos es Gelacián de Blasco, quien según mosén Jaime Febrer, de donde toma las notas el canónigo valenciano,  fue un antiguo infanzón que vino a la conquista de Valencia con 20 soldados, y quien tenía por armas un toro en campo de plata.

 
 


 

Continuar leyendo “Los blasones de la puerta de los Apóstoles (II): el blasón de Raimundo Gastó, obispo de Valencia.”

Los sepulcros del pasadizo de la Capilla del Santo Cáliz (IV): Bertomeua March.

Quizás  y a simple vista, este último sepulcro sea el más complicado de identificar, pero sin embargo, y gracias a los blasones que lo flanquean, creemos que podemos dar una repuesta más que consistente sobre el nombre de su propietario… o propietaria.
 
Como en el anterior sepulcro adjudicado erróneamente a Matías de Mercader, este otro también se adjudica a esta misma familia, sin especificar ningún otro dato. Podemos observar como en la parte delantera de este pequeño sepulcro se encuentran tres trifolios con un marco de oro en cada uno de ellos, emblema  de los March.
 
De todos modos, es  más que evidente que con tan solo los tres marcos de oro que podemos observar en los trifolios,  es totalmente imposible intentar averiguar a quién perteneció este sepulcro. Sin embargo, el lateral derecho de la sepultura nos da una curiosa e interesante información, un escudo heráldico con un “castillo de tres Homenajes”de oro sobre campo de gules.
 

 Este escudo pertenece a la familia Castellar, y es el mismo escudo que podemos ver (al igual que el de la familia Bellestar), en el hastial de la puerta de los Apóstoles, y en el sepulcro del caballero Mosén Jacme (Jaime)  Castellar, sepultado en la capilla del Cristo de la Buena Muerte en el año 1431.

 
 

 

Sepulcro de Bertomeua March en la lonja que lleva a la capilla del Santo Cáliz. 

 

Continuar leyendo “Los sepulcros del pasadizo de la Capilla del Santo Cáliz (IV): Bertomeua March.”

Los blasones de la puerta de los Apóstoles (I): el Signum Regium o Senyal Reyal de la Corona de Aragón

La aparente austeridad y sencillez de la conocida como puerta de los Apóstoles no está para nada reñida con su interés y  su atractivo, además de ser una fuente inagotable de información.
 
Cierto es que sobre esta portada y hasta el momento, no ha aparecido ninguna documentación escrita sobre su fecha de su construcción, pero sus piedras hablan, hablan por los codos. Sus escudos, blasones y heráldicas tienen mucho que decir.
 
Sí sabemos que esta portada debía de estar  terminada sobre el año 1385. Esto lo conocemos gracias al “Libre de Obres” del año 1391 que se encuentra en el archivo catedralicio, y que menciona las rejas que se encuentran encima del “portal dels Apòstols”, las cuales no se limpiaban desde al menos hacía 10 años. Quizás esta sea la referencia más antigua documentada sobre la puerta de los Apóstoles que se ha podido encontrar. Pero dejemos que hablen sus escudos.
 
La portada de los Apóstoles tiene un total de 28 escudos góticos, tallados en piedra arenisca blanda y con punta de ojiva. De estos, 12 se encuentran en las jambas, y el resto, 16,  en las pilastras que soportan las imágenes de los apóstoles.
 
La exposición a los elementos atmosféricos y la mala calidad de la piedra utilizada para la construcción de la portada, han hecho mella en los blasones, determinando de este modo el mal estado de los escudos que se encuentran más al exterior, así como la desaparición de sus esmaltes.
 
Los de las jambas, son los de mayor tamaño, 16 cm. x 13 cm. aproximadamente, mientras que los situados en las pilastras son algo menores, de unos 11cm x 9 cm.
 
Durante la Edad Media era bastante habitual labrar este tipo de escudos heráldicos en las portadas de los edificios civiles, pero era bastante inusual el hacerlo en las portadas de las iglesias y edificios religiosos, y en caso de hacerlo, casi siempre solían representar  el escudo o blasón real  como símbolo de unión o cohesión política entre el clero y la nobleza.
 
