Historia Gráfica de la Catedral medieval de Valencia: la puerta de la Almoina.

Ver fotografías antiguas es todo un deleite y placer para los sentidos. En muchas ocasiones hacen aflorar en nosotros sentimientos que creíamos perdidos, en otros, nos hacen añorar tiempos pasados, y en lo que a este blog se refiere, nos hace observar elementos que el paso del tiempo a borrado, la mano del hombre a eliminado, o en el mejor de los casos, ha recuperado.

Con este, comenzamos una serie de artículos que llevarán por título Historia Gráfica de la Catedral medieval de Valencia, y no, el nombre no está escogido al azar.

Desde aquí quiero agradecer la inestimable colaboración prestada por Pilar Martínez Olmos y el grupo Valencia Antigua: Historia Gráfica, al nutrirme y permitirme mostrar las imágenes de una Catedral perdida en la memoria, imágenes y fotografías capaces de hacernos sentir y añorar, pero que al mismo tiempo, nos permiten observar, estudiar y analizar lo anteriormente dicho.

Como no podría de otra forma, comenzamos con la puerta románica de la Catedral, la más antigua, la que quizás, más nombres a recibido a lo largo de los siglos.

 


Puerta románica de la Catedral de Valencia. Fotografía cedida por VAHG.

Continuar leyendo “Historia Gráfica de la Catedral medieval de Valencia: la puerta de la Almoina.”

El Siglo de Oro Valenciano: una puerta de entrada a la modernidad y la actualidad. Una puerta de retorno para conocer nuestro pasado y nuestra identidad.

 

Artículo escrito y publicado para el Llibret 2016 “Histories Migevals que sonen molt acutuals”, de la Falla Illes Canaries Trafalgar.

Con mucho cariño.

 

 

 

 

 

 

 

Todavía no habían despuntado los primeros rayos del sol, cuando ya en la plaza de San Jorge (actual plaza de Rodrigo Botet), comenzaba a respirarse un aire de festividad y solemnidad.

Las gentes, vestidas con sus mejores galas y ropajes, empezaban a agolparse en las inmediaciones del palacio de los Vilaragut (palacio que se encontraba en el solar que hoy ocupa el Hotel Astoria Palace), mientras los sirvientes recibían indicaciones para ultimar los preparativos de tan gran acontecimiento.

El palacio se encontraba ya perfectamente engalanado desde la noche anterior. Tanto de su arquería como de su magnífica torre, pendían entre otros, los blasones de los Trastámara. Ellos eran los protagonistas.

Continuar leyendo “El Siglo de Oro Valenciano: una puerta de entrada a la modernidad y la actualidad. Una puerta de retorno para conocer nuestro pasado y nuestra identidad.”

Una ciudad bella, sobre agua corriente. Tres escudos de la ciudad de Valencia.

 

Con estas palabras, una ciutat bella, sobre aygua corrent, definía Mossén Jaume Febrer en sus famosas trovas que trataban sobre los linajes de los conquistadores de Valencia, el escudo de la ciudad.

El caballero Jaume Febrer, atribuía el origen de este escudo nada menos que a época romana, y así lo hacía constar en su obra:

 

Paregué als romans pagar a Valencia la molta lealtad y lo gran estrago que avia tengut per fer resistencia als Carthaginesos y a sa gran potencia: Y així als Scipions en Senyal de pago la reedificaren a sa costa propia fentli sis cloaques ab que faciliten sana, e neta feren, despedint la copia de los moltes ayguies: ab que no es impropia la divisa antiga en lo camp de argent, una ciutat bella, sobre aygua corrent.
Pareció a los romanos premiar a Valencia la lealtad que les había tenido, y el grande estrago que en ella habían hecho los cartagineses: y así, los Escipiones la reedificaron a sus expensas, fabricando en ella seis cloacas, albañales o valladares, para dar expediente a las muchas aguas de que abunda su terreno, como las que arrojan de las servidumbres de las casas, y así se conserva sana y limpia. Y por este hecho se tomó el motivo de darle por armas una hermosa ciudad colocada sobre agua corriente.

