Cuadernos templarios número 1. Milites Templi: también fueron monjes.

 

Quienes escriben, piensan o disertan sobre la historia de la Orden del Templo, no sé si es por ignorancia, por dejadez o por descuido, pasan por alto siempre el hecho concreto y cierto de que estos caballeros fueron a la vez guerreros y monjes.

Desde que se comenzó a escribir sobre esta Orden, siempre se nos ha dado a conocer su parte militar, pero pocas veces, por no decir ninguna, su parte religiosa o monacal.

No es una aseveración mía, pero he de decir que ambas obligaciones: religiosa y militar, eran tan importantes y complementarias, que no podríamos entender hoy, con manifiesta claridad, la historia de la Orden del Templo dando a conocer la militar y dejando en la oscuridad la religiosa por creer que era inútil o menos importante… Así, pues, para mejor servir a mis lectores, como es normal en mí desde la primera vez que tome la pluma para dar a conocer la historia del temple de una forma veraz y documentada, voy a dedicar este escrito a mostrar, de la forma más detallada que mi saber me permita, la historia del monacato templario.

Los pobres compañeros de Cristo no solamente fueron reconocidos en el
Concilio de Troyes como soldados al servicio de la Iglesia y a las órdenes del papa, sino también como monjes que debían de observar los votos de pobreza, obediencia y castidad.

Esta aceptación le supuso a la Orden adquirir una doble personalidad: la
primera y más principal era la de comprometerse a luchar bravamente como guerreros contra los enemigos de Cristo, y la segunda, la de profesar como monjes de la misma forma que lo hacían los de la Orden del Cister.

Tal vez al llegar a este punto sea lógico que te hagas la siguiente pregunta: ¿por qué monjes y guerreros?

Antonio Galera Gracia.

 

Pinchando en la imagen de la portada, podéis descargar de manera totalmente gratuita el cuaderno número 1 de esta nueva aventura, número que esta vez corre de mano del escritor e historiador Antonio Galera Gracia, toda una autoridad dentro del templarismo.

Esperamos que sea de vuestro interés.

Cuadernos templarios número 0. Cuando la Historia supera a la ficción.

 

Casi con toda seguridad podríamos afirmar que  la Orden del Temple ha sido, y es, la orden militar medieval que más ríos de tinta ha hecho correr.

Sobre el Temple se han escrito multitud de líneas, de páginas, de libros, de Historia, pero por desgracia, también de historietas. Ciertamente sobre esta Orden  siempre ha existido una aureola de misterio, algo mágico que cautiva, que fascina y despierta la curiosidad de muy diversas gentes.

Pero debemos tener en cuenta que ese halo misterioso, esos enigmas, secretos y leyendas, surgieron tras la desaparición traumática del Temple, y poco o nada tienen que ver con la verdadera historia de los Pobres Caballeros de Cristo, ya que en la mayoría de los casos, mezclar historia y mito nos llevará con toda seguridad a la confusión.

Afirmaba no sin razón Alain Demurguer, que lo mismo que los cátaros y Juana de Arco, el Temple alimenta uno de los filones inagotables de la pseudohistoria, la que no tiene otro objeto que ofrecer a los lectores ávidos su ración de misterios y de secretos. Existe la historia del Temple y existe la historia de su leyenda. El historiador no se ocupa solo de la verdad; se ocupa también de lo falso cuando se ha tomado como cierto; se ocupa también de lo imaginado y lo soñado. Sin embargo, se niega a confundirlos…

La desaparición y fin de la Orden del Temple hace que sea muy  fácil  hoy en día atribuirles cualquier cosa sin importar el qué, sin documentarlo lo más mínimo, y sin trabajar y bucear en archivos y bibliotecas con el fin de darle  la rigurosidad  y la seriedad necesaria.

En palabras de mí querido amigo y compañero Julián Martos Rodríguez, la moda del esoterismo, que tiende a fundar hipótesis más que dudosas históricamente, produce un inmenso perjuicio cultural a los templarios, y crea confusiones en la cultura popular.