Quizás el primero en estudiar esta heráldica de la puerta de los Apóstoles fue el historiador Josep Martínez  Aloy (1855-1924), seguido del canónigo de la Catedral Jose Sanchis y Sivera (1867-1937).  También el heraldista José Caruana Reig, Barón de San Petrillo, estudió el tema, al igual que Elías Tormo.
 

 

Pero posiblemente uno de los mejores estudios realizados sobre los blasones de la portada de los Apóstoles sea el realizado por Mateu Rodrigo Lizondo en su trabajo  “La heráldica en la puerta de los Apóstoles de la Catedral de Valencia”, publicado en el año 2013 en el número 94 de la revista Archivo de Arte Valenciano.
 
 
Portada de los Apóstoles. Catedral de Valencia.

Continuar leyendo “Los blasones de la puerta de los Apóstoles (I): el Signum Regium o Senyal Reyal de la Corona de Aragón”

Los sepulcros del pasadizo de la Capilla del Santo Cáliz (III): Raymundo de Bellestar.

El tercero de los sepulcros con que nos encontramos a nuestro paso hacia la capilla del Santo Cáliz, es quizás el que más pistas proporciona sobre a quién pudo pertenecer, pero aún sí, parece que la duda planea sobre él.

Se atribuye este sepulcro gótico a Baltasar de Ballester, pero la verdad, es que no se  suele añadir ninguna información complementaria ni ningún dato histórico que lo pueda corroborar, tan solo se afirma que es del siglo XIII.
 
¿Realmente pertenece este sepulcro a Baltasar de Ballester? Y si es así, ¿Quien era este personaje? Desde luego debió de ser alguien de importancia para ser enterrado intramuros de la Catedral,  ya que en la Valencia del siglo XIII, siglo en el que está fechado este sepulcro, no era nada fácil ser enterrado en el interior de la basílica.  De hecho, estos enterramientos fueron restringidos únicamente a obispos, abades y fieles de muy destacada piedad en los sínodos celebrados en los años 1262 y 1273  por el obispo Andrés de Albalat, tal y como podemos comprobar en el códice 163 del Archivo Catedralicio.
 
Si intentamos buscar en la  documentación existente algún dato sobre “Baltasar de Ballester”, poco o nada podemos encontrar en relación a la catedral valenciana. Consultando la completísima obra que lleva por título“Diccionario de historia medieval del Reino de Valencia”, de José Hinojosa Montalvo, nos encontramos con  el prelado Antoni Ballester (Siglo XIV), hermano de Pere Ballester, señor de Caprena y Petra, otro Antoni Ballester, justicia de Valencia en el año 1452, el platero Gabriel Ballester, documentado en el año 1399, Geurau Ballester, también platero y documentado en el año 1471, Joan Ballester y Pere Ballester, documentados en 1450 y 1325 respectivamente, Pere Joan Ballester, pintor y miniaturista (siglo XV)…. pero ni rastro de Baltasar de Ballester. Como podemos ver, el apellido Ballester comienza a sonar con más fuerza a partir de finales del siglo XIV, mientras que el sepulcro parece  datar del XIII.
 
El resto de información  que podemos encontrar  si lo hacemos a través de Internet,  tan solo se limitan a hacer un “copia y pega” de la escasa información que vimos más arriba,  por lo que la ayuda es totalmente nula a la hora de intentar desentrañar de quien son los restos que descansan en este sepulcro.
 

 Incluso en otras publicaciones como “Historia y Arte en las Catedrales de España” de  Narciso Casas, sigue repitiéndose la misma información.

 

Sepulcro de  Raimundo de Bellestar en el pasillo que conduce a la capilla del Santo Cáliz.

Tras la Santa Espina de San Luis: la primera reliquia que se veneró en la Catedral de Valencia.

 Nos cuenta Juan Ángel Oñate en su libro “La Catedral de Valencia”, hablando del Relicario, que “Hasta 1812 fue uno de los tesoros artísticos más ricos del mundo”. Al parecer en ese año, unos “necios”, tal y como afirma el canónigo, fundieron tan inmenso y rico legado para “sacar en moneda  acuñada el valor de ciento ocho mil quinientas treinta y tres pesetas con cincuenta céntimos”.

Desde luego el valor monetario de aquellas piezas debió de ser muy superior, sin hablar de su valor histórico, el cual no debía de tener precio.
 