 

Sin embargo, y muy a pesar de todo lo expuesto por Jaume Febrer, debemos andar con pies de plomo cuando consultemos su obra, ya que ni siquiera la existencia de este caballero, se puede demostrar. Hay quien afirma, como  Manuel de Montoliu, (les trobes de Jaume Febrer, Revue Hispanique, volumen XXXVII, año 1912), que este libro fue escrito en el siglo XVII por el genealogista Onofre Esquerdo. Por su parte, Jaume Riera i Sans, atribuía en el año 1993 la autoría de esta obra a  Josep Teixidor. Incluso ya en en año 1804, fray Bartolomé Ribelles, en su obra Observaciones histórico-críticas a las trovas intituladas de Mosén Jayme Febrer, dudaba de la autenticidad de esta obra, llegando a la conclusión de que jamás fue escrita en el año que se afirmaba, 1276.

Continuar leyendo “Una ciudad bella, sobre agua corriente. Tres escudos de la ciudad de Valencia.”

Inter Deum et Diabolum semper Musica Est. Juglares en el Repartiment de Valencia.

 

Dedicado con cariño a  Emilio Villalba, Sara Marina, Clara Campos  y  Susana  Alegre Raso.

Gracias por ser los juglares y juglaresas del siglo XXI.  Gracias por transportarnos con vuestra música a tiempos pasados.

Gracias por hacernos soñar.

 

 

 

 

 

 

 

 

En el año 1993 el grupo alemán Corvus Corax, sacaba a luz un magnífico disco que llevaba por titulo Inter Deum et Diabolum semper Musica est, un magnífico trabajo formado por once temas que desde luego a nadie dejaron  indiferente.

Y es que como bien decían estos alemanes, entre Dios y el Diablo, efectivamente siempre ha estado, está, y estará,  la música.

Frente a la música celestial y angelical, la música que ensalzaba, alababa y cantaba a Dios,  en el siglo XIII resurgía de nuevo con fuerza e ímpetu una música que desde siempre,  había sido considerada como mensajera del diablo y del pecado , una música que el clero consideraba dañina y peligrosa, ya que  escapaba de su control,  y una música que, en palabras de la historiadora Candela Perpiñá García,  la Iglesia veía con la suficiente  capacidad para crear desarmonía y con suficiente poder para alentar las bajas pasiones humanas a través de los sentidos (La música del Diablo y el Diablo en la música. Sobre el poder corruptor del arte musical en el imaginario cristiano. Candela Perpiñá García. Año 2013).

Ya  Hipólito en sus comentarios a Daniel, alababa en el siglo II a los vencedores del diablo, aquellos que no se habían dejado seducir por la música, ni seducir por la voluptuosidad de los instrumentos…

El Diablo, inútilmente , intentaba imitar la obra de Dios, y con la música ocurría lo mismo. El resultado de su burda imitación queda bien reflejada en los manuscritos medievales de la época: de la boca del diablo no podían salir más que aullidos y ladridos de perro entremezclados  con gruñidos de cerdo y siseos de serpiente.

Candela Perpiñá recogía en su trabajo un divertido pasaje del Dialogus Miraculum del cisterciense Caesarius von Heisterbach (1180-1240 a tal asunto: Caesarius von Heisterbach narra la historia de un monje que se quedó dormido en el coro de la iglesia durante el canto litúrgico, apareciendo junto a él una piara de cerdos que gruñían tratando de entonar la melodía, sin duda obra del Diablo…

Pero desde luego si hubo un colectivo que soportó y sobrellevó en sus propias carnes la persecución y campaña de desprestigio,  que la considerada como música del Diablo sufrió, ese fue el de los juglares.

Continuar leyendo “Inter Deum et Diabolum semper Musica Est. Juglares en el Repartiment de Valencia.”

¿Una inscripción árabe en el Santo Cáliz de Valencia?

 

Corría el año 1437, cuando el rey Alfonso el Magnánimo hacía entrega a la Catedral de Valencia del Santo Cáliz, la reliquia más venerada de toda la cristiandad.