De este modo, y para no caer en ese regusto misterioso que envuelve todo lo relacionado con el Temple,  desde Valentia Mediaevalis comenzamos este nuevo proyecto llamado Cuadernos templarios con un objetivo muy claro y definido: ofrecer una visión histórica y documentada de la Orden del Temple desde su fundación y singladura hasta su extinción.

Pero este camino por la historia del Temple no andaremos solos. Junto a nosotros, escritores como Antonio Galera Gracia, historiadores y catedráticos de la talla de Carlos de Ayala Martínez, Félix Javier Martínez Llorente, Manuel Ortuño Arregui, Javier Carrascosa González, Ignacio de la Torre o Carlos Pereira Martínez, junto con arquitectos del patrimonio como Julián Darío Martos Carbonell o José María Tortajada Bonet, nos acercarán a una historia del Temple que merece ser recordada, merece ser recuperada, y sobre todo,  merece ser contada siempre desde la rigurosidad, la documentación y la veracidad.

Porque la Historia, en este caso, supera a la ficción…

Pinchando en la imagen de la portada, podéis descargar de manera totalmente gratuita el cuaderno número 0 de esta nueva aventura que iniciamos con mucho cariño y mucha ilusión.

Esperamos que sea de vuestro interés.

Cuatro miradas para cuatro reyes…

 

El 3 de septiembre del año 1427, los artistas valencianos  Gonçal Peris Sarrià, Jaume Mateu, y Joan Moreno, cobraban la cantidad de 1072 sueldos y 6 dineros por pintar quince tablas de madera que formaban parte de un friso que decoraba la Sala del Consell de la antigua Casa de la Cuidad.

La antigua Casa de la Ciudad de Valencia se encontraba en el pequeño jardín que hoy encontramos junto al Palau de la Generalitat, frente a la Plaza de la Virgen.

Ubicada entre las calles de Cavallers, dels Ferros, y de la Batlía, la antigua casa consistorial era en el siglo XV un edificio de dos plantas, de aproximadamente 36 x 29 metros de superfice, y protegido por dos torres de unos 20 metros de altura.

Continuar leyendo “Cuatro miradas para cuatro reyes…”

El testamento que pudo haber cambiado la Historia…

“Algo falla en Valencia con respecto a la difusión del Santo Grial. Conviene una reflexión urgente, si es que hay voluntad…”

Aula Grial Valencia. https://www.aulagrialvalencia.com/ Fotografía de Emilio M. Roca.

 

Reconozco que estas palabras de Alicia Palazón, de Aula Grial Valencia, me dieron mucho que pensar. ¿Será cierto? ¿Tan poca importancia le damos los valencianos al Santo Cáliz? ¿Tan poco nos importa?

Pues parece ser que todo apunta a que así es.  Una verdadera lástima.

Varios son los artículos que hemos escrito en este humilde blog sobre quizás, la reliquia más venerada de la cristiandad.  En uno de ellos, hablamos y mostramos  dos importantes pergaminos indispensables para conocer la historia de esta sagrada copa: el primero de ellos,  un pergamino signado con el número 136  de la Colección Martín el Humano que se encuentra en el Archivo de la Corona de Aragón, fechado el 26 de septiembre del año 1399, y en el cual se halla consignada la cesión del Santo Cáliz  efectuada por el  Prior del Monasterio de San Juan de la Peña, al Rey D. Martín el Humano. El Segundo de ellos,   el Acta de entrega del Santo Cáliz a la Catedral de Valencia el 18 de marzo del año 1437, según un auto que consta en el notal de Jaime Monfort y que se encuentra en el volumen 3.532 del Archivo de la Catedral de Valencia.

También hicimos un recorrido del Cáliz sagrado entre documentos y mitos, y  en otra ocasión comentamos y debatimos sobre la misteriosa e intrigante inscripción que se encuentra en su base…

Pero el Cáliz es algo más que un objeto de culto, una reliquia, o una copa sagrada. El Cáliz es Historia. El Cáliz es una puerta de entrada para conocer hechos, historias, documentos, personajes, y por qué no, también mitos y leyendas.

Continuar leyendo “El testamento que pudo haber cambiado la Historia…”

Crucem Sanctam Subiit. Las cruces bermejas de San Juan del Hospital de Valencia.

