El Siglo de Oro Valenciano: una puerta de entrada a la modernidad y la actualidad. Una puerta de retorno para conocer nuestro pasado y nuestra identidad.

 

Artículo escrito y publicado para el Llibret 2016 “Histories Migevals que sonen molt acutuals”, de la Falla Illes Canaries Trafalgar.

Con mucho cariño.

 

 

 

 

 

 

 

Todavía no habían despuntado los primeros rayos del sol, cuando ya en la plaza de San Jorge (actual plaza de Rodrigo Botet), comenzaba a respirarse un aire de festividad y solemnidad.

Las gentes, vestidas con sus mejores galas y ropajes, empezaban a agolparse en las inmediaciones del palacio de los Vilaragut (palacio que se encontraba en el solar que hoy ocupa el Hotel Astoria Palace), mientras los sirvientes recibían indicaciones para ultimar los preparativos de tan gran acontecimiento.

El palacio se encontraba ya perfectamente engalanado desde la noche anterior. Tanto de su arquería como de su magnífica torre, pendían entre otros, los blasones de los Trastámara. Ellos eran los protagonistas.

Desde la iglesia de San Jorge de Alfama, (la cual se encontraba justo en frente del palacio), algunos caballeros del Centenar de la Ploma curioseaban y comentaban sobre los preparativos de la boda.

Era el 12 de junio del año del Señor de 1415, y en el palacio de los Vilaragut, iba a tener lugar la boda del infante don Alfonso, hijo de Fernando de Antequera, con la infanta María de Castilla, hija de Enrique III.

Este podría ser perfectamente el comienzo de las crónicas de la boda del rey Alfonso V, más conocido con Alfonso el Magnánimo. Nos encontramos en ese momento en el comienzo de una de las épocas más gloriosas de la ciudad de Valencia. Es el comienzo del conocido como Siglo de Oro valenciano, y sin lugar a dudas, Alfonso el Magnánimo y su esposa doña María de Castilla tuvieron mucho que ver. Tal fue la pasión y amor que despertó nuestra tierra en Doña María, que esta fundó el convento de la Trinidad, pidiendo que allí fuese enterrada, en su querida y amada Valencia.

 


Representación heráldica de Alfonso V el Magnánimo en el Armorial ecuestre del Toison d’Or. París, Bibliothèque de l’Arsénal, ms. 4790, f. 108r, miniatura n.º 228.

 

Valencia se equiparaba ya por aquel entonces en importancia a otras grandes capitales europeas. A mitad del siglo XV, contaba con una población de 75.000 almas, siendo una de las ciudades más grandes de la península. La ciudad se abría al mar, el rey trasladaba allí su corte, y en poco tiempo, Valencia se convertía en el núcleo central de la política y de la economía de la Corona de Aragón.

La visión de la Valencia del siglo XV debió de ser sorprendente y extraordinaria, impresionante y admirable. Unos pocos años antes, en el año 1398, se daban por concluidas las obras de la puerta más grandiosa e imponente de la ciudad, la puerta gótica de Serranos, obra proyectada por Pere Balaguer. Estas magníficas torres comenzaron a levantarse el 4 de enero de 1349, siendo jurados de la ciudad de Valencia Mosen Ramón Olivetes, Mosen Guillen Espigol, y Juan de Solanes entre otros.

Ya en pleno siglo XV, entre los años 1441 y 1460, se levantaban las torres góticas de Quart, torres construidas por los maestros de obra Francesc Baldomar y Pere Compte.

 


Vista de la ciudad Valencia desde las torres de Quart.

 


 

Pero las murallas de Valencia contaban con algunas puertas más: el portal de la Trinidad, que se encontraba junto al puente del mismo nombre; el portal del Real, frente al actual puente del Real; la puerta del Mar, que se encontraba frente al convento de Santo Domingo; la puerta de los Judíos; situada junto al Corte Ingles de Pintor Sorolla; el portal de Ruzafa, enclavado en lo que hoy es el cruce de la calle Játiva con el Paseo de Ruzafa; el portal de San Vicente, en la plaza de San Agustín; el portal de Torrente, ubicado entre las calles Hospital y Guillem de Castro; el portal del Cojo situado entre la calle Carniceros y Guillem de Castro; el portal de la Corona, que se encontraba frente al Centro Cultural la Beneficencia, en la calle Corona, y el portal Nou o de San José, frente al puente del mismo nombre.

Las torres de Serranos, junto con las de Quart y los pocos restos de la Puerta de los Judíos, son los únicos vestigios que quedan de lo que fue la formidable muralla que protegía la ciudad, muralla que comenzó a derribarse en el año 1865 por orden de Cirilo Amorós.