Desde luego la entrega del Santo Cáliz debió de ser un hecho extraordinario y emotivo, y como no, lleno de fe y devoción para todo el pueblo valenciano, aunque bien es cierto que el motivo de la entrega de esta preciada joya a la ciudad de Valencia no fue una donación hecha ni por fe, ni por devoción, sino el de servir de garantía frente al préstamo hecho al Magnánimo por nada menos que la suma de 136.430 sueldos para así poder sufragar los gastos de la guerra en Nápoles.

Continuar leyendo “¿Una inscripción árabe en el Santo Cáliz de Valencia?”

Violante de Hungría. Una princesa húngara para un rey Conquistador.

Decidado con cariño a Isabel Balensiya, la Violante de Valentia Mediaevalis

 

Tras alegar razones de parentesco para anular su matrimonio con Leonor de Castilla, con quien contrajo matrimonio en febrero de 1221 en Ágreda,  Jaime I se hallaba ya, después de varios años de nulidad matrimonial (recordemos que dicha nulidad  le fue concedida por sentencia papal el 29 de abril de 1229), con  la necesidad de encontrar una nueva esposa, una necesidad ya no solo natural, sino una necesidad política y también por llamarla de alguna manera, Real.  

Quizás uno de los más interesados en encontrar esa deseada esposa, a parte del propio Jaime I claro está, fue el papa Gregorio IX, quien atendiendo también a su propio  interés , y así al de Roma,  intervino de forma muy activa en la búsqueda de candidatas para el joven rey.

Dos fueron las pretendientes propuestas por Gregorio IX. La primera de ellas era doña Violante, hija de Andrés II de Hungría, de la dinastía Árpad y de su segunda mujer, Violante de Courtenay, quien era hija de Pedro II de Courtenay, emperador latino de Constantinopla entre los años 1217 y 1219. La segunda de ellas era la hija de Federico II,  quien fue duque de Austria y de Estiria entre los años 1230 y 1246.

Continuar leyendo “Violante de Hungría. Una princesa húngara para un rey Conquistador.”

Una gárgola y un león alado en la antigua torre campanario de la Catedral de Valencia.

Durante las excavaciones y obras de ampliación realizadas en el museo catedralicio, apareció parte del antiguo campanario de la Catedral, campanario conocido como “Torre de San Pedro”, y datado en el siglo XIII, el cual desde la apertura del museo es visitable.

La imagen es fascinante, la belleza del ventanal gótico conocido como “de la capilla de San Luis obispo”, impresionante.

Sin embargo, hoy quiero hablaros sobre dos piezas que actualmente se alojan en esta torre: una gárgola del siglo XIII y un león alado representando la figura de San Marcos.

Continuar leyendo “Una gárgola y un león alado en la antigua torre campanario de la Catedral de Valencia.”

La antigua parroquia de San Pedro.

 

No me equivoco al afirmar que la visita al nuevo museo de la Catedral de Valencia no deja a nadie indiferente. Junto a las piezas y obras de arte que podíamos admirar en el antiguo museo, se unen una gran cantidad de maravillas que hasta el momento habían estado vetadas al público en general.

Ni que decir tiene la visita a sus entrañas, que nos sumergen en un pasado visigodo, árabe, y como no, cristiano.

En nuestro paseo por la primera planta del museo, y junto a algunas obras como el Ángel Custodio del Reino de Valencia, la virgen barroca de la Esperanza, o la talla de San Mateo, nos encontramos con un bonito arco que parece no despertar mayor interés al visitante, quizás eclipsado y testigo mudo de la admiración que produce el encontrarnos con las esculturas originales de los Apóstoles, la imagen de la Virgen con el Niño bajada de la entrada de la Capilla del Santo Cáliz, o la columna helicoidal de la que fue conocida como librería de los Borja.

Pero si este precioso y desapercibido arco hablara..

Continuar leyendo “La antigua parroquia de San Pedro.”

Jaume Castellar y las reliquias de la Catedral de Valencia.