 

Cruces rojas de los cruzados. Siglo XIII. Tránsito del conjunto hospitalario de San Juan. Fotografía propiedad de la Iglesia de San Juan del Hospital.

 

Nada más pasear por la calle Trinquete de Caballeros se respira de una forma muy especia la Historia, esa que se escribe con mayúsculas. Cruzar el tránsito de la Iglesia de San Juan del Hospital no deja a nadie indiferente. 

Este Pasillo de las Capillitas, como es conocido tradicionalmente, sirve de entrada principal a todo el conjunto de San Juan del Hospital, y es sin lugar a dudas la zona más antigua de todo el edificio.

De sus capillas, tan solo ha llegado hasta nuestros días el arco ojival correspondiente a la de la Virgen del Milagro, donde podemos admirar una réplica de Nuestra Señora del Milagro, imagen realizada por el escultor José Luis Roig, imagen inspirada en la talla original del siglo XIII que actualmente se custodia en el museo de la Catedral de Valencia.

De hecho, José  Teixidor y Trilles  afirmaba en su obra Antigüedades de Valencia que con toda seguridad, la iglesia primitiva del Hospital estaría situada justo en lo que hoy es el tránsito que da acceso a todo el conjunto por la calle Trinquete de  Caballeros.

Su muro izquierdo nos sorprende con una gran saetera, quizás de época árabe,  que desde la altura domina y vigila todo el conjunto. Pero sin lugar a dudas, lo que más llama la atención del visitante son sus cruces. Seis cruces patés o de pata de oca que de inmediato nos transportan en el tiempo.

Protegidas por una mampara, y bajo el rótulo de Cruces rojas de los cruzados, las seis patas de oca del siglo XIII parecen indicar por su número, tamaño, y forma, la importancia de los personajes a los que querían representar.

Sin embargo, sus formas y su color bermejo, es decir, rojo, han hecho que desde siempre se haya planteado la duda de que si estas cruces fueron realmente hospitalarias, o si por el contrario pertenecieron a la Orden del Temple. Y es que la sombra del Temple es alargada, y muchas veces vemos, o creemos ver templarios donde no los hay.

Continuar leyendo “Crucem Sanctam Subiit. Las cruces bermejas de San Juan del Hospital de Valencia.”

La Cara Oculta de la Estela: Una estala discoidal en el cementerio del patio sur de la iglesia de San Juan del Hospital de Valencia. (Primera parte).

 

 

Entrar en el patio sur de la iglesia de San Juan del Hospital es un auténtico privilegio. Durante un instante, el tiempo se detiene. Su capilla funeraria, su cripta con la espina del circo romano, sus arcosolios, y como no, sus estelas recuperadas del antiguo cementerio medieval, nos hacen retroceder en el tiempo, despertando nuestro interés y curiosidad por saber más de ese remanso de paz y quietud que es capaz de aislarnos como por arte de magia del bullicio de la vida cotidiana.

Hoy os queremos mostrar una de esas estelas funerarias, una estela discoidal que desde luego no pasa desapercibida para los ojos curiosos e inquietos de los visitantes que con paciencia, escudriñan cada uno de sus rincones y de sus piedras, con el único fin y objetivo de alimentar algo que no se puede pagar con nada material: el espíritu.

No es el objetivo de este artículo el asegurar, ni siquiera el intentar, dilucidar a quien (o quienes) perteneció esta estela, pero sí al menos el mostrar algunas reseñas y datos que puedan aportar un pequeño resquicio de luz para posibles futuras investigaciones, y por qué no, también nos servirá de excusa para conocer mejor a algunos de los personajes y linajes que formaron parte de la vida cotidiana de la Valencia de los siglos XIII y XIV.

Continuar leyendo “La Cara Oculta de la Estela: Una estala discoidal en el cementerio del patio sur de la iglesia de San Juan del Hospital de Valencia. (Primera parte).”

Hospitalis Sancti Iohannis: La iglesia de San Juan del Hospital de Valencia. Precedentes históricos y génesis.

Dedicado con  cariño y   afecto  a todas las personas que colaboran y forman parte de  la  Fundación Conjunto de San Juan del Hospital de Valencia, así como  a todas las personas que forman parte de su Archivo  y  Centro de Documentación.

