La Historia Medieval contada a través de los documentos catedralicios: la villa de Massamagrell.

 El 9 de julio del año 1237 y desde el Puig de Cebolla, Jaime I donaba a Oxava de Peralta, tres yugadas de tierra en Massamagrell, de la heredad propiedad de Abdohabela Abenoba Alchariç, así como todas las casas que le pertenecían. Este es el primer apunte que aparece sobre esta población en el Llibre del Repartiment:

Oxava de Peralta, III jovadas in Maçamagrel de illa hereditate que erat de Abdohabela Abenoba Alchariç, cum domibus quas ibi habebat. VII idus julii.

Ya en el año 1238, el 28 de marzo, el rey Conquistador donaba a Pedro Arcés, hijo de Pedro Arcés de Aguilar, P. Arçes filius Petri Arçeç de Aguilar, la villa íntegra de Massamagrell, alqueriam de Maçamagrel integram,  incluidos sus hornos, y sus molinos, cum furnis et melendinis.

Sin embargo, unos meses después, el 5 de agosto, nonas augusti, Jaime I cambiaba de decisión, y donaba la alquería de Massamagrell, alqueriam de maçamagrel, nuevamente con sus hornos y molinos, a Sancho de Vera, Sancius de Vera, a Pedro Navascos, P. Navascos, a Eiximén Navascos, Eximinus Navascos, y a Fortuny Sancho, Furtunius Sancii.

Todavía aparece documentada la alquería de Maçamagrel dos veces mas en el Llibre del Repartiment. Importante de estos apuntes es el año en que se realizan, la era de MCCLXXVII, es decir, el año del Señor de 1239, ya que muchas veces, se confunde con el año 1238, dando interpretaciones erróneas sobre la posesión de esta alquería.

En ese año, 1239, el 2 de abril, tal y como podemos ver en el folio 60v del Llibre del Repartiment, el rey donaba a doña Sancha Pérez de  Aguilar, Sancia Petri de Aguilario, la alqueriam de Maçamagrel, con sus hornos y molinos, cum fornis et molendinis, revocando la donación que le había hecho de la alquería de Albalat Afauquia, que pasaba a ser propiedad de Eiximén de Navascos.

Esto mismo se ratificaba el 18 de abril del año 1239, cuando a Eiximén de Navascos, Eximinus de Navaschos, se le donaba la alquería de Albalat de Alfocea, Albalat Fauquia, a cambio de la alquería de Maçamagreles, que pasaba a manos de doña Sancha  Pérez de Aguilar, domna Sancia Petri  de Aguilar.

¿Pero que documentos encontramos en el Archivo de la Catedral de Valencia sobre la historia de Massamagrell? ¿Qué nos puede aportar para conocer mejor su historia?

Portada de la Iglesia de San Juan Evangelista de Massamagrell. Fotografía de Enrique Íñiguez Rodríguez.

El primer documento que encontramos en el archivo catedralicio está fechado el 1 de septiembre del año 1327, y está signado con el número 5.064. se trata de un documento de intimación a las alquerías de Maçamagrell, Museros, Rafelbuñol, Maçalfaçar y el lugar de farnals mediante una carta real, por un requerimiento de la acequia de Puzol.

Tres años más tarde, en pergamino fechado el 26 de noviembre del año 1330 y signado con el número 3.055, Pedro Çavila vendía varios censos en Massamagrell. 

Gracias a un pergamino signado con el número 4.221 y fechado el 1 de febrero del año 1353,  conocemos el nombre de un vecino de Massamagrell, que sin duda tuvo que ser de relevancia en la Valencia del Siglo XIV. Berenguer Dalmau, quien fue justicia civil, justicia criminal, y jurado de la ciudad de Valencia, además de  tutor de los hijos de Juan Martín de Entença, nombraba  a Juan de Torres, vecino de Massamagrell, como su procurador. 

A pesar de todo, es curioso como la documentación tanto sobre Pedro Çavila y Juan de Torres, es prácticamente nula.

El siguiente pergamino que encontramos en el Archivo Catedralicio está fechado el 24 de diciembre del año 1401, y signado con el número 3.998.  Este documento es una sentencia arbitral redactada por Bernardo Carsí y Pedro, quien fue rector de Massamagrell, sobre unos censos de Isabel, mujer de Bernardo Mir.

Con casi toda seguridad este Bernardus de Carcio debió de ser el mismo doctor en Dererecho Canónico que en el año 1377 figuraba como beneficiado en Gandía, y que entre los años 1399 y 1404, fue canónigo de la Catedral de Valencia. Fue procurador en Valencia de el papa Luna, Benedicto XIII, y vicario general y procurador de los canónigos de Valencia. Quizás uno de los papeles más importantes que tuvo que encarnar fuera el de representar a Hugo de Lupia en su nombramiento como obispo de Valencia

Nuevamente y  gracias al documento fechado el 9 de febrero del año 1475 y signado con el número 8.798, conocemos a otro de los Señores de Massamagrell, en este caso, Señora. En este documento, Aldonza Dixer y de Boil, Señora de Massamagrell, vendía una caizada de tierra a Bernardo Pallás

Escudo de la familia Boil. En el primer y cuarto cuartel, sobre fondo de plata, un castillo de gules, aclarado de azur,  y mazonado de sable; en el segundo y tercer cuartel, sobre fondo de sinople, un buey pasante de oro.

En el año 1392, Juan I dio todos los derechos que tenía sobre la villa de Massamagrell a Raimundo Boil. Años más tarde, el 18 de septiembre del año 1426, la familia Boil obtenía también los derechos que sobre esta villa poseía la Orden de Calatrava, orden que poseía la villa desde el año 1271. Finalmente los Boil se consolidaron como dueños y señores de Massamagrell el 25 de abril del año 1437, cuando se les hacía donación perpetua de los derechos de imperio y jurisdicción criminal.

Es de imaginar que la Orden de Calatrava no tuvo que estar muy de acuerdo con la decisión tomada, ya que tal y como podemos ver en el último de los documentos del Archivo de la Catedral de Valencia que hacen referencia al lugar de Massamagrell, el 27 de agosto del año 1509, se dictaba sentencia en la causa que enfrentaba a los calatravos con Francisco Vives Boil, a causa de unas letras apostólicas en los lugares de Massamagrell, Bétera, Chirivella, y Massanassa. Este último pergamino está signado con el número 5.876.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.