 

La Catedral de Valencia cuenta con un número inusual de capillas en su girola, nada menos que nueve, además de una preciosa Virgen gótica conocida como la Virgen de la “O”, de “La Cadira”, o “del Coro”. Todavía hoy en día podemos ver rezar a las mujeres embarazadas a esta virgen, pidiendo un buen parto, dando nueve vueltas a la Catedral, una por cada mes de embarazo. Curioso, una por cada capilla absidial.

Todas estas capillas, la de la Resurrección, la del Rosario, la del Puig, la de San Rafael Arcángel, la de San Jaime Apóstol, la de la Virgen del Pilar, la de San Jacinto Castañeda, la de San Dionisio y Santa Margarita, y la del Cristo de la Buena Muerte, guardan sus pequeños tesoros, esconden pequeñas sorpresas y maravillosas obras de arte.

Pero hoy quiero llamar la atención sobre esta última capilla, la del Cristo de la Buena Muerte, antes conocida como de San Dimas, y primitivamente llamada de Jesucristo y De Passione Imaginis. Tuvo en el medievo rejas de hierro, tal y como podemos ver en las anotaciones del Libre de Obres del año 1393, y una bonita vidriera que fue sustituida en el año 1437 por un feo encerado.

Continuar leyendo “Jaume Castellar y las reliquias de la Catedral de Valencia.”

El Ángel Custodio de la ciudad y Reino de Valencia.

 

Tras poco más de dos años de obras, el pasado 7 de junio del año 2016 abría de nuevo sus puertas al público el Museo de la catedral de Valencia, el cual cuenta en la actualidad con más de 300 obras de arte, además de permitirnos observar restos de la Valencia romana, visigoda, y árabe.

Poco a poco iremos viendo en distintas entradas algunas de las piezas que componen este museo, como el cuadro de Juan de Juanes representando al Ángel Custodio de la ciudad de Valencia. Quizás las piezas que veamos no sean las de mayor importancia, pero desde luego sí serán las más interesantes, ya no solo por lo que son, sino por lo que representan, como esta pintura.

 

Continuar leyendo “El Ángel Custodio de la ciudad y Reino de Valencia.”

Un rey decapitado en la Catedral de Valencia.

 

En el año 1341 el rey de Aragón, Pedro el Ceremonioso, abría proceso contra el que sería el último rey privativo del reino de Mallorca, Jaime III.

El proceso abierto concluía en el año 1343, siendo Jaime III declarado culpable, y quedando todos sus bienes confiscados. Ese mismo año, en el mes de mayo, Pedro el Ceremonioso conquistaba Mallorca.

Sin embargo, y después de  vender sus posesiones de Montpellier y otras en Occitania al rey francés Felipe VI por Cien mil ducados de oro,  Jaime III desembarcaba el 2 de octubre de 1349 en Pollensa, ayudado por Nápoles, Marsella, Niza y Sicilia.

Junto a 3.000 infantes y 400 caballeros, llegaban también a Pollensa Doña Violante, segunda esposa de Jaime III, y sus hijos Jaime e Isabel.  

 

Continuar leyendo “Un rey decapitado en la Catedral de Valencia.”

Las órdenes militares en el Libre del Repartiment: la Orden del Temple.

 

Dedicado con afecto al profesor y Doctor en Filología Latina D. Manuel Ortuño Arregui. Sin su ayuda y consentimiento no habría sido posible completar totalmente este artículo.

 

 

 

 

 

Como pudimos ver en un artículo anterior, en el Archivo de la Catedral de Valencia se custodian hasta un total de 49 pergaminos referentes a las órdenes militares, pergaminos repartidos entre la Orden del Temple, la Orden de San Juan del Hospital, la de Calatrava, la de San Jorge de Alfama, y la del Santo Sepulcro.

Si buscamos en la crónica real y en la abundante documentación existente en los archivos, datos sobre las toma de la ciudad de Valencia, podremos ver que en ella participaron las órdenes del Temple y del “Espital”, es decir, la de San Juan del Hospital, junto con la de Calatrava, la de Ucles  (Orden de Santiago), y la del Santo Sepulcro, pero junto a ellas, también participaron otras órdenes menos conocidas, como la de Alcalá de la Selva,  la de San Marcos de Teruel, o la de Santa Eulalia.