Gracias por todo.

 

 

 

 

 

 

 

 

El 26 de abril del año 1238, datum in obsidione Valencie, VI kalendas madii Era millesima CC. LXXª sexta, Jaime I donaba a fray Pere de Egea, lugarteniente del castellán de Amposta, y por consiguiente a la Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén, las casas en Valencia que eran propiedad del primer emir  del rey Zayan, Haçach Habinbadel: Frater P. de Exea, castellano Empostae et per eum Domui Hospitalis Jherusalem domos quas habet in Valencia Haçach Habinbadel (folio 13rº, asiento 213 del Regestrum Primum Regis Jacobi I).

 


Detalle del folio 13rº, asiento 213 del Regestrum Primum Regis Jacobi I donde aparece anotada la donación realizada por Jaime I a favor de fray Pere de Egea, lugarteniente del castellán de Amposta.

 

De esta donación hecha  por el rey a la Orden del Hospital, fueron testigos el caballero aragonés Don Rodrigo de Lizana; Pedro Pérez, que era justicia de Aragón; Don Berenguer de Entenza, quien estuvo presente en las Cortes celebradas en Monzón el 15 de octubre del año 1236, y donde se decidió la conquista del Reino de Valencia; Fortuño de Vergua, caballero aragonés que formó parte de los veintiséis nobles que juraron fidelidad y homenaje al rey, siendo uno de sus acompañantes habituales entre los años 1232 y 1238;  Pedro Garcés de Roda, a quien el rey había concedido el 18 de agosto del año 1237 la villa de Gaibiel;  Don Guillem de Aguiló, señor de Rascanya;  Don Ladrón de Vidaura, a quien el rey había cedido el año anterior el lugar de Ares; y  Assalit de Gudal, quien fue señor de Puçol.

Continuar leyendo “Hospitalis Sancti Iohannis: La iglesia de San Juan del Hospital de Valencia. Precedentes históricos y génesis.”

Pia matris ecclesiae: la fundación de la Orden de Montesa. Un homenaje a Don Gonzalo Martínez Diez.

 

Dedicado con cariño a mi querido amigo y maestro Don Gonzalo Martínez Diez.

Un libro abierto es un sabio que habla; cerrado, es un amigo que espera…  In memoriam.

 

 

 

 

 

Hoy, 22 de abril de 2019, se cumplen cuatro años de la muerte de un gran amigo y mejor persona; de un personaje que desde luego no dejaba a nadie indiferente. Sencillo, humilde, siempre al servicio de los demás, capaz de hacerte vivir y sentir la Historia de una forma especial,  fue una de esas personas cercanas y humanas capaces de seguir aprendiendo cada minuto no solo de sus propias vivencias, sino de las de los demás.  En definitiva, se cumplen cuatro años de la muerte de un verdadero sabio.

El 22 de abril del año 2015, en Villagarcía de Campos, a los noventa años de edad, moría el jesuita, historiador, y medievalista Don Gonzalo Martínez Diez.

Y que mejor manera para rendirle homenaje, que publicando en este blog, un pequeño artículo sobre los motivos del nacimiento de la Orden de Montesa que escribió allá por el año 2003, artículo inédito que hoy por primera vez ve la luz, y que nos sirve de perfecta introducción para mostrar y dar a conocer la bula Pia Matris, bula mediante la  cual el papa Juan XII otorgaba los bienes de la Orden del Temple en el reino de Valencia a una nueva orden: la Orden de Santa María de Montesa.

 


Continuar leyendo “Pia matris ecclesiae: la fundación de la Orden de Montesa. Un homenaje a Don Gonzalo Martínez Diez.”

Poemas, versos y rimas desde las taifas valencianas.

 

Tras la muerte de Almanzor en el año 1002, la caída del Califato de Córdoba comenzaba a vislumbrarse como algo real  y  palpable. Con su muerte, al- Andalus quedaba huérfana de dirigentes capaces de mantener la unión y cohesión que tiempo atrás consiguiera Abderrahman II.