A pesar de ello, nuestra Catedral todavía cuenta con un buen número de reliquias, las cuales se encuentran custodiadas y protegidas en tres grandes armarios localizados en el ábside del Aula Capitular, resguardados tras un dintel neoclásico. Es la conocida como “capilla de las reliquias”
 

En las puertas de estos armarios, se representan tres escenas de las sin ninguna duda, entregas   más importantes realizadas a la Catedral de Valencia en cuanto a reliquias se refiere: la entrega del Santo Cáliz por parte de Alfonso V, la entrega de las reliquias de la Casa de Aragón  donadas por  este mismo rey, y la entrega de la Santa Espina por parte del rey San Luis de Francia.

Composición religiosa con clérigos que acuden a un encuentro con San Luis, que señala hacia el reliquiario dispuesto sobre la mesa que aparece al lado izquierdo. Se trata de un dibujo preparatorio para uno de los tres paneles que decoran las puertas de los armarios que guardan las santas reliquias en la Sala de la Reliquias de la sacristía mayor en la catedral de Valencia, realizado por el pintor valenciano Miguel Parra Abril. La escena trata de la donación que lleva a cabo el rey de Francia de la Santa Espina a la Iglesia Mayor de Valencia.

Continuar leyendo “Tras la Santa Espina de San Luis: la primera reliquia que se veneró en la Catedral de Valencia.”

Que Jesucristo y Santa Bárbara, protejan nuestra torre de rayos, tormentas, y tempestades.

Seguramente casi todos seamos conocedores de la lápida conmemorativa que se encuentra adosada a la pared de la torre del Miguelete, muy cerca de la puerta de los Hierros, a una altura de unos 3 metros,  y que rememora el inicio de la construcción de esta torre. Es muy posible que esta inscripción sea la inscripción conmemorativa más antigua  de la Valencia cristiana.

 
 
 
 
 
 
En ella podemos leer como la torre del Miguelete comenzó a construirse en el año 1381, durante el reinado de Don Pedro, y siendo obispo de Valencia Jaime de Aragón.
 
Sin embargo,  hoy me gustaría llamar la atención sobre otras cuatro inscripciones existentes en la torre del Miguelete, y que seguramente, sean las grandes desconocidas para todos los valencianos.
 

Continuar leyendo “Que Jesucristo y Santa Bárbara, protejan nuestra torre de rayos, tormentas, y tempestades.”

Gárgolas, Monjes y Grifos en la Catedral de Valencia.

Dicen Guillermo Fatás y Gonzalo Borrás en su “Diccionario de términos de arte y elementos de arqueología, heráldica y numismática”, que una gárgola es un “desagüe saledizo del tejado, normalmente esculpido en forma fantástica”.

Desde luego no les falta nada de razón. Su función primordial es la de dar salida al agua de lluvia, pero las gárgolas esconden algo más que su mera funcionalidad mecánica. Quizás una de sus principales funciones, amén de la de desagüe, sea la función didáctica. De hecho, no todas las gárgolas son “funcionales”, es decir, no todas fueron creadas “como desagüe”. En el mayor de los casos, estas gárgolas se encontraban influenciadas por los bestiarios medievales, las creencias religiosas, y las supersticiones.

 

 

Gárgolas en la portada de la Almoina.

Continuar leyendo “Gárgolas, Monjes y Grifos en la Catedral de Valencia.”

Joyas manuscritas de la Catedral de Valencia: el Liber Instrumentorum.

Fue el canónigo y archivero de la Catedral de Valencia, D. Roque Chabás, quién decidió en el año 1893 ordenar, catalogar, e inventariar  los documentos, pergaminos y manuscritos que se encontraban en el Archivo General Catedralicio, tarea por cierto nada fácil, dando por finalizado tan laborioso trabajo en el año 1912. 

El Archivo General de la Catedral de Valencia, ocupa dos plantas ubicadas sobre la actual  Sala Capitular y la Antigua Sacristía. Se accede a él  por esta última, a través de una pequeña escalera, que da acceso a un inmenso tesoro formado por pergaminos y legajos, manuscritos y documentos, bulas, cartas y oficios. 
 