¿Pero que encontramos de todas ellas en el Libre del Repartiment? ¿Qué aparece en estos registros sobre ellas? 

Vamos a intentar  averiguarlo, transcribiendo y traduciendo cada uno de los asientos que en el Libre del Repartiment aparecen en lo referente a las órdenes militares.

Continuar leyendo “Las órdenes militares en el Libre del Repartiment: la Orden del Temple.”

El Archivo de la Catedral de Valencia y las Órdenes Militares.

Si queremos conocer y estudiar la historia documentada de las órdenes militares que ayudaron a Jaime I en sus conquistas por  las tierras del Reino de Valencia, sin lugar a dudas, debemos de hacerlo siempre que podamos por medio de la documentación existente en los archivos y registros, como por ejemplo el Archivo Histórico Nacional, el Archivo de la Corona de Aragón, o el Archivo del Reino de Valencia, donde se encuentran la mayor parte de documentos sobre ellas.

Allí es donde debemos buscar las fuentes necesarias para poder hacernos una idea de su paso por la historia.

Pero no solo en los archivos antes citados podemos encontrar documentación sobre ellas. El Archivo de la Catedral de Valencia, guarda entre sus joyas varios pergaminos sobre estas órdenes militares que tan buen servicio le dieron  al Conquistador. 


Representación de la toma de Valencia. Castillo de Alcañiz.


Continuar leyendo “El Archivo de la Catedral de Valencia y las Órdenes Militares.”

Próspero de Bofarull ¿Manipulador del Llibre del Repartiment? Los documentos. Capítulo I

“El archivero catalán que manipuló los documentos de la Edad Media”…

“El pseudo historiador Próspero de Bofarull, prototipo de sedicioso decimonónico”…

“El archivero catalán que tachó y reescribió el Llibre del Repartiment del Regne de València”….

Estos son algunos de los titulares que, cada cierto tiempo, vuelven a resurgir de entre sus llamas con una fuerza inusitada, titulares que por lo general, no son más que un pobre copia y pega de aquella primera noticia que ya hace bastantes años salió a la luz, y titulares que no aportan nada nuevo, y mucho menos, alguna prueba documental que lo justifique, cosa que para bien o para mal, vamos a intentar hacer aquí.

Pero comencemos por el principio. Lo que hoy conocemos, o se conoce, como Llibre del Repartiment, es un conjunto de tres manuscritos que se conservan en el Archivo de la Corona de Aragón, en la Real Cancillería, y signados con los números o registros 5, 6, y 7, manuscritos que recogen las notas que los escribanos de Jaime I fueron tomando de las donaciones que el rey hacía, bien de las tierras conquistadas, o bien de las tierras que tenía previsto conquistar en un futuro.

 



Continuar leyendo “Próspero de Bofarull ¿Manipulador del Llibre del Repartiment? Los documentos. Capítulo I”

Cuando el alabastro grita en silencio: el retablo de la Capilla del Santo Cáliz

Hace ya un tiempo se daban por finalizadas en la Catedral de Valencia las obras de limpieza del retablo que custodia el Santo Cáliz, una magnífica pieza de alabastro que llama poderosamente la atención del visitante, y que se encuentra en el muro este de la sala, así como el cambio de su iluminación.

Un precioso retablo ojival que desde luego está a la altura de tan sagrada reliquia, pero un retablo que después de mostrarnos su belleza y su magnificencia, grita ahora en silencio para contarnos su historia y su ajetreado paso por el tiempo.

Antiguo trascoro gótico de la Catedral de Valencia, este precioso retablo es una maravillosa y curiosa combinación del último gótico mediterráneo y de una de las primeras expresiones renacentistas de la península ibérica.

 


Retablo de la Capilla del Santo Cáliz, antiguo trascoro de la Catedral, visto desde la entrada de la sala. Fotografía de Pedro Núñez Sabín.


Continuar leyendo “Cuando el alabastro grita en silencio: el retablo de la Capilla del Santo Cáliz”