Hisam II fue el elegido para suceder a Almanzor en el poder, sin embargo, la falta de  carisma y de personalidad  de este tercer califa omeya de Córdoba , hizo que todo lo antes conseguido comenzara a tambalearse  y a peligrar. De hecho, el propio hijo de Almanzor, Abd al- Rahman Ibn Sanchul, se rebelaba contra los omeyas, autoproclamándose como  legítimo heredero del califato.

Durante años el descontrol y la tensión fueron la nota dominante en lo que antes había sido esplendor y gloria. En el año 1009, el beréber Muhammad ibn Hisham  decidía acabar con esta insostenible situación, por lo que destronaba a Hisam II, asesinaba a Abd al- Rahman Ibn Sanchul, hijo de Almanzor, y se proclamaba nuevo califa de Córdoba.

Como no podía se de otra manera, tras la autoproclamación de Muhammad II como nuevo califa de Córdoba, los seguidores y partidarios de Almanzor fueron condenados al destierro, viéndose de este modo obligados a establecerse en nuevos territorios.

De esta manera, en  al- Andalus  comenzaban a aparecer y surgir unos nuevos reinos independientes y autónomos entre sí, cuyo objetivo no era otro que el de emular y recuperar el fastuoso esplendor cordobés: eran los conocidos como reinos de taifas.

Continuar leyendo “Poemas, versos y rimas desde las taifas valencianas.”

De inmunitate ecclesiarum: El asilo sagrado en els Furs del Reino de Valencia.

Dedicado con cariño a ese entrañable personaje llamado Joaquín,  quien gracias a la mente de Alicia  Palazón, día a día recorre  los alrededores de  la catedral de Valencia haciéndonos un poco más humanos…

El derecho de asilo, de Francisco Javier Amérigo y Aparici. 1892. (Museo del Prado, Madrid).

 

Le tenía una manía tremenda al sacristán, la enemistad era mutua. Joaquín tenía un instinto religioso un tanto atávico. De vez en cuando sentía que tenía que ponerse a buenas con Dios y hacía un visita al templo. Se persignaba ostentosamente, se besaba el pulgar, se acercaba a alguna de las capillas, volvía a santiguarse, hacía alguna extraña reverencia ante alguna imagen y se retiraba repitiendo la señal de la cruz y el reglamentario beso. Pero al fantasma de la Catedral no le gustaba verlo por allí; lo tenía por un borrachín que aprovechaba los muros del templo para refrigerarse en verano o resguardarse del frío invierno. En cuanto lo veía rondar por sus dominios, le salía al encuentro y lo echaba a cajas destempladas. Entonces Joaquín apretaba el puño contra su cuerpo y, reprimiéndose, repetía una frase que sin duda había escuchado en alguna película:

-Me acojo a sagrado, tiene suerte de que estemos en la casa de Dios- y se marchaba mascullando improperios contra el sacristán.

De esta manera ponía Alicia Palazón en boca de Joaquín en su novela los 16 peldaños: la cripta del Santo Grial, su derecho a acogerse a sagrado, aunque el pobre Joaquín no tuviera muy claro cual era su significado.

 

Continuar leyendo “De inmunitate ecclesiarum: El asilo sagrado en els Furs del Reino de Valencia.”

De cocas, galeras y leños. Embarcaciones medievales en el puerto de Valencia. Un guiño al barco encallado de la calle Bolsería.

 

 

Dedicado con cariño y afecto a mi querido amigo Cesar Guardeño.

 

Graffiti en la calle Bolsería de Valencia. Fotografía cedida por Cesar Guardeño.

 

En febrero del año 2015, Juan, uno de los propietarios de la Casa Innsa, descubría en uno de los muros medianeros de un viejo edificio derruido de la calle Bolsería de Valencia, en el corazón del Barrio del Carmen, un precioso graffiti realizado en rojo almagra.

Esta pequeña maravilla, que se encuentra debajo de un maderamen y está a una altura equivalente a la de un segundo piso, representa un navío medieval, seguramente del siglo XIV o XV, y parece ser que en su día pudo servir de decoración de una de las viviendas que se encontraban situadas en el número 35 de esta calle.

El hallazgo fue rápidamente comunicado al Círculo por la Defensa y Difusión del Patrimonio Cultural, quienes sin dudarlo emprendieron desde ese mismo día una auténtica cruzada para intentar salvaguardar esta pequeña joya de nuestro patrimonio.