También en este siglo se terminaban las obras en la torre del Miguelete. Finalizaban en el año 1429, y en su construcción trabajaron sucesivamente los maestros de obra Andrés Juliá, José Franch, Pedro Balaguer, y Martí Llobet. En la base de la torre, junto a la puerta de los Hierros, y a una altura aproximada de 3 metros, se encuentra una inscripción que nos recuerda el año de construcción de tan imponente torre: el año de 1381, durante el reinado de Don Pedro, y siendo obispo de Valencia Jaime de Aragón. Esta es con toda probabilidad, la lápida conmemorativa más antigua de la Valencia cristiana.

 


Lápida conmemorativa de la torre del Miguelete.

 

Pero aun guarda esta torre del Miguelete algunos secretos más para el visitante. Además de esta inscripción, la torre cuenta con otros cuatro epígrafes situados en la parte baja de los ventanales góticos, inscripciones que fueron colocadas en el año 1415 para protegerla contra las tempestades, temporales, y rayos.

También curioso resulta ver el conocido como llamador del Miguelte, una pequeña oquedad que se encuentra en uno de los sillares del exterior de la torre, a una altura aproximada de dos metros, y que al ser golpeada con una piedra, transmite el sonido hasta la sala de campanas. Desde luego una buena forma de avisar al campanero.

Su fabulosa escalera de caracol con sus 207 peldaños y sus marcas lapidarias son otros de sus encantos, además claro está de la Morlana, la campana más antigua de la torre, la segunda en antigüedad de todas las catedrales de España, y la más vieja en actividad en la que hoy sería la Antigua Corona de Aragón.

En el año 1459, Francesc Baldomar y Pere Comte comenzaban la ampliación de la nave central de la Catedral. Esta obra, conocida como Arcada Nova, serviría de unión entre la Catedral, la Sala Capitular, y la torre del Miguelete.

Quizás una de las partes más bellas e interesantes de esta nueva obra, es el pasadizo que lleva a la actual capilla del Santo Cáliz, antigua Sala Capitular. En unos trabajos de restauración realizados en el año 2014, se recupero una preciosa clave de bóveda donde aparecía representada la Virgen de Misericordia, la Mater Omnium. Tan solo se han encontrado por el momento tres claves de bóveda con esta representación en España: la de la Catedral de Valencia, la de la Catedral de Barcelona, y como no, la de La Lonja de la Seda.

Porque la Lonja de la Seda es otro de los principales iconos del Siglo de Oro valenciano, ya que es el mejor ejemplo de la prosperidad económica y comercial de la ciudad. Este precioso edificio, con apariencia de auténtica fortaleza almenada, comenzó a construirse en el año 1482 bajo la dirección de los maestros de obra Pere Compe, Juan Ivarra, Joan Corbera, y Domingo Urtiaga sucesivamente. Este último fue quien dio por finalizada la obra en el año 1548.


 

Lonja de la Seda de Valencia.

 

Pero no solo creció Valencia en prosperidad económica y comercial, en grandes obras y construcciones. Uno de los crecimientos más importantes se realizó en el terreno cultural.

El 25 de marzo del año 1474, las prensas del taller del maestro impresor Lambert Palmart, daban vida a un libro, el cual estaría llamado a ocupar el puesto de honor en el referente cultural no solo de Valencia, sino de todo su reino, Obres e trobes en iahors de la Verge María.

Este fue el primer libro impreso en España escrito en lengua valenciana, el cual se conserva en la Biblioteca Histórica de la Universidad de Valencia. Pronto le siguieron otros títulos como el llibre de les dones, lo somni de Joan-Joan, Lo Carcer d’amor, o Salustio.


 

Obres e trobes en iahors de la Verge María. Valencia. Año 1474.

 

Es pues el Siglo de Oro Valenciano, también el Siglo de las Letras Valencianas. Es tiempo de Ausiàs March y su Canto Espiritual, de Joanot Martorell y Tirant lo Blanc, de Jordi de Sant Jordi y su Estramps, de Joan Roiç de Corella y el Triunf de les dones, de Sor Isabel de Villena, de Jaume Roig….

El valenciano pasa del anonimato de siglos pasados, a ser una lengua sin rival en toda la Corona de Aragón. Escritores, poetas y juglares, nobles y clérigos, todos escriben en valenciano. La lengua valenciana comienza a florecer, y se forjan las bases de una lengua con carácter propio, con personalidad, y bien distanciada de la lengua catalana.

Ya Joanot Martorell hace mención del valenciano como lengua propia en la dedicatoria de su magnífico Tirant lo Blanch:

 

A honor, llaor e glòria de Nostre Senyor Déu Jesucrist e de la gloriosa sacratíssima verge Maria, mare sua, senyora nostra, comença la lletra del present llibre apellat Tirant lo Blanc, dirigida per Mossèn Joanot Martorell, cavaller, al sereníssimo Príncep Don Ferrando de Portugal….