Una de las joyas que forman este magnífico tesoro es el “Liber instrumentorum omnium episcopi et ecclesiae valentine”, más conocido como  “Liber Instumentorum” un magnífico manuscrito signado con el número 162, y que comprende, entre otros,  una serie de documentos reales otorgados en favor de los obispos y del Cabildo de la Seo de Valencia, desde Jaime I hasta Alfonso V.

Continuar leyendo “Joyas manuscritas de la Catedral de Valencia: el Liber Instrumentorum.”

Una flor de belleza en medio de un muladar: la puerta románica de la Almoina.

De esta forma tan descriptiva, hablaba el catedrático e Historiador del Arte D. Carlos Cid Priego de la portada del Palau de nuestra querida Catedral de Valencia.

Desde luego no le faltaba nada de razón. Los actuales alrededores de la Catedral nada tienen que ver con lo que fueron en época medieval, donde basuras, escombros, incluso animales muertos rodeaban el edificio. 
 
Tan solo tenemos que ver los nombres de las plazoletas y callejones que la rodeaban, para darnos cuenta de la actividad, funciones y trasiego que en ellas se realizaban: la plaza de “les Cols“, que se encontraba en la conocida como “plaza del Miguelete”, plaza que fue absorbida con la ampliación en los años 50 de la plaza de la Reina; la plaza de “la fruyta” o de “la Llenya”, la cual correspondería con la actual plaza de la Almoina, o la plaza de “les Gallines”, en la cual se edificó el Aula Capitular, es decir  la actual Capilla del Santo Cáliz.
 
 Ubicación de la Catedral de Valencia en base al mapa de Tomás Vicente Tosca del año 1704.

Continuar leyendo “Una flor de belleza en medio de un muladar: la puerta románica de la Almoina.”

Los sepulcros del pasadizo de la capilla del Santo Cáliz (II): Berenguer March.

Este segundo sepulcro  que nos encontramos de camino a la capilla del Santo Cáliz  se suele atribuir a  Matías Mercader, canónigo de la Catedral.  Se le adjudica este sepulcro al canónigo Mercader con la única información que proporcionan los marcos de oro que figuran en su sepultura.
A simple vista no sería descabellado que dicho sepulcro perteneciera a Mercader, ya que fue un caballero de importancia en la Valencia del siglo XV. Hijo de Juan Mercader, Matías Mercader fue doctor en Derecho, y hombre de confianza del rey Alfonso V de Aragón. Además de arcediano, canónigo y paborde de la Catedral,  Matías Mercader ejerció como inquisidor en el año 1487.

 

Continuar leyendo “Los sepulcros del pasadizo de la capilla del Santo Cáliz (II): Berenguer March.”

La Catedral románica: ¿Quién de los mortales le quitará a Leviatán la piel que lo cubre?

“¿Quién de los mortales le quitará a Leviatán la piel que lo cubre? ¿O quién entrará en medio de su espantosa boca?
¿Quién abrirá sus puertas de esta boca o sus agallas? Espanta ver solamente el cerco de sus dientes.

Su cuerpo es impenetrable como los escudos fundidos de bronce, y está apiñado de escamas entre sí apretadas; la una está trabada con la otra, sin que quede ningún resquicio por donde pueda penetrar ni el aire.
Está la una tan pegada a la otra, y tan asidas entre sí, que de ningún modo se separarán.
Cuando estornuda, parece que arroja chispas de fuego, y sus ojos centellean como los arreboles de la aurora.
De su boca salen llamas como de tizones encendidos.

Sus narices arrojan humo como la olla hirviente entre llamas.
Su aliento enciende los carbones, y su boca despide llamaradas.
En su cerviz reside la fortaleza; y va delante de él la miseria.
Los miembros de su cuerpo están perfectamente unidos entre sí; caerán rayos sobre él, mas no por eso se moverá de su sitio.
Tiene el corazón duro, como piedra, y apretado como yunque de herrero golpeado de martillo.
Cuando él se levanta sobre las olas tienen miedo los ángeles mismos, y amedrentados procuran purificarse y aplacar al cielo.