Sin embargo y a día de hoy, esta preciosidad sigue a la intemperie, batallando día a día con las inclemencias del tiempo, el vandalismo de algunos, y la lentitud burocrática de las autoridades.

Continuar leyendo “De cocas, galeras y leños. Embarcaciones medievales en el puerto de Valencia. Un guiño al barco encallado de la calle Bolsería.”

Historia Gráfica de la Catedral medieval de Valencia: la puerta de la Almoina.

Ver fotografías antiguas es todo un deleite y placer para los sentidos. En muchas ocasiones hacen aflorar en nosotros sentimientos que creíamos perdidos, en otros, nos hacen añorar tiempos pasados, y en lo que a este blog se refiere, nos hace observar elementos que el paso del tiempo a borrado, la mano del hombre a eliminado, o en el mejor de los casos, ha recuperado.

Con este, comenzamos una serie de artículos que llevarán por título Historia Gráfica de la Catedral medieval de Valencia, y no, el nombre no está escogido al azar.

Desde aquí quiero agradecer la inestimable colaboración prestada por Pilar Martínez Olmos y el grupo Valencia Antigua: Historia Gráfica, al nutrirme y permitirme mostrar las imágenes de una Catedral perdida en la memoria, imágenes y fotografías capaces de hacernos sentir y añorar, pero que al mismo tiempo, nos permiten observar, estudiar y analizar lo anteriormente dicho.

Como no podría de otra forma, comenzamos con la puerta románica de la Catedral, la más antigua, la que quizás, más nombres a recibido a lo largo de los siglos.

 


Puerta románica de la Catedral de Valencia. Fotografía cedida por VAHG.

Continuar leyendo “Historia Gráfica de la Catedral medieval de Valencia: la puerta de la Almoina.”

El Siglo de Oro Valenciano: una puerta de entrada a la modernidad y la actualidad. Una puerta de retorno para conocer nuestro pasado y nuestra identidad.

 

Artículo escrito y publicado para el Llibret 2016 “Histories Migevals que sonen molt acutuals”, de la Falla Illes Canaries Trafalgar.

Con mucho cariño.

 

 

 

 

 

 

 

Todavía no habían despuntado los primeros rayos del sol, cuando ya en la plaza de San Jorge (actual plaza de Rodrigo Botet), comenzaba a respirarse un aire de festividad y solemnidad.

Las gentes, vestidas con sus mejores galas y ropajes, empezaban a agolparse en las inmediaciones del palacio de los Vilaragut (palacio que se encontraba en el solar que hoy ocupa el Hotel Astoria Palace), mientras los sirvientes recibían indicaciones para ultimar los preparativos de tan gran acontecimiento.

El palacio se encontraba ya perfectamente engalanado desde la noche anterior. Tanto de su arquería como de su magnífica torre, pendían entre otros, los blasones de los Trastámara. Ellos eran los protagonistas.

Continuar leyendo “El Siglo de Oro Valenciano: una puerta de entrada a la modernidad y la actualidad. Una puerta de retorno para conocer nuestro pasado y nuestra identidad.”

Una ciudad bella, sobre agua corriente. Tres escudos de la ciudad de Valencia.

 

Con estas palabras, una ciutat bella, sobre aygua corrent, definía Mossén Jaume Febrer en sus famosas trovas que trataban sobre los linajes de los conquistadores de Valencia, el escudo de la ciudad.

El caballero Jaume Febrer, atribuía el origen de este escudo nada menos que a época romana, y así lo hacía constar en su obra:

 

Paregué als romans pagar a Valencia la molta lealtad y lo gran estrago que avia tengut per fer resistencia als Carthaginesos y a sa gran potencia: Y així als Scipions en Senyal de pago la reedificaren a sa costa propia fentli sis cloaques ab que faciliten sana, e neta feren, despedint la copia de los moltes ayguies: ab que no es impropia la divisa antiga en lo camp de argent, una ciutat bella, sobre aygua corrent.
Pareció a los romanos premiar a Valencia la lealtad que les había tenido, y el grande estrago que en ella habían hecho los cartagineses: y así, los Escipiones la reedificaron a sus expensas, fabricando en ella seis cloacas, albañales o valladares, para dar expediente a las muchas aguas de que abunda su terreno, como las que arrojan de las servidumbres de las casas, y así se conserva sana y limpia. Y por este hecho se tomó el motivo de darle por armas una hermosa ciudad colocada sobre agua corriente.