…E com la dita història e actes del dit Tirant sien en llengua anglesa, e a vostra il•lustre senyoria sia estat grat voler-me pregar la giràs en llengua portuguesa, opinant, per jo ésser estat algun temps en l’illa d’Anglaterra, degués millor saber aquella llengua que altri; les quals pregàries són estades a mi molt acceptables manaments; com ja jo sia per mon orde obligat manifestar los actes virtuosos dels cavallers passats, majorment com en lo dit tractat sia molt estesament lo més de tot lo dret e orde d’armes e de cavalleria; e jatsia, considerada ma insuficiència e les curials e familiars ocupacions qui obsten, e les adversitats de la noïble fortuna qui no donen repòs a la mia pensa, d’aquest treball justament excusar-me pogués, emperò, confiant en lo sobiran Bé, donador de tots los béns, qui ajuda als bons desigs suplint lo defalliment dels desitjants, e porta los bons propòsits a degudes fins, e vostra senyoria qui per sa virtut comportarà los defalliments, així en estil com en orde, en lo present tractat per mi posats per inadvertència, e pus verdaderament ignorància, m’atreviré expondre, no solament de llengua anglesa en portuguesa, mas encara de portuguesa en vulgar valenciana, per ço que la nació d’on jo só natural se’n puixa alegrar e molt ajudar per los tants e tan insignes actes com hi són…

 


Tirant lo Blanc. Joanot Martorell. Valencia. Año 1490.

 

Hasta el genial Cervantes hablaría un siglo después en los Trabajos de Persiles y Sigismunda del valenciano en los siguientes términos:

 

La valenciana, graciosa lengua, con quien sólo la portuguesa puede competir en ser dulce y agradable…

 

Pero también el Siglo de Oro nos dio grandes médicos, como Alcañiz, Perea, Collado o Joan Plaza. Nos dio dos papas, como Alfonso y Rodrigo de Borja. Igualmente fueron valencianos Jerònim Vich, embajador de Fernando el Católico, Josep Jacomart, pintor de Alfonso el Magnánimo, el matemático Jerónimo Muñoz, o el grandísimo humanista Juan Luis Vives.

El pueblo comienza a sentir la necesidad de esa apertura a la modernidad, empieza a sentir interés por las matemáticas, el arte, la gramática. No era casualidad que en la actual calle de Mare Vella, en el barrio del Carme, se encontrara la conocida como Escòles de la Valldigna, donde se impartían asiduamente clases de Gramática y Arte.

Sin ninguna duda, podemos afirmar que el Siglo de Oro Valenciano fue una puerta de entrada a la modernidad, a la renovación, y a la actualidad, una puerta que sirvió de tránsito entre la época medieval y la Edad Moderna, entre el gótico y el renacimiento, pero al mismo tiempo, una puerta que nos permite viajar en el tiempo y poder saborear cual fue, y como fue, nuestro pasado medieval.

Una puerta de retorno a nuestra herencia. Una puerta a la que tenemos obligación de asomarnos.

Solo así podremos saber como fue la Valentia Edetanorum de los edetanos, caminar con griegos, romanos y cartagineses.

Solo así sabremos que Valencia fue sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Toledo. Tendremos la suerte de poder cabalgar con Rodrigo Díaz de Vivar y de estar junto al geógrafo Al-Ya- qubi cuando nos habló de Balad Balansiya (Valencia) como una comarca extensa y hermosa, en la que se establecieron, unas tribus bereberes que no reconocieron nunca la autoridad de los omeyas...

Cruzando esa puerta de retorno podremos conocer un poco mejor al rey almohade Zayyan ibn Mardanish , al Rey Lobo, al almorávide Mazdalí, o Abd al-Aziz ibn Amir, nieto de Almanzor y rey de Valencia en el año 1021.

De este modo estaremos presentes junto a Jaime I cuando escuchó de labios de Blasco de Alagón la belleza y bondades de Valencia: que yo senyor he.stat en la ciutat deValencia, be dos anys e pus quant vos me gitas de vostra terra; e no ha huy deu tan deleytos logar com es la ciutat de Valencia e tot aquell regne…, palabras que ratificaba el maestre de la Orden del Hospital, Hugo de Follalquer: …axi ho dien tots aquells que han stat en lo regne de Valencia e fama pública es…

Solo a través de ella, seremos capaces de conquistar el mundo.

Por favor no cerréis nunca esa puerta. Solo a través de ella podréis acariciar la Historia y saber de donde venimos, algo indispensable para saber quienes somos.


2 opiniones en “El Siglo de Oro Valenciano: una puerta de entrada a la modernidad y la actualidad. Una puerta de retorno para conocer nuestro pasado y nuestra identidad.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.