Si alguno quiere embestirlo, no sirven contra él ni espada, ni lanza, ni coraza; pues el hierro es para él como paja, y el bronce como leño podrido.
No lo hará huir el más diestro arquero; para él las piedras de la honda son hojarasca.
Mirará el martillo como una arista; y se reirá de la lanza enristrada.
Debajo de él quedarán ofuscados los rayos del sol, y, andará por encima del oro, como sobre lodo.
Con sus bufidos hará hervir el mar profundo como una olla, y hará que se parezca al caldero de ungüentos, cuando hierven a borbollones.

Deja en pos de sí un sendero reluciente, y hace que el mar se agite, y tome el color canoso de la vejez.
En fin, no hay poder sobre la tierra que pueda comparársele, pues fue creado para no tener temor de nadie.
Mira debajo de sí cuánto hay de grande, como quien es el rey de todos los más soberbios animales”.

De este terrible  manera describe el mismísimo Jehová a Leviatán en el libro de Job. Pero, ¿Que tiene que ver esta formidable y terrible bestia marina, siempre asociada a la figura de Satanás, con la Catedral de Valencia?

Continuar leyendo “La Catedral románica: ¿Quién de los mortales le quitará a Leviatán la piel que lo cubre?”

El ventanal gótico de la puerta de la Almoina.

Situado sobre la portada de la Almoina, y justo en medio del hastial, al alzar la vista,  nos encontramos con un magnífico ventanal gótico que desde luego, no pasa desapercibido para nadie. Pero aunque siempre estuvo abierto en su parte exterior, no siempre los visitantes de la Catedral tuvieron la suerte de poder admirar tan maravilloso trabajo en su interior.
Ventanal gótico visto desde el exterior.

Continuar leyendo “El ventanal gótico de la puerta de la Almoina.”

Los sepulcros del pasadizo de la Capilla del Santo Cáliz (I): Pere d’Orriols.

Quien haya visitado en alguna ocasión la Catedral de Valencia, seguramente se habrá preguntado alguna vez  sorprendido, a quién pertenecen  los cuatro sepulcros que se encuentran en el banco adosado al  muro izquierdo de la lonja o pasillo  que lleva hasta la Capilla del Santo Cáliz, la antigua Sala Capitular.

Y es que estos cuatro sepulcros (antes fueron cinco), no llevan precisamente allí cuatro días. ¿Y porqué se encuentran allí?, pues muy sencillo. Parece ser que fue el neoclasicismo quien los desterró a una zanja, pensando que no eran más que un estorbo inútil a sus propósitos, un caduco vestigio de nuestro pasado gótico, y un escollo para poder continuar “embelleciendo” nuestra querida Catedral.

Estos sepulcros, unos en mejores condiciones que otros, fueron apareciendo al hacer obra en lo que actualmente es el Museo Catedralicio,  museo creado  por el arzobispo de Valencia Marcelino Olaechea en el año 1966. 
 
En este y próximos artículos, vamos a intentar averiguar su identidad, tarea como veremos nada fácil, pero tarea y esfuerzo que se  merecen los que un día fueron desterrados de nuestra historia, y que como no podría de otra forma, han vuelto a ella.
 
Esperemos que algún día estos cuatro sepulcros consigan descansar en el lugar en el que deberían hacerlo, al igual que ocurrió con el del obispo  Vidal de Blanes.
Sepulcros en el pasadizo de la Capilla del Santo Cáliz.

Continuar leyendo “Los sepulcros del pasadizo de la Capilla del Santo Cáliz (I): Pere d’Orriols.”

La garra de San Lorenzo.

Hoy quiero presentaros otro de los  “misterios” o curiosidades con los que nos topamos en la Catedral de Valencia.  Le he querido llamar cariñosamente  la “garra de San Lorenzo”. De nuevo y al igual que ocurre con las “garras” de las columnas de la Catedral que vimos anteriormente, nos encontramos ante un vacío documental para poder esclarecer o averiguar que es lo que había, o todavía hay bajo los pies de la imagen de San Lorenzo, en la portada de los Apóstoles.
 
Nuevamente nos encontramos ante un elemento que pasa totalmente desapercibido para el visitante. En el lado izquierdo de la portada de los Apóstoles (el lado derecho del espectador) se encuentran las imágenes de San Sixto, Papa,  y de San Lorenzo, su diácono.
 

San Sixto (decapitado) y San Lorenzo. Puerta de los Apóstoles.

Continuar leyendo “La garra de San Lorenzo.”