 

Sin embargo, y muy a pesar de todo lo expuesto por Jaume Febrer, debemos andar con pies de plomo cuando consultemos su obra, ya que ni siquiera la existencia de este caballero, se puede demostrar. Hay quien afirma, como  Manuel de Montoliu, (les trobes de Jaume Febrer, Revue Hispanique, volumen XXXVII, año 1912), que este libro fue escrito en el siglo XVII por el genealogista Onofre Esquerdo. Por su parte, Jaume Riera i Sans, atribuía en el año 1993 la autoría de esta obra a  Josep Teixidor. Incluso ya en en año 1804, fray Bartolomé Ribelles, en su obra Observaciones histórico-críticas a las trovas intituladas de Mosén Jayme Febrer, dudaba de la autenticidad de esta obra, llegando a la conclusión de que jamás fue escrita en el año que se afirmaba, 1276.

Continuar leyendo “Una ciudad bella, sobre agua corriente. Tres escudos de la ciudad de Valencia.”

Inter Deum et Diabolum semper Musica Est. Juglares en el Repartiment de Valencia.

 

Dedicado con cariño a  Emilio Villalba, Sara Marina, Clara Campos  y  Susana  Alegre Raso.

Gracias por ser los juglares y juglaresas del siglo XXI.  Gracias por transportarnos con vuestra música a tiempos pasados.

Gracias por hacernos soñar.

 

 

 

 

 

 

 

 

En el año 1993 el grupo alemán Corvus Corax, sacaba a luz un magnífico disco que llevaba por titulo Inter Deum et Diabolum semper Musica est, un magnífico trabajo formado por once temas que desde luego a nadie dejaron  indiferente.

Y es que como bien decían estos alemanes, entre Dios y el Diablo, efectivamente siempre ha estado, está, y estará,  la música.

Frente a la música celestial y angelical, la música que ensalzaba, alababa y cantaba a Dios,  en el siglo XIII resurgía de nuevo con fuerza e ímpetu una música que desde siempre,  había sido considerada como mensajera del diablo y del pecado , una música que el clero consideraba dañina y peligrosa, ya que  escapaba de su control,  y una música que, en palabras de la historiadora Candela Perpiñá García,  la Iglesia veía con la suficiente  capacidad para crear desarmonía y con suficiente poder para alentar las bajas pasiones humanas a través de los sentidos (La música del Diablo y el Diablo en la música. Sobre el poder corruptor del arte musical en el imaginario cristiano. Candela Perpiñá García. Año 2013).

Ya  Hipólito en sus comentarios a Daniel, alababa en el siglo II a los vencedores del diablo, aquellos que no se habían dejado seducir por la música, ni seducir por la voluptuosidad de los instrumentos…

El Diablo, inútilmente , intentaba imitar la obra de Dios, y con la música ocurría lo mismo. El resultado de su burda imitación queda bien reflejada en los manuscritos medievales de la época: de la boca del diablo no podían salir más que aullidos y ladridos de perro entremezclados  con gruñidos de cerdo y siseos de serpiente.

Candela Perpiñá recogía en su trabajo un divertido pasaje del Dialogus Miraculum del cisterciense Caesarius von Heisterbach (1180-1240 a tal asunto: Caesarius von Heisterbach narra la historia de un monje que se quedó dormido en el coro de la iglesia durante el canto litúrgico, apareciendo junto a él una piara de cerdos que gruñían tratando de entonar la melodía, sin duda obra del Diablo…

Pero desde luego si hubo un colectivo que soportó y sobrellevó en sus propias carnes la persecución y campaña de desprestigio,  que la considerada como música del Diablo sufrió, ese fue el de los juglares.

Continuar leyendo “Inter Deum et Diabolum semper Musica Est. Juglares en el Repartiment de Valencia.”